Segunda parte del ingenioso caballero don Quijote de la Mancha

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Portada de la primera edición de la Segunda parte del ingenioso caballero don Quijote de la Mancha, Madrid, Juan de la Cuesta, 1615.

Segunda parte del ingenioso caballero don Quijote de la Mancha, publicado en 1615, es la segunda parte de la novela El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha publicada por Miguel de Cervantes en 1605. Se refiere a menudo a ambas partes conjuntamente como el Quijote.

«Prólogo»[editar]

  • «Me contengo mucho en los términos de mi modestia, sabiendo que no se ha de añadir aflicción al afligido».[1]

Citas[editar]

ABCDEFGHIJKLMNOPQRSTUVWXYZ

A[editar]

  • «Al enemigo que huye, puente de plata».[2]
    • Fuente: Capítulo LVIII[3]
  • «Al poseedor de las riquezas no le hace dichoso el tenerlas, sino el gastarlas, y no el gastarlas como quiera, sino el saberlas gastar».[4]
    • Fuente: Capítulo VI
  • «Así mata la alegría, súbita como el dolor grande».[5]
    • Fuente: Capítulo LII
  • «Así que es menester que el que ve la mota en el ojo ajeno, vea la viga en el suyo».[6]
    • Fuente: Capítulo XLIII[7]
  • «... aunque también dicen que el que larga vida vive mucho mal ha de pasar».[8]
    • Sancho a la duquesa[9]
    • Nota: Refrán que recuerda que la vida está llena de penalidades, por lo que quien más tiempo vive, también sufre más.[sin fuentes]
    • Fuente: Capítulo XXXII[7]
y hoy no tengo una almena
que pueda decir que es mía!»

B[editar]

  • «Bien sé lo que es valentía, que es una virtud que está puesta entre dos estremos [sic] viciosos, como son la cobardía y la temeridad».[9]
    • Fuente: Capítulo XVII

C[editar]

  • «Cada uno es como Dios lo hizo, y aún peor muchas veces».[10]
    • Fuente: Capítulo IV[11]
  • «Cada uno es artífice de su ventura».[12]
    • Fuente: Capítulo LXVI[13]
  • «Come poco y cena más poco, que la salud de todo el cuerpo se fragua en la oficina del estómago».[14]
    • Fuente: El ingenioso hildalgo don Quijote de la Mancha, Volumen 2.[15]
  • «Con la iglesia hemos dado, Sancho».[9]
    • Fuente: Capítulo IX
  • «Cuando la cólera sale de madre, no tiene la lengua padre, ayo ni freno que la corrija».[16]
    • Fuente: Capítulo XXVII[17]

D[editar]

  • «Dádivas quebrantan peñas y hacen venir a las greñas...».[18]
    • Nota 1: Refrán que recalca el poder del dinero para todo cuanto uno quiera.[18]
    • Nota 2: Sancho solo lo cita a medias, dirigiéndose al duque y mezclando el refrán con muchos otros: «... que no estoy agora para mirar en sotilezas ni en letras más a menos; porque me tienen tan turbado estos azotes que me han de dar, o me tengo de dar, que no sé lo que me digo, ni lo que me hago. Pero querría yo saber de la señora mi señora doña Dulcina del Toboso adónde aprendió el modo de rogar que tiene: viene a pedirme que me abra las carnes a azotes, y llámame alma de cántaro y bestión indómito, con una tiramira de malos nombres, que el diablo los sufra. ¿Por ventura son mis carnes de bronce, o vame a mí algo en que se desencante o no? ¿Qué canasta de ropa blanca, de camisas, de tocadores y de escarpines, anque no los gasto, trae delante de sí para ablandarme, sino un vituperio y otro, sabiendo aquel refrán que dicen por ahí, que un asno cargado de oro sube ligero por una montaña, y que dádivas quebrantan peñas, y a Dios rogando y con el mazo dando, y que más vale un "toma" que dos "te daré"? Pues el señor mi amo, que había de traerme la mano por el cerro y halagarme para que yo me hiciese de lana y de algodón cardado, dice que si me coge me amarrará desnudo a un árbol y me doblará la parada de los azotes; y habían de considerar estos lastimados señores que no solamente piden que se azote un escudero, sino un gobernador; como quien dice: "bebe con guindas". Aprendan, aprendan mucho de enhoramala a saber rogar, y a saber pedir, y a tener crianza, que no son todos los tiempos unos, ni están los hombres siempre de un buen humor. Estoy yo ahora reventando de pena por ver mi sayo verde roto, y vienen a pedirme que me azote de mi voluntad, estando ella tan ajena dello como de volverme cacique.»[19][9]
  • «... De ese Sancho tu escudero
    Las entrañas sean tan tercas
    Y tan duras, que no salga
    De su encanto Dulcinea.

    De la culpa que tú tienes
    Lleve la triste la pena;
    Que justos por pecadores
    al vez pagan en mi tierra.
    Tus más finas aventuras
    En desventuras se vuelvan.
    En sueños tus pasatiempos.
    En olvidos tus firmezas...».
    • Fuente: Capítulo LVII[20]
    • Nota: Versos que lanzó la doncella de la duquesa Altisidora en el momento de partir don Quijote y Sancho del palacio de los duques.[9]
  • «De la abundancia del corazón habla la lengua».[21]
    • Fuente: Capítulo XII[22]
    • Nota: Don Quijote a Sancho, parafraseando las palabras de Jesucristo en Mateo 12: 34 donde se lee: «... Porque de la abundancia del corazón habla la boca».[sin fuentes]
  • «Dos linajes solos hay en el mundo, como decía una agüela mía, que son el tener y el no tener».[9]
    • Fuente: Sancho Panza, capítulo XX
  • «Dulcinea del Toboso es la más hermosa mujer del mundo, y yo el más desdichado caballero de la tierra, y no es bien que mi flaqueza defraude esta verdad. Aprieta, caballero, la lanza, y quítame la vida, pues me has quitado la honra».
    • Fuente: Capítulo LXIV

E[editar]

  • «El amor es invisible y entra y sale por donde quiere sin que nadie le pida cuenta de sus hechos».[23]
    • Fuente: Capítulo LVI[24]
  • «El andar a caballo a unos hace caballeros, a otros caballerizos».[25]
    • Fuente: Capítulo XLIII[26]
  • «El asno [...] sufre la carga, mas no la sobrecarga».[27]
    • Fuente: Capítulo LXXI[28]
  • «El dar y el tener, seso ha menester».[29]
    • Fuente: Capítulo XLIII
  • «El que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho».[32]
    • Fuente: Capítulo XXV[33]
  • «El refrán que no viene a propósito, antes es disparate que sentencia».[36]
    • Fuente: Capítulo LXVII[37]
  • «El sueño es alivio de las miserias de los que las tienen despiertas».[38]
    • Fuente: Capítulo LXX[39]
  • «En casa llena, presto se guisa la cena».[42]
    • Fuente: Capítulo XLIII[43]
  • «En los principios amorosos los desengaños prestos suelen ser remedios calificados».[46]
    • Fuente: Capítulo XLVI
  • «Entre los pecados mayores que los hombres cometen, aunque algunos dicen que es la soberbia, yo digo que es el desagradecimiento, ateniéndome a lo que suele decirse: que de los desagradecidos está lleno el infierno. Este pecado, en cuanto me ha sido posible, he procurado yo huir desde el instante que tuve uso de razón; y si no puedo pagar las buenas obras que me hacen con otras obras, pongo en su lugar los deseos de hacerlas, y cuando éstos no bastan, las publico; porque quien dice y publica las buenas obras que recibe, también las recompensara con otras, si pudiera; porque, por la mayor parte, los que reciben son inferiores a los que dan; y así, es Dios sobre todos, porque es dador sobre todos y no pueden corresponder las dádivas del hombre a las de Dios con igualdad, por infinita distancia; y esta estrecheza y cortedad, en cierto modo, la suple el agradecimiento. Yo, pues, agradecido a la merced que aquí se me ha hecho, no pudiendo corresponder a la misma medida, conteniéndome en los estrechos límites de mi poderío, ofrezco lo que puedo y lo que tengo de mi cosecha;...»
    • Fuente: Capítulo LVIII
  • «Es querer atar las lenguas a los maldicientes lo mismo que querer poner puertas al campo».[47]
    • Fuente: «Capítulo LV. De cosas sucedidas a Sancho en el camino, y otras que no hay más que ver.».
  • «Esta que llaman por ahí Fortuna, es una mujer borracha y antojadiza, y sobre todo, ciega, y así no ve lo que hace, ni sabe a quien derriba».
    • Fuente: Capítulo LXVI.[48]
  • «Este fin tuvo el Ingenioso Hidalgo de la Mancha, cuyo lugar no quiso poner Cide Hamete puntualmente, por dejar que todas las villas y lugares de la Mancha contendiesen entre sí por ahijársele y tenérsele por suyo, como contendieron las siete ciudades de Grecia por Homero».[9]
    • Fuente: Capítulo LXXIV

L[editar]

  • «La abundancia de las cosas, aunque sean buenas, hace que no se estimen, y la carestía, aún de las malas, se estima en algo».
    • Fuente: Prólogo al lector[49]
  • «La culpa del asno no se le ha de echar a la albarda».
    • Sancho a don Quijote
    • Fuente: Capítulo LXVI[48]
  • «La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra ni el mar encubre; por la libertad, así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida, y, por el contrario, el cautiverio es el mayor mal que puede venir a los hombres».[9]
    • Fuente: Capítulo LVIII
  • «Las obras impresas se miran despacio, fácilmente se ven sus faltas».[51]
  • «La pluma es lengua del alma; cuales fueren los conceptos que en ella se engendraron, tales serán sus escritos».[9]
    • Fuente: Capítulo XVI
  • «Las acciones que ni mudan ni alteran la verdad de la historia, no hay para que escribirlas, se han de redundar en menosprecio del señor de la historia».[52]
    • Fuente: Capítulo III.
  • «Las grandes hazañas, para los grandes hombres están guardadas».[54]
    • Fuente: Capítulo XXIII
  • «Letras sin virtud, son perlas en el muladar».[56]
    • El hidalgo a don Quijote[9]
    • Fuente: Capítulo XVI.
  • «Las tristezas no se hicieron para las bestias, sino para los hombres; pero si los hombres las sienten demasiado, se vuelven bestias».[9]
    • Fuente: Capítulo XI
  • «Le aconsejaría que mirase más a la fama que a la hacienda; porque la buena mujer no alcanza la buena fama solamente con ser buena, sino con parecerlo; que mucho más dañan a las honras de las mujeres las desenvolturas y libertades públicas que las maldades secretas».
    • Fuente: Capítulo XXII[59]
  • «Llaneza, muchacho, no te encumbres, que toda afectación es mala».[60]
    • Maese Pedro al muchacho
    • Fuente: Capítulo XXVI[9]
  • «Lo bien ganado se pierde, y lo malo, ello y su dueño».[61]
    • Sancho a Ricote
    • Fuente: Capítulo LIV[9]

M[editar]

  • «Más sabe el necio en su casa que el cuerdo en la ajena».[62]
    • Fuente: Capítulo XLIII.[63]
    • Nota: Refrán que indica que nadie sabe más de los asuntos propios que uno mismo.[62]
  • «Más vale un toma que dos te daré».[64]
    • Fuente: Capítulo VII
  • «Mientras se gana algo no se pierde nada».[65]
    • Fuente: Capítulo VII
  • «Mira, Sancho —respondió don Quijote—: yo traigo los refranes a propósito, y vienen cuando los digo como anillo en el dedo; pero tráeslos tan mal por los cabellos, que los arrastras, y no los guías; y si no me acuerdo mal, otra vez te he dicho que los refranes son sentencias breves, sacadas de la experiencia y especulación de nuestros antiguos sabios; y el refrán que no viene a propósito antes es disparate que sentencia».[9]
    • Fuente: Capítulo LXVII

N[editar]

  • «No hay libro tan malo, dijo el bachiller, que no tenga algo bueno».[66]
    • El bachiller a don Quijote[9]
    • Fuente: Capítulo III
  • «No seas siempre riguroso, ni siempre blando, y escoge el medio entre estos dos estremos [sic]; que en esto está el punto de la discreción».[9]
    • Fuente: Capítulo LI
  • «... No se muera vuestra merced, señor mío, sino tome mi consejo y viva muchos años, porque la mayor locura que puede hacer un hombre en esta vida es dejarse morir, sin más ni más, sin que nadie le mate, ni otras manos le acaben que las de la melancolía. Mire no sea perezoso, sino levántese desa cama, y vámonos al campo vestidos de pastores, como tenemos concertado: quizá tras de alguna mata hallaremos a la señora doña Dulcinea desencantada, que no haya más que ver. Si es que se muere de pesar de verse vencido, écheme a mí la culpa, diciendo que por haber yo cinchado mal a Rocinante le derribaron; cuanto más, que vuestra merced habrá visto en sus libros de caballerías ser cosa ordinaria derribarse unos caballeros a otros, y el que es vencido hoy ser vencedor mañana».[70]
    • Sancho a don Quijote
    • Fuente: «Capítulo LXXIV. De cómo don Quijote cayó malo, y del testamento que hizo, y su muerte.»

O[editar]

P[editar]

  • «— Paréceme —respondió Sancho— que vuesa merced es como lo que dicen: "Dijo la sartén a la caldera: Quítate allá ojinegra". Estáme reprehendiendo que no diga yo refranes, y ensártalos vuesa merced de dos en dos».[9]
    • Sancho a don Quijote[9]
    • Fuente: Capítulo LXVII
  • «... pero tiempo vendrá en que seamos, si ahora no somos».[74]
    • El labrador a Sancho[9]
    • Fuente: Capítulo XLVII
  • «... porque letras sin virtud son perlas en el muladar».[56]
    • El hidalgo a don Quijote[9]
    • Fuente: Capítulo XVI

Q[editar]

S[editar]

  • «Sea moderado tu sueño; que el que no madruga con el sol, no goza del día; y advierte, oh Sancho, que la diligencia es madre de la buena ventura, y la pereza su contraria, jamás llegó al término que pide un buen deseo».[29]
    • Fuente: Capítulo XLIII.
    • Variante: «Quien no madruga con el sol no disfruta de la jornada».[76][sin fuentes]
  • «Sé que la senda de la virtud es muy estrecha y el camino del vicio ancho y espacioso; y se que que sus fines y paraderos son diferentes, porque el del vicio dilatado acaba en muerte, y el de la virtud, angosto y trabajoso, acaba en vida, y no en vida que se acababa, sino en la que no tendrá fin [...]».[77]
    • Fuente: Capítulo VI[78]
  • «Si acaso doblares la vara de la justicia, no sea con el peso de la dádiva, sino con el de la misericordia».[9]
    • Don Quijote a Sancho
    • Fuente: «Capítulo XLII. De los consejos que dio don Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula, con otras cosas bien consideradas.»
  • «Sobre el cimiento de la necedad no asienta edificio ningún discreto».[7]
    • Fuente: «Capítulo XLIII. De los consejos segundos que dio don Quijote a Sancho Panza.»
  • «Sobre un buen cimiento se puede levantar un buen edificio, y el mejor cimiento y zanja del mundo es el dinero».[9]
    • Sancho a don Quijote
    • Fuente: «Capítulo XX. Donde se cuentan las bodas de Camacho el rico, con el suceso de Basilio el pobre.»
  • «Solo una cosa tiene mala el sueño, según he oído decir, y es que se parece a la muerte, pues de un dormido a un muerto hay muy poca diferencia».[79]
    • Sancho
    • Fuente: «Capítulo LXVIII. De la cerdosa aventura que le aconteció a don Quijote.»

T[editar]

  • «Todo aquel que no sabe, aunque sea señor y príncipe, puede y debe entrar en el número del vulgo».[56]
    • Fuente: Capítulo XVI

V[editar]

  • «Ven, muerte, tan escondida que no te sienta venir, porque el placer de morir no me torne a dar vida».
    • Fuente: Capítulo XXXVIII
  • «Venturoso aquel a quien el cielo dio un pedazo de pan, sin que le quede obligación de agradecerlo a otro que al mismo cielo».[81]
    • Capítulo LVIII
  • «Vivo muriendo, ardo en el hielo, tiemblo en el fuego, espero sin esperanza, pártome y quédome».[82]
    • Fuente: Capítulo XXXVIII
  • «Vístete bien; que un palo compuesto no parece un palo».[9]
    • Fuente: Capítulo LI.

Y[editar]

  • «Y ¿es posible que vuestra merced no sabe que las comparaciones que se hacen de ingenio a ingenio, de valor a valor, de hermosura a hermosura y de linaje a linaje son siempre odiosas y mal recibidas?».[83]
    • Fuente: Capítulo Primero.
  • «Y la que es deseosa de ver, también tiene deseo de ser vista».[84]
    • Fuente: Capítulo XLIX
  • «Y no se burle nadie conmigo, porque o somos o no somos».[85]
    • Fuente: Capítulo XLIX
  • «Yo imagino que es bueno mandar aunque sea a un hato de ganado».[86]
    • Fuente: Capítulo XLII
  • «Yo soy de parecer que el pobre debe de contentarse con lo que hallare, y no pedir cotufas en el golfo».[9]
    • Fuente: Capítulo XX
  • «Yo, señores míos, soy caballero andante, cuyo ejercicio es el de las armas, y cuya profesión la de favorecer a los necesitados de favor y acudir a los menesterosos».[9]
    • Fuente: Capítulo XXVII

Referencias[editar]

  1. Cervantes Saavedra, Miguel de. «Prólogo.» El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha. Obras, tomo I. Editorial Imprenta, Librería, Fundición y Estereotipia de M. Rivadeneyra y Compañía, 1846, página 356.
  2. Coll y Vehí (1874), p. 47.
  3. Cervantes Saavedra, Miguel de. El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, página 224.
  4. Osterc, Ludovik. El pensamiento social y político del Quijote: interpretación histórico-materialista. Volumen 15 de Cuadernos del Instituto de Investigaciones Filológicas: Instituto de Investigaciones Filológicas. Seminarios (Universidad Nacional Autónoma de México. Facultad de Filosofía y Letras). Editorial UNAM, 1988. ISBN 9789688375013, p. 123.
  5. Bastús y Carrera, Vicente Joaquín. Nuevas anotaciones al Ingenioso hidalgo D. Quijote de la Mancha, de Miguel de Cervantes Saavedra. Volumen 6 del Ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha. Editorial La viuda e hijos de Gorchs, 1834, p. 54.
  6. Muñoz Iglesias, Salvador. Lo religioso en El Quijote. Estudio teológico de San Ildefonso. Editorial I.T. San Ildefonso, 1989. ISBN 9788440442802, p. 62.
  7. 7,0 7,1 7,2 Cervantes (1876), p. 563.
  8. Etxabe (2012), p. 179.
  9. 9,00 9,01 9,02 9,03 9,04 9,05 9,06 9,07 9,08 9,09 9,10 9,11 9,12 9,13 9,14 9,15 9,16 9,17 9,18 9,19 9,20 9,21 9,22 9,23 9,24 Cervantes (2010).
  10. El Averiguador universal: correspondencia entre curiosos, literatos, anticuarios, etc., y revista quincenal de documentos y noticias interesantes, volúmenes 3-4. Editor José Maria Sbari y Osuna. Publicado en 1881, p. 239.
  11. Cervantes (1876), p. 336.
  12. Muñoz Iglesias, Salvador. Lo religioso en el Quijote. Estudio teológico de San Ildefonso. Editorial I.T. San Ildefonso, 1989. ISBN 9788440442802, p. 138.
  13. Cervantes Saavedra, Miguel de.El ingenioso hidalgo don Quijote del Mancha, Volumen 1. Volumen 1 de Colección de los mejores autores españoles. Martín Fernández de Navarrete. Editorial Baudry, 1841, página 641.
  14. Carmona Fernández, Fernando; García Cano, José Miguel. La literatura en la historia y la historia en la literatura: in honorem Francisco Flores Arroyuelo. Seminario Interdisciplinar de Historia y Literatura de la Universidad de Murcia. Editorial EDITUM, 2009. ISBN 9788483719015, p. 347.
  15. Cervantes Saavedra, Miguel de. El ingenioso hildalgo don Quijote de la Mancha, Volumen 2. Editor Joaquín María Ferrer. Editorial Imprenta de Julio Didot Mayor, 1832. Página 205.
  16. Garcés, Gregorio. Fundamento del vigor y elegancia de la lengua castellana, volúmenes 1-2. 2ª Edición. Editorial M. Rivadeneyra, 1852, p. 267.
  17. Cervantes Saavedra, Miguel de. El ingenioso hildalgo don Quijote de la Mancha, Volumen 2. Editor Joaquín María Ferrer. Editorial Imprenta de Julio Didot Mayor, 1832. Página 136.
  18. 18,0 18,1 Etxabe (2012), p. 224.
  19. Don Quijote de la Mancha, p. 560. EDAF, 1999. En Google Books. Consultado el 5 de octubre de 2019.
  20. Cervantes (1849), p. 453.
  21. Coll y Vehí (1874), p. 26.
  22. Cervantes (1876), p. 310.
  23. Revista europea, volumen 8. Editor Eduardo de Medina, 1876.
  24. Cervantes (1876), p. 336.
  25. Núñez Roldán, Francisco. La Real Maestranza de Caballería de Sevilla (1670-1990): de los juegos ecuestres a la fiesta de los toros. Volumen 18 de Colección Cultura Viva. Edición ilustrada. Editorial Universidad de Sevilla, 2007. ISBN 9788447208920, p. 79.
  26. Cervantes Saavedra, Miguel de. El ingenioso hildalgo don Quijote de la Mancha, Volumen 2. Editor Joaquín María Ferrer. Editorial Imprenta de Julio Didot Mayor, 1832. Página 206. En Google Books.
  27. Coll y Vehí (1874), p. 54.
  28. Cervantes Saavedra, Miguel de. El ingenioso hildalgo don Quijote de la Mancha, Volumen 2. Editor Joaquín María Ferrer. Editorial Imprenta de Julio Didot Mayor, 1832. Página 344. En Google Books.
  29. 29,0 29,1 Cervantes (1849), p. 403.
  30. Díaz Ramírez, Esaú de María. La religión en el Quijote. Número 56 de Colección autor. Editorial Cultivalibros, 2009. ISBN 9788499230658, p. 461.
  31. Cervantes Saavedra, Miguel de. El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, volumen 4. Editorial Aguado, 1835. Página 402.
  32. Pérez de Antón, Francisco. Chapinismos del Quijote. Editorial Penguin Random House Grupo Editorial México, 2012. ISBN 9992279036, 9789992279038.
  33. Cervantes Saavedra, Miguel de. El Ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, volumen 3. 2ª Edición. Editorial Imprenta de la Viuda é Hijos de Gorchs, 1832. 2ª Parte, Cap.XXV. Página 262.
  34. Hamete-Aben-Xarah, El Beturani. Pamphlets on Cervantes, volumen 4. Honremos al genio con algo de verdad. Publicado en 1916, p. 70.
  35. Cervantes (1849), p. 271.
  36. Garrido Rovira, Juan; Fernando Cervigón Marcos. Razón y refrán en Sancho Panza. Volumen 4 de Aportes Monográficos. Editorial Schedas, 2016. ISBN 9788416558230.
  37. Cervantes Saavedra, Miguel de; Carl Tilden Keller. El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha. Volumen 2. Editorial Imprenta de Polo y Monge, hermanos. Julio de 1831. Página 603.
  38. Ortega Campos, Pedro. Notas para una filosofía de la ilusión. Editorial Encuentro, 1982. ISBN 9788474900712, p. 44.
  39. Cervantes Saavedra, Miguel de. El Ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha. Editorial Librería de Carlos Hingray, 1864, página 741. 2ª parte, Cap. LXX.
  40. Santos, Antonio. Barataria, la imaginada: el ideal utópico de don Quijote y Sancho. Editorial Centro Estudios Cervantinos, 2008. ISBN 9788496408616, p. 225.
  41. Cervantes Saavedra, Miguel de. El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, Volumen 5, Parte 2. Editor y comentarios Diego Clemencín. Editorial Oficina de E. Aguado, 1836. Página 357.
  42. García de Castro, Diego. Seniloquium: Refranes que dizen los viejos. Traductores y editores Cantalapiedra Erostarbe, Fernando; Moreno Uclés, Juan. Editor Universitat de València, 2011. ISBN 978-84-3708-395-7, p. 139.
  43. Cervantes Saavedra, Miguel de. El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha. Parte segunda, capitulo XLVIII, Volumen 5, Comentado por don Diego Clemencín. Editorial D. E. Aguado, impresor de S. M. y de la Real Casa. Publicado en 1836. Página 359.
  44. Cejador y Frauca, Julio. La lengua de Cervantes: gramática y diccionario de la lengua castellana en el ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, Volumen 2. Editorial Establecimiento Tipográfico de Jaime Rates, 1906, p. 313.
  45. Cervantes (1876), p. 366.
  46. Cervantes (1849), p. 415.
  47. Cervantes (1849), p. 448.
  48. 48,0 48,1 Cervantes (1849), p. 484.
  49. Cervantes (1849), p. 254.
  50. Cervantes (1849), p. 434.
  51. Blake, William (traducido por Xavier Campos Vilanova). Jerusalén, la emanación del gigante Albión, p. 43. Publicacions de la Universitat Jaume I, 1997. ISBN 8480211229, 9788480211222. En Google Books. Consultado el 19 de septiembre de 2019.
  52. Cervantes (1849), p. 264.
  53. Cervantes (1849), p. 312.
  54. Cervantes Saavedra, Miguel de. El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, Volumen 2. Editor Joaquín María de Ferrer. 2.ª Edición. Editorial Imprenta de Julio Didot Mayor, 1832. Página 112.
  55. Cervantes (1849), p. 380.
  56. 56,0 56,1 56,2 Cervantes (1849), p. 307.
  57. Cervantes (1849), p. 404.
  58. Cervantes (1849), p. 309.
  59. Cervantes (1849), p. 330.
  60. Cervantes Saavedra, Miguel de. El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, parte II, capítulo XXVI, página 513. Editorial Librería de Carlos Hingray, 1864.
  61. Cervantes (1849), p. 446.
  62. 62,0 62,1 Etxabe (2012), p. 272.
  63. Cervantes (1849), p. 405.
  64. Cervantes (1849), p. 277.
  65. Cervantes Saavedra, Miguel de. El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha. Obras, tomo I. Editorial Imprenta, Librería, Fundición y Estereotipia de M. Rivadeneyra y Compañía, 1846, página 278.
  66. Cervantes (1849), p. 266.
  67. Cervantes (1849), p. 354.
  68. Cervantes (1849), p. 406.
  69. Cervantes Saavedra, Miguel de. El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, Volumen 4. Editorial Toma s Gorchs, 1863. Página 233.
  70. 70,0 70,1 Cervantes (1849), p. 507.
  71. Cervantes (1849), p. 292.
  72. Cervantes Saavedra, Miguel de. Vida y hechos del ingenioso cavallero don Quixote de la Mancha, II. Editor Antonio Sanz, y a su costa, véndese en su imprenta, 1735. Página 252.
  73. Cervantes (1849), p. 280.
  74. Cervantes (1849), p. 419.
  75. Cervantes Saavedra, Miguel de. El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha. Editor Eugenio de Ochoa. Editorial D. Appleton, 1857. Página 588.
  76. Arribas, Eusebio Sebastián. Enciclopedia básica de la vida. Cultivalibros. 2010. ISBN 978-84-99233-42-0, p. 199.
  77. Citado en Muñoz Iglesias, Salvador. Lo religioso en El Quijote. Estudio teológico de San Ildefonso. Seminario conciliar. Editorial I.T. San Ildefonso, 1989. ISBN 9788440442802, p. 64.
  78. Cervantes (1849), p. 275.
  79. Cervantes Saavedra, Miguel de; ilustrado por Dore, Gustave. El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha (con ilustraciones). Editorial Aegitas, 2014. ISBN 9785000641620. En Google Books.
  80. Cervantes (1849), p. 278.
  81. Cervantes (1849), p. 454.
  82. Cervantes (1849), p. 390.
  83. Cervantes (1849), p. 258.
  84. Cervantes (1849), p. 428.
  85. Cervantes Saavedra, Miguel de. El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, Volumen 4. Editorial Imprenta que fue de Fuentenebro, 1832. Página 142.
  86. Cervantes Saavedra, Miguel de. El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, Volumen 4. Editor Juan Eugenio Hartzenbusch. Editorial Impr. M. Rivadeneyra, 1863. Página 16.

Bibliografía[editar]

  • Cervantes, Miguel de (1849). El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha. Imprenta de Gaspar y Roig, Editores. 
  • Etxabe Díaz, Regino (2012). Diccionario de refranes comentado. Ediciones de la Torre. ISBN 978-84-7960-475-2. 
  • Palomo Triguero, Eduardo (2013). Cita-logía. Editorial Punto Rojo Libros, S.L.. 
  • Solís Miranda, José Antonio (2009). El libro de todos los refranes. El arca de papel. ISBN 9788497655200. 

Enlaces externos[editar]