Refranes que comienzan con la preposición A

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Las páginas tituladas Refranes en español, ordenadas alfabéticamente, recogen paremias (refranes, proverbios, aforismos, etc.) expresadas en lengua española, sin que correspondan a un país determinado.

Esta página incluye a los refranes que comienzan con la preposición «A» y la contracción «Al». Para otros refranes que comienzan con la letra «A», ver Refranes en español (A).

«A [...]»[editar]

  • «A abad sin ciencia y sin conciencia, no le salva la inocencia».[1]
  • «A abril alabo, si no vuelve el rabo».[2]
  • «A agentes y consintientes, la misma pena se debe».[3]
    • Nota: Usado para referirse a encubridores de algún hecho.[3]
  • «A amante que no es osado, dale de lado».[4]
  • «A amor mal correspondido, ausencia y olvido».[4]
  • «A amo ruin, mozo malsín».[4]
  • «A amor y fortuna, resistencia ninguna».[4]
  • «A año tuerto, labrar un huerto».[4]
  • «A árbol caído, todo son piedras».[4]
    • Variantes:
      «Del árbol caído todos hacen leña»;[5]
      «Al árbol caído todos se le van encima»;[6]
      «Del árbol caído todos quieren hacer leñ».[6]
  • «A "ayer" lo conocí, pero a "mañana" nunca lo vi».[4]

«A [b...]»[editar]

  • «A balazos de plata y bombas de oro, rindió la plaza el moro».[7]
  • «A barba moza, vergüenza poca».[4]
  • «A barba muerta, obligación cubierta».[8]
    • Variantes:
      «A barba muerta, obligación cubierta
      que disimulan tenerla a los hijos y viuda del muerto»;[9]
      «A barba muerta, poca vergüenza».[9]
    • Nota: Se refieren las paremias a que una vez muerto el cabeza de familia, los que en vida de éste le trataban con respeto y temor, comienzan a hablar mal de él, así como en poner demanda quienes eran acreedores para embargar "hasta el muerto". Y los que antes tenían buen trato con la familia se "enfrían", y todos se atreven en contra de la viuda e hijos.[9]
  • «A barba, ni tapia, ni zarza».[10]
    • Nota: Se usa para referirse a un hombre terco que no atiende a razones.[10]
  • «A barbas honradas, honras colmadas».[11]
  • «A barco nuevo, capitán viejo».[12]
  • «A barco viejo, bordingas nuevas».[13]
  • «A barriga llena, corazón contento».
    • Variantes:
      «Barriga llena no siente pena»;[14]
      «Barriga harta, corazón contento» (Puerto Rico);[15]
      «Barriga llena, no cría mal pensamiento» (Bolivia);[15]
      «Panza llena, corazón contento» (Argentina, California, Costa Rica, Chile, Texas);[15]
      «Barriga llena, corazón contento».[14]
    • Nota: Una vez saciado el apetito, uno se siente satisfecho y feliz.[14]
  • «A beber me atrevo, porque a nadie debo y de lo mío bebo».[4]
  • «A bestia comedora, piedras en la cebada».[16]
    • Variante: «A caballo comedor cabestro corto».[17]
  • «A bestia loca, recuero modorro».[18]
  • «A bicho que no conozcas, no le pises la cola».[19]
    • Variante: «A perro que no se conoce no se le coge la cola (el rabo)».[19]
    • Nota: Advierte que hay que actuar de manera cautelosa con las personas desconocidas.[19]
  • «A bien dar o mal dar, por no pedir no ha de quedar».[4]
  • «A bien obrar, bien pagar».[20]
    • Sinónimos:
      «Obra hecha, venta espera».[20]
      «Ni mal sin pena, ni bien sin galardón».[21]
    • Antónimos:
      «A buen servicio, mal galardón».[20]
      «Lo olvidado, ni agradecido ni pagado».[20]
    • Hiperónimo: «Cual hicieres, tal habrás».[20]
    • Nota: Quien actúa honradamente, cumple su deber o realiza perfectamente la actividad encomendada es lógico que sea recompensado por ello.[20]
  • «A bien se llega quien bien se aconseja».[4]
  • «A bien te salgan, hija, estos arremangos».[22]
  • «A bizcocho de monja, fanega de trigo».[23]
  • «A bobos y a locos, no los tengas en poco».[4]
  • «A boda ni bautizo, no vayas sin ser llamado».[24]
    • Variantes:
      «A boda ni a bautizado, no vayas sin ser llamado»;[25]
      «A boda ni bautizo, no vayas sin ser invitado (Colombia)».[24]
    • Nota: Se recrimina a los entrometidos, especialmente cuando hay alegría y abundancia, como sucede en los banquetes. Alude también a la cordura con la que debe vivir quien se precia de ser honrado.[24]
  • «A borracho fino, primero agua y luego vino».[4]
  • «A borracho o mujeriego, no des a guardar dinero».[26]
    • Nota: Advierte respecto a la desconfianza que se debe tener con estas personas en asuntos financieros debido a sus inclinaciones.[26]
  • «A borregos recién esquilados, no les mande Dios viento helado».[4]
  • «A borrica arrodillada, no le dobles la carga».[27]
    • Nota: Siendo el burro animal de gran resistencia, el hecho de estar arrodillado significa que ha sobrepasado su límite, por lo que doblar la carga implicaría la muerte del animal. En general, a quien da muestras de cansancio no debe aumentársele el trabajo por el bien de su salud.[27]
  • «A braga rota, compañón sano».[28]
  • «A buen adquiridor, buen expendedor».[29]
    • Nota: Por un lado, advierte de que una persona que logra hacerse con una gran fortuna a base de esfuerzo, hallará a su lado algún heredero dispuesto a derrocharla; y por otro da a entender que quien mucho gana mucho gasta.[29]
  • «A buen amigo buen abrigo».[30]
    • Nota: Hay que saber recompensar a las personas que nos ayudan.[30]
  • «A buen amo, mejor criado».[4]
  • «A buen andar o mal andar, comer y guardar».[4]
  • «A buen año y malo, molinero u hortelano».[4]
  • «A buen año y malo, no dejes la harina en el salvado».[31]
    • Nota: Hace referencia al tiempo transcurrido.[31]
  • «A buen árbol te arrimas, buena sombra te cobija».[32]
  • «A buen bocado, buen grito».[33]
    • Sinónimo: «Lo que mucho vale, mucho cuesta».[33]
  • «A buen bosque vas por leña».[4]
  • «A buen capellán, mejor sacristán».[4]
  • «A buen comedor, quitárselo de delante».[4]
  • «A buen comer o mal comer, tres veces beber».[34]
  • «A buen entendedor, pocas palabras bastan».[4]
  • «A buen hambre, no hace falta condimento».[35]
  • «A buen hambre, no hay pan duro».[4]
    • Variante: «A buen hambre, no hay mal pan».[4]
  • «A buen juez, mejor pastor».[36]
  • «A buen puerto vas por agua».[37]
    • Nota: Advierte a la persona que ha acudido a alguien de quien difícilmente obtendrá lo pedido.[37]
  • «A buen puerto vas por leña».[38]
    • Nota: Expresa la idea de acudir al lugar menos indicado en busca de ayuda.<somisen/>
  • «A buen salvo está el que repica».[39]
    • Variante: «A salvo está el que repica».[40]
    • Nota: Resulta fácil recriminar a otro su comportamiento en acciones peligrosas, cuando él está en lugar seguro.[40]
  • «A buen santo te encomiendas».[41]
  • «A buen señor, buena demanda».[4]
  • «A buen servicio, mal galardón».[39]
    • Sinónimo: «Es de bien nacido ser agradecido».[39]
    • Nota: Amonesta a quienes no saben agradecer un buen servicio recibido.[39]
  • «A buen sueño, no hay cama dura».[4]
  • «A buen viento, mucha vela pero poca tela».[42]
  • «A buena barbechera, mejor sementera».[4]
  • «A buena confesión, mala penitencia».[4]
  • «A buena fe y sin mal engaño, para mi quiero el provecho y para ti el daño».[4]
  • «A buena hora pidió el rey gachas».[4]
  • «A buena suela, mala pieza».[43]
  • «A buenas ganas, huelgan las salsas».[4]
  • «A buenas horas, mangas verdes».[4]
  • «A buenos ocios, malos negocios».[4]
  • «A buey varón, poco le presta el aguijón».[44]
    • Nota: Advierte que al holgazán es en vano estimularle para que trabaje.[44]
  • «A buey viejo, cencerro nuevo».[4]
  • «A buey viejo, no le cates abrigo».[45]
  • «A buey viejo, no se le saca paso».[46]
  • «A buey viejo, pasto tierno».[47]
  • «A burlas, burlas agudas».[31]
  • «A burra nueva, cincha amarilla».[48]
  • «A burra vieja, albarda nueva».[4]
  • «A burro desconocido, no le toques la oreja».[4]
  • «A burro muerto, la cebada al rabo».[49]
  • «A burro negro, no le busques pelo blanco».[50]
  • «A burro viejo, poco forraje».[4]

«A [c...]»[editar]

  • «A cabellos enredados, piojos por descontado».[4]
  • «A cabo de cien años, marido, soy zarco o calvo».[51]
    • Nota: Se refiere a que la muerte hace a todos iguales.[51]
  • «A cabo de cien años, todos seremos salvos o calvos».[52]
    • Variantes:
      «Antes de mil años todos seremos calvos»;[52]
      «A cabo de cien años, todos seremos calvos»;
      «De hoy en cien años, todos seremos calvos»;
      «De hoy en cien años, todos seremos salvos».
    • Nota: Hace referencia a que la muerte a todos alcanza.[52]
  • «A cabo de rato, Andújar».[53]
  • «A caballero nuevo, caballo viejo».[4]
  • «A caballo ajeno, espuelas propias».[54]
  • «A caballo comedor, cabestro corto».[55]
  • «A caballo corredor, cabestro corto».[4]
  • «A caballo corredor y hombre reñidor poco le dura el honor».[56]
  • «A caballo de alquiler: mucha carga y mal comer».[57]
  • «A caballo grande, grandes espuelas».[58]
  • «A caballo muerto, la cebada al rabo».[59]
  • «A caballo no hay ningún cuerdo».[4]
  • «A caballo nuevo jinete viejo».[31]
  • «A caballo que se empaca, darle estaca».[60]
  • «A caballo que vuela, ¿para qué la espuela?».[59]
  • «A caballo regalado, no le mires el dentado».[4]
    • Variantes:
      «A caballo dado no se le ve (el) colmillo»;[61]
      «A caballo que te regalan no pongas reparos en la capa»;[62]
      «A caballo regalado, no le mires el diente»;[63]
      «A caballo regalado, no se le mira el colmillo»;[62]
      «A caballo regalado, no se le mires el dentado».[63]
      «A caballo regalado, no se le mira el diente»;[63]
      «A caballo regalado, no se le miran los dientes»;[64]
      «A caballo presentado, no hay que mirarle el diente»;[63]
      «A caballo regalado, no se le mira el pelo».[63]
    • Nota: Este refrán recomienda aceptar los regalos de buen grado y sin poner reparo alguno, pues se considera descortés el analizar exhaustivamente la calidad del obsequio, así como resaltar sus defectos o fallos.[63]
  • «A cabrón, cabrón y medio».[65]
  • «A cada cajón, su aldabón».[4]
  • «A cada cerdo le llega su sanmartín».[4]
    • Variantes:
      «A cada chancho le llega su sanmartín»;[64]
      «A cada puerco le llega su sanmartín».[64]
    • Nota: En España, el 11 de noviembre, festividad de san Martín de Tours, es la fecha tradicional para las matanzas de cerdos para la producción de jamones y embutidos.[66][67]
    • Nota: La grafía señalada por la Real Academia Española en su Diccionario de la lengua española es «sanmartín».[68]
    • Sinónimos: «A cada pez le llega su vez».[69]
      «A cada ganso le llega su sanmartín».[69]
    • Nota: Señalan las paremias que no hay persona a la que no le llegue la hora de la muerte.[69]
  • «A cada cien años los reyes son villanos, y al cabo de ciento diez, los villanos son reyes».[70]
  • «A cada cual da Dios el frío conforme anda vestido».[17]
  • «A cada cual dé Dios el frío como ande vestido».[71]
    • Variante: «Cada cual siente el frió, como anda vestido».[71]
  • «A cada cual inclina Dios para lo que es y a buen fin, si no lo tuerce quien se hace ruin».[17]
  • «A cada cual lo suyo, y a Dios lo de todos».[72]
  • «A cada cual se le levantan los pajarillos en su muladar».[17]
  • «A cada día bástale su maestría, y a cada momento, su pensamiento».[4]
  • «A cada ermita le llega su fiestecita».[73]
  • «A cada guaraguao le llega su pitirre».[74]
    • Nota: Se usa para indicar que todo aquél que se tiene por guapo, encotrará siempre alguien más guapo.[74]
  • «A cada necio agrada su porrada».[75]
    • Sinónimo: «Cada ollero alaba su puchero».[75]
    • Nota: Usado para señalar que los necios se enorgullecen de sus actos y cualidades. Por extensión también es usado para señalar que el amor propio nos hace querer y apreciar nuestras cosas por encima de las de los demás.[75]
  • «A cada ollaza su coberteraza».[75]
    • Sinónimo: «A chico pujerete, chico manjarete».[75]
    • Nota: Señala que a cada olla le corresponde su tapa o cobertera; es decir, recomienda aplicar a cada cosa lo que le corresponde o dar a cada cual lo que merece.[75]
  • «A cada pajarillo agrada su nidillo».[76]
    • Variantes:
      «A cada pajarillo le gusta su nidillo»;[77]
      «A cada pajarillo parécele bien su nido».[4]
    • Sinónimo: «A cada pajarillo le suena bien su cantarcillo».[76]
  • «A cada paje, su ropaje».[4]
  • «A cada parte hay tres leguas de mal camino».[77]
  • «A cada paso, un gazapo».[78]
    • Nota: Se usa para referirse a quienes al hablar dicen desatinos.[78]
  • «A cada puerta, su dueña».[4]
  • «A cada puerta su llave».[4]
  • «A cada santo le llega su día».[79]
    • Variante:
      «A cada cual le llega su santo»;[79]
      «A cada santo le llega su día de fiesta»[80]
      «A cada santo le llega su hora».[74]
    • Nota: Indica que lo que está predestinado pasará.[74]
  • «A cada uno Dios da el castigo que merece».[78]
  • «A cada uno le huele bien el pedo de su culo».[81]
    • Variantes:
      «A cada uno le güele bien el pedo de su culo»;[82]
      «A cada uno le güele bien su pedo»;[82]
      «A ninguno le hiede su mierda sino la ajena».[83]
  • «A cada uno mate su ventura, o Dios que le hizo».[84]
  • «A cada uno toca escoger la cuchara con que ha de comer».[85]
    • Variante: «Cada uno come con su cuchara».[85]
  • «A callarse ranas, que va a predicar el sapo».[86]
  • «A calza corta, agujeta longa».[75]
    • Variante: «A calza corta, agujeta larga».[75]
    • Sinónimo: «Al mal tiempo, buena cara».[75]
    • Nota: Anima a afrontar con buen ánimo las carencias propias de la vida. Antiguamente calza hacía referencia de forma humorística a las medias, y agujeta era el nombre usado para referirse al cinturón o correa para atar o ajustar la ropa o el calzado. Longo/a era sinónimo de larga.[75]
  • «A camas honradas, no hay puertas cerradas».[77]
  • «A camino largo, paso corto».[77]
    • Variante: «A camino largo, paso corto, para cansarse menos».[87]
  • «A canas honradas no hay puertas cerradas».[75]
    • Variante: «A canas honradas nunca ha de haber puertas cerradas».[75]
    • Nota: Usado para indicar que las casas deben estar abiertas para los buenos ancianos. Por extensión se refiere a la obligación de cuidar y respetar a los buenos ancianos.
  • «A candil muerto, todo es prieto».[88]
    • Nota: Expresa que con la muerte todo se acaba.[88]
  • «A can que lame ceniza, no fiarle harina».[75]
    • Nota: Recomienda no fiarle nada a alguien que «lame ceniza», es decir, que esté pasando calamidades o que se encuentre en la indigencia. En un sentido más amplio, se aplica para señalar que las personas que pasan miseria pueden cometer delitos si hace falta para sobrevivir, por lo que es difícil confiar en ellas.[75]
  • «A cántaro roto, otro al puesto».[4]
  • «A capa vieja no dan oreja».[89]
  • «A caracoles picantes, vino abundante».[90]
  • «A carne de lobo, diente de perro».[91]
    • Variantes:
      «A carne de lobo, salsa de perro».[92]
      «A carne de lobo, diente de mastín»;[92]
      «A carne de lobo, diente de sabueso»;[92]
      «A carne de lobo, hambre de can»;[93]
      «A carne dura, diente de perr»;[4]
    • Sinónimos: «A vianda dura, muela aguda»;[93]
      «A carne de oso, diente de lobo».[93]
  • «A carne mala, buena salsa».[4]
  • «A carnero castrado, no le tientes el rabo».[94]
    • Nota: Recomienda no incidir o indagar innecesariamente en aquello que es obvio o evidente.[94]
  • «A carnicera por barba, y caiga quien caiga».[94]
    • Nota: Se emplea cuando en una comida, los que se han hartado de comer, pretenden repartir la cuenta a partes iguales con los que han comido poco.[94]
  • «A carrera larga, galgo de fuerza».[95]
  • «A cartas, cartas y a palabras, palabras».[94]
    • Nota: Aconseja actuar teniendo en cuenta la actitud de los demás.[94]
  • «A casa del amigo rico, irás siendo requerido, y a casa del necesitado, irás sin ser llamado».[4]
  • «A casa del cura, ni por lumbre vas segura».[4]
  • «A casa de mi novia llevé un amigo: él se quedó adentro y yo despedido».[96]
    • Variantes:
      «A casa de mi dama llevé un amigo: él se quedó adentro y yo despedido»;[97]
      «A casa lleve un amigo; él se quedó de amo y yo despedido».[98]
  • «A casa de tu hermana, una vez a la semana».[4]
  • «A casa de tu hermano no irás cada verano».[99]
    • Variante: «A casa de tu hermano no vayas de ordinario, y menos si es casado».[100]
    • Nota: Indica que no debe abusarse de la amistad.[99]
  • «A casa de mi tía, entrada por salida».[101]
    • Variantes:
      «A casa de tu tía, mas no cada día»;[101]
      «En casa de tía, mas no cada día».
      «A casa de tu tía, pero no cada día»;
      «Visita a tu tía, mas no cada día».
    • Sinónimos:
      [101]
      «A casa de tío, pero no cada día»;
      «A casa de primo, pero no cada día».
  • «A casa de tu vecino a prestar favores y no a pedirlos».[102]
  • «A casa vieja, portada nueva».[4]
    • Variante: «A casa vieja puertas nuevas».[103]
  • «A cena de vino, desayuno de agua».[4]
  • «A chica cama echarse en medio».[4]
    • Variantes:
      «En cama angosta, echarse al medio, y en poca chicha, uno primero»;[104]
      «A chica cama si queréis remedio, echaos en medio».[105]
    • Nota: Aparte del significado literal, animan las paremias a disfrutar de lo que se tiene, por escaso que sea, y no andar todo el día lamentándose.[105]
  • «A chico caudal, mala ganancia».[106]
    • Nota: Indica que a poca inversión, poca ganancia; es decir, que no se puede pretender grandes logros ni emprender grandes proyectos si son pocos los recursos utilizados o escasas las inversiones realizadas.[106]
  • «A chico mal, gran trapo».[107]
  • «A chico pajarillo, chico nidillo».[4]
  • «A chico pié, gran zapato».[4]
  • «A chico santo, gran vigilia».[103]
  • «A chillidos de puerco, oídos de matancero».[108]
  • «A ciento de renta, mil de vanidad».[4]
  • «A clérigo hecho fraile, no le fíes tu comadre».[4]
  • «A comer, sé tu el primero; a pelear, el postrero».[4]
  • «A comida de olido, pago de sonido».[109]
  • «A como come el mulo, caga el culo».[110]
  • «A concejo de mañana y agua de tarde, no hay que temblar».
    «Agua por la mañana y concejo por la tarde, no son durables».[111]
    • Variantes:
      «Concejo de mañana y agua de tarde, no es durable»;[111]
      «A concejo de mañana y agua de tarde, no hay que temblar»;
      «Agua por la mañana y concejo por la tarde, no son durables».[112]
  • «A conejo ido, consejo venido».[113]
    • Variante: «El conejo ido y el consejo venido».[113]
    • Nota: Censura a quienes dan un consejo cuando ya es tarde, ya que no hay nada más inútil que recibir un consejo a destiempo.[113]
  • «A confesión de castañeta, absolución de zapateta».[103]
    • Nota: Usado para referirse a quien insiste una y otra vez en temas sin importancia.[103]
  • «A consejo de ruin, campana de madera».[103]
    • Variante: «A consejo malo, campana de palo».[114]
    • Nota: Indica que cuando alguna cosa es mala, también lo son las cosas que con ella están relacionadas.[114]
  • «A cordero extraño, no agasajes en tu rebaño».[99]
  • «A Creique y Penseque los ahorcaron en Madrid».[115]
    • Variantes:
      «Don Creique y Don Penseque eran amigos de Don Tonteque»;[116]
      «Creíque y Penseque son hermanos de Asneque y Burreque»;[117]
      «Don Creíque y don Penseque fueron parientes de don Tonteque»;[117]
      «Don Creique y don Penseque son amigos de Don Tonteque»;[118]
      «Don creique y don penseque, hermanos de don Tonteque».[119]
  • «A Cristo prendieron en el huerto porque allí se estuvo quieto».[103]
    • Nota: Advierte que es necesario adelantarse a los peligros que nos acechan.[103]
  • «A cualquiera se le muere un tío».[120]
    • Nota: Frase familiar que indica que una situación difícil se le puede presentar a cualquiera.[120]
  • «A cualquier cosa llaman rosa».[103]
    • Nota: Usado para referirse a quienes descaradamente exageran algo.[103]
  • «A cualquier dolencia, es remedio la paciencia».[103]
    • Nota: Al principio, la enfermedad es fácil de curar, pero difícil de diagnosticar; al final es fácil de diagnosticar pero difícil de curar.[121]
    • Sinónimo: «A cualquier dolor, paciencia es lo mejor».[121]
  • «A cualquier trapo con tirilla, le llaman camisa».[122]
  • «A cuarto vale la vaca, y si no hay cuarto, no hay vaca».[123]
  • «A cuenta de los gitanos hurtan muchos castellanos».[124]
    • Variante: «A cuenta de los gitanos, roban muchos castellanos».[125]
  • «A cuenta del tío rico trabajaba Perico».[4]
  • «A cuentas viejas, barajas nuevas».[126]

«A [d...]»[editar]

  • «A diente cogen la liebre».[128]
  • «A dinero en calderilla, poca y mala musiquilla».[129]
  • «A dinero en plata, música buena y larga».[129]
  • «A dineros dados, brazos quebrados».[114]
    • Variante: «A dineros pagados, brazos cansados».[114]
    • Nota: Señala que el pagar por adelantado un trabajo puede suponer un relajamiento, cuando menos, por parte de quien debe hacer el trabajo ya cobrado.[114]
  • «A Dios, al padre y al maestro, tenga el niño gran respeto».[130]
  • «A Dios de rodillas, al rey de pie, y al demonio en el canapé».[131]
  • «A Dios, lo mejor del mundo, pues es señor sin segundo».[131]
  • «A Dios, lo que es digno de Dios; y a la cama, la sobrecama».[132]
  • «A Diós rogando, pero con el mazo dando».[133]
    • Variante: «A Dios rogando y con el mazo dando».[134]
    • Nota: Enseña que el esfuerzo personal es el mejor medio para alcanzar una meta o terminar una tarea.[135] José María Iribarren atribuye dos posibles orígenes al refrán.[135] El primero se refiere a san Bernardo, quien se encontró en el camino un arriero a quien se le había roto el carro. Éste le pidió al santo que intercediese ante Dios para que le arreglara el carro, a lo que san Bernardo contestó: "Yo le rogaré a Dios, amigo, y tú, entre tanto, da con el mazo.[135] El segundo se refiere a un joven escultor que no iniciaba unas tallas que se le había encargado hasta que su padre le cuenta este refrán.[135]
  • «A Dios se dejan las cosas, cuando no tienen remedio».[136]
    • Variantes:
      «A Dios se le dejan las cosas sólo cuando no tienen remedio»;[136]
      «A Dios se dejan las cosas, cuando no tienen remedio».[1]
  • «A Dios se le dan las quejas, y al Diablo las disparejas».[137]
    • Nota: Ante un fracaso dirigimos a Dios las súplicas, y al Diablo los rencores.[137]
  • «A Dios y a su altar, lo mejor has de dar».[138]
  • «A donde acaba el novio, empieza el marido».[139]
  • «A donde el corazón camina, el pie se inclina».[140]
    • Nota: Informa de lo poco que nos cuesta dirigir nuestros esfuerzos en la dirección de nuestros anhelos. Es un refrán que, a grandes rasgos, podemos decir que reivindica el papel central de los deseos en la configuración de nuestros proyectos personales.[140]
  • «A donde entra mucho vino todos los vicios hacen camino».[141]
  • «A donde fueres haz lo que vieres».[142]
    • Variantes:
      «Allí donde fueres haz lo que vieres»;[143]
      «Donde fueres: harás como vieres»;[144]
      «A la tierra que fueres haz lo que vieres»;[145]
      «Al país que fueres haz lo que vieres»;[145]«A la ciudad que fueres haz lo que vieres».[145]
    • Nota: Indica que los individuos deben acomodarse a los usos y costumbres del país o del lugar en donde se hallen.[145].
  • «A donde va Vicente, va la gente».[146]
    • Variantes:
      «¿Adónde va Vicente? Adonde va la gente»;
      «¿A dónde vas Vicente? A donde va la gente»;
      «¿Dónde va Vicente? Donde va la gente».
      «Para donde a Clemente va la gente».[146]
  • «A donde las dan, allí las toman».[4]
    • Variantes:
      «Donde las dan, allí las toman»;[147]
      «Donde las dan, aí las toman»;[148]
      «Donde las dan, las toman».[148]
  • «A donde pensáis hallar tocino, no hay estacas».[149]
    • Variantes:
      «Donde se piensa que hay tocino, no hay estacas»;[149] «Adonde se piensa que hay tocinos no hay estacas»;[150]
      «Muchos piensan que hay chorizos y no hay estacas»;[150]
      «Donde no hay tocinos no hay estacas»,[150] «No siempre hay tocinos donde hay estacas»;[150]
      «Muchas veces donde hay estacas no hay tocinos»;[150]
      «A donde se cree que hay chorizos, no hay clavos donde colgarlos»;[4] «Adonde se cree que hay chorizos, ni clavos hay donde colgarlos»;[151]
      «Donde se cree hallar jamones, no hay estacas».[151]
    • Sinónimos: «Donde piensa uno que hay carne, ni el garabato se encuentra»;[151]
      «Donde huesos quedan, carne hubo».[151]
  • «A donde te quieran mucho, no entres a menudo».[152]
    • Variante: «Adonde te quieran mucho, no vayas a menudo».[140]
    • Antónimo: «Do no te quieren mucho, no vayas a menudo».[140]
    • Nota: Recomienda no abusar de la hospitalidad de los que nos quieren.[140]
  • «¿A dónde vas a ir que más valgas?»
    • Variantes:
      «¿Adónde vas que valgas más?»;[153]
      «¿Dónde vas a ir que vas a valer más que aquí?».[154]
    • Nota: Usado para indicar que en ninguna parte será tan apreciado como en donde está.[154]
  • «A dos días buenos, cientos de duelos».[4]
    • Nota: Refrán de signo fatalista según el cual la vida nos da cien desgracias por cada dos dichas.[155]
  • «A dos palabras tres porradas».[155]
    • Variante: «A dos palabras tres pedradas».[155]
    • Nota: Critica a los habladores necios e ignorantes que meten la pata cada dos por tres.[155]
  • «A dos puyas no hay toro bravo».[156]
    • Nota: Los problemas se resuelven mejor atacándolos desde dos frentes.[156]
  • «A do te duele, ahí te daré».[157]

«A [e...]»[editar]

  • «A ellas padre, vos a las berzas y yo a la carne».[158]
  • «A embestida de hombre fiero, ¡pies para que los quiero!».[4]
  • «A enemigo que huye, puente de plata».[155]
    • Variante: «Al enemigo que huye, puente de plata».[159]
    • Nota: Aconseja no poner inconvenientes al enemigo que decide huir. Hay quien lo interpreta como una llamada a anteponer los medios pacíficos a los bélicos.[159]
  • «A enfermedad ignorada, pocas medicinas y a estudiarla».[160]
  • «A enfermo de encontrón, medicina de trompón».[161]
  • «A escote, nada es caro».[4]
  • «A escote, no hay pegote».[4]
  • «A ese precio, no habría ya vara en la tienda».[157]
  • «A espaldas vueltas, memorias muertas».[162]
  • «A espalda vuelta, no hay respuesta».[4]
  • «A este son, comen los del ron, ron».[162]
    • Nota: Se refiere a quienes mastican haciendo sonidos desagradables.[162]

«A [f...]»[editar]

  • «A fácil perdón, frecuente ladrón».[4]
  • «A falta de caballos, troten los asnos».[163]
  • «A falta de corazón, buenas las piernas son».[163]
  • «A falta de faisán, buenos son rábanos con pan».[164]
  • «A falta de hombres buenos, a mi padre hicieron alcalde».[165]
    • Nota: Indica que a menudo acceden a cargos y empleos personas mediocres por no encontrarse alguna más adecuada.[165]
  • «A falta de manos, buenos pies».[163]
  • «A falta de olla, pan y cebolla».[163]
  • «A falta de pan, buenas son tortas».[163]
  • «A falta de polla, pan y cebolla».[165]
    • Sinónimos:[165]
      «A falta de pan, buenas son tortas».
      «A falta de caldo, buena es la carne».
      «A mengua de carne, buenos son pollos con tocino».
    • Nota: Recomienda conformarse con lo que uno tiene.[165]
  • «A falta de reja, culo de oveja».[166]
  • «A falta de trigo, venga centeno».[163]
  • «A falta del de gallina, bueno es caldo de habas».[157]
  • «A falta vieja, vergüenza nueva».[163]
  • «A feria vayas que más valgas».[167]
  • «A fiar lo asesinó el mal pagar».[168]
  • «A fin de año, remienda tu paño».[140]
  • «A flores nuevas, afeite perdido».[163]
  • «A fortuna adversa no hay casa enhiesta».[163]
  • «A fraile no hagas cama; de tu mujer no hagas ama».[169]
  • «A fuer de Aragón, a buen servicio mal galardón».[170]
  • «A fuer del Potro, un maravedí da otro».[171]
  • «A fuer de Portugal: dos animales sobre un animal».[172]
  • «A fuer de Toledo, que pierde la dama y paga el caballero».[173]
  • «A fuerza de ayunos llegan las pascuas».[174]
  • «A fuerza de duros caen los más fuertes muros».[163]
    • Variante: «A fuerza de duros se ablanda lo más duro».[163]
  • «A fuerza de martillar, el herrador deja de herrar».[163]
  • «A fuerza de palos, como borrico de yesero».[175]
  • «A fuerza de varón, espada de gorrión».[176]
  • «A fuerza de villano, hierro en mano».[165]
    • Nota: Aconseja el empleo de la fuerza para hacer frente a la persona obstinada e incapaz de razonar.[165]
  • «A fullería, cordobesías».[177]
  • «A fullero viejo, flores nuevas».[177]

«A [g...]»[editar]

  • «A galgo mojado, liebre enjuta».[163]
  • «A galgo viejo, échale liebre, no conejo».[163]
  • «A gana de comer, no hay mal pan».[178]
  • «A gallego pedidor castellano tenedor».[179]
    • Nota: No se debe olvidar que gran parte del corpus del refranero tradicional en español tiene su origen en Castilla, por lo que no es de extrañar que se reflejen en él algunas rencillas con otras comunidades como la gallega.[179]
  • «A gato escaldado una vez, no más lo atrapan».[180]
  • «A gato viejo, ratón tierno».[181]
    • Versiones:
      «Para gato viejo, ratón tierno».
      «A gato viejo, rata tierna».
      «A gato viejo, ratón nuevo».[181]
  • «A gente villana, pocas palabras y ésas, claras».[182]
  • «A golpe dado no hay quite».[163]
  • «A golpe de mar, pecho sereno».[42]
  • «A gordo mendigo pocos dan zatico».[183]
  • «A gracias de niño y canto de pájaros, no convides a tu amigo».[184]
    • Variante: «A canto de pájaro y gracia de niño, no convides a tus amigos».[185]
  • «A gran arroyo, pasar postrero».[163]
  • «A gran cabeza, gran talento, si es que lo tiene dentro».[186]
  • «A gran calva, gran pedrada».[187]
  • «A gran chatera, gran pechera».[188]
  • «A grandes cautelas, otras mayores».[177]
  • «A grandes males, grandes remedios».[163]
  • «A gran hambre no hay pan malo, ni duro ni bazo».[29]
    • Nota: Cuando se tiene hambre no hay comida mala.[29]
  • «A gran pecado, gran misericordia».[189]
  • «A gran prisa, gran vagar».[190]
    • Sinónimo: «¡Vísteme despacio que tengo prisa».[190]
  • «A gusto dañado, lo dulce le es amargo».[191]
  • «A gusto de los cocineros, comen los frailes».[163]

«A [h...]»[editar]

  • «A heredad vieja, heredero nuevo».[163]
  • «A hierro caliente, batir de repente».[192]
  • «A hija casada, los yernos a la puerta».[193]
  • «A hijo malo, pan y palo».[163]
  • «A hombre de dos caras, hombre de buena espalda».[194]
  • «A hombre de dos caras, rayo que lo parta».[194]
  • «A hombre desgarbado, dale de lado».[195]
  • «A hombre hablador e indiscreto no confíes tu secreto».[163]
  • «A hombre recién levantado, ni le propongas negocios ni le pidas un prestado».[163]
  • «A honra demasiada, interés hay encubierto».[163]
  • «A hora mala no ladran canes».[196]
  • «A hoy lo veo; en mañana, poco creo».[163]
  • «A hurón cansado, madriguera nueva».[163]

«A [i...]»[editar]

  • «A "idos de mi casa" y "qué queréis con mi mujer" no hay que responder».[197]
  • «A invierno lluvioso, verano abundoso».[198]
  • «A ira de Dios, no hay casa fuerte».[199]

«A [j...]»[editar]

  • «A jugar y perder, pagar y callar».[200]
  • «A juventud ociosa, vejez trabajosa».[201]
    • Variante: «Mocedad ociosa, vejez trabajosa».[202]

«A [l...]»[editar]

  • «A largos días, largos trabajos».[203]
  • «A lisonjeros dichos no le prestes oídos».[204]

«A la [...]»[editar]

  • «A la aguja, buen hilo, y a la mujer, buen marido».[163]
  • «A la arrogancia en el pedir, la virtud del no dar».[205]
  • «A la ballena todo le cabe y nada la llena».[206]
  • «A la bestia cargada, el sobornal la mata».[207]
    • Nota: Señala que si sobrecargamos a un animal, este deja de rendir. Por extensión, indica que cuando a una persona se le sobrecarga de responsabilidades, tareas, deberes u obligaciones, su rendimiento se verá afectado.[207]
  • «A la boda del herrero, cada cual con su dinero».[208]
  • «A la borrica arrodillada, doblarle la carga».[207]
    • Nota: Se emplea para amonestar a la persona que satura de trabajo a quien ya tiene demasiado. Se usa también para criticar a quien se aprovecha de la situación de desventaja de otra persona.[207]
  • «A la bota, darle el beso después del queso».[209]
  • «A la buena mujer, poco freno le basta».[210]
  • «A la burla dejarla cuando más agrada».[211]
  • «A la cabeza, el comer endereza».[212]
    • Variantes:
      «Al dolor de cabeza, el comer le endereza»;[159]
      «El dolor de la cabeza, el comer la endereza».[212]
    • Nota: Asegura que el dolor de cabeza se quita comiendo.[159]
  • «A la cama no te irás sin saber una cosa más».[207]
    • Variante: «Nunca te acostarás sin saber una cosa más».[207]
  • «A la cara sinvergüenza, todo el mundo es suyo».[213]
  • «A la carne vino, y si es jamón, con más razón».[214]
  • «A la cena y a la cama, solo una vez se llama».[163]
  • «A la chita callando, hay quien se va aprovechando».[215]
  • «A la col, tocino; y al tocino, vino».[216]
  • «A la corta o a la larga cae el burro con la carga».[163]
  • «A la corta o a la larga, el galgo a la liebre alcanza».[163]
    • Variantes:
      «A la corta o a la larga el galgo a su liebre mata»;
      [217]
      «A la larga el galgo a la liebre mata».[209]
  • «A la corta o a la larga, el tiempo todo lo alcanza».[163]
  • «A la de amarillo, no es menester pedillo».[209]
  • «A la de tres va la vencida».[218]
  • «A la fea, el caudal de su padre la hermosea».[207]
    • Nota: Hace referencia a que dinero de por medio. el amor es ciego cuando hay dinero de por medio.[207]
  • «A la fea, cualquier guarda es buena».[163]
  • «A la feria muchos van, a ver y no a comprar».[219]
  • «A la feria se va por todo; pero por narices no».[220]
  • «A la fuerza ahorcan y quedan bien ahorcados».[163]
  • «A la fuerza, ni los zapatos entran».[221]
  • «A la fuerza, no hay razón que la venza».[163]
  • «A la galga y a la mujer, no le des la carne a ver».[163]
  • «A la gallina apriétale el puño y apretarte va el culo».[222]
  • «A la gallina no le pesan sus plumas».[163]
  • «A la gallina y a la mujer, le sobran nidos donde poner».[163]
  • «A la garganta del perro, échale un hueso si le quieres amansar presto».[223]
  • «A la gorra, ni quien le corra».[224]
  • «A la hembra desamorada, a la adelfa le sepa el agua».[225]
    • Nota: Refleja el deseo de que a las mujeres antipáticas y desagradables les sepa amarga el agua, es decir, les vaya mal en la vida. Estos refranes con tono despectivo hacia las mujeres están afortunadamente en declive, aunque si el refrán fuera aplicable a ambos sexos, su vigencia estaría justificada.[225]
  • «A la hija casada sálennos yernos».[226]
  • «A la hija de tu vecino, límpiale el moco y cásala con tu hijo».[227]
    • Variantes:
      «Al hijo de tu vecino límpiale el moco y métele en casa».
      «Al hijo de tu vecino límpiale las narices y métele en casa».
      «Al hijo de tu vecino métele en casa».[228]
    • Nota: Advierte a los padres que es mejor tener a personas conocidas como pretendientes de sus hijos e hijas.[228]
  • «A la hija mala, dineros y a casarla».[163]
  • «A la hija muda, su madre la entiende».[163]
  • «A la hija, tápala la rendija».[229]
  • «A la hora de la quema se verá el humo».[230]
    • Variante: «El día de la quema se verá el humo».[231]
  • «A la iglesia de Dios ni darle ni quitarle».[232]
  • «A la iglesia no voy porque estoy cojo, y a la taberna, poquito a poco».[233]
    • Nota: Aunque ha cuajado como refrán procede de una seguidilla popular andaluza.[233]
    • Sinónimo: «La iglesia a diez pasos y a doscientos la taberna, más cerca está la taberna que la iglesia».[234]
  • «A la larga, lo más dulce amarga».[163]
  • «A la larga, todo se sabe».[205]
  • «A la larga y a a la corta la mentira se descubre».[205]
  • «A la leche, nada le eches; pero le dice la leche al aguardiente: ¡déjate caer, valiente!».[236]
    • Variante: «Encima de la leche, nada eches; debajo, aunque sea cascajo».[237]
  • «A la lengua y la serpiente hay que temerles».[238]
  • «A la lumbre y al fraile, no hurgarle; porque la lumbre se apaga y el fraile se arde».[239]
  • «A la luna, el lobo al asno espulga».[240]
  • «A la luz de la candela, toda rústica parece bella».[241]
    • Variante: «A la luz de la tea, no hay mujer fea».[163]
  • «A la madrina, tras la puerta la arrima, y a la comadre, donde la hallares».[242]
  • «A la mala costumbre, quebrarle la pierna».[163]
  • «A la mala hilandera, la rueca le hace dentera».[243]
    • Nota: Indica que las personas poco trabajadoras y holgazanas inventan mil y una excusas, todas ellas frívolas y sin sentido, para justificar su ausencia laboral o su bajo rendimiento.[243]
  • «A la mal casada, déla Dios placer, que la bien casada no lo ha menester».[244]
  • «A la mal casada mirarle la cara».[245]
    • Nota: Este refrán tuvo origen de lo que vemos comúnmente, que las mal casadas siempre traen hechas las ojeras, y también porque siempre andan tristes, y descontentas y rostrituertas. Así que no hay mejor ni más evidente señal para conocerlas, que mirarles a la cara, porque en ella conocerán el tratamiento y contento que tengan.[245]
  • «A la mañana los montes, y a la tarde las fontes».[246]
    • Variantes:
      «De mañana al monte, de tarde á la fonte»;[247]
      «A la mañana al monte, a la tarde a la fuente»;[246]
      «La mañana los montes, la tarde las fontes».[247]
  • «A la mañana puro y a la tarde sin agua».[247]
  • «A la mar madera, y huesos a la tierra».[248]
  • «A la mejor cocinera, se le ahúma la olla».[249]
    • Variante: «A la mejor cocinera, se le ajuma la olla».[250]
    • Sinónimos: «A la mejor cocinera, se le va un tomate entero»;[249] «A la mejor puta se le escapa un pedo».[251]
  • «A la mesa, de los primeros; al trabajo, de los postreros».[252]
  • «A la mesa de San Francisco, donde comen cuatro, comen cinco».[253]
    • Nota: Hay que ser caritativo y bondadoso repartiendo lo que uno tiene a quienes realmente lo necesitan.[253]
  • «A la mesa me senté, y aunque no comí, escoté».[254]
  • «A la mesa y a la cama, a su hora honrada».[255]
  • «A la miel, golosas, y al aceite, hermosas».[163]
  • «A la moza, con el mozo, y al mozo con el bozo».[256]
  • «A la moza mala, la campana la llama, que a la buena, en casa la halla».[257]
    • Variante: «A la moza mala, la campana la llama, y a la buena, ni campana ni nada».[163]
  • «A la moza que mal lava, siete veces la hierve el agua».[247]
  • «A la moza ser buena, y al mozo el oficio, no les puede dar mayor beneficio».[258]
    • Variante: «A la moza que ser buena, y al mozo que el oficio, no les puedes dar mayor beneficio».[163]
  • «A la moza y a la mula, por la boca le entra la hermosura».[163]
  • «A la moza y a la parra, alzalla la falda».[259]
  • «A la muerte ni temerla ni buscarla, hay que esperarla».[1]
  • «A la muerte, no hay cosa fuerte».[260]
    • Variante: «Para el amor y la muerte no hay cosa fuerte».[261]
  • «A la muerte pelada no hay puerta cerrada».[163]
  • «A la mujer bailar, y al asno andar y rebuznar; faltando quien, el diablo se lo ha de enseñar».[247]
    • Variante: «A la mujer bailar, y al asno rebuznar, el diablo se lo ha de mostrar».[sin fuentes]
  • «A la mujer bailar y al burro rebuznar, el diablo no les debió enseñar».[163]
  • «A la mujer barbuda, de lejos se le saluda, con dos piedras mejor que con una».[262]
    • Variantes:
      «A la mujer barbuda, de lejos se la saluda»;[163]
      «A la mujer bigotuda, el diablo la sacuda»;[163]
      «A la mujer bigotuda, de lejos se le saluda».[263]
  • «A la mujer brava, la soga larga».[264]
    • Variantes:
      «A la mujer y a la cabra, soga larga».[265]
      «A la mujer brava, dalle la soga larga».
      «A la mujer y a la cabra, cuerda larga».[266]
    • Nota: Aconseja controlar (con soga) los actos de la mujer, pero sin atosigarle (larga).[265]
  • «A la mujer, búscala delgada y limpia, que gorda y sucia ya se hará».[sin fuentes]
  • «A la mujer casada, el marido le basta».[243]
    • Nota: Afirma que la esposa debe desear agradar sólo al marido.[243]
    • Variante: «A la mujer casada y casta, el marido le basta».[267]
  • «A la mujer casta, Dios le basta».[163]
  • «A la mujer casada, no le des de la barba».[268]
  • «A la mujer casera, el marido se la muera».[247]
  • «A la mujer, el hombre la ha de hacer».[269]
  • «A la mujer fea, el oro la hermosea».[163]
  • «A la mujer honrada, su propia estima le basta».[163]
  • «A la mujer loca, más le agrada el pandero que la toca».[265]
    • Nota: Critica el deseo de las mujeres que sólo piensan en divertirse y disfrutar.[265]
  • «A la mujer mala, poco aprovecha guardarla».[247]
  • «A la mujer muy casera, el marido bien la quiera».[163]
  • «A la mujer, ni todo el amor, ni todo el dinero».[270]
    • Variante: «A la mujer, ni todo el dinero ni todo el querer».[1]
  • «A la mujer parida y a tela urdida, nunca le falta guarida».[271]
    • Nota: Si en algo se parecen la mujer parida y la tela urdida es en que nunca les faltará un hogar que las acoja, aunque por motivos bien distintos: a la primera, por consideración, y a la segunda, por su utilidad.[271]
  • «A la mujer ventanera, tuércele el cuello si la quieres buena».[163]
  • «A la mujer y a la burra, cada día una zurra».[163]
    • Variante: «A la mujer y a la burra: ¡zurra!».[272]
  • «A la mujer y a la gata, no les lleves la contraria[273]
  • «A la mujer y a la guitarra, hay que templarla para usarla».[163]
  • «A la mujer y a la mula, por el pico les va la hermosura».[163]
  • «A la mujer y a la mula, vara dura».[163]
  • «A la mujer y a la suegra, cuerda».[274]
    • Nota: Sugiere que las mujeres son tan malas como las suegras, o viceversa, resaltando las características negativas que el refranero atribuye habitualmente a las mujeres.[274]
  • «A la mujer y a la viña, el hombre la hace garrida».[265]
    • Nota: El amor que el hombre siente por su mujer y el trato que le dispensa se refleja en el aspecto físico de ésta, al igual que en el aspecto externo de una viña se reflejan los cuidados del dueño.[265]
  • «A la mujer y al caballo no hay que prestarlos».[275]
    • Variante: «El caballo y la mujer no se han de ceder».[276]
  • «A la mujer y al galgo, a la vejez les aguardo».[277]
  • «A la mujer y al ladrón, quitarles la ocasión».[163]
  • «A la mujer y al mulo, en el culo».[163]
  • «A la mujer y al viento, pocas veces y con tiento».[163]
  • «A la mujer y la picaza, lo que vieres en la plaza».[278]
    • Nota: Sobrentendido «Cuéntales solo».[278]
  • «A la noche, arreboles, a la mañana habrá soles».[163]
  • «A la noche putas y a la mañana comadres».[279]
  • «A la ocasión la pintan calva».[280]
  • «A la orilla del río te espero, galapaguero».[281]
  • «A la oveja mansa, cada cordero la mama».[163]
  • «A la par es negar y tarde dar».[49]
  • «A la preñada, se ha de dar hasta que para, y a la parida cada día, y a la que no pare, hasta hacerla concebir para que venga a parir».[282]
    • Variante: «A la preñada, hasta que para, y a la parida, cada día».[283]
  • «A la prima, se le arrima».[163]
    • Variantes:
      «A la prima se le arrima y a la hermana con más ganas»;
      [284]
      «A la prima, se la arrima; y si es prima hermana, pues con más ganas».[285]
  • «¿A la primera azadonada, queréis sacar agua?».[286]
    • Nota: No es normal encontrar agua a la primera, por lo que se critica la impaciencia y la precipitación para afrontar tareas arduas.[286]
  • «A la primera azadonada, disteis en el agua».[286]
    • Nota: A pesar del parecido con el anterior, su sentido es otro. Se usa para señalar lo rápido que se ha desvanecido el buen concepto que a primera vista se tenía de una persona.[286]
  • «A la puta y al barbero, nadie los quiere viejos».[163]
  • «A la que a su marido encornuda, Señor y tú la ayuda».[163]
    • Nota: El refrán señala que se necesita de Dios y de la bondad para ayudar a la adúltera a que reconozca su pecado y se arrepienta.[163]
  • «A la que bien baila, poco son le basta».[220]
  • «A la que da con mal marido, se le va lo comido por lo servido».[287]
  • «A la que quiere ser mala, poco aprovecha guardarla».[288]
  • «A la que sabes mueras, y él sabía hacer saetas».[289]
  • «A la que te criaste, te quedaste».[290]
  • «A la que tenga más de treinta, no la pretendas».[163]
  • «A la que uno no contenta, no bastan dos ni cincuenta».[163]
  • «A la ramera y al juglar, a la vejez les viene el mal».[163]
  • «A la ruin oveja la lana le pesa, y al ruin pastor el cayado y el zurrón».[240]
  • «A la sierra, ni dueña ni cigüeña».[163]
  • «A la sombra del favor, crecen vicios».[220]
  • «A la sombra del gitano, medra el villano».[163]
  • «A la sombra del nogal no te pongas a recostar».[203]
    • Variante: «A la sombra del nogal, no te sientes a descansar».[163]
  • «A la sombra de los buenos, viven los malos sin freno».[163]
  • «A la sombra de un hilo, se la pega una mujer a su marido».[163]
  • «A la tercera va la vencida».[291]
    • Variante: «A la tercera va la vencida, y a la cuarta la jodida».[sin fuentes]
    • Nota: Se usa para dar ánimos a alguien o a uno mismo, después de realizar varios intentos para lograr un objetivo.[291]
  • «A la una, que bien que mal, en cada casa comido han».[163]
  • «A la vaca, hasta la cola le es abrigada».[292]
  • «A la vasija nueva dura el resabio de lo que se echó en ella».[293]
  • «A la vejez, aladares de pez».[294]
    • Nota: Censura a las personas mayores que tiñen sus cabellos para parecer más jóvenes, y por extensión, a los ancianos que intentan disimular su edad o no se comportan conforme a lo que las normas sociales esperan.[294]
  • «A la vejez, cuernos de pez».[163]
  • «A la vejez se acorta el dormir y se alarga el gruñir».[163]
    • Variante: «A la vejez se apoca el dormir, y se aumenta el gruñir».[1]
  • «A la vejez, viruelas».[163]
  • «A la vejez y a la juventud, espera el ataúd».[295]
  • «A la Virgen, salves; a los Cristos, credos; pero a los cuartos, quedos».[204]
  • «A la virtud, menester hace espaldas».[296]
  • «A la vulpeja dormida, no le cae nada en la boca».[297]

«A las [...]»[editar]

  • «A las andadas volví, pronto me arrepentí».[203]
  • «A las barbas con dinero, honra hacen los caballeros».[298]
  • «A las burlas, así ve a ellas que no te salgan veras».[299]
    • Sinónimo: «A la burla dejarla cuando más agrada».[299]
    • Nota: Recomienda no excederse en la burla, no vaya a ser que al final no haga reír, sino que ofenda. En este sentido, aconseja a las personas moderar la actitud burlesca, no vaya a ser que se vuelva contra ellas.[299]
  • «A las diez deja la calle para quien es. Los rincones para los gatos, y las esquinas para los guapos».[300]
    • Variantes:
      «A las diez en la cama estés»;[301]
      «A las diez, en la cama estés, mejor antes que después»;[301]
      «A las diez en la cama estés, más bien antes que después»;[301]
      «A las diez, en la cama estés; si puede ser antes, mejor que después»;[301]
      «A las diez en la cama estés; y si se puede, a las nueve»;[301]
      «A las diez, deja la calle para quien»;[301] «A las diez, durmiendo estés»;[301]
      «A las diez, en la cama estés y si no, al pie».[301]
      «A las diez, dormida estés»;[301]
      «A las ocho, en la cama estés, mejor antes que después (Honduras)»;[301]
      «A las diez, en la cama estés, y si es posible, a las nueve (Colombia)».[301]
    • Nota: Antiguo refrán sobre las costumbres. Los hábitos rurales y la ausencia de entretenimientos nocturnos recomendaban que las personas honradas estuvieran pronto en el hogar familiar. El refrán alude también a los clásicos pobladores de la noche.[300]. También recomiendan acostarse temprano, con el objeto de poder levantarse al día siguiente pronto y descansado para trabajar y aprovechar el día.[301]
  • «A las mujeres y a los charcos no hay que andarles con rodeos».[302]
  • «A las romerías y a las bodas van las locas todas».[303]
  • «A las suegras, oírles la misa y sacarles el cuerpo».[304]
  • «A las veces, do cazar pensamos, cazados quedamos».[305]
    • Sinónimos:
      «El que cuida engañar a otro, finca engañado»;
      «Cae en la cueva el que a otro lleva a ella».[305]
    • Nota: Advierte de que, a menudo, el cazador, creyendo estar cazando, acaba cazado. Por extensión, el refrán señala que, frecuentemente, la persona pretendidamente astuta que tiende una trampa a otra se olvida de que puede caer en una trama similar a la que él ha ingeniado.[305]
  • «A las veces la cabra bala por el cuchillo que la mata».[306]

«A lo [...]»[editar]

  • «A lo bobo, a lo bobo, en todo me meto y de todo como».[307]
  • «A lo que está de moda, todo el mundo se acomoda».[308]
  • «A lo que has de negarte, niégate cuanto antes».[203]
  • «A lo que manda Dios, oreja de liebre».[309]
  • «A lo que no puedas, no te atrevas».[310]
  • «A lo que no puede ser, paciencia».[311]
  • «A lo que no te agrada, haz que no oyes nada».[203]
  • «A lo que no tiene remedio, cuartillo y medio».[203]
  • «A lo que puedas solo no esperes a otro».[203]
  • «A lo que se quiere bien, se castiga».[312]

«A los [...]»[editar]

  • «A los años mil, vuelve la liebre a su cubil».[313]
  • «A los buenos, Dios se los lleva; y a los malos aquí se quedan».[314]
  • «A los enemigos bárreles el camino».[203]
  • «A los enfermos los sanos buenos consejos les damos».[203]
    • Variante: «A los enfermos, los sanos les damos saludables consejos».[1]
  • «A los locos se les da la razón».[315]
  • «A los pendejos ni Dios los quiere».[316]
  • «A los que Dios ayunta, el diablo no los separa».[317]
  • «A los quince, los que quise; a los veinte, con el que diga la gente; a los treinta, el primero que se presenta».[318]
  • «A los tontos no les dura el dinero».[319]
  • «A los treinta, doncellez muy rara vez».[203]
  • «A los tuyos, con razón o sin ella».[102]

«A [m...]»[editar]

  • «A maestro de espada, aprendiz de pistola».[320]
  • «A mal Cristo, mucha sangre».[203]
  • «A mal dar, apretar el culo contra el sitial».[321]
  • «A mal pisto, buena sangre de Cristo».[322]
  • «A mal que no tiene remedio, no hay más que ponerle buena cara».[323]
  • «A mal tiempo, buena cara».[203]
  • «A mal viento va esta parva».[324]
    • Nota: Usa Sancho de este adagio para significar que van mal sus negocios y los de su amo. En el mismo sentido pudiera haber dicho irónicamente, «A buen viento va la parva», que es como generalmente se dice, y que tiene significación contraria.[324]
  • «A mala cama, colchón de vino».[203]
  • «A mala leña un buen brazado».[203]
  • «A mala lluvia, buen paraguas».[1]
  • «A mala suerte, envidia fuerte».[203]
  • «A mala venta, mala cuenta».[203]
  • «A malos ratos, buenos tragos».[203]
  • «A manchas de corazón no basta ningún jabón».[325]
  • «A más beber, menos comer».[322]
  • «A más no poder, acuéstome con mi mujer».[326]
  • «A más oro, menos reposo».[203]
  • «A más servir, menos valer».[327]
    • Nota: Indica que cuando la gente se acostumbra a las virtudes de una persona, deja de valorarlas.[327]
  • «A más vivir, más sufrir».[203]
  • «A medida del santo son las cortinas».[1]
  • «A mejor cazador se le va la paloma».[328]
  • «A mi amigo quiero por lo que de él espero».[329]
  • «A mi amigo soy leal, hasta salir al umbral».[330]
  • «A mí, mis timbres».[331]
  • «A mi prójimo quiero, pero a mí el primero».[1]
  • «A mí todos me hallan, pero yo no hallo a nadie».[203]
  • «A mis años llegarás o la vida te costará».[326]
  • «A misa temprano nunca va el amo».[332]
  • «A mocedad sin vicio y de buena pasada, larga vejez y descansada».[333]
  • «A mocedad viciosa, vejez penosa».[334]
  • «A mucho amor, mucho perdón».[334]
  • «A mucho hablar, mucho errar».[335]
  • «A mucho hablar, poco acertar».[203]
  • «A mucho hablar, poco obrar».[203]
  • «A mucho porfiar, no hay quien resista».[311]
    • Variantes:
      [311]
      «A mucho insistir, es difícil resistir»;
      «A porfiado pedir no hay quien resista»;
      «A muy porfiado pedir, no hay que resistir».[336]
  • «A mucho vino, poco tino».[337]
  • «A muchos debe de temer aquel a quien muchos temen».[334]
  • «A muertos y a idos, no hay amigos».[271]
    • Nota: Señala la facilidad con que se olvida a quienes se han marchado lejos o han muerto.[271]
  • «A mula que otro amansa, algún resabio le queda».[338]
  • «A mula vieja, alíviale la reja».[203]
    • Variante: «A la res vieja, alíviale la reja».[299]
    • Nota: Aconsejan aliviar las cargas laborales a las personas ancianas. La reja es la pieza del arado con que se abre el surco en la tierra.[299]

«A n...»[editar]

  • «A nadie has de decir cuánto tienes, dónde lo tienes, ni adónde piensas ir».[203]
  • «A nadie le amarga un dulce».[203]
    • Variante: «A nadie le amarga un dulce, aunque tenga otro en la boca».[203]
  • «A nadie le hace daño el vino si se bebe con tino».[203]
  • «A nadie le huelen mal sus pedos, ni le parecen sus hijos feos».[339]
  • «A nadie le parece poco lo que da, ni mucho lo que tiene».[203]
  • «A nave rota, todo tiempo es contrario».[203]
  • «A ningún tonto le amarga un dulce».[340]
  • «A nuevos hechos, nuevos consejos».[203]
  • «A nuevos tiempos, nuevos usos».[203]

«A [o...]»[editar]

  • «A ojo de buen cubero».[291]
    • Nota: El origen de esta expresión nos remonta a la falta de reglamentación que antiguamente existía en los diferentes reinos o regiones con respecto a las diversas medidas. La capacidad de las cubas, que servían para guardar o transportar el agua, el vino, el aceite u otros líquidos, variaban según el reino al que perteneciese el cubero que las hubiese fabricado.[291]
  • «A olla que hierve ninguna mosca se atreve».[341]
  • «A osadas, que quien lo dijo no mintió».[342]

«A [p...]»[editar]

  • «A padre ahorrador, hijo gastador».[345]
  • «A padre avaro, hijo pródigo».[346]
    • Variante: «A padre guardador, hijo gastador».[347]
    • Nota: El refrán no solo denota que a un padre ahorrador nunca le falta un hijo pródigo, sino que, por extensión, advierte además de lo contrarios que suelen ser los caracteres de los padres y de los hijos.[347]
  • «A pájaro muerto, jaula abierta».[348]
  • «A palabras necias, bofetones».[349]
  • «A palabra necias, oídos sordos».[350]
    • Sinónimos: «A palabras locas, orejas sordas»;[350] «A palabras de borrachos oídos de cantinero»;[351]
      «A palabras locas, razones pocas»;[350] «A palabras vanas, ruido de campanas»;[352]
  • «A pan ajeno, navaja propia».[322]
  • «A pan de quince días, hambre de tres semanas».[322]
  • «A pan duro, diente agudo».[322]
  • «A perro que no conozcas, nunca le espantes las moscas».[353]
  • «A perro viejo no cuz cuz».[354]
    • Variante: «A perro viejo no hay tus tus».[355]
    • Nota: Resulta sumamente difícil engañar con halagos u obsequios a la persona mayor y experimentada, representada en este refrán por el perro viejo.[355]
  • «A perro viejo, no hay quien le enseñe trucos nuevos».[356]
  • «A persona lisonjera, ni oírla siquiera».[203]
    • Variante: «A persona lisonjera, no le des oreja».[1]
  • «A pesar de ser tan pollo, tengo más plumas que un gallo».[357]
  • «A picada de mosca, pieza de sábana».[358]
  • «A piloto diestro, no hay mar siniestro».[359]
  • «A pobre viene quien gasta más de lo que tiene».[360]
  • «A poco caudal, poca ganancia».[361]
    • Variantes:
      «A chico caudal, poca ganancia»; «Á poco caudal, pauca ganancia».[361]
    • Nota: Señala la correspondencia inexistente entre los fines y los medios: una escasa inversión suele acarrear poco beneficio.[361]
  • «A poco pan, tomar primero».[362]
  • «A por uno voy, dos vengáis, si venís tres, no os caigáis».[363]
  • «A presurosa demanda, espaciosa respuesta».[364]
  • «A puerta cerrada el diablo se vuelve».[365]
  • «A putas y ladrones nunca faltan devociones».[366]

«A [qu...]»[editar]

  • «A quien amasa y cuece, muchas cosas le acontecen».[1]
  • «A quien a mula, bestia, hace mal, es más bestia que el animal».[367]
  • «A quien a otros ayuda, de veinte años le pare la burra».[368]
  • «A quien a soplos enfría la comida, todos le miran».[367]
  • «A quien bien te quiere, visítale poco, para que te desee».[367]
  • «A quien bien vela, todo se le revela».[369]
  • «A quien buenos cojones tiene, lo mismo le da por lo que va como por lo que viene».[370]
  • «A quien come muchos manjares no faltarán enfermedades».[367]
  • «A quien con malos anda no le arriendo la ganancia».[366]
  • «A quien cuece o amasa, de todo le pasa».[367]
  • «A quien cuece o amasa, no hurtes hogaza».[371]
    • Nota: Advierte de la dificultad que entraña engañar a alguién en lo que ya está experimentado.[371]
  • «A quien cuida la peseta nunca le falta un duro».[372]
  • «A quien dan, no escoge».[367]
  • «A quien dan no escoge y eran cuchilladas».[367]
  • «A quien dan y no toma, dicha es que le sobra».[367]
  • «A quien das de yantar, no te duela dar de almorzar».[367]
  • «A quien da y perdona, nácele una corona».[367]
  • «A quien de bailar tiene gana, poco son le basta».[367]
  • «A quien de bueno viene, por bueno se le tiene».[373]
  • «A quien debas contentar, no procures enfadar».[367]
  • «A quien dice mal, uno, al lisonjero, ninguno».[374]
  • «A quien dices el secreto das tu libertad».[371]
    • Nota: Previene en contra de compartir asuntos de estricta intimidad con cualquiera.[371]
  • «A quien dices tu secreto, haces tu dueño».[367]
  • «A quien Dios quiere bien, la casa le sabe».[375]
  • «A quien Dios quiere bien, la perra le pare lechones».[376]
    • Nota: Alude a que todo le sale bien a quien tiene buena suerte.[376]
  • «A quien Dios se la dé, San Pedro se la bendiga».[367]
  • «A quien duerme, duérmele la hacienda».[367]
  • «A quien el vino no plazca, Dios le quite el pan».[377]
  • «A quien en alabar lo bueno se queda corto, mírale el rostro».[378]
  • «A quien en su casa era un diablo, cuando se ausenta, tiénenlo por santo».[367]
  • «A quien enferma para morir, ningún remedio puede servir».[379]
  • «A quien espera, su bien llega».[367]
  • «A quien está en su tienda, no le achacan que se halló en la contienda».[367]
  • «A quien feo ama, bonito le parece».[367]
  • «A quien gana buscaras, que quien pierde, él volverá».[380]
  • «A quien ganando no guarda, media albarca; y a quien ni ganar espera, abarca entera».[367]
  • «A quien habló, Dios le oyó».[367]
  • «A quien has acallado no le hagas llorar».[367]
  • «A quien has de acallar, has de halagar».[381]
  • «A quien hubieras vencido no lo tengas por amigo».[367]
  • «A quien le dan el pie, se toma la mano».[382]
    • Nota: Previene contra las personas que intentan abusar de nuestra generosidad.[382]
  • «A quién le dan pan, que llore».[367]
  • «A quien le dan pan que no coma».[383]
  • «A quien le duele la buba, ese la estruja».[384]
  • «A quien le duele una muela que la eche fuera».[385]
  • «A quien le pique el alicante, que llamen al cura que le cante».[386]
  • «A quien le pique, que se rasque».[367]
  • «A quien lo quiere celeste, que le cueste».[367]
  • «A quien lucha y suda la suerte le ayuda».[387]
  • «A quien madruga, Dios le ayuda».[388]
  • «A quien mal canta, bien le suena».[367]
  • «A quien mal vive, su miedo le sigue».[367]
  • «A quien me diga que nunca mintió, que al decirlo miente lo digo yo».[389]
  • «A quien miedo han, lo suyo le dan».[390]
    • Nota: Aconseja infundir temor a los demás con el fin de hacernos respetar.[390]
  • «A quien miente, lo adoran; a quien la verdad dice, lo ahorcan».[391]
  • «A quien mucho miente, le huye la gente».[367]
  • «A quien mucho se apresura, más el trabajo le dura».[392]
  • «A quien mucho tememos, muerto le queremos».[367]
  • «A quien mucho tiene, más le viene».[366]
  • «A quien nada quiere, todo le sobra».[393]
  • «A quien nada vale, no le envidia nadie».[394]
  • «A quien no ama a sus parientes, deberían romperle los dientes».[395]
  • «A quien no habla, ni Dios le oye».[390]
    • Nota: Censura a los que no consiguen sus objetivos por no expresar sus deseos o necesidades.[390]
  • «A quien no la teme, nada le espanta».[367]
    • Variante: «A quien no teme, nada le espanta».[1]
  • «A quien no le sobra pan, no críe can».[396]
  • «A quien paga adelantado, mal le sirve su criado».[397]
  • «A quien pasa a la otra vida, se le olvida».[398]
  • «A quien sabe guardar una peseta nunca le falta un duro».[399]
  • «A quien se aventura, Dios le ayuda».[400]
  • «A quien se casa con viuda, ya no le queda la duda».[401]
  • «A quien se casa viejo, o muerte o cuernos».[402]
  • «A quien se hace oveja, el lobo se lo come».[403]
  • «A quien se mete a redentor, lo crucifican».[404]
  • «A quien se muere en el barco, lo reclama el charco».[288]
  • «A quien se siente en cada pena, nunca le falta qué le duela».[367]
  • «A quien siembra espeso, dos veces le merma la panera: una cuando coge y otra cuando llena».[367]
  • «A quien soledad quiere, todo le estorba».[367]
  • «A quien te da el capón, dale la pierna y el talón».[367]
  • «A quien te engañó una vez, jamás le has de creer».[405]
  • «A quien te hizo beneficio, está siempre propicio».[406]
  • «A quien te hizo una hazle dos, aunque no lo mande Dios».[367]
  • «A quien teme a Dios de los cielos, nada le asusta debajo de ellos».[367]
  • «A quien teme preguntar, le avergüenza aprender».[sin fuentes]
  • «A quien has de darle de cenar, no te duela darle de merendar».[407]
  • «A quien te pide capa por justicia, dale la media en paz».[367]
  • «A quien te quiere bien, en la cara se le ve».[408]
  • «A quien te quiere merendar, almuérzatelo».[409]
  • «A quien tiene abejas, nunca le falta un buen postre en la mesa».[367]
  • «A quien tiene buen vino nunca le faltan amigos».[410]
  • «A quien tiene cama y duerme en el suelo, no hay que tenerle duelo».[411]
    • Variante: «A quien tiene ropa y duerme en el suelo, no le tengas duelo».[367]
  • «A quien tiene escopeta, guitarra, reloj y mujer, nunca le falta un trasto que componer».[367]
  • «A quien tiene malas pulgas, no le vayas con burlas».[412]
  • «A quien vive pobre por morir rico, llámale borrico».[413]

«A [r...]»[editar]

  • «A raposa durmiente, no le amanece la gallina en el vientre».[367]
  • «A raposo durmiente, no le amanece la gallina en el vientre».[1]
  • «A rey muerto, príncipe coronado».[414]
  • «A rey muerto, rey puesto».[415]
  • «A rico no llegarás, pero de tacaño te pasarás».[367]
  • «A río crecido, sentarse en la orilla».[416]
  • «A río revuelto, ganancia de pescadores».[417]
  • «A rocín de halconero, mal le medra el pelo».[418]
  • «A rocín viejo, cabezada nueva».[419]
  • «A Roma por todo».[420]
    • Nota: Paremia con la que se indica la resolución firme en emprender un asunto, sin retroceder ante los peligros o al temor por las consecuencias. Correas indica que en origen la expresión era usada por quienes habían cometidos delitos que implicaban la excomunión, y se resulve a hacer más delitos para irse a absolver todos los pecados juntos y después dedicarse a cosas semejantes. Es un dicho muy antiguo que ya aparece en la colección de refranes del Marqués de Santillana, en las crónicas de Alonso de Palencia o en el Quijote, en boca de la mujer de Sancho Panza.[421]
  • «A ropa de terciopelo, dos dueñas y su escudero».[422]
  • «A rosquilla de monja, carga de trigo».[423]
  • «A ruin, ruin y medio».[424]
    • Sinónimos: «Con la zorra zorrear».
      «Si entre lobos has de morar, aprende a aullar».[424]

«A [s...]»[editar]

  • «A Salamanca putas, que ha venido San Lucas».[425]
    • Variante: «A Alcalá, putas, que llega San Lucas».[426]
    • Nota: En las universidades del Antiguo Régimen el 18 de octubre (día de San Lucas) marcaba el comienzo del año universitario. Hacen referencia a las mil y una historias que acontecían entre estudiantes y prostitutas durante el curso.[425]
  • «A San Simón y San Judas, dulces son las uvas».[427]
  • «A saya blanca, ribete negro».[367]
  • «A secreto agravio, secreta venganza».[367]
  • «A sembrar a San Francisco, aunque sea en un risco».[367]
    • Variante: «A sembrar para el día de San Francisco, no le hace que sea un risco».[428]
  • «Hay que aspirar a ser Papa, para llegar a ser sacristán».[429]
  • «A siervos y a reyes, da Dios unas mismas leyes».[430]
  • «A sordos y ciegos hace testigos el dinero».[431]
  • «A su amigo, el gato le deja siempre señalado».[432]
    • Nota: Advierte de las consecuencias de tener amigos de mala condición.[432]
  • «A su costa aprende el necio, y a costa del necio el cuerdo».[433]
  • «A suerte mala, paciencia y buena cara».[434]
  • «A su tiempo maduran las brevas».[435]
    • Nota: Aconseja paciencia para lograr la consecución de un fin o la finalización de una tarea.[435]
  • «A su tiempo maduran las uvas».[436]
  • «A mal amo, mal criado».[437]
    • Antónimo: «A buen amo, buen criado».[438]

«A [t...]»[editar]

  • «A tal casa, tal aldaba».[439]
  • «A tal puta, tal rufián».[440]
  • «A tal señor, tal honor».[441]
    • Nota: Hay que dar a cada uno el trato que corresponde a su conducta, clase o rango.[441]
  • «A tambor mayor, diana no».[442]
  • «A ti te lo digo, Pedro, si por ti las toma Juan, es que también a ti te van».[443]
  • «A toda ley, ama a tu Dios y sirve a tu rey».[444]
  • «A toda ley, boñiga de buey; y si es flaca, boñiga de vaca».[440]
  • «A todo hay remedio sino a la muerte».[435]
    • Nota: Se usa para consolar a una persona que ha sufrido alguna desgracia.[445]
  • «A todo se acostumbra uno en esta vida, menos a no comer».[446]
  • «A todos los tontos se les aparece la Virgen».[308]
    • Variante: «A los bobos se les aparece la Madre de Dios».[308]
  • «A traidor, traidor y medio».[440]
  • «A tres azadonadas, sacar agua».[447]
  • «A tres de pelea, enséñales la suela».[448]
  • «A tu amigo dile la mentira, si te guarda paridad, dile la verdad».[440]
  • «A tu amigo gánale un juego, y vuelve luego».[449]
  • «A tu casa venga quien te eche de ella».[440]
  • «A tu enemigo fallecido, perdón y olvido».[450]
  • «A tuertas ni a ciegas, ni afirmes ni niegues».[440]
  • «A tuerto o a derecho, nuestra casa hasta el techo».[451]
    • Variante: «A tuerto o derecho, ayude Dios a los nuestros».[451]
    • Nota: Usado para recriminar a quienes aplican el dicho de que el fin justifica los medios, por muy ilícitos que éstos sean.[451]
  • «A tu hija más lista no la pierdas de vista».[440]
  • «A tu hijo dale oficio, que el ocio es padre del vicio».[440]
  • «A tu marido muéstrale el culo, pero no del todo».[440]
  • «A tu mesa ni a la ajena, no te sientes con la vejiga llena».[440]
  • «A tu mujer no la alabes, lo que vale tú lo sabes».[452]
  • «A tu mujer por lo que valga, y no por lo que traiga».[453]
  • «A tu tierra grillo aunque sea con una pata».[454]
  • «A últimos de noviembre, coge tu aceituna siempre».[455]

«A un [...]»[editar]

  • «A un asno, bástale una albarda».[279]
  • «A un burro le hacían alcalde, y no lo agradecía».[440]
  • «A un burro le hacían obispo, y roznaba».[440]
  • «A un clavo ardiendo se agarra el que se está hundiendo».[456]
  • «A un fresco, un cuesco».[440]
  • «A un hombre rico, no repares si es feo o bonito».[440]
  • «A unos da Dios ovejas y a otros, orejas».[440]
  • «A un perro aunque sea danés, lo capan sólo una vez».[457]
  • «A “toma todo” todos se asoman, al “daca” todos escapan».[215]
    • Variantes:
      «Oyendo toma, ¿Quién no se asoma?»[215]
      [458]
  • «A un traidor, otro alevoso, y si no, dos al traidor».[459]
    • Variante: «A un traidor, dos alevosos».[460]
    • Nota: Refrán recogido en la literatura desde antiguo. Lope de Vega los recoge como final de unos versos, Fernando de Rojas en La Celestina, Catapacio de Morán de la Estrella, o en Refranes del marqués de Santillana; también lo recogen en la forma abreviada F. Caballero, Covarrubias o Rodríguez Marín.[459]
  • «A veces caza quien no amenaza».[440]
  • «A veces con tuerto, el hombre hace derecho».[461]
    • Variante: «Siete hermanos en un concejo, a las veces juzgan tuerto, a las veces derecho».[462]
  • «A veces el echar a andar es lo más difícil del caminar».[440]
  • «A veces, el flaco derriba al fuerte».[463]
  • «A veces el remedio es peor que la enfermedad».[464]
    • Variante: «A veces es más fatal, la medicina que el mal».[sin fuentes]
  • «A veces la diligencia aprovecha más que la ciencia».[440]
  • «A veces perdiendo se gana».[465]
  • «A veces sale más caro el collar que el perro».[466]
  • «A veces un veneno, para sacar otro es bueno».[440]
  • «A veces vivimos nuestra vida sintiéndonos encadenados, sin saber que nosotros tenemos la llave».[467]
  • «A viña vieja, amo nuevo».[468]
  • «A vino de mal parecer, cerrar los ojos al beber».[469]
  • «A virgo perdido nunca falta marido».[440]

«A una [...]»[editar]

  • «A una alacena dos llaves, la una entra cuando la otra sale».[470]
    • Variante: «Dos llaves en una alacena, cuando una entra la otra sale».[470]
  • «A una alacena dos llaves, una higa para lo que guardares».[470]
  • «A una bola no se le puede sacar punta».[440]

«Al [...]»[editar]

  • «Al abad sin ciencia ni conciencia, no le salva la inocencia».[471]
  • «Al acebuche no hay quien le luche».[472]
    • Variantes:
      «Al acebuche no hay palo que le luche, más que la encina, que es su madrina».[473]
      «El acebuche no hay madera que le luche, sino la encina, que se le encaramó encima».[474]
  • «Al afligido, su trabajo basta sin que otros le añadan».[475]
  • «Al agua corriente y al cristal, no se le pega na».[476]
  • «Al alba de la duquesa, que da el sol a media pierna».[477]
    • Variantes:
      «Al alba del puerco, que da el sol a medio cuerpo»;
      «Al alba del Vizconde, queda a media pierna el sole (sic)».[478]
    • Nota: Todos denotan levantarse y negociar tarde.[478]
  • «Al albéitar, no le duele la carne de la bestia».[478]
  • «Al alcalde y a la doncella, no les diga nadie: Si yo quisiera».[479]
  • «Al alcornoque no hay palo que le toque, sino la encina, que le quiebra la costilla».[225]
    • Variante: «Al alcornoque no hay palo que lo toque; menos la carrasca, que le casca».[225]
    • Nota: No hay madera que gane en dureza a la del alcornoque; salvo la de la encina, que todavía es más dura. Por extensión, enseña que no existe atributo de una cosa que no pueda ser superada por otra, ni cualidad de una persona que no pueda ser superada por otra, ni cualidad de una persona que no pueda ser mejorada por otra.[225]
  • «Al agradecido, más de lo pedido».[390]
    • Nota: Resalta la importancia de saber ser agradecidos.[390]
  • «Al alzar de los manteles, haremos cuentas y pagaredes».[480]
  • «Al amigo con su vicio».[243]
    • Sinónimo: «El amigo y el diente, aunque duelan, sufrirlos hasta la muerte».[243]
    • Nota: Recuerda que la verdadera amistad implica la aceptación de los defectos del otro.[243]
  • «Al amigo vicioso, tratarlo poco».[481]
  • «Al amigo cuando lo pruebas, a veces chasco te llevas».[482]
  • «Al amigo y al caballo, no apurarlo ni cansarlo».[483]
    • Variantes:
      «Al amigo y al caballo, no prestarlo, ni cansarlo».[483]
      «Al amigo y al caballo, no apretallo».[243]
      «Al amigo y al caballo, no cansallo».[484]
      «Al amigo y al caballo, no hay que cansarlos».[270]
    • Nota: Aconsejan no abusar de la confianza de los amigos molestándolos con continuas peticiones.
  • «Al amigo, nunca lo pruebes».[485]
  • «Al amigo cuando lo pruebas, a veces chasco te llevas».[482]
  • «Al amigo que en apuro está, no mañana, sino ya».[482]
  • «Al amigo que no es cierto, con guiño de tuerto».[255]
    • Variante: «Al amigo que no es cierto, con un ojo cerrado y el otro abierto».[482]
  • «Al amigo que no sea de ley, plántalo en lo del rey».[486]
  • «Al amo, comerle y no verle».[487]
  • «Al amo listo y avisado, nunca lo engaña el criado».[482]
  • «Al amo que honra, el criado bien le sirve».[488]
  • «Al amor ciego, le devuelve la vista el matrimonio».[489]
  • «Al papel y a la mujer, hasta el culo se le ha de ver».[490]
    • Nota: Este refrán aconseja leer los escritos de cabo a rabo, y examinar con igual cuidado a las mujeres.[490]
  • «Al arquitecto la piedra, y la casa al empedrador».[491]
    • Nota: Dicho popular español alusivo al edificio de la Real Casa de Correos en Madrid, cuya construcción se confió al arquitecto francés Jaime Marquet, traído por el duque de Alba, que había venido a arreglar el pavimento, mientras el arquitecto municipal Ventura Rodríguez se encargó del empedrado, a pesar de que tenía presentados unos magníficos planos para el edificio de correos. Pero la envidia o la intriga se impusieron, acabando Ventura con el empedrado, por lo que la frase comenzó a correr por Madrid.[491]
  • «Al asno a palos y a la mujer a regalos».[1]
    • Variante: «Al asno, el palo, y a la mujer, el regalo».[492]
  • «Al asno lerdo, arriero loco».[493]
    • Variantes:
      «A asno modorro, arriero loco».
      «A macho tonto, arriero loco».[493]
    • Antónimos: A buey harón poco le presta el aguijón.[493]
    • Nota: Recomienda el castigo como método para conseguir que las personas de escasa inteligencia lleven a cabo las tareas que se les encomiendan. Sin embargo, también existen refranes que desestiman esta severa metodología.[493]
  • «Al asno muerto, la cebada al rabo».[493]
    • Variante: «A burro muerto, la cebada al rabo».[39]
    • Nota: Critica a quien quiere poner remedio a lo que no lo tiene, o a quien pretende remediar las cosas a toro pasado. Y por extensión, nada importa cómo se le ofrezca a alguien un bien si no puede usarlo o sacarle provecho.[39]
  • «Al asno no pidas lana».[296]
  • «Al asno rudo, aguijón agudo».[296]
  • «Al asno y al mulo, la carga al culo».[494]
  • «Al ausente, por muerto le da la gente».[480]
  • «Al ausente y el muerto, ni injuria ni tormento».[478]
  • «Al avaro, es tristeza hablarle de largueza».[482]
  • «Al ayer lo conocí, pero al mañana nunca lo vi».[4]

«Al [b...]»[editar]

  • «Al bagazo, poco caso».[496]
  • «Al bien, buscarlo, al mal espantarlo».[320]
  • «Al bien, buscarlo; al mal, esperarlo».[497]
  • «Al bien, de prisa, y al mal, de vagar, te hagas de llegar».[498]
  • «Al bobo, múdale el juego».[499]
  • «Al borrico viejo la mayor carga y el peor aparejo».[495]
    • Variante: «Al burro viejo, la mayor carga y el peor aparejo».[495]
  • «Al buen amanecer no te lo dejes perder».[495]
  • «Al buen amar, nunca le falta que dar».[495]
  • «Al buen amigo, con tu pan y con tu vino; y al malo, con tu can y tu palo».[500]
    • Variante: «Al buen amigo, dale tu pan y dale tu vino».[495]
  • «Al buen amigo lo prueba el peligro».[495]
  • «Al buen callar, lo llaman Sancho».[495]
    • Variantes:
      «Al buen callar, llaman Sancho; al bueno bueno, Sancho Martínez»;[501] «Al bien callar, llaman Santo».[501]
    • Nota: El refrán predica la “virtud del silencio”. Hernán Núñez entiende que al que calla basta llamarle por su nombre, y al que mucho calla también por su sobrenombre. Rosal, en Las razones de algunos refanes, entiende que significa que el homre callado será respetado, y si más callare, más. Gonzalo Correas glosa el refrán refiriendo que “el vulgo” tiene identificados determinados nombres con determinadas características, como Sancho por santo, sano y bueno, o Martín como hombre firme y entero como un mártir. El refrán al usar Sancho implica una alabanza a quien sabe callar, pues como se ha dicho el nombre está asociado a “santo, sano y bueno”.[502]
  • «Al buen comer, llaman Sancho».[503]
  • «Al buen día, mételo en casa».[495]
  • «Al buen entendedor, pocas palabras bastan».[495]
  • «Al buen jugador la pelota le viene».[495]
  • «Al bueno buscarás y del malo te apartarás».[495]
  • «Al bueno darás, y del malo, te apartarás».[504]
  • «Al bueno por amor y al malo por temor».[495]
  • «Al bueno, porque te honre, y al malo porque no te deshonre».[495]
  • «Al buen pagador, no le duelen prendas».[495]
  • «Al buen, regalo; al malo, palo».[495]
  • «Al buen segador, nunca se le olvida la hoz».[495]
  • «Al buen sordo, pedo gordo».[505]
  • «Al buen vino, buen tocino».[506]
  • «Al buey viejo múdale el pesebre y dejará el pellejo».[507]
    • Sinónimo: Al viejo, múdale el aire y darte ha el pellejo.[507]
    • Nota: Señala que no es conveniente cambiar los hábitos y condiciones de vida de las personas mayores, especialmente el lugar de residencia y la alimentación, si queremos que continúen con vida.[507]
  • «Al buey viejo no cates abrigo».[495]
  • «Al burro el palo y a la mujer el regalo».[495]
  • «Al burro viejo, poco verde».[31]
  • «Al cabo de cien años, todos seremos calvos».[508]
    • Variantes:
      «Antes de mil años, todos seremos calvos»;
      «Dentro de cien años, todos calvos»;
      «En cien años, todos calvos».[508]
    • Nota: Se utiliza para recordar la brevedad de la vida.[508]
  • «Al cabo de la jornada, no tener nada».[1]
  • «Al cabo de los años mil, vuelve el agua a su cubil».[508]
    • Variantes:
      «Al cabo de los años mil, vuelven las aguas por donde solían ir»;[495]
      «Al cabo de los años mil, vuelven las aguas por do solían ir».[508]
    • Nota: Señala que con el transcurso del tiempo vuelve a hacerse o actualizarse lo que ya estaba en desuso.[508]
  • «Al cabo de un año, tiene el mozo las mañas de su amo».[509]
  • «Al cabo de un año más come el muerto que el sano».[510]
  • «Al capón que se hace gallo, azotallo».[511]
    • Nota: Recomienda el castigo para quien obra en contra de lo que debe y es propio de su estado y condición.[511]
  • «Al cerdo más ruin, la mejor bellota».[495]
  • «Al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios».[495]
  • «Al ciego no le aprovecha pintura, color, espejo ni figura».[513]
  • «Al comer, al tajadero, al cargar, al cabestrero».[514]
  • «Al comer chorizos, llaman buenos oficios».[1]
  • «Al comer, comamos, y al pagar, a ti suspiramos».[515]
  • «Al comer de las morcillas, ríen la madre y las hijas y al pagar, todos a llorar».[515]
  • «Al comer, gaudeamus; al pagar, ad te suspiramus».[516]
    • Nota: Frase que reprueba la actitud de los que olvidan todo durante el gaudeamus (banquete con abundancia de manjares) y «suspiran» a la hora de pagar.[516]
  • «Al comer y al cagar, prisa no te has de dar».[512]
    • Variante: «Al comer y al evacuar, prisa no te has de dar».[517]
  • «Al conejo y al villano, despedazarlo con la mano».[1]
  • «Al confesor y al abogado, no les tengas engañados».[518]
    • Variantes:
      «Al médico, al confesor y al letrado, hablarle claro»;[203]
      «Al médico, confesor y letrado, no le hayas engañado»;[519]
      «Al médico, y confesor, y letrado, la verdad a lo claro»;[519]
      «Al médico, confesor y letrado, no le traigas engañado»;[520]
      «Al médico, confesor y letrado, no le traigas engaño».[521]
  • «Al cuco no cuques y al ladrón no hurtes».[522]
  • «Al cuerdo o al hábil, todo le es fácil».[523]
  • «Al cuervo no agrada el asno vivo, sino muerto».[524]
  • «Al demonio y a la mujer nunca les falta quehacer».[sin fuentes]
  • «Al desagradecido, desprecio y olvido».[524]
  • «Al descalabrado nunca le falta un trapo, que roto, que sano».[495]
  • «Al desdén con el desdén».[495]
  • «Al desdichado, poco le vale ser esforzado».[495]
  • «Al desganado, darle ajos».[525]
  • «Al destapar las cubas, se ve si es vino».[495]
  • «Al diablo y a la mujer, nunca les falta qué hacer».[495]
  • «Al endeble todos se le atreven».[495]
  • «Al enemigo honrado, antes muerto que afrentado».[526]
  • «Al enemigo, ni agua».[495]
  • «Al enfermo que es de vida, el agua es medicina».[159]
    • Variante: Quien es de vida, el agua le es medicina.[159]
    • Nota: Se refiere a la persona que por su naturaleza o constitución supera con facilidad las enfermedades, y está llamada a vivir plenamente la vida.[159]
  • «Al engaño, con engaño».[495]
  • «Al erizo, Dios le hizo».[527]
    • Variante: Al erizo, feo y todo, Dios le hizo.[527]
    • Nota: Enseña que debemos respetar a todas las personas, pese a sus defectos, ya que estos forman parte de su naturaleza.[527]
  • «Al espantado, la sombra le basta».[495]
    • Variante: «Al espantado, la sombra le espanta».[495]
  • «Al estudiante, el tabaco no le falte».[1]
  • «Al falso amigo, hazle la cruz como al enemigo».[495]
  • «Alfayate que no hurta, poco medra con la aguja».[528]
  • «Alfayate sin dedal, cose poco, y eso mal».[528]
  • «Al fisgón, cuando menos un trompón».[529]
  • «Al fraile hueco, soga nueva y almendro seco».[530]
    • Fuente: Hernán Núñez, Refranes y proverbios(1555)[530]
    • Variantes:
      «Al fraile, en la horca lo menea el aire» (Correas);[530]
      «El fraile, la horca en el aire» (Correas).[530]
  • «Al fraile mesurado, mírale de lejos y háblale de lado».[sin fuentes]
  • «Al fraile y al puerco, mostradle una vez la casa que el se vendrá luego».[sin fuentes]
  • «Al fregar los platos sólo acuden los mentecatos».[531]
  • «Al freír, será el reír y al pagar será el llorar».[532]
    • Variantes:
      «Al freír los huevos veréis lo que llevo»;[531]
      «Al freír de los huevos lo veréis»;[531]
      «Al freír será el reír».[532]
    • Nota: El primer proverbio es la paremia original, que con el paso del tiempo perdió el segundo elemento, quedando distintas variantes, siendo la última la locución adverbial Al freír será el reír, con la que no es posible conocer el significado original. No obstante la pérdida de texto, la tradición oral ha mantenido el significado original, a pesar de que hoy día pocas personas conozcan el proverbio inicial. La pérdida de texto dio pie a buscar un significado anecdótico, recogido en Gonzalo Correas al decir que su origen está en un carbonero, que al vaciar el carbón en una casa robó una sartén, y, al marchar y ser preguntado por la calidad del carbón contestó: «Al freír será el reír».[532][533]
  • «Al fuego y al fraile no hurgarles».[534]
  • «Al galán y la dama, el diablo los inflama, y la ocasión le hace la cama».[535]
  • «Al gallo que canta, le aprietan la garganta».[536]
    • Variante: «Al gallo que mucho canta, le aprietan la garganta».[537]
    • Nota: Advierte del daño que alguien puede ocasionar si no es capaz de guardar un secreto.[536]
  • «Al ganado esquilado manda Dios viento moderado».[531]
  • «Al gato goloso y a la moza ventanera, tápales la gatera».[495]
  • «Al hablar, como al guisar, su granito de sal».[538]
  • «Al hambre no hay pan negro».[539]
  • «Al haragán y al pobre, todo le cuesta el doble».[540]
  • «Al herrero con barbas y a las letras con babas».[228]
    • Nota: Indica que el aprendizaje de un oficio que requiere de fuerza física puede posponerse hasta la edad adulta, pero no los que requieren de inteligencia y sabiduría, que deben iniciarse desde las primeras etapas de la vida.[228]
  • «Al hierro el orín y la envidia al ruin».[541]
  • «Al hijo de la hija, métele en la vedija; al de la nuera, dale pan y échale fuera».[542]
  • «Al hijo del herrero, de balde le machacan el hierro».[543]
  • «Al hijo del rico no le toques el vestido».[228]
    • Nota: Este refrán avisa de que la riqueza hace a las personas poco sufridas, susceptibles y fáciles de ofender. Es decir, aconseja no importunar a las personas ricas o poderosas.[228]
  • «Al hijo malo, pan y palo».[163]
  • «Al hombre afligido, no le des más ruido».[544]
  • «Al hombre casado, su mujer lo hace bueno o malo».[sin fuentes]
  • «Al hombre de dos caras, rayo que lo parta».[545]
  • «Al hombre de más saber, una sola mujer lo echa a perder».[495]
  • «Al hombre de rejo, vino recio».[546]
  • «Al hombre de trato llano, gusta darle la mano».[1]
  • «Al hombre duro, lanza en mano y vino puro».[547]
  • «Al hombre harto, las cerezas le amargan».[548]
  • «Al hombre honrado, todo lo cuesta caro».[495]
  • «Al hombre inocente, Dios le endereza la simiente».[549]
  • «Al hombre jugador y al caballo corredor poco les dura el honor».[495]
  • «Al hombre le falta paciencia y a la mujer le sobra insistencia».[495]
  • «Al hombre listo y tunante, no hay quien le eche el pie delante».[495]
  • «Al hombre mayor, dale honor».[550]
  • «Al hombre ocupado le tienta un solo diablo; al ocioso una legión».[sin fuentes]
  • «Al hombre osado, la fortuna le da la mano».[551]
  • «Al hombre pobre, la cama se lo come».[552]
  • «Al hombre pobre no le salen ladrones».[553]
  • «Al hombre se mide de cejas arriba».[548]
  • «Al hombre valiente, espada corta».[554]
  • «Al hombre y al caballo, no apurallo».[554]
  • «Alimenta a un lechón y tendrás un puerco».[555]
  • «Al ingrato con la punta del zapato».[556]
  • «Al invierno, no se lo come el lobo».[557]
    • Nota: Usado para indicar que tarde o temprano siempre llega el mal tiempo.[557]
  • «Al lavar los cestos haremos cuentas».[558]
    • Variantes:
      [559]
      «Al lavar de los cestos, haremos la cuenta de ellos».
      «Al lavar los cestos, se hará cuenta de ellos».
  • «Al leñador caza, y al cazador leña».[560]
  • «Al loco y al aire, darles calle».[561]
    • Nota: Aconseja no entablar discusiones con quienes muestren un talante vehemente o grosero.[561]
  • «Al loco y al fraile, aire».[32]
  • «Al loco y al toro, dale corro».[562]
  • «Al maestro, cuchillada».[563]
    • Nota: Según Musso y Pontes se usa cuando se corrige al que debe saber o presume entender una cosa.[563] Correas cuenta que se usa “por metáfora de la esgrima, se aplica al que, de menos fuerza y opinión en algo, es superior al que lo era suyo (maestro); y dícese con interrogación cuando quiere hacer suerte con el mayor”.[564]
  • «Al mal amor, puñaladas».[565]
  • «Al mal año, tarria de seda».[566]
  • «Al mal caballo, espuela; a la mala mujer, palo que le duela».[sin fuentes]
  • «Al mal circo le crecen los enanos».[1]
  • «Al mal cocinero le estorban hasta las cucharas».[495]
  • «Al mal dar, tabaquear».[321]
  • «Al mal encuentro, darle de mano y mudar asiento».[561]
  • «Al mal hecho, ruego y pecho».[327]
    • Variante: A lo hecho pecho.[327]
    • Nota: Aconsejan asumir las consecuencias de una acción arriesgada, delictiva o desafortunada.[308]
  • «Al malo, lo mejora el palo».[495]
  • «Al mal pagador más vale darle que prestarle».[495]
  • «Al mal pagador, plazo corto es lo mejor».[495]
  • «Al mal panadero hasta la harina le sale negra».[567]
  • «Al mal paso, darle prisa».[568]
  • «Al mal segador la paja estorb».[495]
  • «Al mal tiempo, buena cara».[203]
  • «Al mal trabajador no le viene bien ningún azadón».[569]
  • «Al marido, amarle como amigo, y temerle como enemigo».[570]
  • «Al más charrán, más paga le dan».[571]
  • Variante: Al más charrán, más pronto se la dan.[571]
  • «Al más chico muerde el perro».[495]
  • «Al matar los puercos, placeres y juegos; al comer las morcillas, placeres y risas; al pagar los dineros, pesares y duelos».[572]
    • Nota: Se refiere a los tres momentos que configuran la matanza del cerdo y, de forma irónica, parece estar advirtiendo de la facilidad con que se olvida el tercero.[572]
  • «Al mayor peligro, el mayor auxilio».[495]
  • «Al mejor cazador se le va una liebre».[495]
  • Variante: «Al mejor cazador se le escapa la liebre. (Argentina)».[573]
  • «Al mejor nadador se lo lleva el río».[495]
  • «Al mejor pastor, el lobo le roba una oveja».[495]
  • Al melón bueno y maduro, todos le huelen el culo.[574]
  • «Al miserable y al pobre, la pena doble».[1]
  • Variante: «Al miserable y al pobre todo les cuesta el doble».[495]
  • «Al molino y a la esposa, siempre le falta alguna cosa».[548]
  • «Al músico viejo le queda el compás».[495]
  • «Al niño besa quien besar a la madre quisiera».[495]
  • «Al niño y al mulo, en el culo».[495]
  • «Al que no está hecho a bragas, las costuras le hacen llagas».[575]
    • Variante: «Al no ducho en bragas, las costuras le matan».[575]
  • «Al nopal lo van a ver sólo cuando tiene tunas».[576]
  • «Al padre, si fuere bueno, sírvele; y si malo, súfrele».[577]
  • «Al pagar dinero, pesar y duelo».[578]
  • «Al país que fueres, haz lo que vieres».[579]
    • Variantes:«Cuando a Roma fueres, haz como vieres».[580]
      «Allá donde fueres, haz lo que vieres».
      «Donde fueres, haz como vieres».
      «Donde quiera que fueres, haz como vieres».
      «Por donde fueres, haz como vieres».
      «Ve do vas, y como vieres así haz».
    • Nota: Recomienda a las personas que sean respetuosas y se adapten a las costumbres y normas de los lugares que visiten. La mayoría de las variantes de este refrán, entre ellas las utilizadas en la actualidad, han perdido la referencia a Roma.[580]
  • «Al pan, pan, y al vino, vino».[495]
    • Variantes:
      «Al pan pan y al vino vino, y el gazpacho con pepino».[495]
      «Al pan pan y al vino vino, y a los suegros por su camino».[495]
    • Nota: Ser directo; decir las cosas por su nombre; decir la verdad sin ornamento.[581]
  • «Al pan se arrima el perro».[495]
  • «Al papel y a la mujer, lo que le quieran poner».[582]
  • «Al pasar el río, vale más la cuerda que el trigo».[583]
  • «Al pasar San Antón, sastres al sol».[1]
  • «Al peligro, con tiento; y al remedio, con tiempo».[584]
    • Nota: Aconseja afrontar con precaución los peligros, y con seriedad y prudencia la solución de los problemas.[584]
  • «Al peor marrano, la mejor bellota».[1]
    • Variantes:
      «Al cerdo más ruin, la mejor bellota».[495]
      «Al perro más desmedrado dan el mejor bocado».[585]
  • «Al perro, échale un hueso, y se amansará con eso».[495]
  • «Al perro flaco, todo se le vuelven pulgas».[586]
    • Variantes:
      «Al perro flaco todo son pulgas».[350]
      «El perro flaco todo es pulgas».[587]
      «Al perro más flaco se le cargan las pulgas».[588]
      «A perro sarnoso todo son pulgas».[589]
      «Al perro más flaco, hasta las pulgas le abandonan».[590]
      «A perro viejo, todo son pulgas».[591]
    • Nota: Indican que los problemas parecen cebarse en aquellos que ya los tienen.[350]
  • «Al perro muerto, échale del huerto».[1]
  • «Al perro que es traicionero, no le vuelvas el trasero».[592]
  • «Al perro y al gato no les pongas en el mismo plato».[495]
  • «Al perro y al niño donde le den cariño».[593]
    • Variante: «El perro y el niño, donde va el cariño».[594]
  • «Al pesar por el bien ajeno, llaman envidia y es veneno».[595]
  • «Al pez, una vez».[214]
  • «Al pie de la sierra, o cien leguas de ella».[596]
  • «Al pobre desnudo le valen más dos trajes que uno».[597]
    • Variante: Al hombre desnudo, valen más dos camisones que uno.[598]
  • «Al pobre el sol se lo come».[597]
  • «Al pobre le faltan muchas cosas; al avaro, todas».[599]
    • Variantes:
      «Al pobre le falta un poco; al avaro, todo».[595]
      «Al avaro todo le falta; al pobre, un poco».[600]
  • «Al pobre no hay bien que no le falte ni mal que no le sobre».[495]
  • «Al pobre y al feo todo se le va en deseo».[601]
  • «Al potro y al niño, con cariño».[495]
  • «Al principio y al fin, abril suele ser vil».[602]
    • Variantes:
      «Abril siempre fue vil, que al principio, que al medio, que al fin».[603]
      «No hay abril que no sea vil, al principio, al medio o al fin».[603]
      «Nunca vi abril que no fuera ruin, ora al entrar, ora al salir».[603]
      «Abril, si bueno al principio, malo al fin».[603]
      «Al principio o al fin, abril suele ser ruin».[604]

«Al que [...]»[editar]

  • «Al que al cielo escupe, en la cara le cae».[584]
    • Variantes:
      «Quien al cielo escupe, en su cara le cae».[584]
      «El que escupe para arriba, a la cara le cae».[605]
      «El que escupe al cielo, a la cara le cae».[605]
      «Quien al cielo escupe, a la cara le torna».[605]
      «Al que escupe para arriba, le cae en los ojos».[606]
      «No escupas para arriba, porque a la cara te cae».[605]
      «Nadie escupe al aire que no le caiga en la cara».[605]
      «Al que escupe para arriba le cae en medio».[606]
      «Al que escupe para arriba, la saliva le cae en la cara».[607]
    • Nota: Usado como advertencia o profecía para responder a los engreídos y orgullosos.[584]
  • «Al que bebe buen vino en jarro, quiébrale el cacharro».[608]
  • «Al que bebe vino le huele el hocico».[609]
  • «Al que bien come y mejor bebe, la muerte no se le atreve».[610]
  • «Al que come beleño, no le faltará sueño».[611]
  • «Al que come bien el pan, es pecado darle carne».[612]
    • Variante: Al que come bien el pan, es pecado darle el ajo.[612]
  • «Al que Dios se la de, San Pedro se la bendiga».[613]
    • Variante: Al que Cristo se la dé, San Pedro se la bendiga.[614]
    • Nota: Con esta frase damos a entender que se debe aceptar el destino, que cada cual debe asumir sus responsabilidades.[613]
  • «Al que de ajeno se viste, en la calle lo desnudan».[615]
    • Variantes:
      «Quien de ajeno se viste, en la calle le desnudan».[615]
      «Quien de lo ajeno se viste, en concejo se lo desnuda».[615]
      «A quien se viste de lo ajeno, le desnudan en concejo».[615]Glazer (1987), p. 97.</ref>
    • Nota: Advierte a quien se atribuye prendas u objetos que no son suyos de que puede verse privado de ellos en cualquier momento. También se emplea para criticar la jactancia y el afán por parecer lo que no se es.[615]
  • «Al que te deja en cuita, no le quieras en trebejo».[616]
    • Nota: Advierte que quienes sólo acompañan en las alegrías y no en la adversidad no son verdaderos amigos.[616]
  • «Al que Dios ha de ayudar, sábele bien hallar».[495]
    • Variantes:
      «A quien Dios no le da hijos, el diablo le da sobrinos».[366]
      «A quien Dios no le dio hijos, el diablo le dio sobrinos».[367]
  • «Al que entre la miel anda, algo se le pega».[617]
    • Variantes:
      «El que anda entre la miel algo se le pega».[617]
      «Quien a la miel se allega, algo se le pega».
      «Quien miel menea, pégasele della».
      «A quien castra la colmena, miel se le pega de ella».
      «Quien anda con miel, se chupa los dedos».
      «Quien entre miel anda, untarse tiene».
      «Quien la miel menea, siempre se le pega de ella».
  • «Al que es de muerte, el agua le es fuerte».[618]
    • Antónimo: «Al que es de vida, el agua le es medicina».[618]
  • «Al que fea ama, bonita le parece».[619]
    • Variantes:

      «Al que feo ama, hermoso le parece».
      «Quien feo ama, bonito le parece».
      «Quien feo ama, hermoso le parece».
      «El que feo ama, bonito le parece».
      «Quien fea ama, hermosa le parece».
      «Quien lo feo ama, bello lo halla».[620]
  • «Al que fortuna lo viste, fortuna le desnuda».[495]
  • «Al que huye del trabajo, el trabajo le persigue».[495]
  • «Al que le caiga el sayo, que se lo ponga».[621]
  • «Al que le falta ventura, la vida le sobra».[622]
    • Variantes:
      «A quien falta la ventura, sobra la vida».
      «Quien no tiene ventura, no hubiera de nacer».
      «A quien la ventura le falta, la vida le sobra»
      «A quien ventura olvida, sóbrale la vida».[623]
    • Nota: Todas las paremias son una referencia al desgraciado.[622]
  • «Al que le pique, que se rasque».[624]
  • «Al que madruga, Dios le ayuda».[625]
    • Variantes:
      «A quien madruga, Dios le ayuda».[626]
      «El que madruga, Dios le ayuda».[626]
      «Al que madruga Dios le ayuda, si madruga con buen fin».[627]
    • Antónimo: «Al que madruga, Dios le ayuda. Uno que madrugó, un duro se encontró. Más madrugó el que lo perdió».[627]
    • Nota: Se dice que al que se levanta temprano, Dios le ayuda. Y por traslación, que al que madruga le irá mejor porque puede aprovechar el día.[626]
  • «Al que muere en el barco, le reclama el charco».[288]
  • «Al que mintió una vez, nunca se le creyó».[518]
    • Variantes:
      «A quien una vez miente, no se le ha de dar entera fe otra vez»;
      «El que en mentira es cogido, cuando dice la verdad no es creído»;
      «En una mentira te cogí, y nunca más te creí»;
      «Al mentiroso, cuando dice la verdad no le dan autoridad».
      «El que por mentiroso es tenido, aunque diga verdad no es creído»;
      «Quien miente siempre, no engaña nunca»;
      «Embustero conocido, ya de nadie es creído»;
      «Ándese el mentiroso a decir verdades, y no le creerá nadie».[518]
  • «Al que mucho se agacha, el culo se le ve».[495]
  • «Al que nace barrigón, aunque lo fajen de niño».[628]
    • Variantes:
      «El que nace para ombligón, aunque lo fajen cien veces».[628]
      Al que nace barrigón, es inútil que lo fajen».[1]
  • «Al que nació barrigón, no le vale faja».[629]
  • «Al que nace para martillo, del cielo le caen los clavos».[615]
    • Variantes:
      «Quien nace para martillo, del cielo le caen los clavos».[615]
      «Al que nace para tamal, del cielo le caen las hojas».[630]
      «Si para tamal naciste, del cielo te caerán las hojas».[630]
      «El que nació para tamal, del cielo le caen las hojas».[630]
      «El que ha de ser tamal, del cielo le caen las hojas».[630]
    • Nota: Señala que algunas personas están predestinas desde su nacimiento, que unas personas nacen con estrella y otras estrelladas.[631]
  • «Al que no admite consejo no se le puede ayudar».[632]
  • «Al que no fuma ni bebe vino, el Diablo le lleva por otro camino».[633]
  • «Al que no fuma ni bebe vino, le huele la boca a niño».[631]
  • «Al que no le guste, que se rasque».[1]
  • «Al que no le saben, le inventan».[634]
  • «Al que no ocupa de su negocio, nunca le confiaré el mío».[635]
  • «Al que no quiera caldo, siete tazas».[636]
    • Variantes:
      «Al que no quiere caldo, dos tazas».[495]
      «A quien no quiere caldo, tres tazas, y la última rebozando».[367]
      «A quien no quiere caldo, tres tazas».[637]
      «Al que no quiera taza, taza y media».[390]
      «Si no quieres taza, taza y media».[390]
  • «Al que no sabe de vacas, la boñiga lo embiste».[1]
  • «Al que nunca bebe vino no le fíes ni un comino».[609]
  • «Al que por su gusto muere, la muerte le sabe a gloria».[638]
  • «Al que quiera celeste, que le cueste».[390]
    • Nota: Recuerda que la consecución de un objetivo conlleva una serie de trabajos y sacrificios. También se usa para recriminar a quien se queja de una labor que algún día habrá de proporcionarle algún beneficio.[639]
  • «Al que quiera saber, mentiras a él».[616]
    • Variante: «Al que quiera saber, poquito y al revés».[616]
    • Nota: Aconseja dar al entrometido lo contrario a lo que desea, es decir mentiras y engaños.[616]
  • «Al que se casa una vez, dan corona de paciencia; y al que dos, capirote de demencia».[495]
  • «Al que se hace de miel, las moscas se lo comen».[424]
  • Variantes:
    «Quien de miel se hace, moscas le comen».[640]
    «A quien se hace de miel, las moscas se lo comen».[424]
  • «Al queso y a la mujer, sólo de vez en vez».[641]
  • «Al que teniendo cama duerme en el suelo, no hay que tenerle duelo».[642]
  • «Al que te puede tomar lo que tienes, dale lo que te pidiere».[315]
  • «Al que te quiera mal, cómele el pan, y al que te quiera bien, también».[643]
  • «Al que tienes que dar la cena, no le quites la merienda».[367]
    • Variante: «A quien has de dar la cena, no le quites la merienda».[367]
  • «Al que toma y no da, el diablo se lo llevará».[644]
  • «Al que trabaja y anda desnudo, ajo y vino puro».[506]
  • «Al que va a la bodega, por vez se le cuenta, beba o no beba».[645]

«Al r...»[editar]

  • «Al ratón que no sabe más de un agujero, el gato le pilla presto».[643]
  • «Al rey muerto rey puesto».[419]
    • Nota: Resalta el hecho de que nadie es imprescindible, y que la vacante de alguien en un empleo o tarea será suplida inmediatamente por otro candidato, más o menos idóneo, pero fácilmente encontrado.[419]
  • «Al rico, los amigos le son enemigos».[1]
  • «Al romero, que se le seca el pan en el zurrón, no le tengas duelo».[646]

«Al [s...]»[editar]

  • «Al saber lo llaman suerte».[643]
  • «Al santo que no me agrada, ni padrenuestro ni nada».[647]
    • Nota: Se usa para indicar que alguien no cae simpático.[647]
  • «Al segar serás bien pagado, dice al estercolador, al sembrado».[648]
  • «Al sonar el pedo, sólo queda un rostro serio».[649]
  • «Al son que le toquen bailan».[650]
    • Variantes:
      «Al son que me hicieres, a ese bailaré»;[651]
      «Al son que me toquen bailo»;[652]
      «Como quieran puedo y al son que me toquen bailo»;[652]
      «Al son que me toquen bailo y donde me la pinten la brinco»;[653]
      «Al son que te tañan, a ése baila».[649]
  • «Al sudado, el agua fría a un lado».[654]

«Al [t...]»[editar]

  • «Al tahúr nunca le falta qué jugar ni al putañero qué gastar».[655]
  • «Al terco, dale dos higas pero no lo contradigas».[656]
  • «Al tiempo del higo, no hay amigo».[657]
  • «Al tomar mujer un viejo, o tocan a muerto o a cuerno».[658]
  • «Al toro hay que agarrarlo por los cuernos».[659]
    • Variante: «Agarrar al toro por los cuernos».[660]
  • «Al trabajo, yerno, que viene el invierno».[661]
  • «Al triste, el puñado de trigo se le vuelve alpiste».[326]

«Al [u...]»[editar]

  • «Al último siempre le muerde el perro».[643]

«Al [v...]»[editar]

  • «Al vago y al pobre, todo les cuesta doble».[662]
  • «Al viajero, jamón, vino y pan casero».[663]
  • «Al viejo no le falta que contar, ni al sol ni al hogar».[664]
    • Variante: «Antes faltarán peces en el mar que le falten al viejo cosas que contar».[664]
  • «Al viejo pelele, todo le duele».[665]
  • «Al viejo y al olivar, lo que se les pueda sacar».[1]
  • «Al villano dale el pie y se tomará la mano».[382]
    • Variantes:
      «A quien le dan el pie, se toma la mano»;
      «Al ruin, dadle un palmo y tomará cuatro».[382]
    • Nota: Previenen contra las personas que tratan de abusar de nuestra generosidad.[382]
  • «Al vino y al niño hay que criarlos con cariño».[567]

Véase también[editar]

Listas de refranes españoles o en español[editar]

B - C - D - E - F - G - H - I - J - L - M - N - O - P - Q - R - S - T - U - V - - Y - Z

Referencias[editar]

  1. 1,00 1,01 1,02 1,03 1,04 1,05 1,06 1,07 1,08 1,09 1,10 1,11 1,12 1,13 1,14 1,15 1,16 1,17 1,18 1,19 1,20 1,21 1,22 1,23 1,24 1,25 1,26 1,27 1,28 VV. AA. (2017).
  2. García López (2017), p. 40.
  3. 3,0 3,1 García-Borrón (2017), p. 293.
  4. 4,00 4,01 4,02 4,03 4,04 4,05 4,06 4,07 4,08 4,09 4,10 4,11 4,12 4,13 4,14 4,15 4,16 4,17 4,18 4,19 4,20 4,21 4,22 4,23 4,24 4,25 4,26 4,27 4,28 4,29 4,30 4,31 4,32 4,33 4,34 4,35 4,36 4,37 4,38 4,39 4,40 4,41 4,42 4,43 4,44 4,45 4,46 4,47 4,48 4,49 4,50 4,51 4,52 4,53 4,54 4,55 4,56 4,57 4,58 4,59 4,60 4,61 4,62 4,63 4,64 4,65 4,66 4,67 4,68 4,69 4,70 4,71 4,72 Solís Miranda (2009), p. 8.
  5. Barani, Nazia. Aspectos de la utilización de las paramias en el diarios el país: Hacia el desarrollo de materiales didácticos para la enseñanza del español a hablantes de persa. Ediciones Universidad de Salamanca, 2014. ISBN 9788490123591, p. 251.
  6. 6,0 6,1 Aguilera Patiño (1955), p. 358.
  7. García-Borrón (2017), p. 215.
  8. Correas, Gonzalo. Vocabulario de refranes y frases proverbiales: y otras fórmulas comunes de la lengua castellana en que van todos los impresos antes y otra gran copia. Editorial Ratés, 1906. Procedencia del original: University of Minnesota. Digitalizado: 16 diciembre 2011, p. 11.
  9. 9,0 9,1 9,2 García de Castro (2011), p. 79.
  10. 10,0 10,1 Mouronval Morales (2017), p. 15.
  11. Rodríguez Marín, Francisco. 12 600 refranes más no contenidos en la colección del maestro Gonzalo Correas ni en "Más de 21.000 refranes castellanos: Allególos con ayuda de pocos, pero buenos amigos. Editorial Tipografía de la "Revista de archivos, bibliotecas y museos", 1930, p. 3.
  12. García-Borrón (2017), p. 180.
  13. Núñez, Hernán. Refranes o proverbios en castellano, por el orden alfabético. Editor: Imprenta de Mateo Repullés, 1804, p. 151.
  14. 14,0 14,1 14,2 Centro Virtual Cervantes del Instituto Cervantes de España.
  15. 15,0 15,1 15,2 1001 Centro Virtual Cervantes.
  16. Correas, Gonzalo. Vocabulario de refranes y frases proverbiales: y otras fórmulas comunes de la lengua castellana en que van todos los impresos antes y otra gran copia. Editorial Ratés, 1906. Procedencia del original: University of Minnesota. Digitalizado: 16 de diciembre de 2011, p. 12.
  17. 17,0 17,1 17,2 17,3 Correas (1906), p. 14.
  18. Canellada y Pallares (1997), p. 248.
  19. 19,0 19,1 19,2 García Z., Carlos; Muñoz, César. Refranero antioqueño: diccionario fraseológico del habla antioqueña. Editorial Universidad de Antioquia, 1996. Procedencia del original: Universidad de Texas. Digitalizado el 15 de octubre de 2008. ISBN 978-95-8655-243-1, p. 214.
  20. 20,0 20,1 20,2 20,3 20,4 20,5 Centro Virtual Cervantes del Instituto Cervantes de España.
  21. Núñez, H. Refranes o proverbios en romance (1555), edición de L. Combet, J. Sevilla Muñoz, G. Conde Tarrío y J. Guia i Marín, 2 tomos, Madrid, Guillermo Blázquez, 2001.
  22. Núñez, Hernán. Refranes o proverbios en romance. Editado a costa de Luys Manescal, 1621, p. 250.
  23. García-Borrón (2017), p. 165.
  24. 24,0 24,1 24,2 Centro Virtual Cervantes del Instituto Cervantes de España.
  25. Correas (1906), p. 12. Consultado el 4 de junio de 2020.
  26. 26,0 26,1 Arredondo Laclette, Susana. Refranes de mis recuerdos. Editorial Palibrio, 2014. ISBN 9781463381219.
  27. 27,0 27,1 Calles Vales, José. Refranes, proverbios y sentencias. Editorial LIBSA, 2000. ISBN 9788476308455, p. 68.
  28. Núñez, Hernán. Refranes o proverbios en castellano, por el orden alfabético. Imprenta de Mateo Repullés, 1804, p. 8.
  29. 29,0 29,1 29,2 29,3 Etxabe Díaz (2012), p. 19.
  30. 30,0 30,1 Torres (2005), p. 13.
  31. 31,0 31,1 31,2 31,3 31,4 Mouronval Morales (2017), p. 16.
  32. 32,0 32,1 Flores-Huerta (2016), p. 64.
  33. 33,0 33,1 Diccionario de la lengua castellana. Real Academia de la Lengua. 7ª Edición. Imprenta Nacional, 1823, p. 148.
  34. Núñez, Hernán. Refranes o proverbios en castellano, por el orden alfabético, volumen 4. Imprenta de Mateo Repullés, 1804, p. 219.
  35. Flonta, Teodor. A Dictionary of English and Romance Languages Equivalent Proverbs. Editorial DeProverbio.com. ISBN 978-14-6604-673-3.
  36. García Chávez (2004), p. 9.
  37. 37,0 37,1 Selección de paremias, p. 14. Academia Nacional de Letras, 1981.
  38. Solís Miranda (2008), p. 5.
  39. 39,0 39,1 39,2 39,3 39,4 39,5 Etxabe Díaz (2012), p. 20.
  40. 40,0 40,1 Centro Virtual Cervantes del Instituto Cervantes de España.
  41. Flores-Huerta (2016), p. 181.
  42. 42,0 42,1 Flores-Huerta (2016), p. 129.
  43. García de Castro (2011), p. 377.
  44. 44,0 44,1 Musso y Pontes (1876), p. 13.
  45. García de Castro (2011), p. 72.
  46. Jácome, César Enrique. Sabiduría Popular. Editor C. Enrique Jácome, 2006. ISBN 9789978448908, p. 22.
  47. Aguilera Patiño (1955), p. 272.
  48. Núñez, Hernán. Refranes o proverbios en romance. Editado a costa de Luys Manescal, 1621, p. 1.
  49. 49,0 49,1 Etxabe Díaz (2012), p. 472.
  50. Flores-Huerta (2016), p. 162.
  51. 51,0 51,1 Ilustración, números 31-37. Colaborador Third Order Secular of St. Francis. 1955, p. 15.
  52. 52,0 52,1 52,2 García de Castro (2011), p. 107.
  53. Lopez De Mendoza Santillana, Iñigo; Hugo O. Bizzarri. Refranes que dizen las viejas tras el fuego. Editorial 5Reichenberger, 1995. ISBN 9783930700097, p. 27.
  54. Glazer (1987), p. 37.
  55. García de Castro (2011), p. 78.
  56. Martínez Kleiser (1989), p. 92.
  57. Martínez Kleiser (1989), p. 57.
  58. Martínez Kleiser (1989), p. 239.
  59. 59,0 59,1 Martínez Kleiser (1989), p. 628.
  60. García (1943), p. 169.
  61. Flores-Huerta (2016), p. 59.
  62. 62,0 62,1 Glazer (1987), p. 38.
  63. 63,0 63,1 63,2 63,3 63,4 63,5 [1] Centro Virtual Cervantes.
  64. 64,0 64,1 64,2 «A cada cerdo le llega su San Martín.» Centro Virtual Cervantes. Consultado el 4 de junio de 2020.
  65. Velasco, Xavier. Puedo explicarlo todo. Penguin Random House Grupo Editorial México, 2011. ISBN 9788420410463.
  66. Iribarren, José María. El porqué de los dichos: sentido, origen y anécdota de los dichos, modismos y frases proverbiales de España. Aguilar, 1956, p. 557.
  67. Strauss, Emanuel (1998). Concise dictionary of European proverbs, p. 146. ISBN 978-0415160506.
  68. «sanmartín.» Diccionario de la lengua española (edición del Tricentenario, actualización 2019). Consultado el 8 de febrero de 2020.
  69. 69,0 69,1 69,2 Canellada y Pallares (1997), p. 356.
  70. Etxabe Díaz (2012), p. 449.
  71. 71,0 71,1 Monlau, Pedro Felipe. Elementos de higiene privada ó Arte de conservar la salud del individuo, p. 658. Editorial Moya y Plaza, 1870.
  72. Cantera Ortiz de Urbina (2005), p. 245.
  73. Rodríguez Marín (1930), p. 4.
  74. 74,0 74,1 74,2 74,3 Hernández, Julio. Yo hablo Boricua, p. 90. Editorial Palibrio, 2013. ISBN 9781463354053.
  75. 75,00 75,01 75,02 75,03 75,04 75,05 75,06 75,07 75,08 75,09 75,10 75,11 75,12 75,13 Etxabe Díaz (2012), p. 21.
  76. 76,0 76,1 Canellada y Pallares (1997), p. 190.
  77. 77,0 77,1 77,2 77,3 Mouronval Morales (2017), p. 17.
  78. 78,0 78,1 78,2 Musso y Pontes (1876), p. 6.
  79. 79,0 79,1 Pérez Bugallo, Rubén; Speranza, Adriana; Pagliaro, Marcelo. Refranero tradicional argentino. Ediciones Del Sol, 2004. ISBN 978-95-0941-396-2, p. 47.
  80. Anderson, JoDee; José Manuel Oro Cabanas, Jesús Varela Zapata.Linguistic Perspectives from the Classroom: Language Teaching in a Multicultural Europe. Editorial Univ Santiago de Compostela, 2004. ISBN 9788497503969, p. 366.
  81. Cuadernos para investigación de la literatura hispánica, número 22. Colaborador Seminario Menéndez Pelayo. Editorial Fundación Universitaria Española, Seminario Menéndez Pelayo, 1997, p. 209.
  82. 82,0 82,1 Fernández Valledor (1991), p. 181.
  83. Martínez Kleiser (1989), p. 179.
  84. Coll y Vehí (1874), p. 229.
  85. 85,0 85,1 Martínez Kleiser (1989), p. 446.
  86. Harmony, Olga. Los Limones. Editorial Universidad veracruzana, 1984. ISBN 9789688340073, p. 158.
  87. Enríquez Castañeda (1997), p. 217.
  88. 88,0 88,1 Musso y Pontes (1876), p. 41.
  89. Etxabe Díaz (2012), p. 526.
  90. Martínez Kleiser (1989), p. 77.
  91. Centro Virtual Cervantes del Instituto Cervantes de España.
  92. 92,0 92,1 92,2 Correas1627 A82.
  93. 93,0 93,1 93,2 Martínez Kleiser (1989), p. 338.
  94. 94,0 94,1 94,2 94,3 94,4 94,5 Etxabe Díaz (2012), p. 22.
  95. Martínez Kleiser (1989), p. 633.
  96. Torres (2005), p. 15.
  97. Larrea Palacín, Arcadio de. El flamenco en su raíz. Editorial Signatura Ediciones, 2004. ISBN 9788496210165, p. 265.
  98. Ruiz Villamor, Jesús María; Sánchez Miguel, Juan Manuel. Refranero popular manchego y los refranes del Quijote. Editorial Diputación Provincial de Ciudad Real, 1998. ISBN 9788477891345, p. 181.
  99. 99,0 99,1 99,2 Musso y Pontes (1876), p. 7.
  100. García-Borrón (2017), p. 184.
  101. 101,0 101,1 101,2 Glazer (1987), p. 50.
  102. 102,0 102,1 García-Borrón (2017), p. 313.
  103. 103,0 103,1 103,2 103,3 103,4 103,5 103,6 103,7 103,8 103,9 Mouronval Morales (2017), p. 18.
  104. Hidalgo, José Nicolas. Un puñado de refranes criollos usados en el Ecuador. Editorial Edit. Casa de la Cultura Ecuatoriana, 1952, p. 28.
  105. 105,0 105,1 Etxabe Díaz (2012), p. 23.
  106. 106,0 106,1 Etxabe Díaz (2012), p. 24.
  107. Núñez, Hernán. Refranes o proverbios en romance. Luys Manescal, 1621, p. 2.
  108. Nueva revista de filología Hispánica. Colegio de México. Centro de Estudios Lingüísticos y Literarios. Editorial Colegio de México, 1961, p. 70.
  109. Pérez Martínez, Herón. El hablar lapidario: ensayo de paremiología mexicana. Editorial El Colegio de Michoacán A.C., 1996. ISBN 9789686959369, p. 296.
  110. Mouronval Morales (2017), p. 71.
  111. 111,0 111,1 Martínez Kleiser (1989), p. 428.
  112. Martínez Kleiser (1989), p. 364.
  113. 113,0 113,1 113,2 Etxabe Díaz (2012), p. 162.
  114. 114,0 114,1 114,2 114,3 114,4 Etxabe Díaz (2012), p. 25.
  115. Doval (1997), p. 391.
  116. Santiago Fernández de Obeso, José Francisco de. Maketos, p. 240. Lulu.com, 2014. ISBN 9781291848250.
  117. 117,0 117,1 Sánchez y Escribano, Federico; Michael Pasquariello, Anthony. Mas personajes, personas y personillas del refranero español, p. 36. Hispanic Institute in the United States, 1959.
  118. Santiago Fernández de Obeso, José Francisco. New York send woman, p. 18. Editorial Lulu.com, 2016. ISBN 9781326561536.
  119. Plaza Sánchez, Julián. La Mancha, de Cervantes al siglo XXI: una perspectiva etnológica, p. 77. Diputación Provincial, 2005. ISBN 9788477892212.
  120. 120,0 120,1 Vallejo de Paredes, Margarita; Paredes de Fernández, Alexandra. Diccionario de refranes, p. 41. Banco Central de la República Dominicana, 2002. ISBN 9789993430360.
  121. 121,0 121,1 Flores-Huerta (2016), p. 136.
  122. Martínez Kleiser (1989), p. 50.
  123. Martínez Kleiser (1989), p. 582.
  124. Martínez Kleiser (1989), p. 644.
  125. Solís Miranda (2009), p. 6.
  126. Refranes de la lengua castellana. Editor Austin Roca, 1815, p. 190.
  127. Etxabe Díaz (2012), p. 124.
  128. Martínez Kleiser (1989), p. 115.
  129. 129,0 129,1 Martínez Kleiser (1989), p. 464.
  130. Martínez Kleiser (1989), p. 633.
  131. 131,0 131,1 Martínez Kleiser (1989), p. 208.
  132. Palma, Ricardo. Tradiciones peruanas completas. Editorial Aguilar, 1968, p. 1437.
  133. Serrano & Serrano (1998), p. 22.
  134. García de Castro (2011), p. 48.
  135. 135,0 135,1 135,2 135,3 Etxabe Díaz (2012), p. 26.
  136. 136,0 136,1 Flores-Huerta (2016), p. 83.
  137. 137,0 137,1 Remolina, Tere; Rubinstein, Becky; Suarez de la Prida, Maria Luisa Isabel. El refranero mexicano, p. 12. Editorial Selector, 2004. ISBN 9789706437600.
  138. Rodríguez Marín (1930), p. 6.
  139. Solís Miranda (2009), p. 30.
  140. 140,0 140,1 140,2 140,3 140,4 140,5 Etxabe Díaz (2012), p. 27.
  141. Solís Miranda (2009), p. 31.
  142. Lin, Sofía. Guía de dichos de la lengua española, p. 5. Editorial 中央圖書出版社, 1999. ISBN 9789576374333.
  143. Cantera Ortiz de Urbina (2005), p. 273.
  144. García de Castro (2011), p. 348.
  145. 145,0 145,1 145,2 145,3 Aguilera Patiño (1955), p. 61.
  146. 146,0 146,1 Glazer (1987), p. 145.
  147. García de Castro (2011), p. 125.
  148. 148,0 148,1 Gallego Barnés, Andrés. Los "Refraneros" de Juan Lorenzo Palmireno: estudio de sus fuentes paremiológicas, p. 139. Editorial CSIC-CSIC Press, 2004. ISBN 9788484832256.
  149. 149,0 149,1 Etxabe Díaz (2012), p. 150.
  150. 150,0 150,1 150,2 150,3 150,4 Sbarbi, José María; A. Gomez Fuentenebro (ed.). El refranero general español, parte recopilado, y parte compuesto, Volúmenes 5-6. 1876, p. 283.
  151. 151,0 151,1 151,2 151,3 Villalobos Guzmán, José Eugenio. El abasto de carne en Valladolid-Morelia siglo XIX. Editor H. Ayuntamiento de Morelia, 2006, p. 204.
  152. García de Castro (2011), p. 380.
  153. Academia Nacional de Letras. Selección de paremias, p. 18. 1981.
  154. 154,0 154,1 Villafuerte, Carlos. Refranero de Catamarca, p. 13. Academia Argentina de Letras, 1972.
  155. 155,0 155,1 155,2 155,3 155,4 Etxabe Díaz (2012), p. 28.
  156. 156,0 156,1 Soto Méndez, Zulay. Sentencias, dichos y refranes de la Costa Rica de ayer, p. 4. Editorial EUNED, 2008. ISBN 9789968315876.
  157. 157,0 157,1 157,2 Rodríguez Marín (1930), p. 7.
  158. Núñez, Hernán. Refranes o proverbios en castellano, por el orden alfabético, p. 24. Imprenta de Mateo Repullés, 1804.
  159. 159,0 159,1 159,2 159,3 159,4 159,5 159,6 Etxabe Díaz (2012), p. 45.
  160. Martínez Kleiser (1989), p. 461.
  161. Mouronval Morales (2017), p. 19.
  162. 162,0 162,1 162,2 Mouronval Morales (2017), p. 19.
  163. 163,00 163,01 163,02 163,03 163,04 163,05 163,06 163,07 163,08 163,09 163,10 163,11 163,12 163,13 163,14 163,15 163,16 163,17 163,18 163,19 163,20 163,21 163,22 163,23 163,24 163,25 163,26 163,27 163,28 163,29 163,30 163,31 163,32 163,33 163,34 163,35 163,36 163,37 163,38 163,39 163,40 163,41 163,42 163,43 163,44 163,45 163,46 163,47 163,48 163,49 163,50 163,51 163,52 163,53 163,54 163,55 163,56 163,57 163,58 163,59 163,60 163,61 163,62 163,63 163,64 163,65 163,66 163,67 163,68 163,69 163,70 163,71 163,72 163,73 163,74 163,75 163,76 163,77 163,78 163,79 163,80 Solís Miranda (2009), p. 9.
  164. Delfante, Carlos B. Repertorio de dichos populares. Editorial Club de Autores, 2015, p. 11.
  165. 165,0 165,1 165,2 165,3 165,4 165,5 165,6 Etxabe Díaz (2012), p. 29.
  166. Solís Miranda (2009), p. 19.
  167. Salazar y Castro, Luis de. Jornada de los coches de Madrid a Alcalá, o Satisfacción al palacio de Momo y a las apuntaciones a la carta del Maestro de Niños, p. 196. 1714.
  168. Torres (2005), p. 16.
  169. Barrios, Manuel. Cartas del Pueblo Andaluz, p. 190. Editorial Plaza & Janés, 1980. ISBN 9788401411687.
  170. Fernández de Avellaneda, Alonso. Don Quijote de la Mancha, Tomo 2, p. 467. Editorial Universitaria. ISBN 9789561113206.
  171. Martínez Kleiser (1989), p. 301.
  172. Martínez Kleiser (1989), p. 320.
  173. Martínez Kleiser (1989), p. 315.
  174. Martínez Kleiser (1989), p. 247.
  175. Cejador y Frauca, Julio. El lenguaje, sus trasformaciones, su estructura, su unidad, su orígen, su razón de ser: estudiados por medio de la comparación de las lenguas, p. 202. Editorial Imprenta La Minerva, 1912.
  176. Mouronval Morales (2017), p. 20.
  177. 177,0 177,1 177,2 Rodríguez Marín (1930), p. 8.
  178. Canellada y Pallares (1997), p. 297.
  179. 179,0 179,1 Etxabe Díaz (2012), p. 33.
  180. Palma, Ricardo. Tradiciones peruanas V. Editor Biblioteca Cervantes Virtual, 2017. ISBN 9788416594771.
  181. 181,0 181,1 Glazer (1987), p. 143.
  182. Alatorre Morones (1988), p. 27.
  183. Martínez Kleiser (1989), p. 465.
  184. Sierra García, Jaime. El refrán antioqueño en los clásicos, Volumen 1, p. 166. Ediciones Autores Antioqueños, 1990.
  185. Martínez Kleiser (1989), p. 177.
  186. Martínez Kleiser (1989), p. 386.
  187. Martínez Kleiser (1989), p. 95.
  188. Martínez Kleiser (1989), p. 167.
  189. Lagunas, Miguel. Como decía mi tía Graciana: Refranes mexicanos. Editorial iUniverse, 2012. ISBN 9781462069415, p. 2.
  190. 190,0 190,1 Etxabe Díaz (2012), p. 30.
  191. Cantera Ortiz de Urbina (2004), p. 189.
  192. Canellada y Pallares (1997). ISBN 978-87-7289-457-7, p. 300.
  193. Gallego Barnés, Andrés. Los "Refraneros" de Juan Lorenzo Palmireno: estudio de sus fuentes paremiológicas, p. 144. Editorial CSIC-CSIC Press, 2004. ISBN 9788484832256.
  194. 194,0 194,1 Martínez Kleiser (1989), p. 266.
  195. Martínez Kleiser (1989), p. 183.
  196. Cejador y Frauca (1913), p. 80.
  197. Cervantes Saavedra, Miguel de. El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha..., p. 600. Edicion ilustrada con las notas de Pellicer, Clemencin y otros. (Noticia sobre la vida y escritos de Cervantes by L. Viardot.) 1873.
  198. García López (2014), p. 23.
  199. García de Castro (2011), p. 66.
  200. Martínez Kleiser (1989), p. 401.
  201. Schnedler, Larry. Pepitas de oro. Editorial ibukku, 2016. ISBN 9781944278694.
  202. Etxabe Díaz (2012), p. 574.
  203. 203,00 203,01 203,02 203,03 203,04 203,05 203,06 203,07 203,08 203,09 203,10 203,11 203,12 203,13 203,14 203,15 203,16 203,17 203,18 203,19 203,20 203,21 203,22 203,23 203,24 203,25 203,26 203,27 203,28 203,29 203,30 203,31 203,32 203,33 Solís Miranda (2009), p. 10.
  204. 204,0 204,1 Mouronval Morales (2017), p. 24.
  205. 205,0 205,1 205,2 Martín Sánchez (2006), p. 20.
  206. Gella Iturriaga (1944), p. 4.
  207. 207,0 207,1 207,2 207,3 207,4 207,5 207,6 207,7 Etxabe Díaz (2012), p. 34.
  208. Correas (1906), p. 3.
  209. 209,0 209,1 209,2 Mouronval Morales (2017), p. 21.
  210. Martínez Kleiser (1989), p. 61.
  211. Martínez Kleiser (1989), p. 90.
  212. 212,0 212,1 Núñez, Hernán. Refranes o proverbios en castellano, por el orden alfabético. Imprenta de Mateo Repullés, 1804, p. 37.
  213. Martínez Kleiser (1989), p. 192.
  214. 214,0 214,1 Hermógenes (2013), p. 98.
  215. 215,0 215,1 215,2 Flores-Huerta, (2016), p. 51.
  216. Hermógenes (2013), p. 34.
  217. Horozco, Sebastián de; José Luis Alonso Hernández (ed.). Teatro universal de proverbios, p. 662. Edición reimpresa. Editorial Universidad de Salamanca, 2005. ISBN 9788478005413.
  218. Rojas, Fernando de. La Celestina. Editorial Almadraba, 2013. ISBN 9788483089101.
  219. Martínez Kleiser (1989), p. 165.
  220. 220,0 220,1 220,2 Blázquez Rodrigo (2007), p. 11.
  221. Flores-Huerta (2016), p. 205.
  222. Diccionario de aforismos, proverbios y refranes: con la interpretación para su empleo correcto, y la equivalencia en siete idiomas, p. 317. 4.ª edición. Editorial Sintes, 1967.
  223. Cantera Ortiz de Urbina (2004), p. 126.
  224. Flores-Huerta (2016), p. 103.
  225. 225,0 225,1 225,2 225,3 225,4 Etxabe Díaz (2012), p. 35.
  226. Refranes de la lengua castellana, volumen II, p. 159. Imprenta de Agustín Roca, 1815. En Google Libros.
  227. Jara Ortega (1953), p. 110.
  228. 228,0 228,1 228,2 228,3 228,4 228,5 Etxabe Díaz (2012), p. 48.
  229. Correas (1906), p. 6.
  230. Molina Correa, Hernando. Refranes y modismos antioqueños: diccionario costumbrista. Edición ilustrada. Editorial Lealon, 2004. ISBN 9789589729175, p. 239.
  231. Hernández Jiménez, Octavio. Del dicho al hecho: sobre el habla cotidiana en Caldas, p. 75. Editorial Universidad de Caldas, 2001. ISBN 9789588041322.
  232. Tavera, José María. Refranero popular español, p. 127. Editorial De Gassó Hnos. 1958.
  233. 233,0 233,1 Alcalá Ortiz, Enrique. Cancionero popular de Priego: poesía cordobesa de cante y baile. Editor Enrique Alcalá Ortiz, 1986. ISBN 9788439868521, p. 199.
  234. Rodríguez Marín (1930), p. 163.
  235. Revista de tradiciones populares, volúmenes 1-2. Colaborador Instituto Antonio de Nebrija. Sección de Tradiciones Populares. Editor Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Instituto Antonio de Nebrija, Sección de Tradiciones Populares, 1944, p. 545.
  236. Hermógenes (2013), p. 98.
  237. Talens, Manuel. La parábola de Carmen la Reina. Editorial Tusquets, 1999. ISBN 9788483101025, p. 292.
  238. Villalvazo Dávalos (2007), p. 37.
  239. Mouronval Morales (2017), p. 22.
  240. 240,0 240,1 Núñez, Hernán. Refranes o proverbios en castellano, por el orden alfabético, p. 42. Imprenta de Mateo Repullés, 1804.
  241. Jara Ortega (1953), p. 261.
  242. Martínez Kleiser (1989), p. 436.
  243. 243,0 243,1 243,2 243,3 243,4 243,5 243,6 243,7 Etxabe Díaz (2012), p. 36.
  244. Jara Ortega (1953), p. 81.
  245. 245,0 245,1 Mal Lara, Juan de. Obras completas: Philosophía vulgar. Volumen 1, p. 426. Traducido por Manuel Bernal Rodríguez. Editorial Biblioteca Castro, 1997. ISBN 9788489794825.
  246. 246,0 246,1 Jammes, Robert. Poesía del siglo XVI. Editorial Presses Univ. du Mirail, 2009. ISBN 9782810700509, p. 158.
  247. 247,0 247,1 247,2 247,3 247,4 247,5 247,6 Correas (1906), p. 5.
  248. Gella Iturriaga (1944), p. 5.
  249. 249,0 249,1 Glazer (1987), p. 55.
  250. Cobos, Rubén. Refranes españoles del Sudoeste. Editor Rubén Cobos. Editorial San Marcos Press, 1973. ISBN 9780882350233.
  251. Vidal Beneyto, J. Memoria democrática, p. 246. Edición ilustrada. Ediciones Akal, 2007. ISBN 9788496797062.
  252. Musso y Pontes (1876), p. 204.
  253. 253,0 253,1 Mouronval Morales (2017), p. 135.
  254. Lescure Beruete, Luis Felipe. Diccionario gastronómico, términos, refranes, citas y poemas, p. 237. Editorial Visión Libros, 2005. ISBN 9788498211375.
  255. 255,0 255,1 Rodríguez Marín (1930), p. 11.
  256. Refranes de la lengua castellana, p. 140. Editorial Roca, 1815.
  257. Núñez, Hernán. Refranes o proverbios en castellano, por el orden alfabético. Editor Imprenta de Mateo Repullés, 1804, p. 43.
  258. Núñez, Hernán. Refranes o proverbios en castellano, por el orden alfabético. Editor Imprenta de Mateo Repullés, 1804, p. 322.
  259. Jara Ortega (1953), p. 318.
  260. Martín Caro y Cejudo, Gerónimo. Refranes, y Modos de hablar Castellanos, con los latinos que les corresponden etc. Editor Impr. Real, 1792, p. 12.
  261. Etxabe Díaz (2012), p. 332.
  262. Doval (1997), p. 392.
  263. Díaz Rivera (1994), p. 133.
  264. Musso y Pontes (1876), p. 11.
  265. 265,0 265,1 265,2 265,3 265,4 265,5 Etxabe Díaz (2012), p. 37.
  266. Villafuerte, Carlos. Refranero de Catamarca, p. 22. Editor Academia Argentina de Letras, 1972.
  267. Jara Ortega (1953), p. 144.
  268. Jara Ortega (1953), p. 114.
  269. Calero Fernández, María Ángeles. Sexismo lingüístico: Análisis y propuestas ante la discriminación sexual en el lenguaje, p. 187. Editorial Narcea Ediciones, 1999. ISBN 9788427712911.
  270. 270,0 270,1 Flores-Huerta (2016), p. 44.
  271. 271,0 271,1 271,2 271,3 Etxabe Díaz (2012), p. 61.
  272. «Refranes de nuestra vida reúne la sabiduría acumulada durante siglos.» Fundéu. Consultado el 6 de febrero de 2020.
  273. García López (2017), p. 29.
  274. 274,0 274,1 Fernández Poncela, Anna M. Estereotipos y roles de género en el refranero popular: charlatanas, mentirosas, malvadas y peligrosas: proveedores, maltratadores, machos y cornudos. Anthropos Editorial, 2002. ISBN 9788476586143, p. 101.
  275. Enríquez Castañeda (1997), p. 190.
  276. Flonta, Teodor. A Dictionary of English and Spanish Equivalent Proverbs. Editorial DeProverbio.com, 2011. ISBN 9781465754530.
  277. Jara Ortega (1953), p. 232.
  278. 278,0 278,1 García-Borrón (2017), p. 369.
  279. 279,0 279,1 Correas (1906), p. 2.
  280. Etxabe Díaz (2012), p. 244.
  281. Martínez Kleiser (1989), p. 31.
  282. Correas (1906), p. 23.
  283. Moner, Michel; María Soledad Arredondo, Pierre Civil. Paratextos en la literatura española: siglos XV-XVIII. Edición ilustrada. Editorial Casa de Velázquez, 2009. ISBN 9788496820326, p. 477.
  284. Pérez Martínez, Herón. Refrán viejo nunca miente: Refranero mexicano. Editorial Colegio de Michoacán, 1993. ISBN 9789686959062, p. 184.
  285. Moreno Ruiz, José L. Párpado amarillo y pálido, p. 77. Editor Huerga Y Fierro Editores, 2004. ISBN 9788483744765.
  286. 286,0 286,1 286,2 286,3 Etxabe Díaz (2012), p. 38.
  287. Acuña, Luis Alberto. Refranero colombiano: mil y un refranes, p. 58. Editorial Panamericana Editorial, 2003. ISBN 9789583003608.
  288. 288,0 288,1 288,2 García-Borrón (2017), p. 184.
  289. Núñez, Hernán. Refranes o proverbios en castellano, por el orden alfabético, p. 78. Imprenta de Mateo Repullés, 1804.
  290. Cardemil, Alberto. Refranes y moralejas de Chile. Editorial BPR Publishers, 2003, p. 132.
  291. 291,0 291,1 291,2 291,3 Suazo Pascual, Guillermo. Abecedario de dichos y frases hechas. Editorial Edaf, 1999. ISBN 978-84-4140-505-9.
  292. Etxabe Díaz (2012), p. 554.
  293. Martín Caro y Cejudo, Jerónimo. Refranes, y modos de hablar castellanos: con los latinos que les corresponden, y la glosa, y explicación de los que tienen necesidad de ella: Con un indice de los adgios latinos, á los quales corresponden los castellanos, que van puestos en el libro por el órden de A. B. C.. Colaborador Imprenta Real (Madrid). Editado en la Imprenta Real, 1792, p. 13.
  294. 294,0 294,1 294,2 Etxabe Díaz (2012), p. 41.
  295. Martínez Kleiser (1989), p. 485.
  296. 296,0 296,1 296,2 Rodríguez Marín (1930), p. 13.
  297. Núñez, Hernán. Refranes o proverbios en castellano, por el orden alfabético, p. 124. Imprenta de Mateo Repullés, 1804.
  298. Etxabe Díaz (2012), p. 530.
  299. 299,0 299,1 299,2 299,3 299,4 Etxabe Díaz (2012), p. 39.
  300. 300,0 300,1 Calles Vales, José. Refranes, proverbios y sentencias, p. 110. Edición ilustrada. Editorial LIBSA, 2000. ISBN 9788476308455.
  301. 301,00 301,01 301,02 301,03 301,04 301,05 301,06 301,07 301,08 301,09 301,10 301,11 Centro Virtual Cervantes del Instituto Cervantes de España.
  302. Pérez Martínez, Herón. El hablar lapidario: ensayo de paremiología mexicana, p. 122. Edición ilustrada. Editorial El Colegio de Michoacán A.C., 1996. ISBN 9789686959369.
  303. Refranes de la lengua castellana, Volumen 2, p. 132. Editor Roca, 1815.
  304. Universidad de Antioquia, números 171-174. Universidad de Antioquia, 1968, p. 30.
  305. 305,0 305,1 305,2 Etxabe Díaz (2012), p. 40.
  306. Martínez Kleiser (1989), p. 94.
  307. Pérez Martínez, Herón. Refrán viejo nunca miente: Refranero mexicano, p. 182. Colegio de Michoacán, 1993. ISBN 9789686959062.
  308. 308,0 308,1 308,2 308,3 Etxabe Díaz (2012), p. 52.
  309. Fernández S., Jaime Antonio. Bibliografía del Quijote por unidades narrativas y materiales de la novela: Títulos completos, A-L, p. 422. Centro Estudios Cervantinos, 2008. ISBN 9788496408456.
  310. Rodríguez Marín (1930), p. 18.
  311. 311,0 311,1 311,2 Flores-Huerta (2016), p. 163.
  312. Coll y Vehí (1874), p. 21.
  313. Coll y Vehí (1874), p. 49.
  314. Miguel, Amando de. Sociología del Quijote, p. 54. Editorial CIS, 2005. ISBN 9788474763942.
  315. 315,0 315,1 García-Borrón (2017), p. 257.
  316. Aguilera Patiño (1955).
  317. Piquer (2003), p. 57.
  318. Piquer (2003), p. 32.
  319. Osho. Gozar, amar y vivir: No te tomes demasiado en serio. Penguin Random House Grupo Editorial España, 2013. ISBN 9788490328828.
  320. 320,0 320,1 Flores-Huerta (2016), p. 57.
  321. 321,0 321,1 Rodríguez Marín (1930), p. 21.
  322. 322,0 322,1 322,2 322,3 322,4 Lescure Beruete, Luis Felipe. Diccionario gastronómico, términos, refranes, citas y poemas, p. 238. Editorial Visión Libros, 2005. ISBN 9788498211375.
  323. Enríquez Castañeda (1997), p. 217.
  324. 324,0 324,1 Coll y Vehí (1874), p. 55.
  325. Mouronval Morales (2017), p. 26.
  326. 326,0 326,1 326,2 Doval (1997), p. 394.
  327. 327,0 327,1 327,2 327,3 Etxabe Díaz (2012), p. 57.
  328. Chu-yŏng Kim. El pescador no tala, p. 15. Fondo Editorial PUCP, 1994. ISBN 9789972420054.
  329. García-Borrón (2017), p. 75.
  330. Musso y Pontes (1876), p. 19.
  331. Rius. Mis confusiones: Memorias desmemoriadas. Penguin Random House Grupo Editorial México, 2014. ISBN 9786073122986.
  332. Flores-Huerta (2016), p. 63.
  333. Núñez, Hernán. Refranes o proverbios en castellano, por el orden alfabético, p. 89. Imprenta de Mateo Repullés, 1804.
  334. 334,0 334,1 334,2 Blázquez Rodrigo (2007), p. 13.
  335. Correas (1906), p. 22.
  336. Flores-Huerta (2016), p. 146.
  337. Hermógenes (2013), p. 134.
  338. Hernández Jiménez, Octavio. Del dicho al hecho: sobre el habla cotidiana en Caldas, p. 155. Editorial Universidad de Caldas, 2001. ISBN 9789588041322.
  339. Litvin, Aníbal. Casi 1000 datos asquerosos para saber que este mundo es inmundo. Vergara y Riba Editoras, 2013. ISBN 9789876125833.
  340. González, Carlos J. Los sonidos de la noche, p. 46. Editorial Cultiva Libros S.L., 2016. ISBN 9781629345567.
  341. Jiménez, Antonio. Colección de refranes: adagios y locuciones proverbiales, p. 153. Imprenta de P. Peralta, 1828.
  342. Martínez Kleiser (1989), p. 16.
  343. Canellada y Pallares (1997), p. 351.
  344. Cervantes, Miguel de. Don Quijote de la Mancha, p. 273. Editorial Libresa. ISBN 9789978809624.
  345. Martínez Kleiser (1989), p. 16.
  346. Kock, Henry de. Hombres y perros, p. 104. Editorial Urbano Manini, 1877.
  347. 347,0 347,1 Etxabe Díaz (2012), p. 64.
  348. Mouronval Morales (2017), p. 156.
  349. Enríquez Castañeda (1997), p. 145.
  350. 350,0 350,1 350,2 350,3 350,4 Etxabe Díaz (2012), p. 65.
  351. Flores-Huerta (2016), p. 32.
  352. Flores-Huerta (2016), p. 152.
  353. Barberis, Alicia (ilustrado por Sebastián Mercau). Margot y la mosca, p. 73. Ediciones Colihue SRL, 2015. ISBN 9789876840071.
  354. García de Castro (2011), p. 72.
  355. 355,0 355,1 [2] Centro Virtual Cervantes.
  356. Wojcicki, Esther; Lance T. Izumi, Alicia Chang, Elliott Parisi, Alex Silverman. Moonshots en la educación: Nuevas tecnologías y aprendizaje mixto en el aula. Penguin Random House Grupo Editorial México, 2016. ISBN 9786073144353.
  357. Flores-Huerta (2016), p. 52.
  358. Monlau, Pedro Felipe. El monitor de la salud de las familias y de la salubridad de los pueblos: revista de higiene pública y privada, de medicina y economía domésticas, de policía urbana y rural.... Editorial C. Bailly-Bailliere, 1858, p. 173.
  359. García-Borrón (2017), p. 180.
  360. Martínez Kleiser (1989), p. 174.
  361. 361,0 361,1 361,2 [3] Centro Virtual Cervantes del Instituto Cervantes de España.
  362. Núñez de Guzmán, Hernán. Refranes o prouerbios en romance. Editado en casa de Iuan de Canoua, 1555, p. 12.
  363. Calles Vales, José. Refranes, proverbios y sentencias, p. 165. Edición ilustrada. Editorial LIBSA, 2000. ISBN 9788476308455.
  364. Cantera Ortiz de Urbina (2005), p. 250.
  365. Sbarbi y Osuna (1872), p. 147.
  366. 366,0 366,1 366,2 366,3 Blázquez Rodrigo (2007), p. 15.
  367. 367,00 367,01 367,02 367,03 367,04 367,05 367,06 367,07 367,08 367,09 367,10 367,11 367,12 367,13 367,14 367,15 367,16 367,17 367,18 367,19 367,20 367,21 367,22 367,23 367,24 367,25 367,26 367,27 367,28 367,29 367,30 367,31 367,32 367,33 367,34 367,35 367,36 367,37 367,38 367,39 367,40 367,41 367,42 367,43 367,44 367,45 367,46 367,47 367,48 367,49 Solís Miranda (2009), p. 11.
  368. Martínez Kleiser (1989), p. 84.
  369. Gallego Barnés, Andrés. Los "Refraneros" de Juan Lorenzo Palmireno: estudio de sus fuentes paremiológicas, p. 166. Editorial CSIC-CSIC Press, 2004. ISBN 9788484832256.
  370. Gutiérrez Hornes, Félix. Agua sobre mojado: Ficciones, p. 159. Editorial Felix Gutierrez Hornes, 2016. ISBN 9788460666103.
  371. 371,0 371,1 371,2 371,3 Etxabe Díaz (2012), p. 67.
  372. Rojo Lopez, Ana María; Rojo, Ana. Step by Step: A Course in Contrastive Linguistics and Translation, p. 148. Edición ilustrada. Editorial Peter Lang, 2009. ISBN 9783039111336.
  373. Martínez Kleiser (1989), p. 420.
  374. Martínez Kleiser (1989), p. 12.
  375. García de Castro (2011), p. 58.
  376. 376,0 376,1 Etxabe Díaz (2012), p. 68.
  377. Flores-Huerta (2016), p. 204.
  378. Martínez Kleiser (1989), p. 237.
  379. Martínez Kleiser (1989), p. 232.
  380. Martínez Kleiser (1989), p. 401.
  381. García-Borrón (2017), p. 230.
  382. 382,0 382,1 382,2 382,3 382,4 Etxabe Díaz (2012), p. 49.
  383. Glazer (1987), p. 259.
  384. Correas (1906), p. 15.
  385. Aguilera Patiño (1955), p. 150.
  386. García Ramos, José Antonio. La medicina popular en Almería. Editorial Lulu.com. ISBN 9781409249801, p. 200.
  387. Palomo y Trigueros, Eduardo. La vida es cuento. Editorial Punto Rojo Libros, 2014. ISBN 9781629347639.
  388. García de Castro (2011), p. 203.
  389. García-Borrón (2017), p. 359.
  390. 390,0 390,1 390,2 390,3 390,4 390,5 390,6 390,7 390,8 Etxabe Díaz (2012), p. 69.
  391. Mouronval Morales (2017), p. 30.
  392. Rodríguez Marín (1930), p. 30.
  393. Blázquez Rodrigo (2007), p. 16.
  394. Martínez Kleiser (1989), p. 239.
  395. Sopeña Monsalve, Andrés. El florido pensil: memoria de la escuela nacionalcatólica, p. 9. Editorial Grupo Planeta (GBS), 2014. ISBN 9788498927030.
  396. Collins, John. A Dictionary of Spanish Proverbs. Editorial G. and W.B. Whittaker, 1823, p. 50.
  397. García-Borrón (2017), p. 192.
  398. García-Borrón (2017), p. 184.
  399. Martínez Kleiser (1989), p. 20.
  400. Rodríguez Marín (1930), p. 31.
  401. Piquer, Florencia. Refranes de amor, p. 122. Editorial Imaginador, 2003. ISBN 9789507684289.
  402. Martínez Kleiser (1989), p. 447.
  403. Aguilera Patiño (1955), p. 72.
  404. Martínez Kleiser (1989), p. 381.
  405. Flores-Huerta (2016), p. 65.
  406. Martínez Kleiser (1989), p. 323.
  407. Musso y Pontes (1876), p. 25.
  408. Flores-Huerta (2016), p. 157.
  409. Martínez Kleiser (1989), p. 47.
  410. Suárez Blanco, Germán. Léxico de la borrachera. Edición ilustrada. Editorial Servicio de Publicaciones, Universidad de Cádiz, 1989, p. 350.
  411. Mouronval Morales (2017), p. 31.
  412. García-Borrón (2017), p. 338.
  413. Flores-Huerta (2016), p. 54.
  414. Inclán, Luis G. Astucia. El jefe de los Hermanos de la Hoja o los charros contrabandistas de la Rama, I. Editorial Fondo de Cultura Económica, 2015. ISBN 9786071633163, p. 49.
  415. Flores-Huerta (2016), p. 141.
  416. Martínez Kleiser (1989), p. 252.
  417. Cantera Ortiz de Urbina (2005), p. 364.
  418. Hoyos Sancho (1954), p. 31.
  419. 419,0 419,1 419,2 Sbarbi y Osuna (1872), p. 151.
  420. Núñez, Hernán. Refranes o proverbios en castellano, por el orden alfabético. Editor Imprenta de Mateo Repullés, 1804, p. 129.
  421. Iribarren, José María; Iribarren Rodríguez, José María. El porqué de los dichos: sentido, origen y anécdota de dichos, modismos y frases proverbiales. Ilustrado por Luciano Lozano. Editorial Grupo Planeta (GBS), 2013. ISBN 9788434422407. pp. 29-30.
  422. Rodríguez Marín (1930), p. 33.
  423. Martínez Kleiser (1989), p. 626.
  424. 424,0 424,1 424,2 424,3 Cantera Ortiz de Urbina (2005), p. 251.
  425. 425,0 425,1 Morán Saus, Antonio Luis et al. Cancionero de estudiantes de la Tuna. El cantar estudiantil, de la edad media al siglo XX, p. 266. Editorial Universidad de Salamanca, 2003. ISBN 9788478007172.
  426. Torrijo, Manuel López; M. Tecla Portela Carreiro. La educación en la mentalidad popular, p. 162. Editorial Universitat de València, 1997. ISBN 9788437028873.
  427. Martínez Kleiser (1989), p. 710.
  428. Enríquez Castañeda (1997), p. 75.
  429. 25 reglas de oro para triunfar en la vida, p. 24. 1.ª Edición. Editorial San Pablo. ISBN 9789978060520.
  430. Martínez Kleiser (1989), p. 364.
  431. García-Borrón (2017), p. 453
  432. 432,0 432,1 Etxabe Díaz (2012), p. 85.
  433. Martínez Kleiser (1989), p. 242.
  434. Martínez Kleiser (1989), p. 250.
  435. 435,0 435,1 435,2 Etxabe Díaz (2012), p. 75.
  436. Cantera Ortiz de Urbina (2005), p. 270.
  437. Canellada y Pallares (1997), p. 239.
  438. Canellada y Pallares (1997), p. 115.
  439. Sevilla, Julia y Cantera Ortiz de Urbina, Jesús. Los 494 refranes del Seniloquium, p. 105. Editorial G. Blázquez, 2002. ISBN 9788485944989.
  440. 440,00 440,01 440,02 440,03 440,04 440,05 440,06 440,07 440,08 440,09 440,10 440,11 440,12 440,13 440,14 440,15 440,16 440,17 440,18 440,19 440,20 Solís Miranda (2009), p. 12.
  441. 441,0 441,1 [4] Centro Virtual Cervantes del Instituto Cervantes de España.
  442. Cruz Brache, José Antonio. Del folklore dominicano, Volumen 1. Editorial Galaxia, 1988.
  443. Ruiz Villamor, Jesús María; Sánchez Miguel, Juan Manuel. Refranero popular manchego y los refranes del Quijote, p. 241. Editorial Diputación Provincial de Ciudad Real, 1998. ISBN 9788477891345.
  444. Lagunas, Miguel. Como decía mi Tía Graciana: Refranes mexicanos, p. 6. Editorial iUniverse, 2012. ISBN 9781462069415.
  445. Etxabe Díaz (2012), p. 412.
  446. Martín Sánchez (2006), p. 22.
  447. Diccionario de la lengua castellana compuesto por la Real Academia Española: A-B, Volumen 1, p. 416. 1770.
  448. Correas (1906), p. 70.
  449. Martínez Kleiser (1989), p. 400.
  450. Martínez Kleiser (1989), p. 567.
  451. 451,0 451,1 451,2 Etxabe Díaz (2012), p. 76.
  452. Martínez Kleiser (1989), p. 458.
  453. Jara Ortega (1953), p. 90.
  454. Silva Romero, Ricardo. Historia oficial del amor. Penguin Random House Grupo Editorial Colombia, 2016. ISBN 9789588948201.
  455. Martínez Kleiser (1989), p. 6.
  456. González Padrón, Julio. Cuentos, refranes y poemas de la mar. Edición ilustrada. Editorial MARGE BOOKS, 2010. ISBN 9788492442980, p. 104.
  457. Ubanell, Rosana. Volver a morir (Dead Again): Una novela. Editorial Penguin, 2011. ISBN 9781101551073.
  458. Muñoz Sánchez, Ángel. Mi barrio. Madrid 1964-1968. Editorial Punto Rojo Libros, 2016. ISBN 9781635039191, p. 188.
  459. 459,0 459,1 Cancionero teatral de Lope de Vega. Autores: Lope de Vega, José María Alín, María Begoña Barrio Alonso. Editores José María Alín, María Begoña Barrio Alonso. Edición ilustrada. Editorial Támesis, 1997. ISBN 9781855660601, p. 155
  460. Diccionario de la lengua castellana. 7ª Edición. Editorial Imprenda Nacional, 1823, p. 445.
  461. Costa y Martínez, Joaquín. El derecho en la letra y en la vida: estudios de derecho consuetudinario : la vida del derecho: teoría de hechos jurídicos. Editorial Liberia Bergua, 1876. p. 11.
  462. García de Castro (2011), p. 59.
  463. Martínez Kleiser (1989), p. 65.
  464. Fernández Valledor (1991), p. 202.
  465. Aguilera Patiño (1955), p. 77.
  466. Díaz Rivera (1994), p. 18.
  467. García Chávez (2004), p. 12.
  468. Hoyos Sancho (1954), p. 274.
  469. Hermógenes (2013), p. 32.
  470. 470,0 470,1 470,2 Martínez Kleiser (1989), p. 418.
  471. Montoto y Rautenstrauch, Luis. Personajes, personas y personillas que corren por las tierras de ambas Castillas, Volumen 1. Editor Tip. Gironés, 1921, p. 20.
  472. Diccionario de aforismos, proverbios y refranes: con la interpretación para su empleo correcto, y la equivalencia en siete idiomas. 4.ª edición. Editorial Sintes, 1967, p. 23.
  473. Martínez Kleiser (1989), p. 5.
  474. Rojo Payo Vicente, Celedonio. Arte de cultivar el olivo. Editorial Cabrerizo, 1840, p. 6.
  475. Martínez Kleiser (1989), p. 17.
  476. Martínez Kleiser (1989), p. 19.
  477. Núñez, Hernán. Refranes o proverbios en castellano, por el orden alfabético. Editor Imprenta de Mateo Repullés, 1804, p. 73.
  478. 478,0 478,1 478,2 478,3 Correas (1906), p. 31.
  479. García-Borrón (2017), p. 237.
  480. 480,0 480,1 Mouronval Morales (2017), p. 38.
  481. Verti, Sebastián. El gran libro de la sabiduría humana: en tus apuros y afanes, pide consejo a los refranes. Editorial Diana, 1998. ISBN 9789681331139, p. 33.
  482. 482,0 482,1 482,2 482,3 482,4 482,5 482,6 Solís Miranda (2009), p. 13.
  483. 483,0 483,1 Tradición y Culturas Populares y Urbanas, Foro Interdisciplinar de Oralidad. La tradición hoy en día: memorias. Colaborador Universidad Iberoamericana (Mexico City, Mexico). Departamento de Letras. Editorial Universidad Iberoamericana, 2001. ISBN 9789688594216, p. 39.
  484. Musso y Pontes (1876), p. 11.
  485. Correas (1906), p. 77.
  486. Martínez Kleiser (1989), p. 33.
  487. Jauja, números 1-12. Colaborador Leonardo Castellani. Editorial Distribuidores: Editorial. Cruz y Fierro, 1967, p. 49
  488. Blázquez Rodrigo (2007), p. 19.
  489. Flores-Huerta (2016), p. 201.
  490. 490,0 490,1 García-Borrón (2017), p. 29.
  491. 491,0 491,1 Oliveres, Juan (ed.). La Abeja, volumen 2, p. 448. 1863. En Google Libros.
  492. Flores-Huerta (2016), p. 143.
  493. 493,0 493,1 493,2 493,3 493,4 Etxabe Díaz (2012), p. 17.
  494. Núñez, Hernán. Refranes o proverbios en castellano, por el orden alfabético. Editor Imprenta de Mateo Repullés, 1804, p. 63.
  495. 495,00 495,01 495,02 495,03 495,04 495,05 495,06 495,07 495,08 495,09 495,10 495,11 495,12 495,13 495,14 495,15 495,16 495,17 495,18 495,19 495,20 495,21 495,22 495,23 495,24 495,25 495,26 495,27 495,28 495,29 495,30 495,31 495,32 495,33 495,34 495,35 495,36 495,37 495,38 495,39 495,40 495,41 495,42 495,43 495,44 495,45 495,46 495,47 495,48 495,49 495,50 495,51 495,52 495,53 495,54 495,55 495,56 495,57 495,58 495,59 495,60 495,61 495,62 495,63 495,64 495,65 495,66 495,67 495,68 Solís Miranda (2009), p. 14.
  496. Flores-Huerta (2016), p. 111.
  497. Mouronval Morales (2017), p. 110.
  498. Martínez Kleiser (1989), p. 137.
  499. Diccionario de la lengua castellana, en que se explica el verdadero sentido de las voces, su naturaleza y calidad,... Dedicado al rey nuestro señor Don Felipe 5. ... compuesto por la Real Academia Española. Tomo primero [-sexto]: Tomo primero. Que contiene las letras A.B, Volumen 1. Publicado en 1726. Procedencia del original: Biblioteca Nacional Central de Florencia. Digitalizado: 13 de noviembre de 2015, p. 625.
  500. Hermógenes (2013), p. 14.
  501. 501,0 501,1 García de Castro (2011), p. 81.
  502. García Martín, Manuel. Estado actual de los estudios sobre el Siglo de Oro. Editor Universidad de Salamanca, 1974. ISBN 9788474817393.
  503. Pedicone de Parellada, Elena Florencia. El refranero hispánico: pervivencia y circulación en la prensa gráfica, hoy. Editor Departamento de Publicaciones, Facultad de Filosofía y Letras, Universidad Nacional de Tucumán, 2004. ISBN 9789505543915, p. 17.
  504. Núñez, Hernán. Refranes o proverbios en castellano, por el orden alfabético. Editor Imprenta de Mateo Repullés, 1804, p. 106.
  505. Carvalho Neto, Paulo de. Folklore y educación. Editorial Casa de la Cultura Ecuatoriana, 1961, p. 204.
  506. 506,0 506,1 Hermógenes (2013), p. 76.
  507. 507,0 507,1 507,2 Etxabe Díaz (2012), p. 42.
  508. 508,0 508,1 508,2 508,3 508,4 508,5 Etxabe Díaz (2012), p. 43.
  509. Diccionario de la lengua castellana, p. 579. Real Academia Española (Madrid). 3ª Edición. Editado por la Viuda de Don Joaquin Ibarra, 1791.
  510. Real Academia Española. Diccionario de la lengua castellana, p. 79. 3.ª Edición. Editado por la Viuda de Don Joaquin Ibarra (Madrid), 1791.
  511. 511,0 511,1 Jiménez, Antonio. Colección de refranes: adagios y locuciones proverbiales. Imprenta de P. Peralta, 1828, p. 43.
  512. 512,0 512,1 Mouronval Morales (2017), p. 40.
  513. Cejador y Frauca (1913), p. 48.
  514. Núñez, Hernán. Refranes o proverbios en castellano, por el orden alfabético. Imprenta de Mateo Repullés, 1804, p. 79.
  515. 515,0 515,1 Martínez Kleiser (1989), p. 553.
  516. 516,0 516,1 Etxabe Díaz (2012), p. 44.
  517. García-Borrón (2017), p. 200.
  518. 518,0 518,1 518,2 García-Borrón (2017), p. 363.
  519. 519,0 519,1 García-Borrón (2017), p. 357.
  520. Sbarbi, José María. El refranero general español, parte recopilado, y parte compuesto, Volúmenes 5-6, p. 282. Editado por A. Gomez Fuentenebro, 1876.
  521. Martín Sánchez (2006), p. 23.
  522. Núñez, Hernán. Refranes o proverbios en castellano, por el orden alfabético. Editor Imprenta de Mateo Repullés, 1804, p. 47.
  523. Correas (1906), p. 37.
  524. 524,0 524,1 Rodríguez Marín (1930), p. 14.
  525. Martínez Kleiser (1989), p. 23.
  526. García-Borrón (2017), p. 293.
  527. 527,0 527,1 527,2 Etxabe Díaz (2012), p. 46.
  528. 528,0 528,1 Correas (1906), p. 43.
  529. Flores-Huerta, (2016), p. 62.
  530. 530,0 530,1 530,2 530,3 Serrano & Serrano (1998), p. 20.
  531. 531,0 531,1 531,2 531,3 Rodríguez Marín (1930), p. 15.
  532. 532,0 532,1 532,2 Casares, Julio. Introducción a la lexicografía moderna. Editorial CSIC-CSIC Press, 1992. ISBN 978-84-0007-233-9, p. 187.
  533. Chevalier, Máxime. Cuento tradicional, cultura, literatura (siglos XVI-XIX). Edición ilustrada. Editor Universidad de Salamanca, 1999. ISBN 9788478000951, p. 195.
  534. García (1943), p. 560.
  535. García-Borrón (2017), p. 189.
  536. 536,0 536,1 Centro Virtual Cervantes del Instituto Cervantes de España.
  537. Universidad de Antioquia, números 171-174. Universidad de Antioquia. Editor Universidad de Antioquia, 1968, p. 365.
  538. Flores-Huerta (2016), p. 109.
  539. Ruiz Villamor, Jesús María; Sánchez Miguel, Juan Manuel. Refranero popular manchego y los refranes del Quijote. Editorial Diputación Provincial de Ciudad Real, 1998. ISBN 9788477891345, p. 131.
  540. Ruiz Villamor, Jesús María; Sánchez Miguel, Juan Manuel. Refranero popular manchego y los refranes del Quijote. Editorial Diputación Provincial de Ciudad Real, 1998. ISBN 9788477891345, p. 156.
  541. Mouronval Morales (2017), p. 41.
  542. Núñez, Hernán. Refranes o proverbios en castellano, por el orden alfabético. Editor Imprenta de Mateo Repullés, 1804, p. 51.
  543. Vallejo de Paredes, Margarita; Paredes de Fernández, Alexandra. Diccionario de refranes. Editor Banco Central de la República Dominicana, 2002. ISBN 9789993430360, p. 49.
  544. Rodríguez Marín (1930), p. 16.
  545. Flores-Huerta (2016), p. 114.
  546. Correas (1906), p. 16.
  547. Blázquez Rodrigo (2007), p. 20.
  548. 548,0 548,1 548,2 Blázquez Rodrigo (2007), p. 21.
  549. Núñez, Hernán. Refranes o proverbios en castellano, por el orden alfabético. Editor Imprenta de Mateo Repullés, 1804, p. 263.
  550. Flores-Huerta (2016), p. 196.
  551. Flores-Huerta (2016), p. 185.
  552. García (1943), p. 479.
  553. García (1943), p. 219.
  554. 554,0 554,1 García-Borrón (2017), p. 224.
  555. Enríquez Castañeda (1997), p. 246.
  556. Enríquez Castañeda (1997), p. 111.
  557. 557,0 557,1 Suárez, Antonio Bartolomé. Aforismos, giros y decires en el habla montañesa. Colaborador Tomás Labrador. Ed. Universidad de Cantabria, 1993. ISBN 9788481020182, p. 23.
  558. López de Mendoza Santillana (marqués de), Iñigo. Refranero. Editora María Josefa Canellada. Editor Magisterio Español, Editorial, S.A., 1980, p. 45
  559. Correas (1906), p. 33.
  560. García (1943), p. 231.
  561. 561,0 561,1 561,2 Etxabe Díaz (2012), p. 50.
  562. Núñez, Hernán. Refranes o proverbios en romance. Editado a costa de Luys Manescal, 1621, p. 6.
  563. 563,0 563,1 Musso y Pontes (1876), p. 15.
  564. Correas (1906), p. 578.
  565. Enríquez Castañeda (1997), p. 52.
  566. García (1943), p. 81.
  567. 567,0 567,1 Lescure Beruete, Luis Felipe. Diccionario gastronómico, términos, refranes, citas y poemas. Editorial Visión Libros, 2005. ISBN 9788498211375, p. 239.
  568. Flores-Huerta (2016), p. 199.
  569. García-Borrón (2017), p. 194.
  570. Jara Ortega (1953), p. 103.
  571. 571,0 571,1 Rodríguez Marín (1930), p. 17.
  572. 572,0 572,1 Etxabe Díaz (2012), p. 51.
  573. Pérez Bugallo, Rubén; Speranza, Adriana; Pagliaro, Marcelo. Refranero tradicional argentino. Ediciones Del Sol, 2004. ISBN 978-95-0941-396-2, p. 18.
  574. Lloréns Barber, Ramón. Refranero de los frutos del campo. Edición ilustrada. Editoial Taurus, 1987. ISBN 9788430641758, p. 156.
  575. 575,0 575,1 Martín Caro y Cejudo, Jerónimo. Refranes, y modos de hablar castellanos: con los latinos que les corresponden, y la glosa, y explicación de los que tienen necesidad de ella: Con un indice de los adgios latinos, á los quales corresponden los castellanos, que van puestos en el libro por el órden de A. B. C. Colaborador Imprenta Real (Madrid). Editado en la Imprenta Real, 1792, p. 22.
  576. Remolina, Tere; Rubinstein, Becky; Suarez de la Prida, Maria Luisa Isabel. El refranero mexicano. Editorial SELECTOR, 2004. ISBN 9789706437600, p. 19.
  577. Sbarbi, José María. El refranero general español, parte recopilado, y parte compuesto, Volúmenes 2. Editado por A. Gomez Fuentenebro, 1876, p. XI.
  578. Brachfield Montaña, Pedro Joaquín. Análisis del moroso profesional: Tratado práctico de morosología. Profit Editorial, 2013. ISBN 9788415735526.
  579. Aguilera Patiño (1955), p. 60.
  580. 580,0 580,1 Etxabe Díaz (2012), p. 113.
  581. Rivano Fischer, Emilio. Dictionary of Chilean Slang: Your Key to Chilean Language and Culture. Editorial AuthorHouse, 2010. ISBN 978-14-5208-115-1.
  582. García-Borrón (2017), p. 28
  583. Lloréns Barber, Ramón. Refranero de los frutos del campo. Edición ilustrada. Editoial Taurus, 1987. ISBN 9788430641758, p. 191.
  584. 584,0 584,1 584,2 584,3 584,4 Etxabe Díaz (2012), p. 53.
  585. Refranero comparado del Gran Tolima: estudio sobre mil doscientos refranes y mil trecientas frases proverbiales del Huila y del Tolima, comparados con los refranes del mundo. Ramírez Sendoya, Pedro José. Editor Minerva, 1952, p. 98.
  586. Martín Sánchez (2006), p. 23.
  587. Etxabe Díaz (2012), p. 175.
  588. Mendizábal, Max. Refranero popular mexicano. Edición reimpresa. Editorial SELECTOR, 2005. ISBN 9789706438225, p. 93.
  589. Sorescu, Marin. La tercera estaca (A treia teapa). Traducido por Catalina Iliescu Gheorghiu. Editorial Universidad de Alicante, 2018. ISBN 9788497175555, p. 139.
  590. Enríquez Castañeda (1997), p. 146.
  591. Martínez de Lezea, Toti. La abadesa: María, la Excelenta. Editor Maeva, 2012. ISBN 9788415120766.
  592. Orlando Vigil, Jose Herminio. Cuentos fabulosos: Los zorros de Esopo. Editorial Xlibris Corporation, 2015. ISBN 9781493186259.
  593. Solís Miranda (2009), p. 35.
  594. Flores-Huerta (2016), p. 89.
  595. 595,0 595,1 Rodríguez Marín (1930), p. 19.
  596. Martínez Kleiser (1989), p. 667.
  597. 597,0 597,1 Correas (1906), p. 32.
  598. Volumen 2, números 1-24 de El monitor de la salud de las familias y de la salubridad de los pueblos: revista de higiene pública y privada, de medicina y economía domésticas, de policía urbana y rural. Colaborador Monlau, Pedro Felipe. Editorial C. Bailly-Bailliere, 1859, p. 223.
  599. Correas (1906), p. 69.
  600. Cantera Ortiz de Urbina (2005), p. 253.
  601. Vallejo de Paredes, Margarita; Paredes de Fernández, Alexandra. Editor Banco Central de la República Dominicana, 2002. ISBN 9789993430360, p. 52.
  602. Correas Martínez, Miguel; Gargallo Gil, José Enrique. Calendario romance de refranes, p. 140. Edición ilustrada. Edicions Universitat Barcelona, 2003. ISBN 9788483383940.
  603. 603,0 603,1 603,2 603,3 Martínez Kleiser (1945), p. 224.
  604. Rodríguez Marín, Francisco. Los refranes del almanaque: recogidos, explicados y concordados con los de varios países románicos. Editorial Imp. de F. de P. Díaz, 1896, p. 76.
  605. 605,0 605,1 605,2 605,3 605,4 Glazer (1987), p. 99.
  606. 606,0 606,1 Pérez Bugallo, Rubén. Dichos criollos: aporte para la actualización de la paremiología popular bonaerense. Contribuidores: Adriana Speranza, Marcelo Pagliaro. Editor Ministerio de Educación y Justicia, Subsecretaría de Cultura de la Nación, Ediciones Culturales Argentinas, 1990, p. 69.
  607. López López, Andrés. Las Fantásticas. Penguin Random House Grupo Editorial USA, 2011. ISBN 9781616058579.
  608. Hermógenes (2013), p. 113.
  609. 609,0 609,1 Hermógenes (2013), p. 35.
  610. Hermógenes (2013), p. 99.
  611. Núñez, Hernán. Refranes o proverbios en castellano, por el orden alfabético. Editor Imprenta de Mateo Repullés, 1804, p. 38.
  612. 612,0 612,1 Sbarbi y Osuna (1872), p. 137.
  613. 613,0 613,1 Buitrago Jiménez, Alberto. Diccionario de dichos y frases hechas. Editorial Grupo Planeta Spain, 2012. ISBN 978-84-6700-707-7.
  614. Almanaque de La Ilustración, volúmenes 4-12. Dirigido por Abelardo de Castro. Colaboradores: Pedro Antonio de Alarcón; Emilio Castelar; Gaspar Núñez de Arce y otros. Publicado en 1876, p. 53.
  615. 615,0 615,1 615,2 615,3 615,4 615,5 615,6 Etxabe Díaz (2012), p. 54.
  616. 616,0 616,1 616,2 616,3 616,4 Etxabe Díaz (2012), p. 55.
  617. 617,0 617,1 Glazer (1987), p. 93.
  618. 618,0 618,1 Martín Caro y Cejudo, Jerónimo. Refranes, y modos de hablar castellanos: con los latinos que les corresponden, y la glosa, y explicación de los que tienen necesidad de ella: Con un indice de los adgios latinos, á los quales corresponden los castellanos, que van puestos en el libro por el órden de A. B. C.. Colaborador Imprenta Real (Madrid). Editado en la Imprenta Real, 1792, p. 36.
  619. León Rey, José Antonio. Del saber del pueblo: adivinanzas, supersticiones y refranes. Editor José Antonio León Rey. Editorial Instituto Caro y Cuervo, 1985, p. 105.
  620. Glazer (1987), p. 101.
  621. Díaz Rivera (1994), p. 116.
  622. 622,0 622,1 Mouronval Morales (2017), p. 29.
  623. Alcalá Yáñez y Rivera, Gerónimo de. Alonso, mozo de muchos amos, volumen 1. Editor Miguel Donoso Rodríguez. Editorial Universidad de Navarra, 2005. ISBN 9788484890805, p. 506.
  624. Mouronval Morales (2017), p. 43.
  625. Iribarren (1974), p. 52.
  626. 626,0 626,1 626,2 Glazer (1987), p. 104.
  627. 627,0 627,1 Sevilla, Julia; Cantera Ortiz de Urbina, Jesús Pocas palabras bastan: vida e interculturalidad del refrán. Editor Centro de Cultura Tradicional, Diputación de Salamanca, 2002. ISBN 9788487339660, p. 262.
  628. 628,0 628,1 Revollo, Pedro María. Costeñismos colombianos; o, Apuntamientos sobre lenguaje costeño de Colombia. Editorial Talleres tipográficos de la Ed. Mejoras, 1942, p. 296.
  629. Cruz Brache, José Antonio. 5600 refranes y frases de uso común entre los dominicanos. Editorial Galaxia, 1992. Procedencia del original: Universidad de Texas. Digitalizado el 15 de octubre de 2008, p. 11.
  630. 630,0 630,1 630,2 630,3 Glazer (1987), p. 108.
  631. 631,0 631,1 Etxabe Díaz (2012), p. 367.
  632. Alatorre Morones (1988), p. 35.
  633. Hermógenes (2013), p. 200.
  634. Pérez Martínez, Herón. Refrán viejo nunca miente: Refranero mexicano. Editorial Colegio de Michoacán, 1993. ISBN 9789686959062, p. 191.
  635. Alatorre Morones (1988), p. 136.
  636. Quevedo, Erasma. Refranes populares, p. 4.
  637. Lin, Sofía. Guía de dichos de la lengua española. Editorial 中央圖書出版社, 1999. ISBN 9789576374333, p. 16.
  638. Cruz Brache, José Antonio. 5600 refranes y frases de uso común entre los dominicanos. Editorial Galaxia, 1992. Procedencia del original: Universidad de Texas. Digitalizado el 15 de octubre de 2008, p. 12.
  639. Etxabe Díaz (2012), p. 177.
  640. Solís Miranda (2009), p. 79.
  641. Piquer, Florencia. Refranes de amor. Editorial Imaginador, 2003. ISBN 9789507684289, p. 64.
  642. Musso y Pontes (1876), p. 17.
  643. 643,0 643,1 643,2 643,3 Solís Miranda (2009), p. 15.
  644. García (1943), p. 331.
  645. Hermógenes (2013), p. 69.
  646. Correas, Gonzalo. Vocabulario de refranes y frases proverbiales: y otras fórmulas comunes de la lengua castellana en que van todos los impresos antes y otra gran copia, p. 41. Editorial Ratés, 1906.
  647. 647,0 647,1 Mouronval Morales (2017), p. 32.
  648. Hoyos Sancho (1954), p. 123.
  649. 649,0 649,1 Rodríguez Marín (1930), p. 20.
  650. Díaz Rivera (1994), p. 12.
  651. Aguilera Patiño (1955), p. 74.
  652. 652,0 652,1 Pérez Martínez, Herón. El hablar lapidario: ensayo de paremiología mexicana. Edición ilustrada. Editorial El Colegio de Michoacán A.C., 1996. ISBN 9789686959369, p. 312.
  653. Flores-Huerta (2016), p. 62.
  654. Rodríguez Marín (1930), p. 10.
  655. Cejador y Frauca (1913), p. 33.
  656. Calles Vales, José. Refranes, proverbios y sentencias. Edición ilustrada. Editorial LIBSA, 2000. ISBN 9788476308455, p. 289.
  657. Núñez, Hernán. Refranes o proverbios en castellano, por el orden alfabético. Editor Imprenta de Mateo Repullés, 1804, p. 49.
  658. Jara Ortega (1953), p. 91.
  659. Arredondo Laclette, Susana. Refranes de mis recuerdos. Editorial Palibrio, 2014. ISBN 9781463381219.
  660. Quiroga, Alex Rolando. Cuentos de mi tierra - y de más allá. Editorial Serrano, 1992, p. 32.
  661. García López (2017), p. 20.
  662. Santamaría Iglesias, Esther; Jones, Helen. En Activo: Practical Business Spanish. Routledge, 2008. ISBN 9781134132195.
  663. Hermógenes (2013), p. 88.
  664. 664,0 664,1 García-Borrón (2017), p. 461.
  665. Soto Posada, Gonzalo. Los Refranes en la Medicina y la Medicina en los refranes. Editorial Universidad Pontificia Bolivariana, 2000. ISBN 9789586960281, p. 78.

Bibliografía[editar]

  • Aguilera Patiño, Luisita (1955). Refranero panameño: contribución a la paremiología hispanoamericana. Universidad de Chile. 
  • Alatorre Morones, Samuel R. (1998). El decir de la gente: antología - refranes, dichos, versos y poesía. Ediciones Castillo.  ISBN 9789687415994.
  • Blázquez Rodrigo, Marcelo (2007). Píldoras para pensar. Trafford Publishing.  ISBN 9781425194345.
  • Canellada, María Josefa; Pallares, Berta (1997). Refranes: 700 refranes españoles con sus correspondientes daneses. Museum Tusculanum Press.  ISBN 978-87-7289-457-7.
  • Cantera Ortiz de Urbina, Jesús (2004). Diccionario Akal del refranero sefardí. Ediciones AKAL.  ISBN 9788446019848.
  • Cantera Ortiz de Urbina, Jesús (2005). Refranero latino. (Volumen 42 de Akal Diccionarios). Ediciones Akal.  ISBN 978-84-4601-296-2.
  • Cejador y Frauca, Julio (1913). El lenguaje, sus trasformaciones, su estructura, su unidad, su orígen, su razón de ser: estudiados por medio de la comparación de las lenguas, Volumen 4. Imprenta Minerva.
  • Coll y Vehí, José (1874). Los refranes del Quixote: ordenados por materias y glosados. Editorial Imprenta del Diario de Barcelona. 
  • Correas, Gonzalo (1906). Vocabulario de refranes y frases proverbiales y otras formulas comunes de la lengua castellana en que van todos los impresos antes y otra gran copia. Madrid, Jaime Ratés.  Internet Archive (facsímil en línea).
  • Díaz Rivera, María Elisa (1994). Refranes usados en Puerto Rico. La Editorial, UPR.  ISBN 9780847702152.
  • Doval, Gregorio (1997). Refranero temático español. (Edición ilustrada). Ediciones del Prado. 
  • Enríquez Castañeda, Alba (1997). Refrán viejo nunca muere: el refranero jaliscience alegre mensajero. Amate Editorial. 
  • Etxabe Díaz, Regino (2012). Diccionario de refranes comentado. Ediciones de la Torre.  ISBN 978-84-7960-475-2.
  • Fernández Valledor, Roberto (1991). Del refranero puertorriqueño: en el contexto hispánico y antillano. Sociedad Estatal Quinto Centenario.  ISBN 978-84-7844-099-3.
  • García, Manuel José (1943). Gran diccionario de refranes de la lengua española. (Edición reimpresa). Editorial J. Gil. 
  • García-Borrón, Juan Pablo. Un viejo maestro de lengua: el refranero. Edicions Universitat Barcelona, 2017.  ISBN 9788447540846.
  • García Chávez, Arturo (2004). Reflexiones de cultura: refranes y dichos populares. (Volumen 1). Editorial Samot. 
  • García López, Sergio (2014). Los Refranes y el Tiempo. Editorial Lulu.com.  ISBN 9781291977851.
  • Gella Iturriaga, José; Consejo Superior de Investigaciones Científicas (España); Instituto Histórico de Marina (España) (1944). Refranero del mar. Instituto histórico de Marina. 
  • Glazer, Mark (1987). A Dictionary of Mexican American Proverbs. Greenwood Publishing Group.  ISBN 978-03-1325-385-0.
  • Hermógenes, Luis (2013). Los refranes de Baco. Editor Luis Hermogenes Alvarez Castaño.  ISBN 9788461671878.
  • Hoyos Sancho, Nieves de (1954). Refranero agrícola español. Ministerio de Agricultura. 
  • Iribarren, José María (1974). El porqué de los dichos: sentido, origen y anécdota de los dichos, modismos y frases proverbiales de España, con otras muchas curiosidades. 4.ª Edición. Editorial Aguilar. ISBN 978-84-0327-055-8
  • Jara Ortega, José (1953). Más de 2500 refranes relativos a la mujer: soltera, casada, viuda y suegra. Instituto Editorial Reus. 
  • Martín Sánchez, Manuel (2006). Refranes para la vida cotidiana. Editorial Edaf.  ISBN 9788441416857.
  • Martínez Kleiser, Luis (1945). El tiempo y los espacios de tiempo en los refranes. Librería General de Victoriano Suárez. 
  • Martínez Kleiser, Luis (editor) (1953, 1989). Refranero general ideológico español. Real Academia Española/Editorial Hernando.  ISBN 978-84-7155-306-5.
  • Musso y Pontes, José (1876). . Editorial Estab. tip. de N. Ramirez.
  • Núñez de Guzmán, Fernando (1804). Refranes o proverbios en castellano, por el orden alfabético, que contiene los refranes o proverbios del comendador Núñez, Hernán, Tomo 4.º. Editor Imprenta de Mateo Repullés. En Google Libros.
  • Rodríguez Marín, Francisco (1930). 12 600 refranes más no contenidos en la colección del maestro Gonzalo Correas ni en "Más de 21.000 refranes castellanos.": Allególos con ayuda de pocos, pero buenos amigos. Tipografía de la "Revista de archivos, bibliotecas y museos". 
  • Sbarbi y Osuna, José María (1872). El libro de los refranes: colección alfabética de refranes castellanos. Editor L. P. Villaverde.
  • Serrano, Juan; Serrano, Susan (1998). The Vulgar Tongue: Oral Tradition in Spanish Proverbs, Idioms and Slang. Sevilla: Padilla Libros Editores & Libreros, 1998. ISBN 84-89769-55-9.
  • Villalvazo Dávalos, Alejandro (2007). Sabiduría popular: dichos, refranes y máximas populares para disfrutar, reflexionar y aplicar. Ayuntamiento Constitucional de Mascota. 
  • VV. AA. (2018). Los mejores refranes de la lengua castellana. Plutón Ediciones X Sl, 2017.  ISBN 9788494637247.