Ir al contenido

Séneca

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Séneca
«La verdadera felicidad no consiste en tenerlo todo, sino en no desear nada»
«La verdadera felicidad no consiste en tenerlo todo, sino en no desear nada»
Véase también
Biografía en Wikipedia.
Multimedia en Wikimedia Commons.
Obras en Wikisource.
Obras en el Proyecto Gutenberg (inglés).
Datos en Wikidata.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 1959 años.

Séneca (Corduba, 4 a. C. – Roma, 65 d. C.) fue un filósofo estoico, político, orador y escritor romano.

Citas[editar]

Índice:
Top - 0-9 · A · B · C · D · E · F · G · H · I · J · K · L · M · N · O · P · Q · R · S · T · U · V · W · X · Y · ZCitasCitas de sus obrasCitas sobre SénecaVéase tambiénReferenciasBibliografía

A[editar]

  • «Admira a los que han emprendido cosas grandes aunque hayan fracasado» / «Admira a quien lo intenta, aunque fracase».[1]
  • «Ajeno es todo lo que nos viene en deseo». [2]
  • «A la opinión y fama démosle su lugar debido; que no pretendan guiarnos, antes bien, que nos sigan».[3]
  • «Ama si quieres que te amen».[6]
  • «A quien beneficia el crimen, ése es el autor».
    [Cui prodest scelus, is fecit][7]
  • «Argumento es de ser casta el ser fea».[2]
  • «Aquel que tú crees que ha muerto, no ha hecho más que adelantarse en el camino».[8]
  • «A veces es bueno tener algo de loco».[9]

C[editar]

  • «Cesarás de temer cuando ceses de esperar».[10] ó «Quien nada espera nada puede temer».
  • «Compra solamente lo necesario; lo superfluo, aunque cueste sólo un céntimo, es caro».[11]
  • «Con facilidad se adquiere lo preciso para la vida».[2]
  • «Cuando el sol se eclipsa para desaparecer, se ve mejor su grandeza».[12]
  • «Cuando una arte del todo cae, lo demás no está seguro».[13]
  • «Cuenta los días de tu vida, y verás cuán pocos y desechados han sido los que has tenido para ti».[14]

D[editar]

  • «Dar consejo al hombre avisado es superfluo; darlo al ignorante es poca cosa».[15]
  • «Decir lo que sentimos, sentir lo que decimos. En suma, que la palabra vaya de acuerdo con los hechos».[16]
  • «Demasiado pronto muere al hombre para llegar a conocer las cosas inmortales».[2]
  • «Despues de la muerte no hay nada. Y la propia muerte no es nada».[17]
  • «Doloroso es que comencemos a vivir cuando morimos».[2]

E[editar]

  • «El artista encuentra mayor placer en pintar que en contemplar el cuadro».[19]
  • «El azar tiene mucho poder sobre nosotros, puesto que, si vivimos, es por azar».[20][21]
  • «El día que me vea más fuerte que la fortuna, ya nadie podrá conmigo».[22]p. 118.
  • «El dolor de una herida es igual en los cuerpos grandes que en los pequeños».[23]
  • «El éxito hace parecer honestos algunos crímenes».[24] o «El buen éxito disculpa la temeridad».[25]
  • «El gobierno más difícil es el de uno mismo».[26]
  • «El honor prohíbe acciones que la ley tolera» / «Lo que las leyes no prohiben, puede prohibirlo la honestidad».[27]
  • «El lenguaje de la verdad es simple».[28]
  • «El que teme es un esclavo del miedo».[29]
  • «El tirano ha de experimentar forzosamente todos los temores que inspira».[30]
  • «El trabajo es el alimento de las almas nobles».[31]
  • «El valor es siempre ambicioso de peligros».[2]
  • «Enseñando se aprende».[32]
  • «En tres tiempos se divide la vida: en presente, pasado y futuro. De éstos, el presente es brevísimo; el futuro, dudoso; el pasado, cierto».[33]
  • «Errar es humano; pero perseverar (en el error) es diabólico».
    [Errare humanum est; perseverare autem diabolicum].[34] o [Errare humanum est, sed in errore perseverare dementis].[35]
  • «Estar en ocio muy prolongado, no es reposo, sino pereza».[36]
  • «Estar sujeto a uno mismo es la más penosa esclavitud».[37]
  • «Estudiad, no por saber más, sino por saberlo mejor».[38]

F[editar]

  • «Forzosamente debe temer a muchos el que es temido por muchos».[40]

G[editar]

  • «Grandes riquezas, gran esclavitud».[41][42]

H[editar]

  • «Hay cosas que, para saberlas bien, no basta con haberlas aprendido».[43]
  • «Hay que cambiar de alma, no de clima».[44]

I[editar]

  • «Importa mucho más lo que tú piensas de ti mismo que lo que los otros opinen de ti».[45]
  • «Incierto es el lugar en donde la muerte te espera; espérala, pues, en todo lugar».[46]
  • «Industria es la aparente simpleza».[2]
  • «Ingrato es quien niega el beneficio recibido; ingrato es quien lo disimula, más ingrato es quien no lo devuelve, y mucho más ingrato quien se olvida de él». [47]

L[editar]

  • «La amistad siempre es provechosa, pero el amor algunas veces es perjudicial».[48]
  • «La buena suerte libra a muchos del castigo, pero a nadie libra del miedo».[51]
  • «La diligencia es una gran ayuda para el que posee un mediocre ingenio».
    [Quo maiore diligentia cuftodiuntur accepta, quami dantur...].[52]
  • «La felicidad no mira dónde nace, sino adónde puede llegar».[53]
  • «La felicidad que no se modera se destruye a sí misma».[54]
  • «La ira: un ácido que puede hacer más daño al recipiente en la que se almacena que en cualquier cosa sobre la que se vierte».[55]
  • «La ley debe mandar, no polemizar».[56]
  • «La maldad bebe ella misma la mayor parte de su veneno».[57]
  • «La paz es conveniente al vencedor y necesaria al vencido».[58]
  • «Largo es el camino de la enseñanza por medio de teorías; breve y eficaz por medio de ejemplos».[61]
  • «Los brazos de la fortuna no son largos. Suelen apoyarse en quien más se acerca a ella».[63]
  • «Los que saben mucho se admiran de pocas cosas, y los que no saben nada se admiran de todo».[66]

M[editar]

  • «Mientras nos encontremos entre los hombres, practiquemos la humanidad».[67]

N[editar]

  • «Nadie incurre en delito empujado por el destino».[69]
  • «Natural es que nos causen mayor admiración las cosas nuevas que las grandes».[71]
  • «Ningún descubrimiento se haría ya si nos contentásemos con lo que sabemos».[72][73]
  • «No es que tengamos poco tiempo, sino que perdemos mucho».[75]
  • «No ha habido hombre de extraordinario genio sin mezcla de locura».[77] o «Jamás hubo un gran ingenio sin un poco de locura».[78]
  • «No nos atrevemos a muchas cosas porque son difíciles, pero son difíciles porque no nos atrevemos a hacerlas». o «No porque sea difícil no nos atrevemos a hacerlo, sino porque no nos atrevemos se hace complicado».[79]

P[editar]

  • «Para acercarse a la perfección, el hombre debiera obrar siempre como si tuviera testigos de su conducta y pensar como si se pudiera leer en el fondo de su alma».
  • «Para hacer el mal somos poderosos».[81]
  • «Pocos hay viejos y dichosos».[82]
  • «Por la dificultad se llega a las estrellas» [«No es fácil el camino al cielo»].
    [Per aspera ad astra].[83]
  • «Proporcionalmente al número de los admiradores crece el de los envidiosos».[84]

Q[editar]

  • «¿Quieres cultivar tu alma? Vive pobre o como si lo fueses».[85]
  • «Quien beneficia a los malos, perjudica a los buenos».[86]
  • «Quien da debe olvidar pronto. Y quien recibe, nunca».[87]
  • «Quien teme a la muerte nunca hará nada propio de un hombre vivo».[88]
  • «Quisiera no saber escribir».[89]

R[editar]

  • «Recógete en ti mismo cuando puedas, busca a quienes pueden hacerte mejor, y recibe también a quienes puedas tú mejorar».[90]

S[editar]

  • «Saquemos el valor de nuestra propia desesperación».[91]
  • «Se duele más de lo necesario quien se duele antes de lo necesario».[92]
  • «Se necesitan crímenes para sostener los crímenes».[93]
  • «Si estás libre de enemigos porque a nadie hiciste injuria, no faltarán otros que lo sean por envidia».[94]
  • «Si la cólera no se contiene nos hará más daño que la injuria que la provocó».[95]
  • «Si quieres hacer feliz a un hombre, no le añadas bienes, sino réstale deseos».[96]
  • «Si quieres que tu secreto sea guardado, guárdalo tú mismo».[97]
  • «Si quieres ser feliz, no te importe que te crean tonto».[100]
  • «Súfranse todas las cosas con suavidad de ánimo, siendo más humana».[101]

T[editar]

  • «Tenemos los vicios ajenos delante de los ojos y los propios a la espalda».[102]
  • «Toda la armonía de este mundo está formada de discordancias».[103]
  • «Toda virtud se funda en la medida».[104]
  • «Todo concluye pero nada perece».[106]
  • «Todo el mundo aspira a la vida dichosa, pero nadie sabe en qué consiste».[107]
  • «Trata a tu inferior como quieras ser tratado por tu superior».[108]

U[editar]

  • «Una discusión prolongada es un laberinto en el que la verdad siempre se pierde». [109]
  • «Una era construye ciudades. Una hora las destruye».[110][111]
  • «Un enano es siempre pequeño, aunque tenga una montaña por pedestal».[112][113]
  • «Un hombre sin pasiones está tan cerca de la estupidez que sólo le falta abrir la boca para caer en ella».
  • «Un viejo proverbio: el gladiador se decide en la arena».[114]

V[editar]

  • «Vientre hambriento, no tiene orejas».[116]

Citas de sus obras[editar]

Página principal: Cartas a Lucilio

Citas sobre Séneca[editar]

Referencias[editar]

  1. Señor (1997), p. 239.
  2. 2,0 2,1 2,2 2,3 2,4 2,5 2,6 De Castro, 1873 p. 72
  3. Ortega (2013), p. .
  4. Señor (1997), p. 560.
  5. Estractado de Consolación a Marcia. en línea.
  6. Anales del Seminario de Historia de la Filosofía, Volumen 20, p. 241. Universidad Complutense de Madrid, 2003. ISBN 9788495215345.
  7. Medea, según: S. Segura Munguía. Frases y expresiones latinas de uso actual. Editorial Universidad de Deusto, 2008. ISBN 9788498306644.
  8. Goicoechea (1995), p. .
  9. Bartra (1994), p. 282.
  10. Bartra (1994), p. 282.
  11. Ortega (2013), p. 119.
  12. Señor (1997), p. 256.
  13. Señor (1997), p. 238.
  14. Zambrano (1994), p. 151.
  15. Señor (1997), p. 100.
  16. Señor (1997), p. 272.
  17. Bartra (1994), p. 282.
  18. 18,0 18,1 Palomo (2013), p. 45.
  19. Señor (1997), p. 61.
  20. Error en la cita: Etiqueta <ref> no válida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas senor67
  21. Palomo (2013), p. 48.
  22. Las cartas de Séneca a Lucilio. Ed. Luis Mapelli. Ex.Dip.Prov de Córdoba, 1983.
  23. Bartra (1994), p. 283.
  24. Bartra (1994), p. 282.
  25. Señor (1997), p. 209.
  26. Señor (1997), p. 248.
  27. Señor (1997), pp. 131 / 280.
  28. Bartra (1994), p. 282.
  29. Bartra (1994), p. 282.
  30. Bartra (1994), p. 282.
  31. Bartra (1994), p. 282.
  32. Bartra (1994), p. 282.
  33. Obras escogidas de filósofos: con un discurso preliminar, p. 57. Editor M. Rivadeneyra, 1873.
  34. Alvarez Gardiol, Ariel. Derecho y realidad: notas de teoría sociológica, p. 148. Editorial Juris, 2005. ISBN 9789508172686.
  35. Cantera Ortiz de Urbina, Jesús. Refranero latino, p. 74. Ediciones Akal, 2005. ISBN 978-84-4601-296-2.
  36. Palomo (2013), p. 213.
  37. Bartra (1994), p. 282.
  38. Orbaneja, Eduardo (1998). El saber del pueblo. Establecimiento tipográfico de J. Pastor, Valladolid, 1890. CIE. p. 375. ISBN 8493001643. 
  39. 39,0 39,1 Palomo (2013), p. 130.
  40. Ortega (2013), p. 3957.
  41. Señor (1997), p. 152.
  42. Palomo (2013), p. 251; y Zanoner, Ángela María. Frases latinas. Parkstone International, 2016. ISBN 9781683252528.
  43. Bartra (1994), p.282 .
  44. Bartra (1994), p. 282.
  45. Palomo (2013), p. 227.
  46. Palomo (2013), p. 202.
  47. Señor (1997), p. 298. De beneficiis, 3.1.3.
  48. Señor (1997), p. 47.
  49. Palomo (2013), p. 47.
  50. Señor (1997), p. 65.
  51. Señor (1997), p. 236.
  52. L. Annaei Senecae philosophi opera omnia ex ult. Iusti Lipsii. Federici Gronouii (1681). en GLibros.
  53. Séneca (1958),p. 72.
  54. Ortega (2013), p. .
  55. Palomo (2013), p. 173.
  56. Señor (1997), p. 131.
  57. Bartra (1994), p. 282.
  58. Palomo (2013), p. 233.
  59. Señor (1997), p. 78.
  60. Palomo (2013), p. 22.
  61. Palomo (2013), p. 110.
  62. Palomo (2013), p. 155.
  63. Señor (1997), p. 236.
  64. Señor (1997), p. 138.
  65. Palomo (2013), p. 90.
  66. Palomo (2013), p. 253.
  67. Bartra (1994), p. 283.
  68. Palomo (2013), p. 168.
  69. Ortega (2013), p. .
  70. De clementia, 1;1.Bartra (1994), p. 281.
  71. Ortega (2013), p. .
  72. Palomo (2013), p. 89.
  73. Señor (1997), p. 85.
  74. Bartra (1994), p. 281. Y en Epicuro/Séneca: Leyendo Carta a Meneceo/La vida feliz, p. 87. Editorial Universitat de València, 2012. ISBN 9788437089645.
  75. De la brevedad de la vida, p. 28. La Editorial, UPR, 2000. ISBN 9780847702947.
  76. Palomo (2013), p. 140.
  77. Bartra (1994), p. 282.
  78. Ortega (2013), p. 2276.
  79. Palomo (2013), p. 96.
  80. Palomo (2013), p. 2.
  81. Bartra (1994), p. 282.
  82. Señor (1997), p. 181.
  83. Cantera Ortiz de Urbina, Jesús. Refranero latino, p. 173. Volumen 42 de Akal Diccionarios. 2005. ISBN 978-84-4601-296-2.
  84. Ortega (2013), p. 1506.
  85. Lucio Anneo Séneca. El libro de oro: seguido de los Pensamientos escogidos y del tratado De los beneficios, p. 94. Ed. Ibéricas y L.C.L., 1958. ISBN 9788470830044.
  86. Diccionario de aforismos, proverbios y refranes: con la interpretación para su empleo correcto, y la equivalencia en siete idiomas. 4.ª edición. Ed. Sintes, 1967, p. 710.
  87. Señor (1997), p. 259.
  88. Bartra (1994), p. 283.
  89. Bartra (1994), p. 282.
  90. Zambrano (1994), p. 212.
  91. Bartra (1994), p. 282.
  92. Calero, Francisco. Gramática de la lengua latina. Editorial UNED, 2010. ISBN 9788436260120.
  93. Bartra (1994), p. 282.
  94. Granada, Luis de; L. Muñoz (ed.). Obras. [seguido por] Vida, p. 381.
  95. Antología de pensamientos, apotegmas, proverbios, refranes, reflexiones, parábolas y axiomas de hombres célebres, p. 223. Editorial Gisbert y Cía., 1988.
  96. Señor (1997), p. 232.
  97. Bartra (1994), p. 282.
  98. Bartra (1994), p. 283.
  99. Señor (1997), p. 47.
  100. Señor (1997), p. 232.
  101. Zambrano (1994), p. 130.
  102. Palomo (2013), p. 289.
  103. Bartra (1994), p. 281.
  104. Bartra (1994), p. 282.
  105. Señor (1997), p. 61.
  106. Bartra (1994), p. 282.
  107. Señor (1997), p. 232.
  108. Señor (1997), p. 96.
  109. Bartra (1994), p. 282.
  110. Señor (1997), p. 88.
  111. Palomo (2013), p. 65.
  112. Bartra (1994), p. 283.
  113. Señor (1997), p. 256.
  114. Bartra (1994), p. 282.
  115. Palomo (2013), p. 284.
  116. Proverbio con innumerables versiones.Bartra (1994), p. 283.
  117. Zambrano, María. Senderos, p. 109. Volumen 8 de Memoria rota: Exilios y heterodoxias. Edición ilustrada y reimpresa. Anthropos Editorial, 1986. ISBN 9788476580059.
  118. Caudet, Francisco. Hora de España, p. 222. Ediciones Turner, 1975. ISBN 9788485137114.

Bibliografía[editar]

  • De Castro, Adolfo (1873). [Edición 1958 en línea «El libro de oro de Séneca, o sea sus aforismos morales»]. Obras escogidas de filósofos. Madrid: M. Rivadeneyra. 
  • Orbaneja, Eduardo (1998). El saber del pueblo. Establecimiento tipográfico de J. Pastor, Valladolid, 1890. CIE. p. 291 a 319 (incluye el "Libro de Oro"). ISBN 8493001643. 
  • Ortega, Arturo. El gran libro de las frases célebres. Penguin Random House Grupo Editorial. México, 2013. ISBN 6073116314, 9786073116312. En Google Books.
  • Séneca El libro de Oro de Séneca. ediciones en línea.
  • Señor, Luis (1ª ed. 1997 / 2017). Diccionario de citas. Espasa Calpe. ISBN 8423992543.