Séneca

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
L·ANNAEVS·SENECA
Lucio Anneo Séneca
«La verdadera felicidad no consiste en tenerlo todo, sino en no desear nada».
«La verdadera felicidad no consiste en tenerlo todo, sino en no desear nada».
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Wikisource-logo.svg Obras en Wikisource.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 1953 años.
Icon PD.svg Hay una gran probabilidad de que hayan entrado en el dominio público en la mayoría de los países.

Lucio Anneo Séneca (4 a. C. - 65 d. C.) fue un filósofo, político y escritor hispanorromano.

Citas[editar]

A[editar]

  • «A algunos se les considera grandes porque también se cuenta el pedestal».
  • «A la opinión y fama démosle su lugar debido».
  • «A los que corren en un laberinto, su misma velocidad los confunde».
  • «A quien beneficia el crimen, ése es el autor».
  • «Admira a quien lo intenta, aunque fracase».
  • «Aquel que tú crees que ha muerto, no ha hecho más que adelantarse en el camino».
  • «Así como durante nueve meses nos retiene el claustro materno y nos prepara no para él, sino para aquel lugar al que nos depositará cuando ya le parezcamos aptos para respirar y recibir el aire libre, así durante todo el tiempo que transcurre de la infancia a la vejez vamos madurando para otro alumbramiento».
  • «Así deberíamos vivir: como si nos viesen, y pensar como si alguien pudiera asomarse a nuestro interior».

B[editar]

C[editar]

  • «Crees que tienes que habértelas con muchas dificultades, pero la verdad es que la mayor dificultad está en ti y tú eres el estorbo para ti mismo».
  • «Cuando el sol se eclipsa para desaparecer, se ve mejor su grandeza».
  • «Cuenta los días de tu vida, y verás cuán pocos y desechados han sido los que has tenido para ti».

D[editar]

  • «De nada aprovecha esconderse y evitar los ojos y los oídos de los hombres: si la conciencia es buena venga la muchedumbre, si es mala, aún en la soledad estará inquieta y angustiada. Si es honesto lo que haces sirva de ejemplo a todos, si es torpe de nada sirve que no lo sepa nadie si lo sabes tú».
  • «Debe necesariamente temer mucho quien es temido de muchos».
  • «Per aspera ad astra».
    • Traducción: «A través de lo áspero [se llega] a las estrellas».
  • «Desde todas partes hay la misma distancia a las estrellas».
  • «Ducunt volentem fata, nolentem trahunt.» [1]
    • Traducción: «El destino conduce a quien lo acepta, y arrastra al que rehúsa admitirlo».
    • Fuente: Cartas a Lucilio, 107, 11.
  • «Duele más de lo necesario lo que duele antes de lo necesario».[sin fuentes]

E[editar]

  • «El castigo mayor de los delincuentes es el haber delinquido y no hay maldad que quede impune aun cuando la fortuna la proteja porque la sanción del crimen está en el crimen».
  • «El colmo de la infelicidad es ciertamente no ya deleitarse en las cosas vergonzosas, sino complacerse en ellas; cuando aquellos que fueron vicios se transforman en costumbres ya no hay remedio».
  • «El suicidio es el acto último de un hombre libre».[sin fuentes]
  • «Errare humanum est; perseverare autem diabolicum».[sin fuentes]
    • Traducción: «Errar es humano; pero perseverar es diabólico».
  • «Es agradable ser importante, pero más importante es ser agradable».[sin fuentes]
  • «Es difícil tener como amigos a todos; basta con no tenerlos como enemigos».[sin fuentes]
  • «Es feliz, por tanto, el que tiene un juicio recto; es feliz el que está contento con las circunstancias presentes, sean las que quieran, y es amigo de lo que tiene; es feliz aquel para quien la razón es quien da valor a todas las cosas de su vida».[sin fuentes]
  • «Es menester abrir de vez en cuando el espíritu y remover las cosas en él depositadas a fin de tenerlas a punto cuando llegue la ocasion de necesitarlas».
  • «Es mucho más importante que te conozcas a ti mismo que darte a conocer a los demás».[sin fuentes]
  • «Escarpada es la vía que conduce a la cima de la dignidad, pero si tomas gusto a ascender hasta tal cima, a la cual se rinde hasta la misma fortuna, contemplarás por debajo de ti todas aquellas cosas tenidas por más elevadas y llegarás a ella por un camino llano y seguido».
  • «Escucha aún a los pequeños, porque nada es despreciable en ellos».[sin fuentes]
  • «Esto dirá aquél a quien ha sido dada la sabiduría, a quien su alma libre de vicios ordena reprender a los demás, no porque los odie, sino para curarlos: “Vuestra opinión me afecta, no por mí sino por vosotros: odiar y atacar la virtud es renunciar a la esperanza de enmienda”. No me hacéis ninguna injuria, como no la hace a los dioses los que derriban sus altares».[sin fuentes]

F[editar]

G[editar]

H[editar]

  • «Hay cosas que para saberlas no basta con haberlas aprendido».[sin fuentes]
  • «Haz pues mi querido Lucilio lo que dices que tú mismo me dices que haces: agárrate a las horas con ambas manos. Dependerás menos del día de mañana si tuvieses bien asido el de hoy».
  • «He visto a muchos quitarse la vida y merecen más respeto los que van a la muerte sin odio a la vida y la aceptan sin buscarla».
  • «Hemos de comportarnos no como si tuviéramos que vivir para el cuerpo, sino como quien no puede vivir sin él. Para quien ama demasiado el cuerpo la honestidad es despreciable».

I[editar]

  • «Importa mucho más lo que tú piensas de ti mismo que lo que los otros opinen de ti».[sin fuentes]
  • «Incierto es el lugar en donde la muerte te espera; espérala, pues, en todo lugar».[sin fuentes]
  • «Incontenida, la cólera es frecuentemente más dañina que la injuria que la provoca». [sin fuentes]
  • «Ingrato es quien niega el beneficio recibido; ingrato es quien lo disimula, más ingrato es quien no lo devuelve, y mucho más ingrato quien se olvida de él».
    • Fuente: De beneficiis, 3.1.3.

J[editar]

  • «Jamás se descubriría nada si nos considerásemos satisfechos con las cosas descubiertas».[sin fuentes]

L[editar]

  • «La experiencia es necesaria para el conocimiento propio». [2]
    • Fuente: Cartas a Lucilio.
  • «La ira: un ácido que puede hacer más daño al recipiente en la que se almacena que en cualquier cosa sobre la que se vierte».[sin fuentes]
  • «La muerte es la consagración de aquellos cuyo fin merece la alabanza de los mismos que la temen».[sin fuentes]
  • «La muerte es una necesidad igual e invencible y nadie puede quejarse de lo que a todos alcanza».[sin fuentes]
  • «La naturaleza de las cosas ha dispuesto éstas de modo que, para vivir bien, no hace falta gran aparato: cada cual puede hacerse feliz a sí mismo. Poca importancia tiene lo que da la fortuna, y apenas puede hacernos vencer de un lado o del otro: ni lo favorable exalta al sabio ni lo adverso le deprime, pues el sabio se ha esforzado siempre en confiar principalmente en sí mismo, y es en sí mismo es donde busca toda alegría».[sin fuentes]
  • «La paz es conveniente al vencedor y necesaria al vencido».[sin fuentes]
  • «La verdad se ofrece a todos y no es exclusiva de nadie; aún no ha sido descubierta del todo, mucha parte de ella quedó reservada para la posteridad».
  • «La vida es una obra teatral que no importa cuánto haya durado, sino cuánto bien haya sido representada».[sin fuentes]
  • «La virtud solo corresponde a un alma instruida, adoctrinada y conducida a la perfección por ejercicio asiduo. Nacemos para ello pero sin ello».
  • «Largo es el camino de la enseñanza por medio de teorías; breve y eficaz por medio de ejemplos».[sin fuentes]
  • «Las penas pequeñas son locuaces, las grandes son mudas».[sin fuentes]
  • «Lo innecesario, aunque cueste un sólo céntimo, es caro».[sin fuentes]
  • «Lo que importa no es que vivas mucho, sino que vivas bien; y a menudo vivir bien consiste en no vivir mucho».
  • «Los que saben mucho se admiran de pocas cosas, y los que no saben nada se admiran de todo».[sin fuentes]
  • «Los verdaderos bienes, sólidos y eternos, son aquellos que dan la razón».[sin fuentes]

M[editar]

  • «Mayor soy y para mayores cosas he nacido que para ser esclavo de mi carne».[sin fuentes]

N[editar]

  • «Nada nos proporciona dignidad tan respetable, ni independencia tan importante como el no gastar más de lo que ganamos».[sin fuentes]
  • «Nadie escribe en su diario los favores recibidos».[sin fuentes]
  • «Nadie yerra solo para sí, sino que esparce su aberración sobre los que lo rodean y él a su vez de ellos la recibe».
  • «Niego que las riquezas sean un bien: pues si lo fuesen, harían hombres buenos; ahora bien, como lo que se encuentra entre los malos no puede llamarse un bien, les niego ese nombre. Por lo demás, concedo que han de tenerse, que son útiles y proporcionan grandes comodidades a la vida».[sin fuentes]
  • «Ningún descubrimiento se haría ya si nos contentásemos con lo que sabemos». [sin fuentes]
  • «Ningún viento será bueno para quien no sabe a qué puerto se encamina».
    • Cartas de Séneca a Lucilio, Carta LXXI.
    • Variantes: «Cuando no sabemos a qué puerto nos dirigimos, todos los vientos son desfavorables». / «Si no sabes hacia donde se dirige tu barco, ningún viento te será favorable». / «No hay viento favorable para el barco que no sabe adónde va».
  • «Ni una cosa ni otra ha de hacerse, pues ambas son viciosas: fiar de todos y no fiar de nadie; ahora bien, yo te diría que el primero de estos extremos viciosos es más noble, aunque el segundo sea más seguro».
  • «No hay mayor causa para llorar que no poder llorar».[sin fuentes]
  • «No hay nada tan veloz como la calumnia; ninguna cosa es más fácil de aceptar, ni más rápida de extenderse».[sin fuentes]
  • «No nos atrevemos a muchas cosas porque son difíciles, pero son difíciles porque no nos atrevemos a hacerlas». o «No porque sea difícil no nos atrevemos a hacerlo, sino porque no nos atrevemos se hace complicado».[sin fuentes]
  • «No nos midas por esos sepulcros que adornan nuestras carreteras tan desiguales de por fuera, porque en su interior todas sus cenizas son las mismas».
  • «No se goza de la posesión de ningún bien si no es en compañía».[sin fuentes]
  • «No tener nada que te excite, que te acucie, que con su ataque o su anuncio ponga a prueba el temple de tu alma, estar echado en un ocio sin inquietudes no es tranquilidad sino indolencia».
  • «Nos engañamos al considerar que la muerte está lejos de nosotros, cuando su mayor parte ha pasado ya, porque todo el tiempo transcurrido pertenece a la muerte».[sin fuentes]
  • «Nunca creas feliz a nadie que esté pendiente de la felicidad. Se apoya en una base frágil quien pone su alegría en lo adventicio: el goce que viene de fuera, a fuera se irá. Por el contrario, aquel que hace de uno mismo es fiel y firme, y crece, y nos acompaña hasta el fin».[3]
  • «Nunca me avergonzaré de citar una buena sentencia porque sea de un autor malo».[sin fuentes]
  • «Nunca nos aprecian tanto los demás como cuando nos apreciamos nosotros mismos».[sin fuentes]
  • «Nunca se halla más ocupado el sabio que cuando contempla ante sus ojos las cosas divinas y humanas».

P[editar]

  • «Para acercarse a la perfección, el hombre debiera obrar siempre como si tuviera testigos de su conducta y pensar como si se pudiera leer en el fondo de su alma».[sin fuentes]
  • «Para poco ha nacido quien aguarda el reconocimiento de sus contemporáneos».[sin fuentes]
  • «Piensa que este a quien llamas esclavo nació de tu misma semilla, goza del mismo cielo, respira el mismo aire, vive y muere igual que tú. Puede suceder que él te vea esclavo alguna vez, y algún día tú le veas libre a él».
  • «Pongamos los ojos en nosotros mismos, y después en los negocios que emprendemos, por quien y con quien los emprendemos».[sin fuentes]
  • «Por lo que se refiere al hombre no importan ni sus tierras, ni su dinero, ni sus clientes, ni la cama en que duerma o el vaso en que beba, lo que importa es cuánta sea su bondad pues ella es el sumo bien del hombre».
  • «Por una pequeña suma de dinero, se vuelve uno tu deudor; si la suma es grande, se vuelve tu enemigo».[sin fuentes]
  • «¿Preguntas qué es la libertad? No ser esclavo de nada, de ninguna necesidad, de ningún accidente y conservar la fortuna al alcance de la mano».[sin fuentes]
  • «¿Preguntas qué es libertad?. No temer a los hombres ni a los Dioses, no desear algo deshonesto ni excesivo, tener el completo señorío de sí mismo pues el mayor de los tesoros es poder llegar a hacer dueño de nuestro propio ser».

Q[editar]

  • «Quien beneficia a los malos, perjudica a los buenos».[sin fuentes]
  • «Quien pretende llegar a un sitio determinado emprenda un solo camino y déjese de tantear muchos a un tiempo pues esto último no es caminar sino vagar».[sin fuentes]

R[editar]

  • «Recógete en ti mismo cuando puedas, busca a quienes pueden hacerte mejor, y recibe también a quienes puedas tú mejorar».[sin fuentes]

S[editar]

  • «Sabed que cuando uno es amigo de sí mismo, lo es también de todo el mundo».[sin fuentes]
  • «Saber algo más que los otros es fácil, lo difícil es saber algo mejor que los otros».[sin fuentes]
  • «Sé que todo me puede suceder , pero sé también que no todo me sucederá, y así espero lo favorable y estoy aparejado para lo adverso».
  • «Sea ésta la regla de nuestra vida: decir lo que sentimos, sentir lo que decimos. En suma, que la palabra vaya de acuerdo con los hechos».[sin fuentes]
  • «Seguir la vida mejor, no la más agradable, de modo que el placer no sea el guía, sino el compañero de la voluntad recta y buena. Pues es la naturaleza quien tiene que guiarnos; la razón la observa y la consulta. Si conservamos con cuidado y sin temor nuestras dotes corporales y nuestras aptitudes naturales, como bienes fugaces y dados para un día, si no sufrimos su servidumbre y no nos dominan las cosas externas; si los placeres fortuitos del cuerpo tienen para nosotros el mismo puesto que en campaña los auxiliares y las tropas ligeras (sirven para servir, no mandar)».[sin fuentes]
  • «Si el alma es la enferma, lo mismo da que se encuentre rodeada de riquezas o en la pobreza, porque su mal la seguirá a todas partes».
  • «Si estás libre de enemigos porque a nadie hiciste injuria, no faltarán otros que lo sean por envidia».[sin fuentes]
  • «Si la cólera no se contiene nos hará más daño que la injuria que la provocó».[sin fuentes]
  • «Si me ofreciesen la sabiduría con la condición de guardarla para mí sin comunicársela a nadie, no la querría».[sin fuentes]
  • «Si quieres pesarte a ti mismo, da de un lado el dinero, la casa, las dignidades y contémplate por dentro; mientras, estás apreciando tu valer por lo que dicen los demás».
  • «Sólo podrá ser venturoso quien se sienta libre de temor y la única vía que conduce a ello es la honradez».
  • «Suerte es lo que sucede cuando la preparación y la oportunidad se encuentran y fusionan».[sin fuentes]
  • «Súfranse todas las cosas con suavidad de ánimo, siendo más humana».[sin fuentes]

T[editar]

  • «Te diré cómo se conoce la sanidad del alma: si está contenta de sí misma, si confía en sí misma, si sabe que todos los deseos de los mortales no tienen ninguna importancia para la verdadera felicidad».
  • «Te diré cuál es el verdadero placer y de dónde viene: de la buena conciencia, de las rectas intenciones, de las buenas acciones, del menosprecio de las cosas del azar, del aire plácido y lleno de seguridad, de la vida que siempre pisa el mismo camino».
  • «Te juzgo desdichado por no haber sido nunca desdichado.» [4]
    • Fuente: Cartas de Séneca a Lucilio.
  • «Te podría decir de muchas cosas que una vez compradas destruyen nuestra libertad; seríamos en estos casos más nuestros si ellas no fuesen nuestras».
  • «Todo el mundo aspira a la vida dichosa, pero nadie sabe en qué consiste».[sin fuentes]
  • «Trata a tu inferior como quieras ser tratado por tu superior».[sin fuentes]

U[editar]

  • «Un barco que parecería grande en el río, sería muy pequeño en plena mar».[sin fuentes]
  • «Una discusión prolongada es un laberinto en el que la verdad siempre se pierde».[sin fuentes]
  • «Una era construye ciudades. Una hora las destruye».[sin fuentes]
  • «Magna fortuna est magna servitus».

V[editar]

  • «Vendrán en los tardos años del mundo ciertos tiempos en los cuales el mar océano aflorará los atamientos de las cosas y se abrirá una grande tierra y un nuevo marinero como aquel que fue guía de Jasón y que hubo de nombre Tiphys descubrirá nuevo mundo y ya no será la isla de Thule la postrera de las tierras».[sin fuentes]
  • «Verdaderamente, el azar tiene mucho poder sobre nosotros, puesto que, si vivimos, es por azar».[sin fuentes]
  • «Vive con el inferior tal cual quisieras que el superior viviera contigo. Siempre haz con el esclavo no más que lo que quisieras hiciera contigo un dueño».
  • «Vive pues de tal manera como si yo tuviera que saber todo lo que haces; más aún, como si tuviese que verlo».
  • «Viven más contentos aquellos en quienes jamás puso los ojos la fortuna, que los otros de quienes los apartó».[sin fuentes]
  • «Vuelvo más avaro, más ambicioso, más sensual, aún más cruel y más inhumano, porque estuve entre los hombres».[sin fuentes]

Y[editar]

  • «Ya vemos que llegaste a la más avanzada edad a que puede llegar un hombre; pesan sobre ti cien años o más. Pues bien, saca las cuentas de tu existencia; cuenta qué parte de ese tiempo se ha llevado el acreedor, cuál la amiga, cuál el rey, cuál el cliente; cuánto tiempo perdiste peleándote con tu mujer, corrigiendo a tus esclavos, yendo de visita por la ciudad; añade a ello las enfermedades que tú mismo provocaste y el tiempo perdido inútilmente: verás que tienes menos años de los que cuentas».[sin fuentes]
  • «Y si me preguntas cuál es el límite de las riquezas, te diré que primeramente tener lo necesario y después tener lo suficiente».

Citas sobre Séneca[editar]

  • «Muy español fue también Séneca en hallar su camino fuera de España; lo español a menudo se desarrolla mejor lejos de su origen».

Referencias[editar]

  1. Zanoner, Ángela María. Frases latinas. Editorial Parkstone International, 2016. ISBN 9781683252528.
  2. Sebastián Arribas, Eusebio. Enciclopedia básica de la vida. Cultivalibros, S.L. 2010. ISBN 978-84-9923-342-0 p.9.
  3. Reader's Digest, "El libro de oro de la sabiduría", ISBN: 968-28.0240-7
  4. Sebastián Arribas, Eusebio. Enciclopedia básica de la vida. Cultivalibros, S.L. 2010. ISBN 978-84-9923-342-0 p.9.
  5. Sebastián Arribas, Eusebio. Enciclopedia básica de la vida. Cultivalibros, S.L. 2010. ISBN 978-84-9923-342-0 p.9