Cicerón

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
(Redirigido desde «Marco Tulio Cicerón»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Cicerón
«¡Oh tiempos, oh costumbres!» [O tempora, o mores!].
«¡Oh tiempos, oh costumbres!»
[O tempora, o mores!].
Véase también
Biografía en Wikipedia.
Multimedia en Wikimedia Commons.
Obras en Wikisource.
Obras en el Proyecto Gutenberg (inglés).
Datos en Wikidata.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 2066 años.

Marco Tulio Cicerón (Arpino; 3 de enero de 106 a. C.– Formia; 7 de diciembre de 43 a. C.) fue un jurista, político, filósofo y orador de la Antigua Roma.

Citas[editar]

Índice:
Top - 0-9 · A · B · C · D · E · F · G · H · I · J · K · L · M · N · O · P · Q · R · S · T · U · V · W · X · Y · ZCitasCitas sobre CicerónVéase tambiénReferenciasBibliografíaEnlaces externos

B[editar]

  • «Bajo el fragor de las armas, las leyes no se pueden escuchar».[1]

C[editar]

  • «Con la virtud por guía y la fortuna por compañera».[2]
  • «Cuanto más alto estamos, más debemos bajarnos hacia nuestros inferiores».[3]
  • «¡Cuidado con las enemistades ocultas y silenciosas; son peores que las abiertas y declaradas!».[4]

D[editar]

  • «De hombres es equivocarse; de locos persistir en el error», o «De todos es errar; sólo del necio perseverar en el error».[5][6][7][8][9]
  • «Dondequiera que se esté bien, allí está la patria».[11]

E[editar]

  • «El buen ciudadano es aquel que no puede tolerar en su patria un poder que pretenda hacerse superior a las leyes».[12]
  • «El cultivo de la memoria es tan necesario como el alimento para el cuerpo».[13]
  • «El don más noble y excelente que el cielo ha concedido al hombre es la razón, y entre todos los enemigos con los que la razón tiene que luchar, el placer es el más importante».
  • «El estudio y la contemplación de la naturaleza es el natural alimento de la inteligencia y del corazón».[15]
  • «El hambre es el mejor condimento» [Optimum cibi condimentum fame].[16] si bien: «La mejor salsa es el hambre» se atribuye a Sócrates.[17]
  • «El que enseña el camino al que va errado, luz en su luz le enciende y a él le alumbra habiéndola comunicado».[18]
  • «El que seduce a un juez con el prestigio de su elocuencia, me parece más culpable que el que lo corrompe con dinero».[19][20]
  • «El rostro es el espejo del alma, y los ojos sus delatores».[21]
  • «Es preferible ser viejo menos tiempo que serlo antes de la vejez».[22]
  • «Estar contentos con lo que poseemos es la más segura y mejor de las riquezas».
  • «Existe, de hecho, jueces, una ley no escrita, sino innata, la cual no hemos aprendido, heredado, leído, sino que de la misma naturaleza la hemos agarrado, exprimido, apurado, ley para la que no hemos sido educados, sino hechos; y en la que no hemos sido instruidos, sino empapados».
    [Est enim, iudices, haec non scripta, sed nata lex, quam non didicimus, accepimus, legimus, verum ex natura ipsa arripuimus, hausimus, expressimus, ad quam non docti, sed facti, non instituti, sed imbuti sumus].[23]

G[editar]

  • «Gran renta es la economía».[24] o «La economía es una gran renta, hija del orden y de la asiduidad».[25]
  • «Grave es el peso de la propia conciencia».[26]

H[editar]

  • «Hacer depender la justicia de las convenciones humanas es destruir la moral».[27]

L[editar]

  • «La ciencia que se aparte de la justicia más que ciencia debe llamarse astucia». [28]
  • «La falsedad está tan cerca de la verdad, que el hombre prudente no debe situarse en terreno resbaladizo».[30]
  • «La gratitud no sólo es la más grande de las virtudes, sino que engendra todas las demás».[32]
  • «La honradez será siempre digno de elogio, aún cuando no reporte utilidad, ni recompensa, ni provecho».[33]
  • «La justicia es reina y señora de todas las virtudes».[34]
    «La justicia es el alma de las leyes».[35]
    «La justicia no espera ningún premio. Se la acepta por ella misma.[36]
  • «La ley es la razón suma enclavada en la naturaleza, y que ordena lo que debe hacerse y prohíbe lo contrario».
    [Lex ratio summa insita in natura, quae jubet ea, quae facienda sunt, prohibetque contraria].[37]
  • «La libertad no consiste en tener un buen amo, sino en no tenerlo».[38]
  • «La memoria disminuye si no se ejercita».[39] [El cultivo de la memoria es tan necesario como el alimento al cuerpo].[40]
  • «La observación de la naturaleza hizo nacer el arte».[42]
  • «La primera ley de la amistad es pedir a los amigos cosas honradas y solo cosas honradas hacer por ellos».[43]
  • «La sed del codicioso no puede nunca extinguirse; siempre se ve atormentado por el furor de aumentar lo que posee».[44]
  • «La sola idea de que algo cruel pueda se útil, es ya es de por sí inmoral».[45]
  • «Las pasiones de los hombres son más funestas al género humano, que las convulsiones de la naturaleza».[46]
  • «La verdad se corrompe tanto con la mentira como con el silencio».[47]
  • «La vida de los muertos perdura en la memoria de los vivos».[48][49][50]
  • «Los deseos deben obedecer a la razón».[51]
  • «Los viejos afables, moderados y de buen humor, gozan de una vejez agradable».[52]

M[editar]

  • «Mi conciencia tiene para mí más peso que la opinión de todo el mundo [Grave/fuerte es el peso de la propia conciencia]».[53]
«
«
«La libertad no consiste en tener un buen amo, sino en no tenerlo».
»
»

N[editar]

  • «Nada resulta más atractivo en un hombre que su cortesía, su paciencia y su tolerancia».[54]
  • «Nadie puede ser feliz sin virtud».[55]
  • «No existe fortaleza alguna, por más defendida que ésta esté, que no puede conquistarse con dinero».[56]
  • «No hay absurdo que no haya sido apoyado por algún filósofo».[57]
  • «No hay fase en la vida, pública o privada, libre de deberes».[58]
  • «No hemos nacido solamente para nosotros».[59]
  • «No ser codicioso es ser rico, y el no tener la manía de comprar es una renta».[60]
  • «No solo la fortuna es ciega, sino que también suele cegar a los que acaricia».[61]

O[editar]

  • «¡Oh tiempos, oh costumbres!»
    [O tempora, o mores!].[62]

P[editar]

  • «Pongamos tanto cuidado en la elección de un amigo, que no empecemos jamás amando al que un día pudiéramos odiar».[63]
  • «Prefiero el testimonio de mi conciencia a cuanto puedan hablar otros de mí».[64] o «El testimonio de mi conciencia es para mí de mayor precio que todos los discursos de los hombres».[65]

Q[editar]

  • «¡Que las armas cedan su puesto a las togas!».
    [ Cedant arma togae].[66][67]

S[editar]

  • «Seamos esclavos de las leyes para poder vivir en libertad»,[68] o «Somos servidores de la ley, a fin de poder ser libres».[69]
  • «Si quieres destruir la avaricia, debes destruir el lujo, que es su padre».[70][71]
  • «Si tienes un jardín y una biblioteca, tienes todo lo que necesitas».
    [Si hortum in bibliotheca habes, nihil deerit].[72]

T[editar]

  • «Te da más la virtud que lo que te quita la fortuna».[73]
  • «Todas las cosas fingidas caen como flores marchitas, porque ninguna simulación puede durar largo tiempo».[74]
  • «Todas las obras de la naturaleza deben ser tenidas por buenas».[75]
  • «Todo el mérito de la virtud reside en su ejercicio».[76]

U[editar]

  • «Un derecho riguroso lleva a la injusticia». [«El colmo del derecho: el colmo de la injusticia»][77]
  • «Un hogar sin libros es como un cuerpo sin alma».[78]

Referencias[editar]

  1. Bartra (1994), p. 53.
  2. Señor (1997), p. 583.
  3. Palomo (2013), p. 143.
  4. Palomo (2013), p. 108.
  5. Originalmente en las Filípicas, estas sentencias fueron después recogidas por distintos autores, como San Agustín, o Fernando de Rojas. Ver: Etxabe Díaz, Regino. Diccionario de refranes comentado, p. 129. Ediciones de la Torre, 2012. ISBN 978-84-7960-475-2.
  6. Ortega (2013), p. 1523.
  7. Palomo (2013), p. 114.
  8. D. R. C. (1858), p. 88. Consultado el 28 de abril de 2020.
  9. Palomo (2013), p. 114.
  10. Bartra (1994), p. 53.
  11. Palomo (2013), p. 222.
  12. Bartra (1994), pp. 53-54.
  13. Ortega (2013), p. .
  14. Palomo (2013), p. .
  15. Tag deatribuciones en Google Libros.
  16. Ortega (2013), p. 788.
  17. Palomo (1997), p. 149.
  18. Volumen 1 de Los oficios de Cicerón: con los diálogos de la vejez, de la amistad, las paradojas, y el sueño de Escipión. 2.ª Edición. Editor Imprenta real, 1788, p. 49.
  19. Ortega (2013), p. .
  20. D. R. C. (1858), p. 82. Consultado el 28 de abril de 2020.
  21. Bartra (1994), pp. 53-54.
  22. Palomo (2013), p. .
  23. Cicero, M. Tullius. 49.165. En A. S. Wilkins, ed. «Orator». http://www.perseus.tufts.edu (en latín) (Perseus Digital Library edición). 
  24. Señor (1997), p. 164.
  25. D. R. C. (1858), p. 78. Consultado el 28 de abril de 2020.
  26. Zanoner, Ángela María. Frases latinas. Editorial Parkstone International, 2016. ISBN 978-16-8325-252-8.
  27. Señor (1997), p. 306.
  28. Palomo (2013), p. 63.
  29. Palomo (2013), p. 35.
  30. Señor (2005), p. 547.
  31. De amicitia, 15, 54. Zanoner (2016), ítem 887.
  32. Ortega (2013), p. 1961.
  33. Palomo (2013), p. 156. Consultado el 28 de abril de 2020.
  34. Señor (1997), p. 306.
  35. D. R. C. (1858), p. 134. Consultado el 28 de abril de 2020.
  36. Palomo (2013), p. 174.
  37. De legibus, I, 6. En: Friedrich, Carl Joachim (1982). La filosofía del derecho, p. 50. ISBN 84-375-0224-1.
  38. Señor (1997), p. 318.
  39. Señor (1997), p. 354.
  40. Ortega (2013), p. 2649.
  41. Palomo (2013), p. 209.
  42. Ortega (2013), p. 427.
  43. Palomo (2013), p. 35. Consultado el 28 de abril de 2020.
  44. D. R. C. (1858), pp. 42-43. Consultado el 28 de abril de 2020.
  45. Palomo (2013), p. 81.
  46. D. R. C. (1858), pp. 173-174. Consultado el 28 de abril de 2020.
  47. Palomo (2013), p. 285.
  48. Goicoechea, Cesáreo (2003). Diccionario de citas. Labor. 
  49. Señor (1997), p. 381.
  50. Ortega (2013), p. 1351.
  51. Palomo (2013), p. 90.
  52. D. R. C. (1858), p. 234. Consultado el 28 de abril de 2020.
  53. Señor (1997), p. 377.
  54. Palomo (2013), p. 78. Consultado el 28 de abril de 2020.
  55. Señor (1997), p. 583.
  56. Señor (1997), p. 145.
  57. Bartra (1994), p. 53.
  58. Señor (1997), p. 120.
  59. Ortega (2013), p. 2817.
  60. Señor (1997), p. 63.
  61. D. R. C. (1858), p. 101. Consultado el 28 de abril de 2020.
  62. Bartra (1994), pp. 53-54.
  63. D. R. C. (1858), p. 17. Consultado el 28 de abril de 2020.
  64. Ortega (2013), p. 834.
  65. Menciones en GLibros.
  66. Bartra (1994), pp. 53-54.
  67. Dugan, John Richard. Making a New Man: Ciceronian Self-fashioning in the Rhetorical Works. Editorial Oxford University Press, 2005. ISBN 9780199267804, p. 63.
  68. Ortega (2013), p. 2415.
  69. Friedrich, Carl Joachim (1982). La filosofía del derecho, p. 57. ISBN 84-375-0224-1.
  70. Señor (1997), p. 63.
  71. Palomo (2013),p. 47. Consultado el 28 de abril de 2020.
  72. Varrón, en Ad Familiares IX, 4.
  73. Señor (1997), p. 583.
  74. Palomo (2013), p. 136. Consultado el 28 de abril de 2020.
  75. Señor (1997), p. 414.
  76. Señor (1997), p. 583.
  77. Bartra (1994), pp. 53-54.
  78. Ortega (2013), p. 2454.

Bibliografía[editar]

  • D. R. C. (1858). Tesoro de la sabiduria de todos los siglos y paises: sentencias, pensamientos, máximas y dichos memorables de los sabios y hombres celebres. El Libro de Oro, Madrid. En Google Libros.
  • Ortega, Arturo. El gran libro de las frases célebres. Penguin Random House Grupo Editorial. México, 2013. ISBN 6073116314, 9786073116312. (En Google Books.)
  • Señor, Luis (1ª ed. 1997 / 2017). Diccionario de citas. Espasa Calpe. ISBN 8423992543.