Camilo Torres Tenorio

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Camilo Torres Tenorio
«Nada apetezco y nada aspiro y viviré contento con un pan y un libro».
«Nada apetezco y nada aspiro y viviré contento con un pan y un libro».
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 203 años.
Icon PD.svg Hay una gran probabilidad de que hayan entrado en el dominio público en la mayoría de los países.

Camilo Torres Tenorio (n. Popayán, Nuevo Reino de Granada; 22 de noviembre de 1766 - m. Santafé de Bogotá; 5 de octubre de 1816) fue un abogado, intelectual, político y gobernante que encabezó el movimiento de la primera independencia de la Nueva Granada, hoy Colombia. Por su formidable capacidad oratoria, pasó a la historia como «El Verbo de la Revolución».

Citas[editar]

  • «Nada apetezco y nada aspiro y viviré contento con un pan y un libro». [2]
    • Fuente: Conferencia del Bicentenario.

Memorial de agravios [3][4][editar]

  • «[...] aunque ya sintió profundamente en su alma [el Cabildo de Santa Fe] que, cuando se asociaban en la representación nacional los diputados de todas las provincias de España, no se hiciese la menor mención, ni se tuviesen presentes para nada los vastos dominios que componen el imperio de Fernando en América, que tan constantes, tan seguras pruebas de lealtad y patriotismo acaban de dar en esta crisis».
  • «No nos engañamos en nuestras esperanzas, ni en las promesas que ya se nos habían hecho por la Junta Suprema de Sevilla en varios de sus papeles, y principalmente en la declaración de los hechos que habían motivado se creación, y que se comunicó por medio de sus diputados a este Reino [de Nueva Granada], y los demás de América. “Burlaremos, decía, las iras del usurpador, reunidas la España y las Américas españolas... somos todos españoles: seámoslo, pues, verdaderamente reunidos en defensa de la religión, del rey y de la patria”».
  • «No es explicable el gozo que causó esta soberana resolución en los corazones de todos los individuos de este Ayuntamiento y de cuantos desean la verdadera unión y fraternidad entre los españoles europeos y americanos, que no podrá subsistir nunca sino sobre las bases de la justicia y la igualdad. América y España son dos partes integrantes y constituyentes de la monarquía española, y bajo de este principio, y el de sus mutuos y comunes intereses, jamás podrá haber un amor sincero y fraterno, sino sobre la reciprocidad e igualdad de derechos».
    • Nota: Se refiere a la real orden de 22 de enero de 1809 por la que el rey Fernando VII declaró que todos los reinos, provincias e islas del imperio tuvieran representación nacional y formar parte de la Junta Central gubernativa del Reino por medio de sus propios diputados.
  • «[...] excluir a las Américas de esta representación sería, a más de hacerle la más alta injusticia, engendrar sus desconfianzas y sus celos, y enajenar para siempre sus ánimos de esta unión».
  • «Si el gobierno de Inglaterra hubiese dado este paso importante, tal vez no lloraría hoy la separación de sus colonias».
  • «Más justa, más equitativa la Suprema Junta Central ha llamado a las Américas y ha conocido esta verdad: que entre iguales, el tono de superioridad y de dominio, sólo puede servir para irritar los ánimos, para disgustarlos y para inducir una funesta separación».

Referencias[editar]

  1. Henao, Jesús María; Arrubla, Gerardo. Historia de Colombia para la enseñanza secundaria. 3ª Edición. Editorial Librería Colombiana, C. Roldán & Tamayo, 1820. p. 266.
  2. Henao, Jesús María; Arrubla, Gerardo. Historia de Colombia para la enseñanza secundaria. 3ª Edición. Editorial Librería Colombiana, C. Roldán & Tamayo, 1820. p. 261.
  3. Memorial de agravios. Proceso histórico del 20 de julio de 1810. Volumen 2 de Historia de Colombia La Independencia. Autor Documentos históricos de Colombia. Ediciones LAVP, 2018. ISBN 9780463650608.
  4. Documento de contestación a otro de la Junta Central de España en el que éste órgano exigía un juramento de fidelidad a todas las instituciones de Latinoamérica en cuanto representante del rey Fernando VII en el año 1809, redactado por Torres en representación del Cabildo de Santa Fe, capital del Nuevo Reino de Granada.