Pedro Calderón de la Barca

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Saltar a: navegación, buscar
Pedro Calderón de la Barca
«Afortunado es el hombre que tiene tiempo para esperar».
«Afortunado es el hombre que tiene tiempo para esperar».
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Wikisource-logo.svg Obras en Wikisource.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 333 años.
Icon PD.svg Hay una gran probabilidad de que hayan entrado en el dominio público en la mayoría de los países.

Pedro Calderón de la Barca y Barreda González de Henao Ruiz de Blasco y Riaño (Madrid, 17 de enero de 1600 – Madrid, 25 de mayo de 1681) fue un militar, escritor, poeta y dramaturgo español del Siglo de Oro.

Citas[editar]

  • "¡Ay mísero de mí! ¡Y ay infelice!
    Apurar, cielos, pretendo
    ya que me tratáis así,
    qué delito cometí
    contra vosotros naciendo;
    aunque si nací, ya entiendo
    qué delito he cometido.
    Bastante causa ha tenido
    vuestra justicia y rigor;
    pues el delito mayor
    del hombre es haber nacido."
  • "Afortunado es el hombre que tiene tiempo para esperar."
  • "Como los hombres pusieron la ley a su parecer, dejaron a la mujer lo peor."
  • "Con cada vez que te veo nueva admiración me das, y cuando te miro más aún más mirarte deseo"
  • "La vida es sueño, y los sueños, sueños son..."
  • "De males a bienes dicen que se pasa fácilmente; pero de males a males, digo yo que es más frecuente."
  • "No diga que tiene amor quien no tiene atrevimiento"
  • "No hables mal de las mujeres: la más humilde te digo que es digna de estimación porque, al fin, de ellas nacimos."
  • Respóndate retórico el silencio;
    cuando tan torpe la razón se halla,
    mejor habla, señor, quien mejor calla."
    • Fuente: La vida es sueño, versos 635-638.
    • Notas: Rosaura, a Segismundo, para no revelar su identidad.
  • "¡Qué presto se consolaron/ los vivos de quien murió!/ Y más cuando el tal difunto/ mucha hacienda les dejó."
  • "¿Qué es la vida? Un frenesí.
    ¿Qué es la vida? Una ilusión,
    una sombra, una ficción;
    y el mayor bien es pequeño;
    que toda la vida es sueño,
    y los sueños, sueños son."
  • "¿Quién eres? Que aunque yo aquí tan poco del mundo sé, que cuna y sepulcro fue esta torre para mí; y aunque desde que nací sólo advierto este rústico desierto donde misarable vivo, siendo un esqueleto vivo, siendo un animado muerto; y aunque nunca vi ni hablé sino a un hombre solamente que aquí mis desdichas siente, por quien las noticias sé de cielo y tierra; y aunque aquí, porque más te asombres y monstruo humano me nombres entre asombros y quimeras, soy un hombre de las fieras y una fiera de los hombres; y aunque en desdichas tan graves la política he estudidado, advertido de las aves y de los astros suaves los círculos he medido, tú, sólo tú, has suspendido la pasión a mis enojos, la suspensión a mis ojos, la admiración a mi oído. Con cada vez que te veo nueva admiración me das, y cuando te miro más, aún más mirarte deseo. Ojos hidrópicos creo que mis ojos deben ser: pues, cuando es muerte el beber, beben más, y desta suerte, viendo que el ver me da muerte, estoy muriendo por ver. Pero véate yo y muera; que no sé, rendido ya, si el verte muerte me da, el no verte qué me diera.

Fuera más que muerte fiera, ira, rabia y dolor fuerte; fuera muerte: desta suerte su rigor he ponderado, pues dar vida a un desdichado es dar a un dichoso muerte. [...] Cuentan de un sabio que un día tan pobre y mísero estaba, que sólo se sustentaba de unas hierbas que cogía. ¿Habrá otro (entre sí decía) más pobre y triste que yo? Y cuando el rostro volvió, halló la respuesta, viendo que iba otro sabio cogiendo las hojas que él arrojó. Quejoso de la fortuna yo en este mundo vivía, y cuando entre mí decía: ¿habrá otra persona alguna de suerte más importuna? piadoso me has respondido; pues volviendo en mi sentido, hallo que las penas mías para hacerlas tú alegrías las hubiera recogido. Y por si acaso mis penas pueden en algo aliviarte, óyelas atento, y toma las que dellas me sobraren."

  • "Venciste, mujer. Con no dejarte vencer"
  • "aquí, en fin, la cortesía, el buen trato, la verdad, la firmeza, la lealtad, el honor, la bizarría, el crédito, la opinión, la constancia, la paciencia, la humildad y la obediencia, fama, honor y vida son caudal de pobres soldados; que en buena o mala fortuna la milicia no es más que una religión de hombres honrados"

Véase además[editar]