El Greco

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
El Greco

Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 405 años.
Icon PD.svg Hay una gran probabilidad de que hayan entrado en el dominio público en la mayoría de los países.

Doménikos Theotokópoulos, más conocido como el Greco (Candía, Grecia, 1 de octubre de 1541-Toledo, España, 7 de abril de 1614) fue un pintor del final del Renacimiento que desarrolló un estilo muy personal en sus obras de madurez. Tras formarse en su isla natal y en Venecia, en 1577 se estableció en la capital toledana, donde vivió y trabajó hasta su muerte.

Citas sobre El Greco[editar]

  • «A pesar de mi enorme timidez, fui a tomar el té con Juan Ramón Jiménez, que ya entonces parecía sacado de un cuadro del Greco, y me presentaron al formidable Valle-Inclán de barbas de chivo a las tres de la mañana en un café lleno de corrientes de aire».
    • John Dos Passos
    • Fuente: Años inolvidables. Alianza Editorial, 1974. ISBN: 8420614882. Página 43.
  • «Divino griego, de tu obra no admira,
    que en la imagen exceda a el ser el arte;
    sino que de ella el cielo, por templarte,
    la vida (deuda a tu pincel) retira».[1]
  • «El Greco es la explosión de Miguel Ángel. Cuanto hay de dinámica en el barroco empieza en el Buonarotti y acaba en Doménico Theotocópuli. Si hay algo más que sea dinámico en el barroco, es ya de un dinamismo de teatro. Calderón lo representa mejor que nadie».
  • «Está allí, Theotocópulos cretense,
    De sus visiones lúcido amanuense,(...)
    Todo infuso en azules, ocres, rojos:
    El alma ante los ojos».
  • «Hay que pensar en el Greco como un adelantado a su tiempo, incluso como una especie de ‘revolucionario’ que llega a serlo sin proponérselo, aunque siempre muy pagado de sí».[4]
  • «Hombre orgulloso y quizá más introvertido y taciturno que lunático, que es por lo que le tomaron algunos de sus contemporáneos, prefirió siempre ser considerado más como un “artista filósofo” que como cualquier otra cosa relacionada con la artesanía».[5]
  • «Hubo un Greco ‘Fin de Siglo’, un Greco visto por la generación del 98; como hubo un Cezanne, víctima de la misma falsificación. Naturalmente ni aquel puede ser ya nuestro Greco, ni este nuestro Cezanne.»
  • «Pintando lo humano mejor que lo divino, y sujetando lo divino casi siempre a lo humano; más libre, más moderno, más actual cuanto más viejo, y siempre rebelde, hasta el último instante de su vida. Este fue el Greco».
  • «Podré acercarme al Greco; conversar con Goya; estar sólo con Velázquez
    • Blas de Otero
    • Fuente: Blas de Otero. 'Museo del Prado' (en Historias fingidas y vedaderas, página 84).[8]

Citas sobre sus obras[editar]

El caballero de la mano en el pecho[editar]

  • «Este desconocido es un cristiano
    de serio porte y negra vestidura,
    donde brilla no más la empuñadura,
    de su admirable estoque toledano».[9]
  • «Las características físicas y tipológicas de su rostro concuerdan con la autodescripción hecha [por Cervantes] en el conocido prólogo de las Novelas ejemplares: “Este que aquí veis de rostro aguileño, de cabello castaño, frente lisa y desembarazada, barbas... que no ha veinte años fueron de oro, los bigotes grandes, la boca pequeña..., la color más clara que morena”. Además, Cervantes destaca la importancia de la espada y de su mano derecha:
    “Bien sé que en la naval, dura palestra,
    perdiste el movimiento de la mano
    izquierda, para gloria de la diestra”».[10]

Referencias[editar]

  1. Chamorro, Eduardo. Trucos de artista. Editorial Planeta, 1998. ISBN 8408026054; p. 115.
  2. Machado, Antonio. Juan de Mairena, sentencias, donaires y recuerdos de un profesor apócrifo (volumen I); 5ª ed. en Editorial Losada, 1973; p. 57.
  3. Guillén, José María (1970 / depósito legal: M.10709-1970). Antología poética (ed. Joaquín Casalduero). Alianza Editorial.  p. 222. 
  4. Calvo Serraller, Francisco. El Greco. Alianza Cien (1994). Página 6. ISBN 8420646490
  5. Chamorro, Eduardo. Trucos de artista. Editorial Planeta, 1998. ISBN 8408026054; p. 114.
  6. D'Ors, Eugenio Tres horas en el Museo del Prado, editorial Aguilar, 6ª ed. 1ª re., 1969.
  7. Madrid. Citando Ed. 1965. Espasa Calpe Argentina. ISBN 84-7254-514-8. Página 1 del pdf.
  8. Blas de Otero Historias fingidas y vedaderas. Alianza Editorial, 1980; ISBN 8420617741.
  9. Poema de Manuel Machado, en Miguel d' Ors, Estudios sobre Manuel Machado, Sevilla, Renacimiento, 2000, pág. 30, ISBN 9788484720133.
  10. Buendía, Rogelio. El Prado básico. Sílex Ed. 1974; pág. 154. ISBN 8485041089