Ramón María del Valle-Inclán

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Ramón María del Valle-Inclán
«Lo mismo da la victoria que hacer gloriosa la derrota».
«Lo mismo da la victoria que hacer gloriosa la derrota».
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Wikisource-logo.svg Obras en Wikisource.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 84 años.
Icon PD.svg

Ramón María del Valle-Inclán (Villanueva de Arosa, Pontevedra; 28 de octubre de 1866 – Santiago de Compostela, 5 de enero de 1936), fue un escritor español de la generación del 98.

Citas[editar]

  • «Cuando mires tu imagen en el espejo mágico, evoca tu sombra de niño; quien sabe del pasado, sabe del porvenir».[1]
  • «El fascio no es una partida de la porra, como creen en España los radical-imbeciloides, ni un régimen de extrema-derecha. Es un afán imperial de universalidad en su más vertical y horizontal sentido ecuménico».[2]
  • «Lo mismo da la victoria que hacer gloriosa la derrota».[4]
    • Fuente: Sonata de estío (1903)
  • «Toda expresión suprema de belleza es un divino centro que engendra infinitos círculos».[5]
  • «Yo hallé siempre más bella la majestad caída que sentada en el trono».[6]
    • Fuente: Sonata de invierno (1905).[7]

Citas en verso[editar]

  • «Todo el saber en eso da:
    cuando es misterio en el misterio
    ha de ser por siempre jamás,
    hasta que el cirio de la muerte
    nos alumbre en la eternidad».[8]

Véase también[editar]

Citas sobre Valle-Inclán[editar]

  • «Como criterio heredado de otros tiempos, la Academia no aceptaba a gentes de conducta un tanto fuera de lo normal (la Academia es una institución humana, histórica, y, por tanto, participa de las cualidades de la vida humana y de la circunstancia histórica, y pobre de ella si así no fuera), y por eso quizá no entró Ramón del Valle Inclán, hombre al que le gustaba la vida ruidosa, estrafalaria, divorciado de su mujer en una España obsesa con los valores tradicionales de la familia. Pero eso no obsta para que la Academia haya admirado y siga admirando la tarea de ese escritor incomparable, e incluso ha habido académico posterior que dedicó su discurso de entrada a analizar, públicamente, la obra más escandalosa de Ramón del Valle Inclán».[9]
  • «...me presentaron al formidable Valle-Inclán de barbas de chivo a las tres de la mañana en un café lleno de corrientes de aire».

Referencias[editar]

  1. Ortega (2013), p. 3392.
  2. "Todas las máscaras de Valle-Inclán", en El País.2015/04/06
  3. Sentencia del personaje “Pica Lagartos”. Citado en Forma e idea de los esperpentos de Valle-Inclán, por María Eugenia March, ed. Department of Romance Languages, University of North Carolina, 1969; p. 84.
  4. Señor, Luis (1ª ed. 1997 / 2017). Diccionario de citas. Espasa Calpe. p. 537.  ISBN 8423992543.
  5. Ortega (2013), p. 567.
  6. Citado por Manuel Aznar Soler, en Guía de lectura de Martes de Carnaval, Anthropos Editorial, 1992; p. 25. ISBN 9788476583739.
  7. Ed. Imprenta helénica, 1913, (facsimil);p. 216.
  8. 8,0 8,1 Biografía por Ramón Gómez de la Serna. 4ª edición. Colección Austral, 1969; pág. 209.
  9. Zamora Vicente, Alonso. CVC «II. La Real Academia Española.» Al trasluz de la lengua actual. Ed. UCM, 1988. Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Consultado el 26 de octubre de 2019.
  10. II. La Real Academia Española. Ed. Universidad Complutense, 1988.
  11. Alianza Editorial, 1974. ISBN: 8420614882. Página 43.