Ramón Gómez de la Serna

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Ramón Gómez de la Serna
«El humorista no es humorista hasta que no se lo llaman».
«El humorista no es humorista hasta que no se lo llaman».
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 56 años.
Copyright red.svg Dependiendo de cómo se publicaran, pueden estar protegidas por derechos de autor. Deben usarse según las políticas de licencias de Wikiquote.

Ramón Gómez de la Serna (Madrid, 1888 - Buenos Aires, 1963). Escritor español vanguardista. Inventó el genero literario conocido como greguería.[1]

Citas[editar]

  • «Asegura Shakespeare que el dolor y la risa son los dos lados positivos de la vida».
    • Fuente: Automoribundia. página 385.[2]
  • «Amor es despertar a una mujer y que no se indigne».[2]
    • Fuente: Total de greguerías, página .
  • «El humorista no es humorista hasta que no se lo llaman».
    • Fuente: Automoribundia, página 154.[2]
  • «La guerra trae deseos de superación espiritual y escándalo arcangélico al país neutral».
    • Fuente: Automoribundia. página 295.[2]
  • «La literatura de cada época obedece a un tedio diferente».
    • Fuente: Automoribundia. página 346.[2]
  • «La Prensa avillana el estilo y empequeñece todo ideal estético».
    • Fuente: Ramón María del Valle-Inclán. Página 26.[3]
  • «La última mueca de la Tierra, cuando sea una luna fría y sin vida, será una mueca humorística parecida a la que pasea la Luna sobre nosotros».
    • Fuente: Automoribundia. página 384.[2]
  • «Don Ramón huía siempre de ser demasiado actual y tampoco quería ser histórico. Lo que quiso fué crear su propia personalidad, y ésa es la explicación de muchas cosas que le clasifican de extravagante».
    • Fuente: Ramón María del Valle-Inclán. Página 12.[3]

Greguerías[editar]

En Greguerías: Selección 1910-1960 [5][editar]

  • «El pez más difícil de pescar es el jabón dentro del agua».
    • Fuente: Página 63.[5]
  • «Como daba besos lentos, duraban más sus amores».
    • Fuente: Página 83.[5]
  • «Roncar es tomar ruidosamente sopa de sueños».
    • Fuente: Página 93.[5]
  • «Aquel tipo tenía un tic, pero le faltaba un tac; por eso no era un reloj».
    • Fuente: Página 96.[5]
  • «El agua se suelta el pelo en las cascadas».
    • Fuente: Página 122.[5]

En Total de greguerías [6][editar]

  • «Adagio es un consejo triste».
    • Fuente: Página 419[6]
  • «El corazón es la alcachofa del amor».
    • Fuente: Página 195[6]
  • «El hambre es la prometida del hombre.»
    • Fuente: Página 1201[6]
  • «El pañuelo de seda es el adiós de una caricia».
    • Fuente: Página 234[6]
  • «En los pies está nuestro polo Sur. Por eso se ponen tan fríos a veces.»
    • Fuente: Página 1571[6]
  • «Hay un gran encanto en no estar en todos los sitios en que no se está.»
    • Fuente: Página 806[6]
  • «La piedra filosofal es el corazón petrificado del tiempo».
    • Fuente: Página 717[6]
  • «Nunca es mañana; siempre es hoy.»
    • Fuente: Página 1201[6]

Citas sobre Madrid[editar]

  • «Era el Madrid del año 1897, que dentro de su pobreza valía mucho y bebía su vino con delectación, sabiendo que era pura sangre del tiempo».
    • Fuente: Ramón María del Valle-Inclán, página 26 [3]
  • «Una pedrada en la Puerta del Sol mueve ondas concéntricas en toda la laguna de España.».
    • Fuente: Elucidario de Madrid, página 94.[7]

En Automoribundia [2][editar]

  • «Fui por primera vez a Pombo en el vientre de mi madre, cuando ella según costumbre de las embarazadas recurría a la horchata de arroz, que allí despachan, para morigerar sus trastornos».
    • Fuente: Página 296.[2]
  • «Me encanta ese día en que el Museo y la Puerta del Sol huelen a los asfaltos derretidos del verano, al aceite esencial del arte y de la ciudad».
    • Fuente: Página 402.[2]
  • «Vivo sin embargo la calle, los figones y la Plaza Mayor, como si hiciese más de lo que voy haciendo, y me paseo por Madrid regustando lo que tiene de fénix de los ingenios él mismo».
    • Fuente: Página 293.[2]

Citas sobre Ramón Gómez de la Serna[editar]

Referencias[editar]

  1. Gómez de la Serna, Ramón. Total de greguerías (en Obras completas: Ramonismo. Total de greguerías, 1926-1962. VIII. VI) [1]. Aguilar, 1962. ISBN 9788422657279
  2. 2,0 2,1 2,2 2,3 2,4 2,5 2,6 2,7 2,8 2,9 Gómez de la Serna, Ramón Automoribundia. Ediciones Guadarrama, 1974. ISBN 8425001684
  3. 3,0 3,1 3,2 Ramón María del Valle-Inclán. Ramón Gómez de la Serna. 4ª edición. Colección Austral, 1969.
  4. Quevedo. Ramón Gómez de la Serna. 2ª edición. Colección Austral, 1962.
  5. 5,0 5,1 5,2 5,3 5,4 5,5 Greguerías: Selección 1910-1960. Volumen 22 de Selecciones austral: Poesía. Ramón Gómez De La Serna. 4ª edición, ilustrada. Editorial Espasa-Calpe, S.A., 1977. ISBN 9788423920228.
  6. 6,0 6,1 6,2 6,3 6,4 6,5 6,6 6,7 6,8 6,9 Total de greguerías. Editorial Aguilar, 1962. ISBN 8422657279
  7. Gómez de la Serna, Ramón (1957). Elucidario de Madrid (edición de 1988). Madrid: Comunidad de Madrid. ISBN 8433603019.