Ir al contenido

Pedro Calderón de la Barca

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
(Redirigido desde «Calderón»)
Pedro Calderón de la Barca
«Afortunado es el hombre que tiene tiempo para esperar»
«Afortunado es el hombre que tiene tiempo para esperar»
Véase también
Biografía en Wikipedia.
Multimedia en Wikimedia Commons.
Obras en Wikisource.
Obras en Cervantes Virtual.
Obras en Domínio Público (portugués).
Obras en el Proyecto Gutenberg (inglés).
Datos en Wikidata.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 343 años.

Pedro Calderón de la Barca (Madrid, 17 de enero de 1600-ibidem, 25 de mayo de 1681) fue un poeta y dramaturgo del Siglo de Oro español.

Citas[editar]

  • «Desdichado el que no vive engañado».[1]
  • «Dichas que se pierden son desdichas más grandes».[2][3]
  • «El caer no ha de quitar la gloria de haber subido».[4]
  • «El delito mayor del hombre es haber nacido».[5]
  • «El valor es hijo de la prudencia, no de la temeridad».[6]
  • «Nada me parece justo en siendo contra mi gusto».[8]
  • «No hay loco de quien algo pueda aprender el cuerdo».[9]
  • «Que errar lo menos no importa si acertó lo principal».[11]
  • «Tienen de su parte mucho poder las mentiras cuando parecen verdades».[12]
  • «Todos sueñan lo que son, aunque ninguno lo entiende».[13]
  • «Una pena imaginada es más que acontecida».[14]
  • «Venciste, mujer, venciste con no dejarte vencer».[15]
  • «Y para mí, el que es valiente es todo lo demás, puesto que el ánimo es don del alma, y la agilidad, del cuerpo».[6]

Citas en verso[editar]

  • «A la que me quiere quiero
    y a la que me olvida olvido».[16]
  • «Es admitido proverbio
    que el bueno para enemigo
    Será para amigo bueno».[17]
  • «No diga que tiene amor
    quien no tiene atrevimiento».[18]
  • «No es tan malo
    no ser bueno y parecerlo
    como serlo y no mostrarlo».[19]
  • «Pisando la tierra dura
    de continuo el hombre está,
    y cada paso que da
    es sobre su sepultura».[20]

Citas sobre el autor[editar]

  • «Si definiéramos a Lope y Calderón, no por lo que tienen, sino por lo que tienen de sobra, diríamos que Lope es el poeta de las ramas verdes; Calderón, el de las virutas. Yo os aconsejo que leáis a Lope antes que a Calderón. Porque Calderón es un final, un final magnífico, la catedral de estilo jesuita del barroco literario español».[21]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Bartra (1994), p. 45.
  2. Señor (1997), p. 224.
  3. Bartra (1994), p. 45.
  4. 4,0 4,1 4,2 Señor (1997), p. 533.
  5. Bartra (1994), p. 45.
  6. 6,0 6,1 Señor (1997), p. 539.
  7. Señor (1997), p. 32.
  8. Señor (1997), p. 305.
  9. Señor (1997), p. .
  10. Señor (1997), p. 425.
  11. Señor (1997), p. 195.
  12. Señor (1997), p. 366.
  13. Bartra (1994), p. 45.
  14. Señor (1997), p. 528.
  15. El mágico prodigioso; (parlamento del Demonio con Justina en la Jornada 3ªpág. 104. Ed. 2011.
  16. Bartra (1994), p. 45.
  17. Bartra (1994), p. 45.
  18. Gustos y disgustos son no más que imaginación; (parlamento del Rey en la Escena XIII), vol. 3, p. 5. Edición de ‎Juan Eugenio Hartzenbusch en 1852.
  19. Bartra (1994), p. 45.
  20. Acto III; Página 104.. Ed. 1877.
  21. Machado, Antonio (2009). Juan de Mairena. Alianza Editorial (1ª ed. Biblioteca de autor). p. XXXIV, p. 215. ISBN 9788420649849. 

Bibliografía[editar]

  • Ortega, Arturo. El gran libro de las frases célebres. Penguin Random House Grupo Editorial. México, 2013. ISBN 6073116314, 9786073116312. (En Google Books.)
  • Señor, Luis (2005). Diccionario de citas. Espasa Calpe. ISBN 8423992543.