Gaspar Melchor de Jovellanos

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Gaspar Melchor de Jovellanos
«La simpatía mueve dos cuerpos con una sola alma»
«La simpatía mueve dos cuerpos con una sola alma»
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Wikisource-logo.svg Obras en Wikisource.
Esta página contiene citas de una persona actualmente viva.
Copyright red.svg Dependiendo de cómo se publicaran, pueden estar protegidas por derechos de autor. Deben usarse según las políticas de licencias de Wikiquote.

Gaspar Melchor de Jovellanos (Gijón, Asturias, España, 5 de enero de 1744-Puerto de Vega, Navia, 27 de noviembre de 1811) fue un escritor, jurista y político ilustrado español.

Citas[editar]

  • «Es muy general la ilusión de creer que cuando un hombre tiene un buen pensamiento, ya es lo que en aquel momento piensa que es. Bien están los buenos pensamientos; pero resultan tan livianos como burbujas de jabón, si no los sigue el esfuerzo para concretar la acción».[1]
  • «La ciencia es sin disputa el mejor, el más brillante adorno del hombre».[2]
  • «Los manantiales de la abundancia no están en las plazas, sino en los campos; sólo puede abrirlos la libertad y dirigirlos a los puntos donde los llama el interés».[4]
  • «Para el hombre laborioso, el tiempo es elástico y da para todo. Sólo falta el tiempo a quien no sabe aprovecharlo».[6]
  • «¿Qué sería de una nación que en vez de geómetras, astrónomos, arquitectos y mineralogistas, no tuviesen sino teólogos y jurisconsultos?».[7]
  • «Si las lágrimas son efecto de la sensibilidad del corazón, ¡desdichado aquel que no es capaz de derramarlas!».[9]
  • «Todo impuesto debe salir de lo superfluo, y no de lo necesario».[10]

Sobre Jovellanos[editar]

  • «Con rara unanimidad —los casos de Jovellanos y Floridablanca tiene su explicación: el primero en su indeterminación política, claramente expuesta en sus obras doctrinales, que le tuvo varios días a la puerta de Madrid, dudando acerca del partido más conveniente, y el segundo, en razón de su edad y de la violenta reacción que le produjo el espectáculo de la revolución— los ilustrados de Carlos III se enrolaron bajo las banderas de José I, constituyendo el núcleo del partido que se llamaría afrancesado».[11]
    • Miguel Artola
    • Fuente: Los afrancesados. Sociedad de Estudios y Publicaciones, Madrid, 1953, pág. 21.

Referencias[editar]

  1. Manso Coronado, Francisco J. Diccionario enciclopédico de estrategia empresarial. Edición ilustrada. Ediciones Díaz de Santos, 2003. ISBN 9788479785659, p. 364.
  2. Señor (1997), p. 86.
  3. Señor (1997), p. 99.
  4. Jovellanos: Informes, en Obras del excelentisimo señor D. Gaspar Melchor de Jovellanos, 7. Imprenta de Francisco Oliva, 1840. Página 110.
  5. Señor (1997), p. 260.
  6. Señor (1997), p. 538.
  7. Jovellanos: antropología y teoría de la sociedad. Edición y notas de José Luis Fernández Fernández. Univ Pontifica Comillas, 1991. Página 334. ISBN 8485281950.
  8. Lara, María; Lara, Laura. Breviario de historia de España. EDAF, 2018. En Google Books. Consultado el 16 de octubre de 2019.
  9. Señor (1997), p. 559.
  10. Señor (1997), p. 174.
  11. Alvarez-Valdés y Valdés, Manuel. Jovellanos: vida y pensamiento, p. 470. Ediciones Nobel, 2012. ISBN 848459680X, 9788484596806. En Google Books. Consultado el 16 de octubre de 2019.

Bibliografía[editar]

  • Señor, José María (2005). Diccionario de citas. Editorial Espasa Calpe.  ISBN 8423992543