América Latina

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
«Las amenazas a la democracia en América Latina: terrorismo, debilidad del estado de derecho y neopopulismo». Mario Vargas Llosa.

América Latina o Latinoamérica es una región del continente americano que se define como el conjunto de países donde tres lenguas romances —español, portugués y francés— son lenguas mayoritarias. Generalmente, esta definición incluye 18 naciones hispanoamericanas independientes, más Brasil y Haití. Otras definiciones realizadas bajo criterios lingüísticos, históricos y culturales pueden incluir a Puerto Rico, Belice, Quebec, Luisiana y las posesiones francesas de ultramar en la cuenca del Caribe y en el Atlántico septentrional.

Citas[editar]

  • «Me siento tan patriota de Latinoamérica, de cualquier país de Latinoamérica, como el que más y, en el momento en que fuera necesario, estaría dispuesto a entregar mi vida por la liberación de cualquiera de los países de Latinoamérica, sin pedirle nada a nadie, sin exigir nada, sin explotar a nadie».
    • «Ernesto "Che" Guevara (14 de mayo de 1928 – 9 de octubre de 1967), político, escritor, periodista y médico argentino-cubano.
  • «Lo que se espera de un escritor en América Latina es una mezcla de profeta, crítico, cómico, conciencia en el exilio, bondad, erudición y modestía. Prefiero la de que somos escritores sólo para no ser simple borrachos».
  • «Las amenazas a la democracia en América Latina: terrorismo, debilidad del estado de derecho y neopopulismo».[1]
    • Mario Vargas Llosa (28 de marzo de 1936 - ), escritor, político, periodista y ensayista peruano, naturalizado español en 1993.
  • «Sobre los pueblos de Latinoamérica caen todos los ciclones, prohibieron los frutos de la sangre joven. Pero nunca pudieron tapar la mirada, ni jugar con la voz del poeta».[2]
    • Celeste Carballo (21 de septiembre de 1956 - ) cantante y compositora argentina.
  • «El ejército de EE.UU. dice que hay que ir a la guerra, toda Latinoamérica le chupa el miembro y está dispuesta a avalar esta matanza para que los mismos yanquis nos vendan el petróleo a precios de alza. ... Latinoamérica es un pueblo al sur de EE.UU...».[3]
  • «¿Cuál va a ser el destino de América Latina?. Yo no lo sé, pero sé cuál es el desafío. El desafío es: ¿Vamos a convertirnos en la triste caricatura del Norte?... ¿Vamos a ser como ellos? ¿A repetir los horrores de una sociedad de consumo que está devorando el planeta?... ¿Vamos a ser violentos? ¿Vamos a creer que estamos condenados a la guerra incesante? ¿O vamos a generar un mundo diferente? ¿Vamos a ofrecer al mundo un mundo diferente? Que yo creo que ese es el desafío que tenemos planteando y por hoy somos, la verdad, caricaturas bastante tristes, de modos de vida que se nos imponen desde afuera. ... Los ecos de voces ajenas...».[5].
    • Eduardo Galeano (3 de septiembre de 1940 - 13 de abril 2015), periodista y escritor uruguayo.
  • «Debo confesar que sólo me di cuenta cabal de la trascendencia universal de la Reforma Universitaria del 18 cuando en 1975, hablando de ella en una cátedra en la Escuela de Frankfurt, los estudiantes alemanes no podían comprender cómo, en esta América Latina tan atrasada, se pudieron dar formas tan avanzadas y democráticas en el campo del saber y en la generación del poder».[6]
    • Luis Vitale (19 de julio de 1927 - 27 de junio de 2010), profesor universitario, escritor y activista anarquista chileno.
  • "Yo veía antes, hace tiempo, con protesta la obra colonizadora de España; pero hoy la veo con profunda admiración. España nos dio su lengua, su civilización y su sangre. Nosotros más bien nos consideramos como españoles indios de América.[7]
  • "He dicho ya que la Conquista fue la última cruzada y que con los conquistadores tramontó la grandeza española. Su carácter de cruzada define a la Conquista como empresa esencialmente militar y religiosa. La realizaron en comandita soldados y misioneros…La ejecución de Atahualpa, aunque, obedeciese sólo al rudimentario maquiavelismo político de Pizarro, se revistió de razones religiosas…Después de la tragedia de Cajamarca, el misionero continuó dictando celosamente su ley a la Conquista. El poder espiritual inspiraba y manejaba al poder temporal…el cruzado, el caballero, personificaba una época que concluía, el Medioevo católico.”[8]
  • La universalidad, la igualdad de todos a un lado y otro del Atlántico como súbditos del monarca, es un sello especial de la Monarquía Hispánica, que nada tuvo que ver —aunque nada puede ser idílico, pero sí diferenciador— con las tergiversaciones «maliciosas» y falseadas."
  • "Para los pueblos de origen hispánico, percibir el sentido de la obra de España en América es esencial a los fines de su propio destino."
  • "Los Reyes Católicos actuaban así porque no había diferencias entre un territorio americano y un territorio español. Para esos reyes y sus hombres de gobierno, América era igual a Castilla o Aragón, no un imperio colonial destinado a enriquecer una burguesía española que no existía. Solo podemos ser justos con los reyes de esos días si nos situamos en su época y dejamos de ver sus actos con los prejuicios de hoy. Si el Estado español representó en el Caribe una conducta moral frente a los desmanes de sus súbditos peninsulares, se debió a que actuó adelantándose a su propio tiempo histórico. Al terminar el siglo XV y comenzar el XVI, el Estado español seguía irguiéndose por los principios religiosos que habían gobernado a la Ciudad de Dios en el Medioevo de Europa, y ni los reyes ni sus consejeros hubieran concebido que esos territorios de Ultramar podían ser dados a compañías de mercaderes para que los usaran con fines privados, cosa que un siglo y un tercio después hicieron Inglaterra, Holanda y Francia."
  • «La obra civilizadora de España cumplida en tierras de América no tiene parangón en la historia. Es única en el mundo. Su empresa tuvo el sino de una auténtica misión. Ella no vino a las Indias ávida de ganancias y dispuesta a volver la espalda y marcharse una vez exprimido y saboreado el fruto. Llegaba para que fuera cumplida y hermosa realidad el mandato póstumo de la reina Isabel de atraer a los pueblos de Indias y convertirlos al servicio de Dios. Venía para que esos pueblos se organizaran bajo el imperio del derecho y vivieran pacíficamente. No aspiraban a destruir al indio, sino a ganarlo para la fe y dignificarlo como ser humano».[12]
  • "La leyenda negra antiespañola fue una operación de propaganda montada y alimentada a lo largo del tiempo por el protestantismo —sobre todo en sus ramas anglicana y calvinista— contra el Imperio español y la religión católica para afirmar su propio nacionalismo, satanizándolos hasta extremos pavorosos y privándolos incluso de humanidad... [hay] de ello ejemplos abundantes y de toda índole: tratados teológicos, libros de historia, novelas, documentales y películas de ficción, cómics, chascarrillos y hasta chistes de sobremesa.Contribuyó a la extensión y duración de la leyenda negra la indiferencia con que el imperio español, primero, y, luego sus intelectuales, escritores y artistas, en vez de defenderse, en muchos casos hicieron suya la leyenda negra, avalando sus excesos y fabricaciones como parte de una feroz autocrítica que hacía de España un país intolerante, machista, lascivo y reñido con el espíritu científico y la libertad."[13]
  • "Gracias a Dios, para nuestro Pueblo y los pueblos americanos. Fuimos forjados por la España que, más allá de las contradicciones y los límites en la concepción histórica, nos deslumbra con sus Leyes de Indias, con las Ordenanzas de Alfaro, con la conciencia misionera de una mujer maravillosa que la historia daría en llamar Isabel la Católica. Sí, la misma que hizo devolver a Colón los indios que él había traído a Europa, porque nadie osaría tratar así a sus vasallos. Somos hijos de una gran conciencia. Porque la obra de España en América, más que una empresa, fue una Misión. Una misión del pueblo español que se volcó a estas tierras con lo mejor que tenía: su cultura y su fe. Misión de los conquistadores que en cincuenta años recorrieron a pie el continente, fundando pueblos y mezclándose, sin miedo, con los indios."[14]
  • "La erosión de nuestra identidad comienza temprano con la leyenda negra. La plasma el padre Bartolomé de las Casas. La usan los emancipadores para legitimar la ruptura con Madrid. En el siglo XX la estimula Hollywood, la escuela y el texto. Hoy la televisión fomenta la gringomanía, cuyo reverso es la hispanofobia. El efecto: autodenigrarse por no ser longilíneos, blondos y de ojos azules."
  • "Fue en España, para ser mas preciso en Salamanca, apabullado por las centenarias piedras de Villamayor, frente a las severas estatuas de Fray Luis de León y Unamuno, o al menos ante sus nombres inscritos en camisetas, afiches y llaveros, donde descubrí que yo era latinoamericano. Acababa de cumplir 28 anos y hasta entonces había vivido en México, donde jamás fui consciente de esta condición y donde nunca tuve la fortuna o la desgracia de toparme con alguien que se proclamase miembro de esta especie.(...) De no haber escapado de México para aventurarme en las añejas aulas de la Universidad de Salamanca, tal vez jamas habría descubierto lo que significaba ser latinoamericano.(...)antes de vivir en Salamanca, jamas había sentido la repentina necesidad de bailar salsa (en México, a diferencia de países menos mojigatos, la burguesía desprecia la música tropical) y ahora, de repente, me veía una vez por semana en El Savor -así, con falta de ortografía incluida-, la catedral de la salsa salmantina, un turbulento antro en las proximidades de la Gran Vía donde cada fin de semana se congregaban los estudiantes latinoamericanos, acompañados de sus correspondientes ligues españoles, como hormigas atraídas por un rastro de azúcar."[16]

Referencias[editar]

  1. Cita en el Diario ABC, 8 de octubre de 2010.
  2. os Poetas De Latinoamérica. Celeste y La Generación (1986)
  3. "Latinoamérica es un pueblo al sur de EE.UU." Festival de Viña del Mar 2003.
  4. Acto por la Lucha Antiimperialista de los Pueblos, VI Foro Social Mundial, en Poliedro de Caracas, 27 de enero de 2006.
  5. Documental "Encontro com Milton Santos: O mundo global visto do lado de cá" (2006), del cineasta brasileño Silvio Tendler.
  6. El grito de Córdoba y la unión latinoamericana.
  7. Gullo Omoedo, Marcelo; "Nada por lo que pedir perdón. La importancia del legado español frente a las atrocidades cometidas por los enemigos de España", Espasa, Barcelona, 2022
  8. MARIÁTEGUI, José Carlos, 7 Ensayos de interpretación de la realidad peruana, Lima, Ed. Amauta, 1994, Págs. 169 y 170.
  9. Prólogo a "Nada por lo que pedir perdón" de Marcelo Gullo
  10. Gullo Omoedo, Marcelo; "Nada por lo que pedir perdón.La importancia del legado español frente a las atrocidades cometidas por los enemigos de España"p.337
  11. "De Cristóbal Colón a Fidel Castro", tomo I, Sarpe, Madrid, 1985, pág. 55.
  12. Gullo Omoedo, Marcelo; "Nada por lo que pedir perdón.La importancia del legado español frente a las atrocidades cometidas por los enemigos de España"
  13. https://www.lanacion.com.ar/opinion/leyendas-negras-horadan-poder-del-enemigo-nid2172654/
  14. Gullo Omoedo, Marcelo; "Nada por lo que pedir perdón.La importancia del legado español frente a las atrocidades cometidas por los enemigos de España"p.348
  15. https://espacioseuropeos.com/2015/03/la-leyenda-negra-antiespanola/
  16. "El insomnio de Bolívar: Cuatro consideraciones intempestivas sobre América Latina en el siglo XXI