Riccardo Muti

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda



Riccardo Muti
Riccardo Muti
Riccardo Muti
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Wikidata-logo-en.svg Datos en Wikidata.
Esta página contiene citas de una persona actualmente viva.
Copyright red.svg Dependiendo de cómo se publicaran, pueden estar protegidas por derechos de autor. Deben usarse según las políticas de licencias de Wikiquote.

Riccardo Muti (Nápoles, 28 de julio de 1941) es un director de orquesta italiano.

Citas[editar]

  • A pesar de ser una sociedad multiétnica, Estados Unidos debe trabajar con personas que provienen de culturas lejanas que tienen un valor universal y pueden convertirse en patrimonio de la humanidad.
    • En Muti: a Chicago porterò la classica tra gli emarginati.[1]
  • Amo Chicago, Enrico Fermi trabajó allí y hoy en día muchos investigadores italianos. Con el gran violonchelista Yo-Yo Ma también llevaré la música a escuelas y cárceles.
    • En Con Attila la mia prima opera a New York.[2]
  • Como no quiero terminar con una sinfonía agravante, como diríamos en Nápoles, cerramos con Don Pasquale de Donizetti. ¿Qué incluye la Quinta de Beethoven? Para los críticos es un error estilístico muy grave, pero no me importa.
    • Citado en Muti al Senato: aiuti ai talenti della musica.[3]
  • Con el #Me-Too, Lorenzo Da Ponte y Mozart acabarían en la cárcel
  • Cuando leo que hay personas que no pueden llegar a fin de mes, puede parecer pleonástico. Pero olvidar la cultura sería muy serio.[4]
  • Dentro de nosotros hay una energía cósmica que nos sobrevive, porque es divina. Recuerdo la muerte de mi madre, Gilda: tuve la clara sensación de que su cuerpo se volvía pesado como el mármol, mientras se liberaba un flujo, la energía vital. Siento que el universo está atravesado por rayos sonoros que llegan hasta nosotros, y esa es la razón por la que tenemos la música. Los rayos sonoros que atravesaron a Mozart, son infinitos.
    • Ángel Gómez Fuentes en Riccardo Muti escala a los 80 el Everest de Beethoven.[5]
  • En Italia hemos perdido la capacidad de sentir la 'belleza', esa 'belleza' que durante siglos le hemos dado al mundo y que ya no sentimos.
    • En L'Italia ha abdicato alla sua storia musicale.[6]
  • En el Conservatorio de Nápoles aún vive ese mundo del siglo XVIII que se fusionó a partir de los cuatro colegios de la ciudad cuando en el siglo pasado, se redujeron las sedes. El hecho de que logre (se dice) ser un buen intérprete del clasicismo es quizás la combinación de un clasicismo innato y la educación recibida, en Nápoles y durante 16 años en Apulia.
    • En Muti: la mia vita con Spontini.[7]
  • En las escuelas italianas, la música está prácticamente ausente, si no todavía peor. La música debería ser obligatoria, como el italiano. No me gustaría que estos nuevos liceos musicales fueran institutos para lavarse la conciencia.
    • Citado en Alfredo Mandelli: Mandelli dice la sua.[8]
  • En otros tiempos, la palabra científico se utilizaba solo para algunos muy grandes como Einstein y la de maestro para músicos como Verdi, Puccini o Toscanini. Ahora abunda sin límites, es un poco como esos aparcacoches callejeros napolitanos que a todos llaman dottó (doctor).
    • Ángel Gómez Fuentes en Riccardo Muti escala a los 80 el Everest de Beethoven.[5]
  • He tenido una formación católica. Admiraba mucho al papa Ratzinger, incluso como magnífico músico.
    • Ángel Gómez Fuentes en Riccardo Muti escala a los 80 el Everest de Beethoven.[5]
  • Hoy hay directores que improvisan sobre la base atlética del movimiento de sus brazos. Desaté la hilaridad con el humor napolitano. Luego pasé a la sustancia, el largo y complejo, casi imposible, camino del director. Se trata de llevar el mensaje de las notas hacia el infinito, que es Dios. He pensado en Vittorio Gui que a sus 90 años, decía: "Lástima, justo ahora que estaba aprendiendo lo que significa dirigir una orquesta".
    • Citado en Valerio Cappelli, Muti e i suoi giovani: appello a Napolitano per salvare la musica.[9]
  • [En el homenaje al compositor armenio Tigran Mansurian] Hoy volvemos aquí en un momento políticamente delicado, para reafirmar nuestra amistad, para lanzar un puente de hermandad, signo de esperanza para este país que parece olvidado y que, en el centro de potencias como Turquía, Azerbaiyán e Irán, corre el riesgo de desaparecer. El nuestro es un gesto de solidaridad hacia un Estado que hay que defender hasta el final, en nombre de la cultura, la belleza, la música.[10]
  • Italia significa Verdi, Puccini, Tiziano, Antonello da Messina. No es un discurso de política, de la que no entiendo nada. No creo que Tiziano nació allá y Antonello da Messina en acullá: para mí son dos italianos.[11]
  • La del músico es una profesión que se elige por pasión, casi se podría decir que es una misión: en constante búsqueda de una verdad interpretativa, de una perfección inalcanzable.
    • Ángel Gómez Fuentes en Me he cansado de la vida, porque este es un mundo en el que no me reconozco. Extraido del libro de Muti: El infinito entre las notas. Mi viaje en la música.[10]
  • La educación musical, no nos cansaremos de repetirlo, es fundamental para una buena sociedad. Espero que algo se esté moviendo para remediar las vergonzosas brechas en nuestro sistema educativo.
    • De la entrevista con Valeria Ronzani.[12]
  • La música no se hace riendo y bromeando, sino trabajando duro. Creo en la autoridad para convencer de que mi idea musical no es la única posible, sino la correcta en ese momento.[4]
  • Los italianos hemos olvidado que la música no es solo entretenimiento, sino que es una necesidad del espíritu. Esto es grave porque significa romper las raíces importantes de nuestra historia.[6]
  • Mi primera partitura (de la Misa Solemne de Beethoven) es de 1970. LLevo más de medio siglo trabajando en ella, pero nunca me atrevía a dirigirla. Es la Capilla Sixtina de la música: la sola idea de acercarme a ella siempre me ha dado un gran temor.
    • Ángel Gómez Fuentes en Riccardo Muti escala a los 80 el Everest de Beethoven.[5]
  • Me he cansado de la vida. Porque es un mundo en el que ya no me reconozco. Y como no puedo esperar que el mundo se adapte a mí, prefiero apartarme del camino. Como en el Falstaff: Todo declina(...) Creo que ya no pertenezco a un mundo que está removiendo por completo aquellos principios de cultura, de ética en el arte, con los que crecí y que me comunicaron mis profesores de la escuela secundaria y del conservatorio.
    • Ángel Gómez Fuentes en Riccardo Muti escala a los 80 el Everest de Beethoven.[5]
  • No hay ninguna diferencia entre hombres y mujeres en el podio, pero su tendencia a masculinizarse es un error. Deben expresar su feminidad. Las vería bien en la sensibilidad de Schubert, menos en La tempestad del Otelo, que podría parecer la negación de la feminidad. Y luego, cuando se visten con el frac... Siempre he odiado ese traje de pingüino.[4]
  • No hay orquestas, la enseñanza de la música en las escuelas es inexistente, demasiados teatros históricos permanecen cerrados... Me duele ver al país caer en la ignorancia. Vivimos de las rentas del glorioso pasado. Tenemos un inmenso patrimonio cultural que se está precipitando a pesar de los esfuerzos de algunas personas.
    • Ángel Gómez Fuentes en Me he cansado de la vida, porque este es un mundo en el que no me reconozco.[10]
  • [Refiriéndose a Claudio Abbado] Personalmente, nunca hubo nada entre nosotros, solo que durante treinta años dijeron que nos odiábamos a muerte, rumores difundidos por fanáticos de la ópera. Cuando me preguntó por el 'Cherubini', inmediatamente dije que sí, una oportunidad de trabajo extraordinaria para los chicos. Algunos se sorprendieron, nosotros dos nada, tenemos una relación de gran respeto mutuo.[4]
  • ¿Rostropóvich? Cuando yo dirigía en Filadelfia, él estaba en Washington. Me llamaba Riccardocka, una especie de Riccardino. Siempre cariñoso, me dio prueba de una gran amistad y solidaridad. Le encantaba la convivencia, siempre que había un brindis también me servía vodka: a la mañana siguiente estaba brillante y yo había pasado una noche infernal.[1]
  • [Sobre la Ópera de Roma] No puedo ser esquizofrénico, poner la quinta en Chicago, donde dirigiré la orquesta, y volver a Roma.[13]
  • Soy nostálgico, me cuesta estar fuera de casa, siempre me he sentido como un pequeño Ulises.
    • Citado en Con Attila la mia prima opera a New York.[14]
  • Toscanini solía decir que los brazos son la extensión de la mente. Hoy en día muchos directores utilizan el podio para gesticulaciones excesivas, de espectáculo, tratando de impresionar a un público más inclinado a lo que ve y menos a lo que escucha.
    • Ángel Gómez Fuentes en Riccardo Muti escala a los 80 el Everest de Beethoven.[5]

Citas sobre Riccardo Muti[editar]

  • Muti es una individualidad artística excepcionalmente dotada, con un dinamismo poderoso y una gran fe en la función de la música.
    • Quirino Principe.
  • ¿Muti? Un talento fuera de lo común, pero ignorante como Toscanini.
  • Riccardo Muti. Lo invité a dirigir su primer concierto en La Scala, en los 70. También les sugerí que trabajáramos juntos. Cierto, teníamos gustos diferentes, pero podríamos haberlo hecho. Una dirección compartida, ¿por qué no? Sin embargo, prefirió quedarse en Florencia, al frente del Maggio Musicale.
  • Sé, como decía Pasolini, sé perfectamente bien que podría haber un presidente de la República que corresponda a lo que nadie puede decir que no, porque ¿qué es lo que en Italia es considerado y admirado por el mundo entero, conocido?, ¿Bersani?, ¿Grillo?, ¿Berlusconi? No, Donatello, Giotto, Miguel Ángel, Brunelleschi, Verdi, Mozart o Da Ponte. [...] También podría decir algunos de los vivos: podría decir Ceronetti, podría decir otros nombres, pero llegué a un nombre más justo. Y, aparte de lo que ya he hecho, muy invisible, tanto que lo llamo aquí [al Servicio público de Michele Santoro], para mi enfado, Cancronesi, que es Umberto Veronesi, a quien el mundo reconoce y que tiene solo el límite de edad (no está muerto, pero está muy avanzado en el tiempo); sin embargo, hay uno que está un poco más atrás en el tiempo y tiene un nombre. [...] El nombre es simple: Riccardo Muti. Quiero que alguien me diga, en la izquierda: 'No, Muti está a la derecha'. Muti no es de derechas: Muti es la música italiana, es Verdi, es Da Ponte, es Rossini, es la gran civilización italiana, que siempre es negada por estos ignorantes [apuntando a Massimo Cacciari] y cabras [...].
    • Vittorio Sgarbi
  • [En homenaje por su 80 cunpleaños] Se trata de un reconocimiento a una de las personalidades más eminentes de la cultura, no solo de la musical, de nuestro país, sino sobre todo un exponente de una categoría muy rara en Italia: la de los hombres libres. Es un homenaje al hombre libre, de gran honestidad intelectual, que honra a Italia.
    • Vincenzo De Luca, presidente de la región de Campania.[10]

Referencias[editar]

  1. 1,0 1,1 Corriere della Sera, 23 de noviembre de 2009.
  2. Corriere della Sera, 25 de enero de 2010.
  3. Corriere della Sera, 21 de diciembre de 2009.
  4. 4,0 4,1 4,2 4,3 En Muti: io e Abbado divisi dai fanatici, Corriere della sera, 3 de abril de 2008
  5. 5,0 5,1 5,2 5,3 5,4 5,5 ABC, p. 68, 8 de agosto de 2021.
  6. 6,0 6,1 La Repubblica, 9 de enero de 2010.
  7. Corriere della Sera, 7 de diciembre de 1993.
  8. L'Opera, p. 41, año XXIV, n. 251, noviembre de 2010.
  9. Corriere della Sera, 19 de diciembre de 2009.
  10. 10,0 10,1 10,2 10,3 Riccardo Muti. ABC, 28 de julio de 2021.
  11. En Corriere della Sera, 22 de marzo de 2011.
  12. Intervista a Muti: «Io e Abbado...», Il Sole 24 Ore, 3 de noviembre de 2007.
  13. Corriere della Sera, 26 de enero de 2010.
  14. Corriere della Sera, 25 de enero de 2010.

Enlaces externos[editar]