Piratería

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
«Do el cobarde ve el riesgo, él ve la gloria,
y sólo por luchar la lucha anhela
el pirata feliz, rey de los mares».
Lord Byron

Piratería y pirata, como concepto histórico, hacen referencia a la práctica de saqueo organizado o bandolerismo marítimo definida por el Derecho Internacional en el artículo 101 de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar.[1] Tiene continuación en las patentes de corso concedidas por los estados para el saqueo en rutas y puertos de mar. Piratas, bucaneros, hermanos de la costa y corsarios populares fueron ‘Barbarroja’, el inglés Francis Drake, el filibustero galés Henry Morgan, Capitán Kid, el mayor Stede Bonnet, Mary Read, o los más literarios Sandokan, Garfio, Capitán Blood, o John Silver “El Largo”, personaje de La isla del tesoro, de Stevenson.

Citas[editar]

  • «Do el cobarde ve el riesgo, él ve la gloria,
    y sólo por luchar la lucha anhela
    el pirata feliz, rey de los mares».
    • Lord Byron
    • Fuente: El corsario (imprenta de "La Opinión", Valencia, 1863.). Traducción: Vicente Wenceslao Querol y Teodoro Llorente.[2]
  • «El mayor Stede Bonnet no se atrevió a negarse. Lo aligeraron de su cuchillo y de su trabuco. Prestó juramento sobre el hacha (pues Barbanegra no podía soportar la vista de una Biblia), y le asignaron su ración de galleta y de ron, con su parte de futuro botín. Nunca habría imaginado el mayor que la vida de los piratas estuviese tan reglamentada...».
    • Fuente: Vidas imaginarias. Schwob, Marcel. Ediciones de bolsillo, Barral editores . Dep. Legal: B. 29407-1972. página 105.
  • «En un servicio honrado la ración es corta, la paga pequeña y el trabajo mucho; en éste en cambio hay abundancia y hartazgo, placer y comodidad, libertad y poder».
  • «Escribir una historia de la piratería desde los primeros tiempos hubieras sido empresa imposible. Comenzaría por parecer una historia marítima del mundo».
    • Philip Gosse
    • Fuente: Los corsarios berberiscos. Los piratas del Norte. Espasa-Calpe. Prólogo a la 4ª ed. 1973; página 9. ISBN 8423907953.
  • «Isla de la Tortuga, lo que se dice Isla de la Tortuga, famosa, novelesca, mercado de bucaneros, filibustería, la que hemos conocido en las novelas de corsarios, y tenemos unida, por la imaginación, a las aventuras de la piratería, a los sangrientos abordajes y a las negras banderas, no hay más que una: la que está sobre el extremo Noroeste de la Española, mirando de cerca a las costas de Haití».
    • Manuel Aznar
    • Fuente: La isla de la Tortuga. Peña Batlle, Manuel Arturo. Ed. Cultura Hispánica, 1977. ISBN 8472321266. página 10 (prólogo de Manuel Aznar en 1951).
  • «La libertad individual ilimitada en las relaciones y transacciones sociales, es una prima concedida a la extorsión, una patente de corso otorgada a los piratas y a los bandidos con derecho de presa sobre todos aquellos que caen en sus manos ¡Ay de los vencidos! Que los lobos reclamen esa libertad, se comprende; pero que los carneros les hagan coro, sólo demuestra una cosa: ¡que son carneros!».[5]
  • «Los piratas y corsarios del siglo XVIII crearon una “red de información” que envolvía el globo; primitiva y dedicada primordialmente a los negocios prohibidos, la red funcionaba admirablemente. Repartidas por ella había islas, remotos escondites donde los barcos podían ser aprovisionados y cargados con los frutos del pillaje para satisfacer toda clase de lujos y necesidades. Algunas de estas islas mantenían “comunidades intencionales”, completas mini-sociedades que vivían conscientemente fuera de la ley y mostraban determinación a mantenerse así, aunque fuera sólo por una corta -pero alegre- existencia».[8]
  • «Quince hombres sobre el baúl del muerto...
    Yujujú, y una botella de ron.
    Belcebú y la bebida acabaron con su vida...
    Yujujú, y una botella de ron».
    • Del original en inglés:«Fifteen men on the dead man's chest-Yo-ho-ho, and a bottle of rum!...».
    • Stevenson
    • Nota: Canción de los piratas de La Isla del Tesoro, 1883 (traducción de María Durante).[9]
  • «¡Seamos francos! Las cruzadas: ¡piratería superior, nada más!».
    • Nietzsche
    • Fuente: El Anticristo, maldición sobre el cristianismo (1888). Cap. LX.[10]
  • «Son muy liberales los piratas entre sí mismos; si alguno queda totalmente despojado de bienes, le hacen participar con franqueza de lo que tienen».
    • Fuente: Exquemelin, Alexandre O. Piratas de América, Primera parte, capítulo VII, p. 67; Barral Ed. 1971; Depósito Legal: B. 21492-1971.
  • «—¡Veo un barco pirata a la derecha!
    —Se dice estribor.
    —¡Veo un estribor a la derecha!».
  • «Y la morera, el único árbol corpulento en el extremo de la península, erguido como un centinela a la puerta del patio, suspiró levemente con un estremecimiento de todas sus hojas, como si añorara al Hermano de la Costa, a aquel hombre de tenebrosas hazañas, pero de gran corazón, que al mediodía solía echar una siesta bajo su sombra».

Refranero del corso y la piratería[editar]

La “Jolly Roger”, del bucanero Calico Jack,[13] símbolo popular de la piratería.
  • «Cuando el corsario promete misas y cera, con mal anda la galera».
    • Fuente: Refranero del mar.[14]
  • «De corsario a corsario non se pierden sino los barriles».[15]
    • Fuente: Diccionario de refranes comentado (recopilación de Regino Etxabe). Página 127.
  • «Gran corsario es el tiempo, siempre llevando, siempre trayendo».

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]