Thomas Hardy

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Thomas Hardy

Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 92 años.
Icon PD.svg

Thomas Hardy (Higher Bockhampton, Stinsford, cerca de Dorchester, Inglaterra; 2 de junio de 1840-Max Gate; 11 de enero de 1928) fue un novelista y poeta británico.

Citas[editar]

NOTA: Salvo en los casos que cuentan con referencia en español, la traducción de las citas incluidas en esta sección es propia del usuario que las aporta.

  • «La relatividad. Que las cosas han sido, son y serán (p. ej. EMF [E. M. Forster], etc. siguen viviendo en el pasado».
    • Original: «Relativity. That things and events always were, are, and will be (eg EMF, etc. are living still in the past)».[1]
    • Fuente: Apunte en su cuaderno, junio de 1923
  • «Ni la casualidad ni un propósito gobiernan el universo, sino la necesidad».
    • Original: «Neither chance nor purpose governs the universe, but necessity».[1]
  • «Yo no puedo pensar sin asombro en que ciertas gentes osen hablar de los beneficios de la guerra. ¡Qué estupidez! La guerra es el mal y no puede engendrar sino el mal».[2]

Citas de sus obras[editar]

NOTA: Salvo en los casos que cuentan con referencia en español, la traducción de las citas incluidas en esta sección es propia del usuario que las aporta.

And There Was a Great Calm[editar]

  • Hubo años fríos que quemaban la pasión,
    Y mucha desesperación y las iras crecían,
    La preocupación observaba con palidez, las múltiples penas,
    Entre a juventud, entre los mayores y los débiles,
    Y el pensativo Espíritu de la Piedad susurró «¿por qué?».
    ...
    Vino la calma. Del cielo emanaba una clemencia;
    Hubo paz en la tierra y silencio en el aire;
    Algunos pudieron, y otros no, sacudirse la desgracia;
    Y el Espíritu Siniestro dijo con burla: "¡Tenía que ser así!"
    Y, de nuevo, el Espíritu de la Piedad susurró «¿por qué?».
    • Original: «There had been years of Passion—scorching, cold,
      And much Despair, and Anger heaving high,
      Care whitely watching, Sorrows manifold,
      Among the young, among the weak and old,
      And the pensive Spirit of Pity whispered, “Why?”».
      ...
      «Calm fell. From Heaven distilled a clemency;
      There was peace on earth, and silence in the sky;
      Some could, some could not, shake off misery:
      The Sinister Spirit sneered: 'It had to be!'
      And again the Spirit of Pity whispered, 'Why?'».[3]
    • Fuente: Versos I y IX: Thomas Hardy: The Complete Poems (Palgrave, 2001)
    • Nota: Con ocasión de la firma del Armisticio del 11 de noviembre de 1918

El regreso del nativo (1878)[editar]

  • «"¿Así que tiene ideas extrañas?" -dijo el anciano-. "¡Ah, en estos tiempos se abusa mucho de ese mandar a la gente a la escuela!"».[4]
    • Original: «"Strange notions, has he?" said the old man. "Ah, there's too much of that sending to school in these days!"».[5]
    • Fuente: «Book Two — The Arrival; 1—Tidings of the Comer»
  • «La desgracia se había abatido sobre ellos con gentileza, truncando sus erráticas historias con una catástrofe, en vez de, como ocurre en muchos casos, menguando sus vidas hasta llegar a convertirlas en una nadería carente de interés merced a largos años de arrugas, abandono y decrepitud».[4]
    • Fuente: El regreso del nativo (traducción de Esther Pérez). Montesinos, Barcelona, 2006.[4]
    • Original: «Misfortune had struck them gracefully, cutting off their erratic histories with a catastrophic dash, instead of, as with many, attenuating each life to an uninteresting meagreness, through long years of wrinkles, neglect, and decay».[5]
    • Fuente: «Book Six — Aftercourses; 1—The Inevitable Movement Onward»

In Tenebris II[editar]

  • «[Soy un poeta] que sostiene que, de haber un camino para llegar a un mejor mundo, requiere [antes] una mirada en profundidad al peor».
    • Original: «[I am a poet ]who holds that if way to the Better there be, it exacts a full look at the Worst».[6]

La elegida[editar]

  • «"Una mujer por quien lucharían los grandes dioses"
    La dije, y allí la besé:
    Y luego pensé en las cinco anteriores,
    Y como desvanecen con el tiempo los encantos».
    ...
    «Y allí yace, y allí la cuido,
    Hasta el fin de mi vida,
    Una femineidad en mixtura—
    No una, sino todas combinadas—».
    • Original: «"A woman for whom great gods might strive!"
      I said, and kissed her there:
      And then I thought of the other five,
      And of how charms outwear»
      ...
      «And there she lies, and there I tend,
      Till my life's threads unwind,
      A various womanhood in blend –
      Not one, but all combined».[7]

The Darkling Thrush[editar]

  • «... De repente surgió una voz entre
    Las tristes ramitas arriba
    Un sincero canto vespertino
    De ilimitada alegría;
    Un pequeño tordo, viejo, frágil y demacrado
    Con plumas erizadas por el fuerte aire,
    Había escogido así lanzar su alma
    A la penumbra avanzando.

    Tan pocos motivos para el canto alegre
    De tanto sonido ecstático
    Estaban escritos en las cosas de la Tierra
    Sean cercanas o lejanas
    Que pude pensar que vibraba a través de
    Su alegre canción de buenas noches
    Alguna esperanza bienaventurada que conocía él
    Y de la cual yo desconocía».
    • Original: «... At once a voice arose among
      The bleak twigs overhead
      In a full-hearted evensong
      Of joy illimited;
      An aged thrush, frail, gaunt, and small,
      In blast-beruffled plume,
      Had chosen thus to fling his soul
      Upon the growing gloom.

      So little cause for carolings
      Of such ecstatic sound
      Was written on terrestrial things
      Afar or nigh around
      That I could think there trembled through
      His happy good-night air
      Some blessed Hope, whereof he knew
      And I was unaware».[8]
    • Fuente: The Graphic, 29 de diciembre de 1900[9]
    • Nota: Fue originalmente titulado The Century's End, 1900[9]

The Dead Man Walking[editar]

  • «... Y sin embargo, aunque ocupo
    el tiempo como puedo
    andando, hablando, sonriendo
    No vivo ya».
    • Original: «... Yet is it that, though whiling
      The time somehow
      In walking, talking, smiling,
      I live not now».[10]
    • Nota: Última estrofa

Citas sobre Hardy o su obra[editar]

NOTA: Salvo en los casos que cuentan con referencia en español, la traducción de las citas incluidas en esta sección es propia del usuario que las aporta.

  • «[Al componer The Dynasts, Hardy realizó] uno de esos inesperados saltos [gigantes] que caracterizan al genio. Escribió su enorme obra de acuerdo con las convenciones de un arte que no se había inventado aún: el arte del cine».[6]
    • John Wain
    • Fuente: Introducción, The Dynasts. St. Martin’s Press (1965)
  • «[Cualquier] crítico puede —y suelen hacerlo— ver todo lo malo de la poesía de Hardy, pero sea la que sea, resulta difícil explicar su extraña grandeza».
    • Original: «[Any] critic can, and often does, see all that is wrong with Hardy’s poetry but whatever it was that makes for his strange greatness is hard to describe».[6]
    • Irving Howe
    • Fuente: Thomas Hardy, Nueva York: Macmillan, 1967.
  • «Debo confesar que acabo de leer Jude [the Obscure (1895)] ahora por primera vez. ¡Un libro asombroso!».[1]
    • Robert Graves
    • Fuente: Carta a Hardy, al finalizar la guerra, c. 1918
  • «[El fallecimiento de Emma, su primera esposa] es el momento en el que Thomas Hardy se convierte en un gran poeta. [... Los poemas dedicados a Emma se encuentran entre ...] las mejores y más extrañas celebraciones de la muerte del canon poético en inglesa».
    • Original: «[Emma’s death is] the moment when Thomas Hardy became a great poet. [... Hardy’s Emma poems... are some] the finest and strangest celebrations of the dead in English poetry».
    • Claire Tomalin
  • «El pesimismo de Hardy se ha convertido en un tópico al hablar de él. Una de sus características más importantes, aquella que le convierte en un grandísimo narrador, es su enorme sentido del lugar. El escritor tuvo también el extraño honor de ser el último gran novelista británico del siglo XIX y el primer gran poeta del siglo XX».[11]
    • Manuel Rodríguez Rivero
  • «Hardy es un escritor que viene después del realismo que representan en Inglaterra George Eliot y Anthony Trollope, pero tiene características muy especiales que lo alejan de ellos. En primer lugar, su pesimismo, que entronca con una corriente europea a la que no son ajenos Schopenhauer o Wagner y que se atribuye en su caso a una aplicación del "Immanent Will" kantiano, una especie de fuerza ciega de la vida que actúa con independencia de los deseos e intenciones de los hombres, lo que extiende el sufrimiento por igual entre ellos».[4]
  • «Me doy cuenta ahora, repasando mis lecturas de los últimos años, que ella [Judas el obscuro] es la novela más admirable que en ellos he disfrutado. Yo recuerdo que quedé varios días sin poder desprenderme de la garra poderosa de esa lectura. Judas vivió y vive efectivamente para mi por un costado que a otros lectores importó menos [...] Judas es la novela que sobre todas fijó a Hardy como pesimista. Mejor ha de entenderla y recibirla, a pesar de la magulladura de la traducción, el público español que el inglés. En nosotros el sentido de la fatalidad ha quedado entero,a pesar del cristianismo, y es un fondo a medias cubierto que una obra de este índole desnuda en un momento».[2]
  • «No es una mera transcripción de la vida en un momento y en un lugar concreto que nos ha aportado Hardy. Es la visión del mundo y de la suerte del hombre tal y como se han revelado a una imaginación poderosa, a un genio profundo y poético, a un alma dulce y humano».
    • «Thus it is no mere transcript of life at a certain time and place that Hardy has given us. It is a vision of the world and of man’s lot as they revealed themselves to a powerful imagination, a profound and poetic genius, a gentle and humane soul».[6]
    • Virginia Woolf
  • «[Sus poemas reflejan] las contradicciones siempre presentes en Hardy, entre el hombre vulnerable, víctima del destino, y el habitante sereno del mundo natural».[6]
  • «Thomas Hardy se hizo famoso con novelas —excelentes— como Lejos de la multitud enloquecedora (1874) o Tessa de los Ubervilles (1891), hasta que el fracaso de Jude the Obscure, en 1896, le hizo volcarse en la poesía, que de siempre había escrito...».[12]
    • Luis Antonio de Villena
    • Fuente: Los andróginos del lenguaje: escritos sobre literatura y arte del simbolismo (2001)
  • «Yo me atrevería a sugerir que desempeñó en su literatura un papel semejante al de Rubén Darío en la tradición hispánica (pero sería un Darío machadiano, por decirlo así). Usó más formas métricas que ningún otro poeta de su tiempo y de todos los tiempos, e inventó una multitud de formas estróficas. [...] y sus juegos verbales abrieron la puerta, como en el caso de Darío, al verso libre contemporáneo».[13]
  • «... Y, sin embargo, no hay la menor duda de que el Sr. Hardy es el más grande poeta vivo. [...] Nadie, sino él, ha sido capaz de crear un poema de la energía dinámica y calibre épica de The Dynasts. Si dejaramos al Sr. Hardy, como poeta, fuera del relato, es probable que quedaría distorcionado no solo [la historia de] la literatura inglesa sino también el propio pensamiento y sentir de los ingleses de los últimos veinte años».[14]
    • John Gould Fletcher
    • Fuente: «Reseña: Thomas Hardy's Poetry». Poetry: A Magazine of Verse (1918)

Referencias[editar]

  1. 1,0 1,1 1,2 1,3 Tomalin, Claire (en inglés). «At home with the wizard». 30 de septiembre de 2006. The Guardian. Consultado el 24 de mayo de 2020.
  2. 2,0 2,1 Mistral, Gabriela; Alfonso Caledrón (ed.). «Algo sobre Thomas Hardy». Prosa de Gabriela Mistral: materias, pp. 107-109. Editorial Universitaria, 1989. ISBN 9561114437, 9789561114432. En Google Libros. Consultado el 24 de mayo de 2020.
  3. Hardy, Thomas (en inglés).«And There Was a Great Calm». The Poetry Foundation. Consultado el 24 de mayo de 2020.
  4. 4,0 4,1 4,2 4,3 Guelbenzu, José María. https://elpais.com/diario/2006/10/21/babelia/1161388219_850215.html «El peso de la naturaleza». 21 de octubre de 2006.] El País. Consultado el 24 de mayo de 2020.
  5. 5,0 5,1 Hardy, Thomas (en inglés). Return of the Native (1895). Project Gutenberg. Consultado el 24 de mayo de 2020.
  6. 6,0 6,1 6,2 6,3 6,4 Ficha biográfica. The Poetry Foundation. Consultado el 24 de mayo de 2020.
  7. «The Chosen». The Poetry Foundation. Consultado el 24 de mayo de 2020.
  8. «The Darkling Thrush». The Poetry Foundation. Consultado el 24 de mayo de 2020.
  9. 9,0 9,1 Rumens, Carol (en inglés). «Poem of the week: The Darkling Thrush, by Thomas Hardy». 28 de diciembre de 2008. The Guardian. Consultado el 24 de mayo de 2020.
  10. «The Dead Man Walking». The Poetry Foundation. Consultado el 24 de mayo de 2020.
  11. [Punzano Sierra, Israel. «Una antología reúne cuentos de Hardy traducidos por Javier Marías». 30 de enero de 2004. El País. Consultado el 25 de mayo de 2020.
  12. Villena, Luis Antonio de. Los andróginos del lenguaje: escritos sobre literatura y arte del simbolismo, p. 199. Valdemar, 2001. ISBN 8477023638, 9788477023630. En Google Libros. Consultado el 24 de mayo de 2020.
  13. Navarro, Justo. «Babelia: El gran Hardy». 27 de abril de 2002. El País. Consultado el 24 de mayo de 2020.
  14. Fletcher, John Gould (en inglés). «Reseña: Thomas Hardy's Poetry». Poetry: A Magazine of Verse, mayo de 1918, p. 96. The Poetry Foundation/Jstor. Consultado el 24 de mayo de 2020.

Enlaces externos[editar]