Susan Faludi

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Susan Faludi

Esta página contiene citas de una persona actualmente viva.
Copyright red.svg Dependiendo de cómo se publicaran, pueden estar protegidas por derechos de autor. Deben usarse según las políticas de licencias de Wikiquote.

Susan Charlotte Faludi (nacida el 18 de abril de 1959) es una periodista y escritora feminista estadounidense.

Citas[editar]

Backlash : The Undeclared War against American Women [1][editar]

  • «El contragolpe no es una conspiración con un consejo despachando agentes desde alguna sala de control central, ni tampoco las personas que sirven a sus fines a menudo conscientes de su papel; algunos incluso se consideran feministas. En su mayor parte, sus trabajos están codificados e internalizados, difusos y camaleónicos. No todas las manifestaciones de la reacción son de igual peso o significación; algunos son efímeros, generados por una máquina de la cultura que está siempre buscando obtener a expensas de otros puntos de vista "frescos". Tomados en su conjunto, sin embargo, estos códigos y engatusamientos, estos susurros y amenazas y mitos, se mueven abrumadoramente en una dirección: tratan de empujar a las mujeres de nuevo a sus papeles "aceptables" - ya sea como la niña de papá o como aleteo romántico, activo nido o pasivo objeto de amor
    • Original: «The backlash is not a conspiracy, with a council dispatching agents from some central control room, nor are the people who serve its ends often aware of their role; some even consider themselves feminists. For the most part, its workings are encoded and internalized, diffuse and chameleonic. Not all of the manifestations of the backlash are of equal weight or significance, either; some are mere ephemera, generated by a culture machine that is always scrounging for a “fresh” angle. Taken as a whole, however, these codes and cajolings, these whispers and threats and myths, move overwhelmingly in one direction: they try to push women back into their “acceptable” roles — whether as Daddy's girl or fluttery romantic, active nester or passive love object.»
    • Página 16.
  • «Aunque la reacción no es un movimiento, eso no lo hace menos destructivo. De hecho, la falta de orquestación, la ausencia de un solo agente que mueva las cuerdas, sólo hace que sea más difícil de ver, y quizás más eficaz. Una reacción contra los derechos de las mujeres tiene éxito en la medida en que parece no ser político, que parece no ser un conflicto en absoluto. Es más poderoso cuando ocurre en privado, cuando se aloja en la mente de una mujer y vuelve su visión hacia el interior, hasta que se imagina que la presión está toda en su cabeza, hasta que empieza a hacer cumplir la reacción, también en sí misma.»
    • Original: «Although the backlash is not a movement, that doesn't make it any less destructive. In fact, the lack of orchestration, the absence of a single string-puller, only makes it harder to see — and perhaps more effective. A backlash against women's rights succeeds to the degree that it appears not to be political, that it appears not to be a struggle at all. It is most powerful when it goes private, when it lodges in a woman's mind and turns her vision inward, until she imagines the pressure is all in her head, until she begins to enforce the backlash, too — on herself.»
    • Página 16.
  • «En la última década, la reacción se ha movido a través de las cámaras secretas de la cultura, viajando a través de los pasajes de la adulación y el miedo. A lo largo del camino, ha adoptado disfraces: una máscara de burla suave o la cara pintada de profunda "preocupación". Sus labios profesan piedad para cualquier mujer que no encaje en el molde, mientras intenta sujetar el molde alrededor de sus oídos. Persigue una estrategia de dividir y conquistar: mujeres solteras contra mujeres casadas, mujeres trabajadoras contra amas de casa, clase media contra clase trabajadora. Manipula un sistema de recompensas y castigos, elevando a las mujeres que siguen sus reglas, aislando a quienes no. La reacción destaca viejos mitos sobre las mujeres como hechos nuevos e ignora todos los llamamientos a la razón. Rechazada, niega su propia existencia, apunta un dedo acusatorio al feminismo, y se hunde más profundamente bajo tierra.»
    • Original: «In the last decade, the backlash has moved through the culture's secret chambers, traveling through passageways of flattery and fear. Along the way, it has adopted disguises: a mask of mild derision or the painted face of deep “concern”. Its lips profess pity for any woman who won't fit the mold, while it tries to clamp the mold around her ears. It pursues a divide-and-conquer strategy: single versus married women, working women versus homemakers, middle- versus working-class. It manipulates a system of rewards and punishments, elevating women who follow its rules, isolating those who don't. The backlash remarkets old myths about women as new facts and ignores all appeals to reason. Cornered, it denies its own existence, points an accusatory finger at feminism, and burrows deeper underground.»
    • Páginas 16-17.
  • «La reacción (Backflash) pasa a ser el título de una película de Hollywood de 1947 en la que un hombre inculpa a su esposa por un asesinato que él ha cometido. La reacción contra los derechos de las mujeres funciona de la misma manera: su retórica carga a las feministas con todos los crímenes que perpetra. La línea de contragolpe de ésta culpa al movimiento de mujeres por la "feminización de la pobreza", mientras que los propios instigadores de la reacción en Washington impulsaron los recortes presupuestarios que ayudaron a empobrecer a millones de mujeres, lucharon contra las propuestas de equidad de remuneración y minaron las leyes de igualdad de oportunidades. La línea de contragolpe afirma que el movimiento de mujeres no se preocupa por los derechos de los niños, mientras que sus representantes en la capital y en las legislaturas estatales han bloqueado una factura tras otra para mejorar la atención infantil, recortar miles de millones de dólares en ayuda federal para niños y relajar los requisitos de las normas estatales para los centros de cuidados de día. La línea de contragolpe acusa al movimiento de mujeres de crear una generación de infelices solteras y sin hijos, pero sus proveedores en los medios de comunicación son los culpables de hacer que las mujeres solteras y sin hijos se sientan como monstruos de circo.»
    • Original: «Backlash happens to be the title of a 1947 Hollywood movie in which a man frames his wife for a murder he's committed. The backlash against women's rights works in much the same way: its rhetoric charges feminists with all the crimes it perpetrates. The backlash line blames the women's movement for the “feminization of poverty” while the backlash's own instigators in Washington pushed through the budget cuts that helped impoverish millions of women, fought pay equity proposals, and undermined equal opportunity laws. The backlash line claims the women's movement cares nothing for children's rights while its own represetatives in the capital and state legislatures have blocked one bill after another to improve child care, slashed billions of dollars in federal aid for children, and relaxed state licensing standards for day care centers. The backlash line accuses the women's movement of creating a generation of unhappy single and childless women but its purveyors in the media are the ones guilty of making single and childless women feel like circus freaks.»
    • Página 17.

Referencias[editar]

  1. Backlash: The Undeclared War Against Women. Susan Faludi Edición reimpresa Editor Random House, 2010 ISBN 9781409043447.

Enlaces externos[editar]