Ir al contenido

Plutarco

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Plutarco
«La paciencia tiene más poder que la fuerza».
«La paciencia tiene más poder que la fuerza».
Véase también
Biografía en Wikipedia.
Multimedia en Wikimedia Commons.
Obras en Wikisource.
Obras en el Proyecto Gutenberg (inglés).
Datos en Wikidata.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 1904 años.

Plutarco (Queronea, c. 46 o 50–Delfos, c. 120 o 127) fue un historiador, biógrafo y filósofo moralista de los siglos I y II.

Citas[editar]

  • «Cuando mi criado sacude mis vestidos no es a mi persona a quien da golpes: sucede lo mismo con los que echan en rostro los accidentes de la naturaleza o de la fortuna».[1]
  • «El amor nos enseña todas las virtudes».[3]
  • «El camaleón toma todos los colores excepto el blanco: el adulador lo remeda todo excepto la verdad».[4]
  • «El carácter de los hombres se conoce mejor por su discurso que por las facciones de su rostro».[5]
  • «El cerebro no es un vaso por llenar, sino una lámpara por encender».[6]
  • «El menos activo y más estúpido de todos los temores es el que produce la superstición».[9]
  • «El objeto de la palabra es hacerse creer; pero no se cree a los habladores aunque digan la verdad».[10]
  • «El odio es una tendencia a aprovechar todas las ocasiones para perjudicar a los demás».[11]
  • «El ojo del amo engorda al caballo».[12]
  • «El que sufre con paciencia las adversidades, es más fuerte que el que se liberta de ellas por la muerte».[13]
  • «El sabio no es adusto ni mordaz sino consigo mismo; para los demás es afable».[14]
  • «El tener enemigos trae también su utilidad, porque os manifiestan vuestras faltas, y os dicen las verdades».[15]
  • «El tiempo de las armas no es el de las leyes».[16]
  • «Es deseable tener buenos padres, pero tal gloria les corresponde a ellos».[17]
  • «Hacer beneficios a un ingrato es lo mismo que perfumar a un muerto».[18]
  • «La amistad es animal de compañía, no de rebaño».[19][20]
  • «La bebida apaga la sed, la comida satisface el hambre; pero el oro no apaga jamás la avaricia».[22]
  • «La guerra y la paz son para los políticos dos especies de[moneda de que usan según sus intereses y les dan el valor que les conviene».[23]
  • «La moderación nos hace fáciles de contentar; cuando hay pocos deseos, hay pocas privaciones».[24]
  • «La nobleza no se adquiere al nacer, sino en la vida y, con frecuencia, en la muerte».[25]
  • «La paciencia tiene más poder que la fuerza».[26]
  • «La perfección de la virtud se forma de tres cosas: del natural, de la instrucción y de los hábitos».[27]
  • «La perseverancia es invencible. Por ello, el tiempo, en su acción, destruye y derriba toda potencia».[28]
  • «La principal ventaja de la justicia y de la buena fe, es hacer inútil la fuerza».[29]
  • «La reconvención fuera de tiempo, no es menos dañosa que la alabanza no merecida».[30]
  • «Lo que hagas sin esfuerzo y con presteza, durar no puede ni tener belleza».[31]
  • «Los buenos no necesitan ser defendidos».[32][33]
  • «Mal administrará la hacienda pública quien no sabe administrar su casa».[34]
  • «Muchas cosas son las que el tiempo cura, no las que la razón concierta».[35]
  • «No necesito amigos que cambien cuando yo cambio y asientan cuando yo asiento, mi sombra lo hace mucho mejor».[36][37]
  • «Para sustraerse al vicio es preciso reemplazarle con una virtud».[38]
  • «Quien tiene muchos vicios, tiene muchos amos».[39]
  • «Si hacéis amistad con un cojo, aprended a cojear».[40]
  • «Si hay hombres en quienes el ridículo nunca ha parecido, es porque no se ha buscado bien».[41]
  • «Solamente la buena educación puede conducir a la virtud; y es la única capaz de procurar la felicidad».[42]
  • «Tenemos que vivir, no solo existir».[43]
  • «Tener tiempo es la posesión del bien más preciado por quien aspira a grandes cosas».[44][45]
  • «Un enemigo es un preceptor que no nos cuesta nada».[46]
  • «Una buena educación es el origen y la raíz de una vida virtuosa».[47]

Como biógrafo[editar]

  • «Alejandro decía con razón que es más digno de un rey vencerse a sí mismo que vencer a los enemigos».[48]
  • «Catón decía que el alma de un hombre enamorado vive en un cuerpo ajeno».[49]
  • «No escribimos historias, sino vidas».[50]
  • «También nos ha conservado Andróclidas una expresión de Lisandro, que demuestra su ligereza en materias de juramentos; porque, según dice, era su opinión que a los niños se les había de engañar con dados, y a los hombres, con juramentos; tomando malamente por modelo un general a un tirano, esto es Lisandro a Policrates de Samos».[53]
  • «Un pueblo que quiere ser feliz no ha menester de conquistas [decía Licurgo]». [54]

Referencias[editar]

  1. S. A. S. M. (1843), p. 170.
  2. Palomo (2013), p. 231.
  3. Señor (1997), p. 45.
  4. S. A. S. M. (1843), p. 115.
  5. Ortega (2013), p. 679.
  6. Palomo (2013), p. 62.
  7. D. R. C. (1858), p. 58.
  8. D. R. C. (1858), p. 18.
  9. D. R. C. (1858), p. 222.
  10. D. R. C. (1858), p. 112.
  11. Palomo (2013), p. 214.
  12. Bartra (1994), p. 246.
  13. D. R. C. (1858), p. 11.
  14. D. R. C. (1858), p. 209.
  15. D. R. C. (1858), p. 85.
  16. Bartra (1994), p. 246.
  17. Bartra (1994), p. 246.
  18. Señor (1997), p. 297
  19. Ortega (2013), p. 205.
  20. Señor (1997), p. 25.
  21. S. A. S. M. (1843), p. 140.
  22. Señor (1997), p. 65.
  23. S. A. S. M. (1843), p. 104.
  24. D. R. C. (1858), p. 153.
  25. Ortega (2013), p. 2881.
  26. Bartra (1994), p. 246.
  27. D. R. C. (1858), p. 242.
  28. Ortega (2013), p. 905.
  29. D. R. C. (1858), p. 134.
  30. D. R. C. (1858), p. 198.
  31. Palomo (2013), p. 119.
  32. Bartra (1994), p. 246.
  33. Palomo (2013), p. 55.
  34. D. R. C. (1858), p. 113.
  35. Palomo (2013), p. 275.
  36. Señor (1997), p. 25.
  37. Palomo (1997), p. 34.
  38. D. R. C. (1858), p. 240.
  39. Ortega (2013), en linea.
  40. Señor (1997), p. 25.
  41. D. R. C. (1858), p. 205.
  42. D. R. C. (1858), p. 80.
  43. Bartra (1994), p. 246.
  44. Bartra (1994), p. 247.
  45. Palomo (2013), p. 275.
  46. S. A. S. M. (1843), p. 33.
  47. D. R. C. (1858), p. 79.
  48. Bartra (1994), p. 247.
  49. Bartra (1994), p. 246.
  50. Bartra (1994), p. 247.
  51. Anecdótica frase atribuída por Plutarco y supuestamente ocurrida en una acalorada discusión entre Temístocles y Euribiades (almirante espartano), y recogida en Vidas paralelas. Goicoechea, Cesáreo (1995 7ª ed. 1955, 1962, 1970). Diccionario de citas. Dossat. p. 197. 
  52. Bartra (1994), p. 246.
  53. Las vidas paralelas, Volumen 3; trad. Antonio Ranz Romanillos. p. 14. Imprenta Nacional, 1822.
  54. Vida de Agesilao, en la que Plutarco señala que éste era el pensamiento de Licurgo. Según: D'Holbach, Paul Henri Thiry. La moral universal o los deberes del hombre fundados en su naturaleza: Práctica de la moral. Trad. Manuel Díaz Moreno. Editorial Imprenta de los señores García y Compañía, 1812. p. 9, nota 2.

Bibliografía[editar]

  • D. R. C. (1858). Tesoro de la sabiduria de todos los siglos y paises: sentencias, pensamientos, máximas y dichos memorables de los sabios y hombres celebres. El Libro de Oro, Madrid. En Google Libros. Consultado el 15 de septiembre de 2020.
  • Ortega, Arturo. El gran libro de las frases célebres. Penguin Random House Grupo Editorial. México, 2013. ISBN 6073116314, 9786073116312. En Google Books.
  • Señor, Luis (1ª ed. 1997 / 2017). Diccionario de citas. Espasa Calpe. ISBN 8423992543. 
  • S. A. S. M. (1843). El Eco de los siglos: tesoro de máximas, sentencias, pensamientos, proverbios, ocasiones y dichos agudos y notables entresacados de las obras de los autores más distinguidos de todos los siglos y paises. Imprenta de Ignacio Oliveres. En Google Libros. Consultado el 15 de septiembre de 2020.