José Ortega y Gasset

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
(Redirigido desde «Ortega y Gasset»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
José Ortega y Gasset
«Yo soy yo y mi circunstancia, y si no la salvo a ella no me salvo yo».
«Yo soy yo y mi circunstancia, y si no la salvo a ella no me salvo yo».
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Wikisource-logo.svg Obras en Wikisource.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 64 años.
Copyright red.svg Dependiendo de cómo se publicaran, pueden estar protegidas por derechos de autor. Deben usarse según las políticas de licencias de Wikiquote.

José Ortega y Gasset (Madrid; 9 de mayo de 1883-ibidem; 18 de octubre de 1955), filósofo y periodista español.

Citas[editar]

ABCDEFGHIJKLMNOPQRSTUVWXYZ

A[editar]

  • «Afirmo de la manera más taxativa que no puede comprender bien la historia de España desde 1650 hasta hoy quien no se haya construido con rigurosa construcción la historia de las corridas de toros... Historia que revela algunos de los secretos más recónditos de la vida nacional española durante casi tres siglos».[1]
  • «¡Argentinos! ¡A las cosas, a las cosas! Déjense de cuestiones previas personales, de suspicacias, de narcisismos. No presuman ustedes el brinco magnífico que dará este país el día que sus hombres se resuelvan de una vez, bravamente, a abrirse el pecho a las cosas, a ocuparse y preocuparse de ellas directamente y sin más, en vez de vivir a la defensiva, de tener trabadas y paralizadas sus potencias espirituales, que son egregias, su curiosidad, su perspicacia, su claridad mental secuestradas por los complejos de lo personal».[2]
    • Resumida como: «Argentinos...¡a las cosas!».
    • Nota: En 1939, tras una visita a la República Argentina, sorprendido por el exceso ambiental de divagación pseudopolítica y ensimismamiento narcisista que vio.[sin fuentes]

C[editar]

  • «Castilla se vuelve suspicaz, angosta, sórdida, no se ocupa en potenciar la vida de las otras regiones —Cataluña, Vasconia, Galicia—; celosa de ellas, las abandona a sí mismas, y empieza a no enterarse de lo que pasa en ellas».[3]
  • «Cuando alguien nos pregunta qué somos en política o, anticipándose con la insolencia que pertenece al estilo de nuestro tiempo, nos adscribe a una, en vez de responder, debemos preguntar al impertinente qué piensa él que es el hombre y la naturaleza y la historia, qué es la sociedad y el individuo, la colectividad, el Estado el uso, el Derecho. La política se apresura a apagar las luces para que todos estos gatos resulten pardos».[4]

D[editar]

  • «De querer ser a creer que se es ya, va la distancia de lo trágico o lo cómico».[5]

E[editar]

  • «El alma vulgar, sabiéndose vulgar, tiene el denuedo de afirmar el derecho a la vulgaridad y lo impone donde quiera».[6]
  • «El hombre no tiene naturaleza, sólo tiene historia».
    • Fuente: Cita de Juan Pablo Fusi en El Semanal, nº 924, del 10 de julio al 16 de julio de 2005.
  • «El mundo es como es: nosotros qusiéramos que fuera de otra manera, y nos afanamos por lograrlo. Los hombres son injustos; nosotros creemos que la justicia debe hacer entre los hombres su firme nido de cigüeña. Los españoles somos fanáticos: tú y yo creemos que los españoles deben ser tolerantes. Al mundo que es oponemos el mundo que debe ser. Sobre la realidad trabajamos por fundar la idealidad. Ese estado de ánimo en que la idealidad halla siempre amorosa resonancia, es lo que llamo idealismo».
    • Fuente: Obras Completas, I, 61. Madrid. Taurus, 2004
    • Nota: Artículo publicado en el aniversario del fallecimiento de Francisco Navarro Ledesma, a quien considera «idealista inmarcesible».[7]
  • «El tópico es el lugar, el lugar común, el sitio en el que los hombres coinciden tanto, que se identifican y se confunden, cosa que no puede acontecer sino en la medida en que los hombres se mineralizan, se deshumanizan».
  • «Estoy persuadido de que hablar es una operación mucho más ilusoria de lo que suele creerse, por supuesto, como casi todo lo que el hombre hace».[8]
    • Fuente: Prólogo a los franceses. La rebelión de las masas.

H[editar]

  • «Hay quien sabe vivir como un sonámbulo. Yo no he logrado aprender este cómodo estilo de existencia».[9]
  • «... He leído el libro [Vida de don Quijote y Sancho] de don Unamuno de Vizcaya: casi todas las ideas de dicha obra me parecen bien, tanto que en un ensayo que por vía de ensayo había yo aquí compuesto y terminado aún no hace una semana, se hallaban casi todas; pero este hombre presenta solo las conclusiones y no tiene la caridad de ofrecer el camino para que se llegue o por que se ha llegado a ellas, de suerte que no creo lo entiendan. Además, ha tenido el secreto de hacer sobre el libro más simpático (en sentido científico) del universo, el libro más antipático y repelente de la tierra. [...] Comete, además, dos errores, uno de ellos indignante: el primero suponer que solo mueve al hombre el ansia de gloria al querer hacer algo más que lo vulgar y corriente. Esto es muchas veces pero no siempre. Y segundo, el desconsiderar a Cervantes, cuando acaso no existirá otra obra... que sean más obra y carne y sangre de su autor que ésta. Pero en fin, todo esto de Unamuno carece de importancia...».[10]
  • «Hoy poseen el dinero los judíos, y son los amos del mundo; también lo poseían en la Edad Media y eran la hez del mundo».[6]
    • Fuente: Dinámica del tiempo, apéndice de La rebelión de las masas.

L[editar]

  • «La rebelión sentimental de las masas, el odio a los mejores, la escasez de éstos —he ahí la razón verdadera del gran fracaso hispánico—».[3]
  • «La soberanía significa la voluntad última de una colectividad... la voluntad radical y sin reservas de formar una comunidad de destino histórico... Y si algunos en Cataluña, o hay muchos, que quieran desjuntarse de España, que quieran escindir la soberanía… es mucho más numeroso el bloque de los españoles resueltos a continuar reunidos con los catalanes en todas las salas sagradas de esencial decisión... por este camino iríamos derechos y rápidos a una catástrofe nacional».[sin fuentes]
    • La España invertebrada.[ref. insuficiente]

M[editar]

  • «Me opongo a una división en dos Españas diferentes, una compuesta por dos o tres regiones ariscas; otra integrada por el resto, más dócil al poder central [...] Pues tan pronto como existan un par de regiones estatutarias, asistiremos en toda España a una pululación de demandas parejas, las cuales seguirán el tono de las ya concedidas, que es más o menos, querámoslo o no, nacionalista, enfermo de particularismo».[3]

N[editar]

  • «No pido la organización de España por razones de pretérito, sino por razones de futuro».[3]
  • «No se puede hacer política viviendo al azar, bajo la anécdota de lo que en cada momento la opinión pública sostenga o no sostenga; todo eso hay que atenderlo, pero es menester ir a la política con un conjunto, por no decir pedantemente con un sistema, de convicciones firmes, siquiera sobre cómo es profundamente nuestro pueblo, porque sólo así se pueden prever sus graves reacciones».[11]
  • «No somos disparados a la existencia como una bala de fusil cuya trayectoria está absolutamente determinada. Es falso decir que lo que nos determina son las circunstancias. Al contrario, las circunstancias son el dilema ante el cual tenemos que decidirnos. Pero el que decide es nuestro carácter».[sin fuentes]
    • Fuente: Obras completas, III, 38–39 + 120. [ref. incompleta]

P[editar]

  • «[...] Pero el señor que dice ser médico, o magistrado, o general, o filólogo, u obispo —es decir, que pertenece a la clase directora de la sociedad—, si ignora lo que es hoy el cosmos físico para el hombre europeo, es un perfecto bárbaro, por mucho que sepa de sus leyes, o de sus menjunjes, o de sus santos padres».[12]
    • Fuente: «El significado de la universidad» conferencia organizada por la Federación Universitaria Escolar de Madrid, publicada más tarde como ensayo en Misión de la universidad (1976) por Espasa-Calpe.[12]
  • «Porque la República necesita de todas las colaboraciones, las mayores y las ínfimas, porque necesita —queráis o no— hacer las cosas bien, y para eso todos somos pocos».[13]
  • «Porque no se le dé vueltas: España es una cosa hecha por Castilla, y hay razones para ir sospechando que, en general, sólo cabezas castellanas tienen órganos adecuados para percibir el gran problema de la España integral».[3]
  • «Quien quiera ver correctamente la época en que vive debe contemplarla desde lejos. ¿A qué distancia? Es muy sencillo: a la distancia que no permite ya distinguir la nariz de Cleopatra».[sin fuentes]
    • Fuente: Prefacio de Dioses, tumbas y sabios de C. W. Ceram. Ediciones Orbis. 1985.

S[editar]

  • «Ser de la izquierda es, como ser de la derecha, una de las infinitas maneras que el hombre puede elegir para ser un imbécil: ambas, en efecto, son formas de la hemiplejía moral».[14]
  • «Si algún día viniera alguien y nos descubriera el perfil del estilo de Cervantes, bastaría con que prolongáramos sus líneas sobre los demás problemas colectivos para que despertáramos a nueva vida. Entonces, si hay entre nosotros coraje y genio, cabría hacer con toda pureza el nuevo ensayo español».
    • Fuente: «Meditación preliminar.» Meditaciones del Quijote[7] (1914)
  • «Sobre la gleba dolorosa que suele ser la vida, brotan y florecen no pocas alegrías».[15]

T[editar]

  • «Todos los grupos de la Cámara, sobre todo los grandes partidos, y más aún el mayor de ellos, que es el Partido Socialista, deben exponer su opinión. Tienen el gran deber en esta hora de hablar a tiempo, con toda altitud y precisión [...] El Partido Socialista es un partido gubernamental, y, esté o no en el banco azul, un partido gubernamental es cogobernante, porque se halla siempre en potencia próxima de ponerse a gobernar».[16]
    • Fuente: Diario de Sesiones del Congreso, 13/5/1932.

Y[editar]

  • «Yo soy yo y mi circunstancia, y si no la salvo a ella no me salvo yo».[17]

Atribuidas[editar]

Sobre Ortega y Gasset[editar]

  • «En mi tiempo, todo estaba prohibido, hasta Ortega y Gasset, que ya es decir».[18]
  • «Hay gente pa tó».
  • «Un memorable discurso de Ortega en una memorable madrugada echó por tierra el proyecto de república federal que patrocinaba la mayoría como fórmula constitucional en 1931.Ortega argüía: la federación puede y debe ser fórmula para unir lo que no está unido, no para articular lo que tiene ya siglos de unión».
  • «Silencio. José Ortega y Gasset, hombre de España, filósofo universal, amigo de la juventud universitaria ha muerto.
    Silencio. Quedan sus libros, y aún podemos ser discípulos de él a través de ellos.
    Silencio. Sus libros van a hablar por él, sus libros ocupan la cátedra que dejó vacía.
    La clase ha comenzado».
    • Nota: Oración fúnebre leída por un grupo de universitarios ante la tumba del filósofo.[sin fuentes]

Referencias[editar]

  1. Reyes Cano, Rogelio. «Ignacio Sánchez Mejías y los actos del Ateneo de Sevilla». Revista de Estudios taurinos (2000) (Sevilla) (11):  p. 130. ISSN 1134-4970. http://institucional.us.es/revistas/taurinos/11/mesa_24.pdf. Consultado el 27 de julio de 2019. 
  2. Vehils, Jorge. «¡Argentinos! ¡A las cosas, a las cosas!» 9 de mayo de 1983. El País.
  3. 3,0 3,1 3,2 3,3 3,4 Ortega y Gasset, (2004), tomo III, pp. 423 y ss.
  4. Ortega y Gasset, José. Obras completas, Vol. IV. ISBN 84-306-0569-X (obra completa) ISBN 84-306-0592-4 (tomo IV) Prólogo para franceses, La Rebelión de las Masas 1937, p. 365.
  5. Ortega y Gasset, José. Meditaciones del Quijote. Obras completas, Vol. I. ISBN 84-306-0569-X (obra completa) ISBN 84-306-0568-1 (tomo I) Ed. Taurus/Fundación José Ortega y Gasset, Madrid, 2004.
  6. 6,0 6,1 Ortega y Gasset, José. Obras completas, Vol. IV. ISBN 84-306-0569-X (obra completa) ISBN 84-306-0592-4 (tomo IV) La Rebelión de las Masas, 1937.
  7. 7,0 7,1 Abellán, José Luis. Meditaciones sobre Ortega y Gasset, pp. 205-6, 207. Editorial Tebar, 2005. ISBN 8473602153, 9788473602150. En Google Books. Consultado el 4 de octubre de 2019.
  8. Ortega y Gasset, José. La rebelión de las masas. Editorial Círculo de lectores, 1967, p. 6.
  9. Ortega y Gasset, José. Obra: España invertebrada, Prólogo a la 4.ª edición, pág. 22.
  10. Garagorri, Paulino. «Unamuno y Ortega, frente a frente.» Edición digital de la edición de Cuadernos Hispanoamericanos, núm. 190 (octubre 1965), pp. 15-32. Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, 2016. Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Consultado el 2 de octubre de 2019.
  11. Ortega y Gasset, José. «Segunda intervención sobre el Estatuto catalán.» Obras completas, Vol. V. ISBN 84-306-0569-X (obra completa) ISBN 84-306-0592-4 (tomo V) Ed. Taurus/Fundación José Ortega y Gasset, Madrid, 2004, pp. 33-34.
  12. 12,0 12,1 Ortega y Gasset, José. «El significado de la universidad.» En: Bonvecchio, Claudio: El mito de la universidad. Siglo XXI, 2000, pp. 254-268. ISBN 968231691X, 9789682316913. En Google Books. Consultado el 20 de agosto de 2019.
  13. Ortega y Gasset, José. «Discurso en las Cortes Constituyentes. Estatuto de Cataluña», 13 de mayo de 1932. Obras completas, Vol. V. ISBN 84-306-0569-X (obra completa) ISBN 84-306-0592-4 (tomo V) Ed. Taurus/Fundación José Ortega y Gasset, Madrid, 2004, p. 55.
  14. Ortega y Gasset, José. Obras completas, Vol. IV. ISBN 84-306-0569-X (obra completa) ISBN 84-306-0592-4 (tomo IV) La Rebelión de las Masas, 1937.
  15. Ortega y Gasset, José. "Discurso en las Cortes Constituyentes. Estatuto de Cataluña».[sin fuentes], 13 de mayo de 1932. Obras completas, Vol. V. ISBN 84-306-0569-X (obra completa) ISBN 84-306-0592-4 (tomo V) Ed. Taurus/Fundación José Ortega y Gasset, Madrid, 2004, p. 61.
  16. Ortega y Gasset, José. "Discurso en las Cortes Constituyentes. Estatuto de Cataluña»., 13 de mayo de 1932. Obras completas, Vol. V. ISBN 84-306-0569-X (obra completa) ISBN 84-306-0592-4 (tomo V) Ed. Taurus/Fundación José Ortega y Gasset, Madrid, 2004,
  17. Ortega y Gasset, José. Meditaciones del Quijote. Obras completas, Vol. I. ISBN 84-306-0569-X (obra completa) ISBN 84-306-0568-1 (tomo I) Ed. Taurus/Fundación José Ortega y Gasset, Madrid, 2004, p. 757.
  18. Fuster, Joan. Contra Unamuno y los demás, p. 20. Ediciones Península, 1975, Barcelona. ISBN 84-297-1103-1.

Bibliografía[editar]

  • Ortega y Gasset, José. España invertebrada. Bosquejo de algunos pensamientos históricos. Obras completas, Vol. III. Ed. Taurus/Fundación José Ortega y Gasset, Madrid, 2004. ISBN 84-306-0569-X (obra completa)