Lucrecio

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Lucrecio
Véase también
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Wikisource-logo.svg Obras en Wikisource.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 2075 años.
Icon PD.svg Hay una gran probabilidad de que hayan entrado en el dominio público en la mayoría de los países.

Lucrecio (99 a. C.-55 a. C.) fue un poeta y filósofo romano.

Citas[editar]

De la naturaleza de las cosas (De Rerum Natura)[editar]

  • «A nadie se le otorga la vida en posesión, a todos en usufructo».[1]
    • Fuente: Libro III, 970.
  • «En tiempos de adversidad es cuando conviene observar a los hombres, las máscaras se les caen y se muestran como son».[3]
  • «La ignorancia de las causas los obliga a poner sus negocios bajo el mando de los dioses y cederles a ellos la soberanía, pues las causas de tales acciones de ninguna manera aciertan a verlas, y piensan que suceden por gracia divina».[4]
    • Fuente: Libro VI, 53-56.
  • «Lo que para unos es comida, para otros es amargo veneno».[5]
    • Original: «ut quod ali cibus est aliis fuat acre venenum».
    • Fuente: Libro IV, versículo 637
  • «No es devoción ninguna el que una vez y otra se vea a uno cubierto de velo dirigirse a una piedra y arrimarse a todos los altares, tampoco caer postrado en tierra y abrir las manos ante santuarios de dioses, ni rociar las aras con mucha sangre de cuadrúpedos, ni ensartar promesas y oraciones, no, sino más bien poder verlo todo con mente serena».[6]
    • Fuente: Libro V, 1198-1203.
  • «¿Por qué no salir de esta vida como sale de un banquete el convidado: harto?».[7]
    • Variante: «¿... Por qué no te retires, como el convidado saciado del banquete de la vida, y con mente tranquila, abraces, necio, un descanso tranquilo?».
    • Original: «... Cur non ut plenus vitae conviva recedis? Aequo animoque capis securam, stulte, quietem?...».
    • Fuente: Libro III, 931-939. Citado por Quevedo.[8]
  • «Siempre nos parece que el mayor bien es el que nos falta; si lográramos alcanzarlo, suspiraríamos por otro bien con el mismo ardor».[3]

Referencias[editar]

  1. Lucrecio (2003), [970.] Consultado el 13 de julio de 2020.
  2. Palomo Triguero, Eduardo. Cita-logía, p. 220. Editorial Punto Rojo Libros, S.L. ISBN 978-84-16068-10-4.
  3. 3,0 3,1 3,2 3,3 Ortega Blake, Arturo. El gran libro de las frases célebres. Penguin Random House Grupo Editorial México, 2013 ISBN 978-60-7311-631-2.
  4. Lucrecio (2003), [55.] Consultado el 13 de julio de 2020.
  5. Durschmied, Erik. La cruzada del odio. Ediciones Robinbook. ISBN 9788499170220, p. 256.
  6. Lucrecio (2003), [1200.] Consultado el 13 de julio de 2020.
  7. Doval Huecas, Gregorio. El pequeño libro de las grandes citas de humor (cita 84). Editorial Grupo Planeta, 2016. ISBN 9788416253982. En Google Libros. Consultado el 6 de septiembre de 2019.
  8. Moya del Baño, Francisca. Quevedo y sus ediciones de textos clásicos: Las citas grecolatinas y la biblioteca clásica de Quevedo, p. 144. Ediciones de la Universidad de Murcia (Editum), 2014. ISBN 8416038678, 9788416038671. En Google Libros. Consultado el 6 de septiembre de 2019.

Bibliografía[editar]