Las aventuras de Tom Sawyer

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Saltar a: navegación, buscar
Las aventuras de Tom Sawyer

Título original The Adventures of Tom Sawyer
Autor Mark Twain
Publicación 1876 (hace 141 años)
Idioma Inglés
País Estados Unidos
Género Aventuras
Enlaces externos
Wikipedia-logo.png Artículo en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.

Las aventuras de Tom Sawyer es una novela del autor estadounidense Mark Twain publicada en 1876.

Capítulo 2[editar]

  • «Tom se decía que, después de todo, el mundo no era un páramo. Había descubierto, sin darse cuenta, uno de los principios fundamentales de la conducta humana, a saber: que para que alguien, hombre o muchacho, anhele alguna cosa, sólo es necesario hacerla difícil de conseguir.» [1]

Capítulo 6[editar]

  • «Tiene uno que ir solo al bosque, donde sepa que hay un tronco con agua, y al dar la medianoche, apoyarse de espaldas al tronco y meter la mano dentro y decir:
    ¡Tomates, tomates, tomates y lechugas;
    agua de yesca, quítame las verrugas!»[2]
    • Nota: Método para sacar las verrugas según Tom Sawyer.

Capítulo 8[editar]

  • «Ya estaba trazando su porvenir, deslumbrante y esplendoroso. ¡Cómo llenaría su nombre el mundo y haría estremecerse a la gente! ¡Qué gloria la de hendir los mares procelosos con un rápido velero, el “Genio de la Tempestad”, [...] y oiría con orgullo y deleite los cuchicheos: “¡Este es Tom Sawyer el Pirata! ¡El terrible Vengador de la América española!»[3]
    • Nota: Acerca de los sueños de Tom para su futuro.

Prefacio del autor[editar]

  • «La mayor parte de las aventuras relatadas en este libro son cosas que han sucedido: una o dos me ocurrieron a mí; el resto, a muchachos que fueron mis compañeros de escuela.»[4]
  • «Todas las raras supersticiones a las que se hace alusión prevalecían en la época de esta historia, es decir, hace treinta o cuarenta años, entre los niños y los esclavos en el Oeste.»[4]

Sobre el libro[editar]

  • «[...] Tom y Huck eran montaraces y revoltosos: Tom burlaba a su tía Polly, ligaba y visitaba cementerios de noche, y Huck se fugaba Misisipí abajo en una balsa junto a un negro esclavo. Toma ya. Se entiende que leyendo las aventuras de Tom y Huck mi vida se ensanchaba, se dignificaba.»[5]
  • «Me sorprendía la pertinacia de ambos en descalzarse, en pescar y en fumar. Y me identificaba con su sensación de aislamiento, de incomprensión.»[5]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]