Granada

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Saltar a: navegación, buscar
Wikcionario Wikcionario
Wikcionario alberga definiciones de: Granada
"Es... una ciudad donde el enamorado escribe mejor que en ninguna otra parte el nombre de su amor en el suelo." - Federico García Lorca
"Granada es como la novia de cristal de nuestros sueños, todo el que la ve tiene la ilusión de volver a visitarla." - Chateaubriand
"¡Con qué pereza se va el sol de Granada, se esconde bajo el agua, se esconde en la Alhambra!" - Ernest Hemingway
"Granada es un tesoro y permanecerá en mi mente como un bello recuerdo por mucho tiempo." - Michelle Obama

Granada es una ciudad española, capital de la provincia homónima, en la comunidad de Andalucía, y antigua capital del territorio histórico del Reino de Granada. En Granada se encuentra la famosa Alhambra, además del Generalife y el barrio Albayzín, declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, así como los barrios del Sacromonte y Realejo, sin olvidar la Capilla Real de los Reyes Católicos, la Catedral, el Hospital Real o el Monasterio de la Cartuja, todo obras maestras universales del arte y propuestas en la lista tentativa de la UNESCO. Esta riqueza histórica, fruto de la triple influencia musulmana, judía y cristiana, hacen de Granada un importante foco turístico y cultural de Europa. La Universidad de Granada, fundada por Carlos I de España en 1531 mediante una bula del Papa Clemente VII, pero con antecedentes allá por mediados del S. XIV , es una de las más antiguas y prestigiosas de todo el continente europeo, lo que confiere a la ciudad un animado ambiente estudiantil y una archipopular vida nocturna. Cuenta con más de 80000 estudiantes a fecha del curso actual 2013-2014.

Citas sobre Granada[editar]

  • Granada es como la novia de cristal de nuestros sueños, todo el que la ve tiene la ilusión de volver a visitarla.
  • Granada, último asilo de la cansada vida. Jardín eterno, muestra vestigios, que aún nos quedan, del paraíso en muy pocos lugares privilegiados de la tierra.
  • ...El Paraíso de Granada...capaz de infundir una secreta languidez, de la que cuesta trabajo defenderse aun al viajero que solo va de paso.
  • Sea próxima o lejana, española o sarracena, no hay ni una sola ciudad que se atreva con Granada, la bonita, el premio de la belleza. Ni ninguna que despliegue con más gracia más bellos destellos de oriente bajo esfera más serena.
  • Granada ofusca en todo a sus rivales,canta más graciosamente la indolente y graciosa serenata,pinta sus casas con más ricas luces...
  • En Granada hay más hechizos que granos rojizos tiene la fruta que hay en los valles.
  • ¡Granada!,¡ Dulce Granada!; ¡ Era la Arabia su abuela!. Arriesgarían un mundo los moros, sólo por ella.
  • Granada es el tesoro más preciado de España, una despensa de sabores, de olores y de pasión.
  • No hay ciudad que sin locura / disputar pueda a Granada / la palma de su hermosura.
  • ¡Con qué pereza se va el sol de Granada, se esconde bajo el agua, se esconde en la Alhambra!
  • Si tuviéramos que visitar una sola ciudad en España, esa debería ser Granada.
  • Todas las ciudades tienen su encanto, Granada el suyo y el de todas las demás.
  • Todo curioso viajero guarda a Granada en su corazón, aún sin haberla visitado.
  • Granada es una de las ciudades del mundo más fascinantes, pues a su rico patrimonio hay que añadirle el enclave geográfico donde se encuentra.
  • Granada es el Damasco de Europa, pasto de los ojos, elevación de las almas.
  • Granada emociona hasta deshacer y fundir todos los sentidos.
  • Ciudad de la Buena Muerte.
    • Luis Rosales sobre Granada en su poema "Soleares...", dedicado a la ciudad.
  • Es lugar de reunión de personajes ilustres, de poetas, de científicos, de artistas; están en ella los mejores hombres de nuestro tiempo.
  • Granada es una de las mayores y más bellas ciudades de Occidente.
  • No tiene sentido prodigarse hablando de una ciudad tan renombrada.
  • Con Granada se despiertan los sentidos más dulces. La vista, el oído, el tacto y sobretodo el dulce gusto por todo.
  • Granada está en uno de los lugares más imponentes del mundo, en los pies de una majestuosa montaña de más de 3000 metros de altura. Es el sitio perfecto para un monumento perfecto: el extraordinario palacio de la Alhambra. Ciudad única en su emplazamiento, única en historia y perfecta en su diseño.
  • Sevilla, Córdoba y Granada tienen algunos de los monumentos más importantes de la Tierra.
  • Es fácil entender por qué los moros suspiraron al ser forzados a dejar Granada. Es una ciudad de vistas maravillosas. En la especialmente luminosa sur de España, las torres de la Alhambra siempre brillan.
  • Un paraíso africano localizado a los pies de montañas preservado como una rosa en nieve, es posiblemente la mejor descripción que Granada puede recibir.
  • Seguramente (Granada) es la más bonita y querida de todas las ciudades españolas.
  • Antes de morir debemos visitar Praga, Venecia y Granada.
  • Yo no diré nunca que he pisado Granada sino que he abrazado a Granada.
  • Granada es una ciudad mágica que alumbra leyendas e historias increíbles que se narran a la sombra de la Alhambra.
  • La verdad, señora, empiezo a pensar que hay un placer todavía mayor que el de ver Granada. Y es el de volverla a ver.
  • Piense usted, señora, que Granada es el país más bello del mundo.
  • Granada, más deslumbrante que la flor, más sabrosa que la fruta de la que toma su nombre, parece una virgen tumbada al sol.
  • Al contrario que las demás ciudades españolas, Granada adelanta algunas de sus casas para recibir al viajero.
  • Y cuando te pregunten por la reina de la poesía y la hermosura, dirás como nosotros: ¡Es Granada!.
  • Las lágrimas me subían a los ojos, y no eran lágrimas de pesar ni de alegría, eran de plenitud de vida silenciosa y oculta por estar en Granada.
  • Granada es alegre, risueña, animada, aunque ya no posea su antiguo esplendor. La petulancia andaluza presta a las calles un movimiento y una vida que no conocen los graves paseantes españoles, tan silenciosos como su misma sombra.
  • Abrigada por Sierra Nevada, la ciudad yace a sus pies creyéndose tan cercana, la montaña, por la transparencia del aire, que casi parece que se puede tocar con la mano.
  • Granada y la Alhambra son el sueño de todo poeta.
  • Estoy pisando una tierra encantada y me encuentro rodeado de románticos recuerdos. Desde que en mi lejana infancia, a orillas del Hudson, recorrí por primera vez las páginas de la vieja y caballeresca historia apócrifa de Ginés Pérez de Hita sobre las guerras civiles de Granada y las luchas de sus valientes caballeros Zegríes y Abencerrajes, fue siempre esta ciudad objeto que despertó mis sueños; mi fantasía recorrió con frecuencia las románticas estancias de la Alhambra. Y he aquí, por vez primera, realizado un sueño; sin embargo, no doy crédito a mis sentidos y hasta dudo que habite el palacio de Boabdil o que contemple la hermosa Granada desde sus balcones.
  • Las fuentes de Granada... ¿Habéis sentido en la noche de estrellas perfumada algo más doloroso que su triste gemido?.
  • Si tú quisieras, Granada / contigo me casaría; / daréte en arras y dote / a Córdoba y a Sevilla.
  • Nada sabría describir la impresión que experimenta el que atraviesa por primera vez la Puerta de las Granadas. Uno se cree transportado a un país encantado al penetrar bajo estos inmensos arcos de verdor, formados por olmos seculares, y se piensa en la descripción del poeta árabe que los compara a bóvedas de esmeraldas...
  • Granada me ha cojido el corazón. Estoy como herido, como convaleciente.
  • Sí, la impresión de tu maravillosa Granada es en mí triste, tristísima, pero de una tristeza tan atraedora que me trae y me lleva como una aguja en ella. Tengo que llenarme de Granada hasta la boca.
  • Luego iremos todos los otoños a Granada a morirnos un poco... .
  • (Granada)...quintaesencia de la belleza y pura manifestación de la vida verdadera.
  • Granada es árabe, bella y dramáticamente árabe.
  • No ha habido una ciudad en el mundo que haya alentado mayores sentimientos de arrebato y desazón al viajero que tenía que partir. Granada es una de las ciudades más bellas del mundo, y en algún lugar secreto tiene escondido un imán que nos atrae hacia ella por muy lejos que estemos de la Alhambra, de sus ríos de aguas claras, sus barrios blancos, sus monumentos, su vega y su sierra.
  • Viajeros de todos los tiempos elevaron esta ciudad inspiradora a la categoría de mito. Y hoy sabemos que por muchos ríos de tinta que hayan corrido sobre ella aún nos queda todo por decir.
  • La industria de Granada es su belleza.
  • Granada devora todo lo que tiene a su alrededor por su incontestada belleza, su áurea de ciudad cultural y bulliciosa y sus colores cosmopolitas, tan poblados de acentos distintos, de miradas nunca antes vistas.
  • Granada es un tesoro y permanecerá en mi mente como un bello recuerdo por mucho tiempo.
  • No sé si llamé cielo a esta tierra que piso, si esto de abajo es el paraíso ¿Qué será la Alhambra, cielo?.
  • Bellísima Granada, ciudad de tantos rayos coronada, cuantos tus torres bellas saben participar en las estrellas, y a cuyos riscos liberales se atreve tu Sierra altiva a convertir en nieve, cuando eminente sube, a ser cielo, cansada de su nube; cada vez que te miro, grande te aclamo, si imperial te admiro.
  • Granada forma parte de mi piel, de mis ojos, de mi pelo, de mi cante, de mi comida, de mis hijos, de mis padres... yo siempre volveré a Granada.
  • Granada, aquella ciudad cuyas riquezas no tienen rival.
  • Granada es una desposada cuya corona es la Sabika, y cuyas alhajas y vestiduras son las flores. Su trono es el Generalife; su espejo la paz de los estanques; sus arracadas las aljófares de la escarcha.
  • Guarde Alá a Granada la posada que regocija al triste y ampara al desterrado.
  • Granada la brillante, la encantadora de rostro. Ella fue la que se llamó Damasco, y esto le da gran valía.
  • [...] entre todas las ciudades que yo he visto bajo el sol, ha de preferirse Granada.
  • La ciudad está llena de luz, de la luz de la sabiduría y el conocimiento, con el esplendor añadido de la libertad.
  • Granada, al igual que Roma, ha sido para mí una de las ciudades más interesantes del mundo; un lugar donde creí poder echar raíces y, sin embargo, en ambas ciudades me sumí en un estado de ánimo de esos que los afortunados menos sensibles llamarían morboso.
  • Dejadme que embebido y extático respire / las auras de este ameno y espléndido pensil. / Dejadme entre los brazos del Dauro y del Genil… / Dejadme de Granada en medio del Paraíso…
  • Santuario del honor, de la Fe Escudo, Sacrosanta Ciudad, yo te saludo.
  • Sí: quiero en esta tierra mi lápida mortuoria. ¡Granada! Tú el santuario de la española gloria; tu Sierra es blanca tienda que pabellón te da; tus muros son el cerco de un gran jarrón de flores; tu Vega un schall morisco bordado de colores; tus torres son palmeras donde prendido está.
  • Salve, oh Ciudad en donde el alba nace y en donde el Sol poniente se reclina, donde la niebla en perlas se deshace, y las perlas en agua cristalina: donde la Gloria entre laureles yace, y cuya inmensa antorcha te ilumina!.
  • Estábamos en el Patio de la Alberca, con la Alhambra vacía. De pronto estalló una tormenta de verano. Esa lámina, casi espejo, se convirtió en una especie de torbellino de formas sobre el agua, que derivaban en colores variadísimos. Caía la lluvia y se oía el sonido lejano de las fuentes. Teresa -(Berganza)- lo único que hizo fue abrazarse a mí y empezar a llorar. Y lloré yo también. Decía que no podía resistir tanta belleza.
  • Todo es posible en Granada.
  • En Granada puedes verlo todo, lo ideal y lo irreal.
  • Granada, bella y esquiva. Donde todo es posible menos el acabar de conocerla.
  • En ninguna parte del mundo suena el paisaje como en Granada.
  • Desde entonces nada, ni siquiera las canciones de Egipto han llegado a conmover tanto ni tan profundamente mi corazón. Por volver a oír aquel canto habría yo cruzado tres veces España.
    • Andre Gide, escritor francés, cincuenta años despues de su visita a Granada.
  • Ahora comprendo lo del ciego y Granada.
    • Josep Borrell, político español, tras su visita a Granada, en alusión al popular aserto del poeta Francisco Alarcón de Icaza.

Federico García Lorca a Granada[editar]

  • En Granada se limita el tiempo, el espacio, el mar, la luna, las distancias… hay necesidad de limitar, de domesticar los términos inmensos.
  • Granada está indefensa ante la gente; pues ante los halagos nada ni nadie tiene manera de defenderse.
  • Si alguien es capaz de insultar a Granada se le podría replicar con esta máxima: se desprecia todo lo que se ignora.
  • Granada es apta para el sueño y el ensueño, por todas partes limita con lo inefable... Granada será siempre más plástica que filosófica, más lírica que dramática.
  • Granada es una ciudad de ocio, una ciudad para la contemplación y la fantasía, una ciudad donde el enamorado escribe mejor que en ninguna otra parte el nombre de su amor en el suelo.
  • Las horas son allí más largas y sabrosas que en ninguna otra ciudad de España. Tiene crepúsculos complicados de luces constantemente inéditas que parece no terminarán nunca.
  • Sólo en la ciudad de ocios y tranquilidades puede haber exquisitos catadores de aguas, de temperaturas y de crepúsculos, como los hay en Granada.
  • Para oírla hay necesidad de entrar en los pequeños camarines, rincones y esquinas de la ciudad. Hay que vivir su interior sin gente y su soledad ceñida. Y lo más admirable: hay que hurgar y explorar nuestra propia intimidad y secreto.
  • Tu elegía, Granada, la dicen las estrellas que horadan desde el cielo tu negro corazón, la dice el horizonte perdido de tu vega, la repite solemne la yedra que se entrega la muda caricia del viejo torreón.
  • Por el agua de Granada, sólo reman los suspiros.
  • ¡Con que trabajo tan grande deja la luz a Granada!...
  • Eres el espejo de una Andalucía que sufre pasiones gigantes y calla, pasiones mecidas por los abanicos y por las mantillas sobre las gargantas que tienen temblores de sangre, de nieve,y arañazos rojos hechos por miradas.

Sobre monumentos y lugares de Granada[editar]

"Todo en la Alhambra nos admira." - Grace Kelly
  • Quien no ha visto La Alhambra, no ha vivido.
  • Jamás en mi vida habité un lugar más delicioso que éste y nunca podré encontrar otro que se le iguale.
  • Maravilla es quizá la primera palabra que se nos ocurriría asociar a la Alhambra.
    • José Carlos Mainer, en el prólogo de "La Alhambra que fascinó a los románticos" de Cristina Viñes Millet.
  • La Carrera del Darro: probablemente, la calle más bella del mundo.
  • El atardecer que se contempla desde el mirador de San Nicolás, es el más bonito de la Tierra.
  • Me acuerdo del sonido del agua que pasaba por los jardines de la Alhambra y en el Patio de los Leones, fue la primera vez que me di cuenta de que el agua era importante.
    • Naruhito, príncipe heredero de Japón.
  • En las noches serenas de verano,los rayos difuminados (de la luna) tocan con su punta los arcos de filigrana y dan una profundidad a las sombras y una magnitud nebulosa e indefinida a los salones mas lejanos que duermen en la oscuridad y en el silencio, roto solamente por el monótono zumbar del vuelo de algún murciélago.
  • A cada paso brota un manantial, y el murmullo constante del agua forma como una música que llega a arrebatar nuestros sentidos. Los árabes llevaron a su mayor progreso el arte del riego, si nos fijamos en sus obras hidráulicas, parecen dignas de una civilización más avanzada; a estas obras debe hoy Granada el ser el paraíso de España y de disfrutar de una eterna primavera en un ambiente africano.
  • Un espectáculo del que no pueden formar idea los pueblos del norte, es la Alameda de Granada (el Salón) a la puesta de sol. La Sierra Nevada, cuyas dentelladas señorean la ciudad por aquel lado, adquiere matices incomparables. Todas las escarpas, todas las cimas heridas de luz, se tornan color de rosa, pero de un rosa deslumbrador, ideal , fabuloso, nevado de plata, con reflejos de iris y de ópalo, que haría parecer fangosos los tonos más frescos de la paleta; tonos de nácar, transparencias de rubí, venas de ágata y de venturina, capaces de desafiar a todas las joyas mágicas de Las mil y una noches.
  • La catedral de Granada es muy grande, pero también agresiva. Aquí Dios no está en los detalles sino en la suntuosidad, cada metro cuadrado le ha sido dedicado. La decoración se retuerce a través de las capillas, advirtiendo a los enegimos de la cristiandad.
  • La Alhambra es mucho más hermosa en la realidad de cuanto pude imaginar.
  • Granada es una corona en la frente de España, en la que querrían incrustarse los astros. Y la Alhambra (-¡Dios vele por ella!) es un rubí en lo alto de esa corona.
  • (La Alhambra) es un lugar tan magnífico, tan exquisitamente construido que, aunque reflexione serenamente, apenas puedo estar seguro de no estar en el paraíso.
    • Escrito en 1497, atribuido a un diplomático europeo tras la reconquista de Granada.
  • Nos quedamos deslumbrados por la más espléndida vista que pueda el hombre soñar .
    • Charles Davillier,refiriéndose a la impresión que se llevaron él y Gustave Doré al divisar Granada desde la Torre de la Vela.
  • De España siempre me llevaré la Alhambra de Granada y la Sagrada Familia de Barcelona.
    • Brad Pitt, actor estadounidense, Vanity Fair 2009.
  • No es una exageración. Pero posiblemente la Carrera del Darro sea una de las calles más bellas del mundo.
  • Es necesario tomar altura para enfrentar los ojos a la paralizante belleza de la Alhambra.
  • Plaza de Bibrrambla. Tilos que sois la plaza y enhebráis la plaza, barreras entre el sueño y el toro de la vida. Sois verdes. Verdes, porque el cielo es azul.
  • En esas tumbas de la Capilla Real de Granada yacen las dos parejas que sirvieron de pivote para el giro decisivo de la historia de España. Unidad hispana, transformación espiritual, empresa de América, ascensión jerárquica en la política europea y llegada a España de los Austrias. Dos de tales sucesos produjeron tran tremendas contorsiones en nuestra ruta histórica, que sus consecuencian influyen aún en nuestra vida.
  • En el silencio, desde Puerta Real, contemplábamos, allá en lo alto de la montaña, la blanca nieve. En el silencio, visitábamos el Generalife y oíamos susurrar el agua entre los mirtos. En el silencio abarcábamos desde la Torre de la Vela al vasto y soberbio panorama de la Vega. En el silencio, asomados a una galería del camarín de Lindaraja, veíamos en lo hondo, las frondas tupidas que bordean el Darro. ¡Horas plácidas de Granada! ¡Horas inolvidables de la adolescencia!.
  • Una de las virtudes de la Alhambra es su capacidad de transmutarse, tanto en el exterior como en el interior. Desde fuera, en las mañanas brumosas, la Alhambra se mimetiza con el paisaje, se borra de nuestros ojos a pesar de su densa apariencia. Y según transcurre el día, la luz la transforma, la forma y la deforma, cambiando a nuestros ojos su volumen y color...La Alhambra, resulta extraño decirlo, nunca es la misma.
    • Carolina Molina, periodista española, en su artículo "La Alhambra mirada por propios y extraños".
  • La Alhambra es un ser que habla. Aún conserva disecada, labrada en piedra, su voz. Es un monumento que parece casi irreverente desde el punto de vista islámico. Hay un verso que dice: "contempla atentamente mi hermosura / y hallarás explicada mi manera de ser". Todas las cosas tienen una apariencia y un misterio. Quien descubre eso en la Alhambra, queda atrapado por ella.
  • Los granadinos no han sido educados para ver la Alhambra, sino para mirarla. Lo más hermoso de ese monumento es, precisamente, lo que está oculto, lo que no se muestra al público. La Alhambra sigue siendo una gran desconocida.
  • La Alhambra es una de las grandes obras de arte del mundo, que casi 600 años después de su construcción acabada nos sigue cautivando.
    • Gregory Long, Director del Jardín Botánico de Nueva York.
  • La Alhambra es la fuente de inspiración más fértil de todas de las que he bebido.
  • De la Alhambra pudiera decirse que está en toda Europa y fuera de Europa.
  • La Alhambra es un trabajo maravilloso.
  • Porque es necesario saber que la Alhambra no es un palacio, sino una ciudad.
  • Desde la Alhambra se mira el soberbio paisaje que presenta Granada...Se comprende el entusiasmo de los artistas que han llegado aquí a recibir una nueva revelación de la belleza de la vida.
  • Lejos de las Torres Bermejas no había ni frutos agradables, ni limpias fuentes, ni fresco verdor, ni sol digno de ser mirado.
  • El Generalife presentido estaba [...] en la sombra de mi sangre, por salir. No pudo formarse el puente del romance entre él y mi boca hasta que mi cuerpo lo tuvo bien delante.
  • No me pida que le describa una por una todas esas maravillas que llaman Sala de los Embajadores, Patio de los Leones, Sala de las Dos Hermanas. Corresponde al pincel y no a la pluma intentar semejante labor.
  • Quedará para siempre en mi recuerdo como una de las impresiones más suaves y enervantes de mi vida.
  • ¡Monumento grandioso de la Historia!...
¡Palma inmortal de gigantesca lid!...
¡Fija en tu Dios Iberia, la memoria...
Recaredo... Colón... La Alhambra... El Cid...!
    • Pedro José,Ovispo de Ávila, en el libro de visitantes de la Alhambra,el 17 de Junio de 1880.

Alrededores de Granada[editar]

"La Alpujarra es el paraíso terrenal." - Chris Stewart
  • La Alpujarra es el paraíso terrenal (...), mi alma se siente aquí en casa y escribir ha enriquecido mi experiencia sobre este bendito país.
    • Chris Stewart, escritor británico y ex-batería del grupo Génesis.
  • Ningún diamante relucirá jamás como las estrellas vistas desde aquí a media noche, a través de este medio enrarecido, en el hondo firmamento (...) La fría sublimidad de estas nieves eternas y silenciosas se siente de Ileno sobre el pináculo mismo de estos montes alpinos, que se levanta solo, en estado de aislamiento, sin amigos, como un déspota, y demasiado elevado para tener nada en común con nada de lo que le rodea a sus pies
  • El Genil baja de Sierra Nevada, a través de bosques de laureles de una belleza incomparable. El vidrio y el cristal son objetos demasiado opacos para establecer con ellos una comparación y materia muy densa para dar idea de la pureza de este agua, que poco antes se extendía en sábanas de plata sobre los picachos de Sierra Nevada. Parece un torrente de diamantes en fusión.
  • Las laderas del monte que bajan al Darro y al barranco de los Molinos, desaparecen bajo un océano de vegetación. Es uno de los espectáculos más hermosos que se puede uno imaginar
  • Y vuestra merced ¿dónde camina?

—Yo, señor —respondió el caballero—, voy a Granada, que es mi patria.

—¡Y buena patria! —replicó don Quijote—

Otras citas[editar]

  • ¡Llora, Rey, llora sin duelo;
desespérate, Boabdil,
y ven en tu desconsuelo
a expirar bajo este cielo
que flota sobre el Genil!
  • ¡O Granada noblecida,
por todo el mundo nombrada!,
hasta aquí fueste cativa
y agora ya libertada.
Perdióte el rey don Rodrigo
por su dicha desdichada;
ganóte el rey don Fernando
con ventura prosperada,
la reyna doña Ysabel,
la más temida y amada,
ella con sus oraciones
y él con mucha gente armada.
  • Qué lejos por mares, campos y montañas
ya otros soles miran mi cabeza cana
Nunca vi Granada,
nunca vi Granada.
Mi cabeza cana, los años perdidos,
quiero hallar los viejos, borrados caminos.
Nunca fui a Granada,
nunca fui a Granada.
Dadle un ramo verde de luz a mi mano,
una rienda rota, un galope largo,
nunca fui a Granada,
nunca fui a Granada.
¿Que gente enemiga puebla sus adarves:
quién los claros ecos libres de sus aires?
Nunca fui a Granada
nunca fui a Granada.
Venid los que nunca fuisteis a Granada;
hay sangre caída, sangre que me llama.
Nunca vi Granada,
nunca vi Granada.
Hay sangre caída del mejor hermano;
sangre por los mirtos y agua de los patios.
Nunca entré en Granada,
nunca entré en Granada.
Si altas son las torres, el valor es alto;
venid por montañas, por mares y por campos.
Entraré en Granada,
entraré en Granada.


  • Adiós, Flor del desierto trasplantada
a este valle feraz de Andalucía,
do en alfombra de grata lozanía,
muelle Beldad, te encuentras reclinada.
Al aspirar tu brisa embalsamada,
que encantó en otro tiempo el alma mía,
recuerdo los ensueños de poesía
que gocé en tu mansión, bella Granada.
Hoy, que cruzo ante ti, la sombra errante
siguiendo de mi lóbrego destino,
me arrebata un suspiro tu belleza;
que si tu cielo azul, puro y brillante,
a mi alma dio ayer fulgor divino,
hoy mi alma le inunda de tristeza

Elegía a Granada, de Federico García Lorca[editar]

Tu elegía, Granada, la dicen las estrellas que horadan desde el cielo tu negro corazón. La dice el horizonte perdido de tu vega, la repite solemne la yedra que se entrega a la muda caricia del viejo torreón.

Tu elegía, Granada, es silencio herrumbroso, un silencio ya muerto a fuerza de soñar. Al quebrarse el encanto, tus venas desangraron el aroma inmortal que los ríos llevaron en burbujas de llanto hacia el sonoro mar.

El sonido del agua es como un polvo viejo que cubre tus almenas, tus bosques, tus jardines, agua muerta que es sangre de tus torres heridas, agua que es toda el alma de mil nieblas fundidas que convierte a las piedras en lirios y jazmines.

Hoy, Granada, te elevas ya muerta para siempre en túmulo de nieve y mortaja de sol, esqueleto gigante de sultana gloriosa devorado por bosques de laureles y rosas ante quien vela y llora el poeta español.

Hoy, Granada, te elevas guardada por cipreses (llamas petrificadas de tu vieja pasión). Partió ya de tu seno el naranjal de oro, la palmera extasiada del Africa tesoro, solo queda la nieve del agua y su canción.

Tus torres son ya sombras. Cenizas tus granitos, pues te destruye el tiempo. La civilización pone sobre tu vientre sagrado su cabeza, y ese vientre que estuvo preñado de fiereza, hoy aún muerto se opone a la profanación.

Tú que antaño tuviste los torrentes de rosas, tropeles de guerreros con banderas al viento, minaretes de mármol con turbantes de sedas, colmenas musicales entre las alamedas y estanques como esfinges del agua al firmamento.

Tú que antaño tuviste manantiales de aroma donde bebieron regias caravanas de gente que te ofrendaba el ámbar a cambio de la plata, en cuyas riberas teñidas de escarlata las vieron con asombro los ojos del Oriente.

Tú, ciudad del ensueño y de la luna llena, que albergaste pasiones gigantescas de amor, hoy ya muerta, reposas sobre rojas colinas teniendo entre las yedras añosas de tus ruinas el acento doliente del dulce ruiseñor.

¿Qué se fue de tus muros para siempre, Granada? Fue el perfume potente de tu raza encantada que dejando raudales de bruma te dejó.¿O acaso tu tristeza es tristeza nativa y desde que naciste aún sigues pensativa enredando tus torres al tiempo que pasó?

Hoy, ciudad melancólica del ciprés y del agua, en tus yedras añosas se detenga mi voz.¡Hunde tus torreones! Hunde tu Alhambra vieja que ya marchita y rota sobre el monte se queja, queriendo deshojarse como marmórea flor.

Invaden con la sombra maciza tus ambientes. ¡Olvidan a la raza viril que te formó! Y hoy que el hombre profana tu sepulcral encanto, quiero que entre tus ruinas se adormezca mi canto como un pájaro herido por astral cazador.

Véase también[editar]

La Alhambra

Enlaces externos[editar]