Leonardo Torres Quevedo

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Leonardo Torres Quevedo
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 83 años.
Icon PD.svg Hay una gran probabilidad de que hayan entrado en el dominio público en la mayoría de los países.

Leonardo Torres Quevedo (n. Santa Cruz de Iguña, Molledo, Cantabria; 28 de diciembre de 1852 – m. Madrid; 18 de diciembre de 1936) fue un ingeniero de caminos, matemático e inventor español de finales del siglo XIX y principios del siglo XX.

Citas[editar]

  • «Bien conocidas son las dificultades con las que tropieza un profesor para ilustrar su discurso, valiéndose de proyecciones luminosas. Necesita colocarse frente a la pantalla cuidando de no ocultar la figura proyectada para llamar la atención de sus alumnos sobre los detalles que más les interesan y enseñárselos con un puntero.»
    • (Torres Quevedo expresó así la necesidad del invento el puntero proyectable, también conocido como puntero láser.)
  • «...cuando se me presentó el momento de tomar puesto en el Escalafón estaba ya convencido de mi poco amor al trabajo metódico y disciplinado de las oficinas, y renuncié a él para dedicarme a pensar en mis cosas; ya estaba poseído por la fiebre del inventor que había de padecer toda mi vida.»
    • (Su quehacer, a lo largo de toda la existencia, con expresión suya, consistió en “dedicarse a pensar en sus cosas”; es decir, a inventar.) [1]
  • «El Comité, convencido de la utilidad que tendría un idioma auxiliar artificial para facilitar las relaciones científicas entre los distintos pueblos, establece una subcomisión encargada de estudiar, con la ayuda de expertos, las diversas soluciones que le han sido propuestas.»_ (En abril de 1922 había tenido lugar en la sede de la Sociedad de Naciones una Conferencia sobre la enseñanza del esperanto en las escuelas, que dio como resultado un informe del Secretariado General adoptado por la tercera Asamblea de la Sociedad en septiembre del mismo año, para su envío al Comité de Cooperación Intelectual, «para que este organismo diera su opinión sobre los distintos aspectos del problema de la lengua internacional». Fue precisamente Torres Quevedo quien tomó la iniciativa, proponiendo el primer día de la reunión esta moción.) [2]
  • «Hay una clase de autómatas que ofrecen el mayor interés: los que imitan, no los gestos, sino las acciones del hombre.»
  • «Hace ya tiempo que vengo estudiando la manera de facilitar la enseñanza técnica, mediante el empleo de proyecciones luminosas (...). las vistas que usualmente se proyectan están fotografiadas cada una en una diapositiva de vidrio y todas ellas se van colocando una a una, frente a la linterna, en un cuadro dispuesto para recibirlas (...), me he decidido a estudiar la manera de construir, proyectar y cambiar las vistas, teniendo en cuenta su constitución (...) pudiera, a mi juicio, ejecutarse más ventajosamente por el aparato representado en la figura que describo.»
    • (Dicho por Leonardo Torres en cuanto al segundo de sus inventos pedagógicos, el proyector didáctico.) [3]
  • «He perdido la disciplina del estudio: no sé estudiar. Yo soy inventor, únicamente inventor».
    • (Frase de estudio de Leonardo Torres Quevedo.)
  • «Ningun hombre TIENE Derecho a mostrarse superior un Otro, PORQUE Quien no SUPERA en Inteligencia Florerías Superar en Bondad.»

Citas sobre Leonardo Torres Quevedo[editar]

  • «El más prodigioso inventor de nuestro tiempo.»
    • (Referido ‘nuestro tiempo’ al período 1895-1936 en el que viven. Aserto que le dedicó Maurice d’Ocagne por la grandiosidad y el significado cuando se publican sus obras.) [4]
  • «...el Sr. Torres lleva más allá su noble ambición, y propone medios muy curiosos y sin grave dificultad practicables para hallar las raíces imaginarias...»
    • (Eduardo Saavedra, que redacta su dictamen en 1894 informando positivamente el trabajo de don Leonardo y recomendando la concesión de la ayuda solicitada al Gobierno español, en 1893, de su “Memoria sobre una Máquina para resolver ecuaciones” en solicitud de ayuda.) [5]
  • «...resultaría tan elegante un procedimiento que fuera dando automáticamente todas las raíces, reales e imaginarias, de una ecuación por un solo movimiento, que se debe estimular al inventor para que prosiga los estudios en tal sentido.»
    • (Eduardo Saavedra, que redacta su dictamen en 1894 informando positivamente el trabajo de don Leonardo y recomendando la concesión de la ayuda solicitada al Gobierno español, en 1893, de su “Memoria sobre una Máquina para resolver ecuaciones” en solicitud de ayuda.) [6]
  • «¡Tan altos y relevantes son [los méritos científicos] y tan nuevas y extraordinarias sus concepciones en Mecánica y sus incomparables invenciones en todos los órdenes de la técnica y de la ingeniería!... »
    • (Francisco de Paula Arrillaga con motivo de la entrega a Torres Quevedo de la Medalla Echegaray.) [7]