Francisco Giner de los Ríos

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Francisco Giner de los Ríos

Véase también
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Wikisource-logo.svg Obras en Wikisource.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 104 años.
Icon PD.svg Hay una gran probabilidad de que hayan entrado en el dominio público en la mayoría de los países.

Francisco Giner de los Ríos (Ronda, Málaga, 10 de octubre de 1839 — Madrid, 18 de febrero de 1915) fue un pedagogo, jurista, filósofo y ensayista español, creador y director de la Institución Libre de Enseñanza (ILE) y discípulo de Julián Sanz del Río.

Citas[editar]

  • «Al residuo de naturaleza humana que providencialmente aún nos queda, es al que debemos solo eso poco y malo que tenemos todavía».
    • Fuente: Giner (1889).[1]
  • «Lo que más necesitan, aun los mejores de nuestros buenos estudiantes, es mayor intensidad de vida, mayor actividad para todo, en espíritu y cuerpo: trabajar más, sentir más, pensar más, querer más, jugar más, dormir más, comer más, lavarse más, divertirse más».
    • Fuente: Giner (1887).[2]
  • «¡Hay de la escuela donde el pobre maestro cuenta impaciente en el reloj los minutos que aún faltan para dar por terminada su clase! Muestra en efecto en esta disposición de su ánimo la muerte de sus antiguas esperanzas; el desaliento que en él engendra la sombría perspectiva de su porvenir; el desamor hacia una profesión que tal vez alcanzara con anhelo; y el vivo afán por vender su vana primogenitura a cambio de cualquiera otra ocupación que le libere de aquella monotonía, cercana a la esclavitud y verdaderamente odiosa para quien siente dentro de sí un aliento de vida».
    • Fuente: Giner (1884).[3]


Citas sobre Francisco Giner de los Ríos[editar]

  • «Yo era entonces un niño, él tenía ya la barba y el cabello blanco. En su clase de párvulos, como en su cátedra universitaria, don Francisco se sentaba siempre entre sus alumnos y trabajaba con ellos familiar y amorosamente. El respeto lo ponían los niños o los hombres que congregaba el maestro en torno suyo. Su modo de enseñar era socrático: el diálogo sencillo y persuasivo. Estimulaba el alma de sus discípulos -de los hombres o de los niños- para que la ciencia fuese pensada, vivida por ellos mismos”.»
  • «Sólo sabemos
    que se nos fue por una senda clara,
    diciéndonos: Hacedme
    un duelo de labores y esperanzas.
    Sed buenos y no más, sed lo que he sido
    entre vosotros: alma».
    (fragmento del poema A Don Francisco Giner de los Ríos, escrito por Antonio Machado, con motivo de la muerte de su maestro).
    • Fuente: Machado, Antonio. Campos de Castilla (en la antología Poesías). 9ª ed. (1970). Editorial Losada, Buenos Aires, 1943.

Referencias[editar]

  1. F. Giner de los Ríos. Educación y enseñanza. Madrid: [s.n.] (Ronda : Imp. de "El Tajo") 1889. Edición digital de la BNE: [1]; página XI.
  2. Repositorio de citas en la web de la Residencia de Estudiantes.
  3. F. Giner: «Maestros y Catedráticos», en Obras Completas, tomo XII, Madrid, Ediciones La Lectura; páginas: 88-89 y 73.
  4. Publicado con el título de «Don Francisco Giner de los Ríos», en Boletín de la Institución Libre de Enseñanza nº 664, junio, Madrid, página 220. Había sido inicialmente publicado en la revista Idea Nueva, de Baeza, el 23 de febrero de 1915. En línea: [2]