Fernando Fernán Gómez

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Fernando Fernán Gómez
«Hay que intentar que las grandes ideas parezca pequeñas, superficiales, cotidianas».
«Hay que intentar que las grandes ideas parezca pequeñas, superficiales, cotidianas».
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 12 años.
Copyright red.svg Dependiendo de cómo se publicaran, pueden estar protegidas por derechos de autor. Deben usarse según las políticas de licencias de Wikiquote.

Fernando Fernández Gómez, conocido artísticamente como Fernando Fernán Gómez (Lima, Perú, 28 de agosto de 1921 – Madrid, 21 de noviembre de 2007) fue un actor, escritor, guionista, director teatro y cine, y académico español.

Citas[editar]

  • «El periodista debe escribir a gran velocidad porque si no corre el riesgo de que, al llegar al último renglón, ya no tenga actualidad el primero». [1]
  • «El cine es un vehículo de expresión, pero no estoy muy seguro de que sea un arte».[2]
  • El trabajo es un castigo. La Biblia lo dice. Lo impuso Dios y, que sepamos, no lo ha levantado.[sin fuentes]
  • En el oficio de actor el éxito o el fracaso suelen venir muy acompañados de la casualidad.[sin fuentes]
  • «En España no solo funcionan mal los que mandan, sino también los que obedecen».[3]
  • «Hay que intentar que las grandes ideas parezcan pequeñas, superficiales, cotidianas».[4]
  • Me retiré del teatro porque los espectadores me molestaban.[sin fuentes]
  • Mi proyecto vital ha sido vivir de rentas, pero no lo he logrado.[sin fuentes]
  • Yo creo que puede existir perfectamente una amistad entre un hombre y una mujer, siempre que este hombre no sea yo.[sin fuentes]

En La silla de Fernando[editar]

  • «Con esto, yo lo que quiero es dar una lección, por mis muchos años, yo puedo permitir este gusto, a todos los que creen que el futuro esta en sus manos y no en las manos de los que se han apoderado del futuro de todos nosotros».[5]
  • «Hombre claro, según en lo que haya que creer, si hay que creer en el paraíso de Mahoma pues a mi me gustaría ser creyente (...) Esto es como decir en la vida real, le voy a explicar a usted una cosa: Los imbéciles no sufren, ¿a usted no le gustaría ser imbécil? Pues claro que duda cabe, si usted me dice que los imbéciles no sufren pues encantao de ser imbécil. Pues a mi me parece que es exactamente lo mis»mo.[5]
  • «Las mujeres bondadosas no suelen tener gancho; las que lo tienen son las que te pueden destruir, como la Dietrich».[5]
  • «No es que quisiera ser actor de cine, es que quería ser Clark Gable. Esto es lo que quería, y no nada más puro o más profundo».[5]
  • «Seis, ocho millones de espectadores. Son cifras con las que nunca pudo soñar ningún director teatral o novelista, y menos aún Esquilo, Sófocles o Eurípides».[5]

Referencias[editar]

  1. Albaigès Olivart (1997), p. 178.
  2. Red (2008), p. 143.
  3. Garzón, Baltasar. El fango: Cuarenta años de corrupción en España; ed. Penguin Random House Grupo Editorial España, 2015; cap. 3: ‘La corrupción política nacional’ [en línea, sin paginar].
  4. Albaigès Olivart (1997), p. 269.
  5. 5,0 5,1 5,2 5,3 5,4 La silla de Fernando; video-documental realizado por David Trueba y Luis Alegre en 2005.

Bibliografía[editar]

  • Albaigès Olivart, José María (1997). Un siglo de citas. Planeta.  ISBN 8423992543