Fernando Fernán Gómez

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Fernando Fernández Gómez
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 11 años.
Copyright red.svg Dependiendo de cómo se publicaran, pueden estar protegidas por derechos de autor. Deben usarse según las políticas de licencias de Wikiquote.

Fernando Fernández Gómez, conocido artísticamente como Fernando Fernán Gómez (Lima, Perú, 28 de agosto de 1921 – Madrid, 21 de noviembre de 2007), fue un escritor, actor, guionista, director de cine y de teatro español. Fue miembro de la Real Academia Española durante siete años, en la que ocupó el sillón B desde su ingreso (30 de enero de 2000) hasta su fallecimiento.

Citas[editar]

  • "Hombre claro, según en lo que haya que creer, si hay que creer en el paraíso de Mahoma pues a mi me gustaría ser creyente (...) Esto es como decir en la vida real, le voy a explicar a usted una cosa: Los imbéciles no sufren, ¿a usted no le gustaría ser imbécil? Pues claro que duda cabe, si usted me dice que los imbéciles no sufren pues encantao de ser imbécil. Pues a mi me parece que es exactamente lo mismo."
    • Fuente: "La silla de Fernando"
  • "Con esto, yo lo que quiero es dar una lección, por mis muchos años, yo puedo permitir este gusto, a todos los que creen que el futuro esta en sus manos y no en las manos, de los que se han apoderado del futuro de todos nosotros".
    • Fuente: "La silla de Fernando"
  • "Sí señor, desgraciadamente soy una persona maleducada. No soy como usted. ¡Haga el favor de dejarme en paz! ¡Déjeme en paz! ¡Pues déjeme de admirar! ¡Váyase a la mierda, a la mierda!"
    • Nota: A un lector que, con cierta insistencia, le pedía una dedicatoria de un libro que acababa de presentar. [1] [2]
  • "El cine es un vehículo de expresión, pero no estoy muy seguro de que sea un arte".
  • "El trabajo es un castigo. La Biblia lo dice. Lo impuso Dios y, que sepamos, no lo ha levantado".*"Ellas [mi madre y mi abuela] se esforzaban en que me pareciera natural el hecho de no tener padre y yo me esforzaba en que ellas no se dieran cuenta de que yo me daba cuenta de que aquello no era normal".
  • "En el oficio de actor el éxito o el fracaso suelen venir muy acompañados de la casualidad".
  • "En España no solo funcionan mal los que mandan, sino también los que obedecen".
  • "Hacia la mitad del camino de mi vida, una mujer bellísima y muy inteligente con la que había tenido escasos días de intimidad me dijo mirándome con su mirada inolvidable: 'A ti no se te puede destruir Fernando. Tú ya estás destruido".
  • "¿La amistad entre un hombre y una mujer? Sí, la entiendo, mientras no sea yo el amigo".
  • "Las mujeres bondadosas no suelen tener gancho; las que lo tienen son las que te pueden destruir, como la Dietrich".
  • "Me gusta rodearme de mujeres atractivas y, dentro de ellas, prefiero la más atractiva; una mujer culta me puede servir para que me dé clases de filosofía medieval, pero nada más".
  • "Me gustaría solo escribir, no actuar".
  • "Me he sentido más satisfecho como actor que como director, quizá tengo un mayor dominio de esta primera profesión".
  • "Me retiré del teatro porque los espectadores me molestaban".
  • "Mi proyecto vital ha sido vivir de rentas, pero no lo he logrado".
  • "No es que quisiera ser actor de cine, es que quería ser Clark Gable. Esto es lo que quería, y no nada más puro o más profundo".
  • "No soy un malhumorado. Tengo el carácter variable y algún pronto que no resulta peligroso".
  • "Seis, ocho millones de espectadores. Son cifras con las que nunca pudo soñar ningún director teatral o novelista, y menos aún Esquilo, Sófocles o Eurípides".
  • "Si de mí se dice que soy un señor impertinente y maleducado, pues... es verdad. Lo que no es verdad es que lo sea ahora. Ya de pequeño me liaba a patadas con los profesores; por lo visto era con los pies con los que me defendía. Y yo cuando lo digo pienso: Pero ¿cómo pueden decir que tengo este mal genio ahora?... Quizá con el paso de los años sea peor, cada vez más agrio. Pero, desde luego, fama de simpático no la he tenido nunca y actitudes de simpático no las he adoptado nunca."
  • "Tengo fama de gruñón. Lo reconozco y al mismo tiempo lo lamento. En cualquier caso, ya no estoy en edad de corregirme".
  • "Yo creo que puede existir perfectamente una amistad entre un hombre y una mujer, siempre que este hombre no sea yo."