Concepción Arenal

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Concepción Arenal
«Abrid escuelas y se cerrarán cárceles».
«Abrid escuelas y se cerrarán cárceles».
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Wikisource-logo.svg Obras en Wikisource.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 126 años.
Icon PD.svg Hay una gran probabilidad de que hayan entrado en el dominio público en la mayoría de los países.

Concepción Arenal Ponte (Ferrol, La Coruña; 31 de enero de 1820 - Vigo, Pontevedra; 4 de febrero de 1893) fue una escritora española, activista social en diversas materias y vinculada al pionero movimiento feminista español de finales del siglo XIX.

Citas[editar]

A[editar]

  • «A veces damos el nombre de favor a la justicia, y creemos de muy buena fe que fuimos buenos y generosos cuando no hemos sido más que justos».
    • Fuente: Obras completas, Volumen 302. Autores Concepción Arenal de García Carrasco, Carmen Díaz Castañón. Editorial Atlas, 1993. Página 14.
  • «Abrid escuelas y se cerrarán cárceles».[1]
    • Nota: Aunque esta es la forma en la que ha transcendido la cita, sus palabras fueron «... y no se verán las escuelas cerradas y abiertas las cárceles. Abrid aquellas, y éstas se cerrarán por sí», hablando de la incompetencia de las autoridades de educación para mantener abiertas las escuelas. [2]
  • «Absurdo sería pedir al cálculo lo que sólo puede dar la abnegación». [3]

C[editar]

  • «Cuando la culpa es de todos, la culpa no es de nadie».
    • Fuente: Obras completas de d.A Concepción Arenal: La beneficencia, la filantropia y la Caridad. Volumen 2 de Obras completas. Concepción Arenal de García Carrasco. Editorial Est. tip "Sucesores de Rivadeneyra,", 1894. Página 194.

E[editar]

  • «El médico que procura curar o aliviar al enfermo; el capellán y el visitador que quieren corregirle y consolarle, prometiéndole protección para el día que recobre la libertad; el empleado que se esfuerza por hacer su cautiverio menos triste, no con las complacencias de la debilidad, sino aplicándole la ley con pena cuando es dura, con gusto cuando permite algún alivio, y no faltando nunca a las formas, a la consideración que ninguna persona digna niega a la debilidad y a la desgracia, éstos son los que, viendo al delincuente en las horas en que se resigna y en que se desespera; cuando forma planes de venganza o hace propósito de enmienda; cuando maldice al que ha declarado contra él, o cuando llora recordando a su madre; en los días en que miente y en otros en que dice la verdad; en los momentos en que se concentra impenetrable o muestra un ánimo expansivo, éstos son los que, uno después de otro y a solas con el delincuente, pueden aprender algo de lo que pasa por su corazón y suministrar datos para su psicología».
  • «El pobre se arruina en el momento que deja de ser sobrio».
    • Fuente: El visitador del pobre. Volumen 1 de Obras completas. Concepción Arenal. Editorial Est. Tip. "Sucesores de Rivadeneyra", 1894. Página 218.

H[editar]

  • «Hay tanta justicia en la caridad y tanta caridad en la justicia que no parece loca la esperanza de que llegue el día en que se confundan». [5]
  • «Hay un camino seguro para llegar a todo corazón: es el amor».
    • Fuente: El visitador del pobre.Número 14 de Colección Christus. Concepción Arenal de García Carrasco. 2ª Edición. Editorial Emecé, 1941. Página 146.

L[editar]

  • «La felicidad es ciega, sobrado arrogante para ver precipicios bajo las flores que cubren su camino».
    • Fuente: El visitador del pobre. Volumen 1 de Obras completas. Concepción Arenal. Editorial Est. Tip. "Sucesores de Rivadeneyra", 1894. Página 147.
  • «La pasión para el hombre es un torrente; para la mujer, un abismo».
    • Fuente: La mujer del porvenir (Anotado). Volumen 4 de Obras completas. Concepción Arenal Ponte. Editorial eBookClasic, 2016.
  • «La sociedad paga bien caro el abandono en que deja a sus hijos, como todos los padres que no educan a los suyos».
    • Fuente: La mujer del porvenir (Anotado). Volumen 4 de Obras completas. Concepción Arenal Ponte. Editorial eBookClasic, 2016.
  • «Las fuerzas que se asocian para el bien no se suman, se multiplican». [6]

M[editar]

N[editar]

  • «No se pierde el tiempo que se emplea en procurar hacer el bien». [7]

O[editar]

  • «Odia el delito y compadece al delincuente». [8]

P[editar]

S[editar]

T[editar]

Referencias[editar]

  1. Gargallo Vaamonde, Luis. Desarrollo y destrucción del sistema liberal de prisiones en España: De la Restauración a la Guerra Civil. Volumen 68 de Colección Monografías. Ediciones de la Universidad de Castilla La Mancha, 2016. ISBN 9788490442012. p. 435.
  2. Congreso pedagógico de la provincia de Matanzas: Año 1884. Editorial Imprenta y litografía "La Nacional", 1884. p. 127.
  3. Arenal, Concepción. La beneficencia, la filantropía y la caridad: memoria premiada por la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas. Colaborador Real Academia de Ciencias Morales y Políticas (Madrid). Editor Imprenta del Colegio de sordo-mudos y de ciegos, 1861. Procedencia del original: Universidad Complutense de Madrid. Digitalizado: 7 junio 2010. p. 59.
  4. Palomo Triguero, Eduardo. Cita-logía. Editorial Punto Rojo Libros,S.L. ISBN 978-84-16068-10-4. p. 20.
  5. Palomo Triguero, Eduardo. Cita-logía. Editorial Punto Rojo Libros,S.L. ISBN 978-84-16068-10-4. p. 59.
  6. Palomo Triguero, Eduardo. Cita-logía. Editorial Punto Rojo Libros,S.L. ISBN 978-84-16068-10-4. p. 52.
  7. Palomo Triguero, Eduardo. Cita-logía. Editorial Punto Rojo Libros,S.L. ISBN 978-84-16068-10-4. p. 276.
  8. 8,0 8,1 Palomo Triguero, Eduardo. Cita-logía. Editorial Punto Rojo Libros,S.L. ISBN 978-84-16068-10-4. p. 87.
  9. Obras completas de Concepción Arenal, Volumen 21. Concepción Arenal de García Carrasco. Editorial V. Suárez, 1901. p. 112.