Claude Debussy

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Claude-Achille Debussy

Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 101 años.
Icon PD.svg Hay una gran probabilidad de que hayan entrado en el dominio público en la mayoría de los países.

Claude-Achille Debussy (Saint-Germain-en-Laye, Francia, 22 de agosto de 1862-París, 25 de marzo de 1918) fue un compositor y pianista francés.

Citas[editar]

  • «Después de ser un apasionado visitante de Bayreueth durante varios años, comencé a dudar de la fórmula wagneriana o más bien me pareció que se adaptaba únicamente al genio particular de ese compositor, que era un gran coleccionista de clisés, a los que reunía en una fórmula que parecía desusada sólo porque la gente no conoce bastante música».[2]
    • Debussy (1894).[2]
  • «El arte es la más bella de las mentiras».[3]
  • «En primer lugar, señoras y señores, tienen que olvidar que son cantantes».[4]
    • Nota: Instrucciones a los cantantes en su ópera Pelléas et Mélisande.
  • «Estoy cada vez más convencido de que por su naturaleza misma la música es algo que no puede ajustarse a una forma tradicional fija. Está formada por colores y ritmos. El resto es un montón de basura inventado por imbéciles frígidos que cabalgan aferrados a las espaldas de los Maestros, quienes, en general, compusieron casi exclusivamente música de época. Solamente Bach tenía cierta idea de la verdad».[2]
  • «La atracción del virtuoso para el público es muy parecido al del circo para el público. Siempre existe la esperanza de que algo peligroso pueda suceder».[5]
  • «La gente no se parece mucho a las cosas que son hermosas —ellos están tan lejos con sus ideas un poco desagradables—».[6]
  • «La música comienza donde el habla es incapaz de expresar, la música está hecha para lo inexpresable».[sin fuentes]
  • «La música es el espacio entre las notas».[7]
  • «Las obras de arte hacen reglas, pero las reglas no hacen obras de arte».[8]
  • «Los compositores no se atreven. Tienen miedo de ese ídolo sagrado llamado "sentido común", que es la cosa más terrible que conozco —después de todo, no es más que una religión fundada para justificar la ubicuidad de los imbéciles—».[9]
  • «Me apasiona la música. Y porque me apasiona, trato de liberarla de las tradiciones estériles que la sofocan. El color de mi alma es la rueda de murciélagos de hierro gris y triste sobre la aguja de mis sueños».[sin fuentes]
  • «No existe una teoría. Sólo tienes que escuchar. El placer es la ley. Me gusta la música con pasión. Y porque me gusta trato de liberarla de las tradiciones estériles que la ahogan. Es un arte libre que brota —un arte al aire libre, sin límites, como los elementos, el viento, el cielo, el mar—. En ningún caso debe ser cerrado y convertido en un arte académico».[10]
  • «Recoge impresiones. No tengas prisa por escribir. Porque eso es algo que la música puede hacer mejor que la pintura: puede centralizar las variaciones de luz y color con una sola imagen —una verdad generalmente ignorada, como es obvio—».[sin fuentes]
    • Nota: Debussy en una carta a su discípulo Raoul Bardac (1906)

Citas sobre Debussy[editar]

  • [Con La siesta de un fauno], «se ha desechado toda la pesada herencia de Wagner... la realidad de Debussy excluye todo lo que sea academicismo».[2]
  • «Cuando conocí a Debussy estaba saturado de Mussorgsky y muy pausadamente buscaba un camino, y para él no era fácil encontrarlo... y le expliqué... que debíamos tener nuestra propia música, si era posible, sin repollo agrío. ¿Por qué no podíamos utilizar los medios revelados por Claude Monet, Cézanne, Toulouse-Lautrec y otros? ¿Por qué no podíamos trasponer esos medios a la música? Nada más sencillo».[2]
  • «La música de Debussy tiene posibilidad de evolución, y ha permanecido encarcelada siempre en la seducción de su paraíso artificial. [...] Fue uno de los genes más apacibles y armoniosos que nunca ha manifestado la tierra de Francia».
  • [Las obras tardías de Debussy ilustran el] «derrocamiento total de los conceptos que se habían mantenido estáticos hasta ese momento».[2]

Referencias[editar]

  1. En su ópera Pelléas et Mélisande.
  2. 2,0 2,1 2,2 2,3 2,4 2,5 2,6 2,7 2,8 Schonberg, Harold C. y Aníbal Leal. Los grandes compositores, pp. 573-4, 576-578. Ediciones Robinbook, 2007. En Google Books. Consultado el 1 de mayo de 2019.
  3. Romesburg, H. Charles. La vida del espíritu creativo (2001), pp. 239-240.
  4. Simon, Henry William. 100 Grandes Óperas y sus historias (1989), p. 371.
  5. Myers, Hugh Rollo. Música en el Mundo Moderno (1948), p. 99.
  6. Seroff, Victor Illyitch. Musicians of France (1957), p. 172.
  7. Koomey, Johnathan G. (2001). Turning Numbers into Knowledge, p. 96. Oakland: Analytics Press. ISBN 0-9706019-0-5.
  8. Paynter, John. Companion to Contemporary Musical Thought (1992), p. 590.
  9. Lesure, Francois y Roger Nichols (editores). Cartas de Debussy (1987).
  10. Shapiro, Nat. Enciclopedia de citas sobre la música (1981), p. 268.