Juan Pablo II

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Saltar a: navegación, buscar
Karol Józef Wojtyła,
Juan Pablo II
«¿Cuántos años tiene el papa? Soy un joven de 83 años».
«¿Cuántos años tiene el papa? Soy un joven de 83 años».
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Wikinews-logo.svg Noticias en Wikinoticias.
Wikisource-logo.svg Obras en Wikisource.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 9 años.
Copyright red.svg Dependiendo de cómo se publicaran, pueden estar protegidas por derechos de autor. Deben usarse según las políticas de licencias de Wikiquote.

Karol Józef Wojtyła (18 de mayo de 1920 - 2 de abril de 2005) fue un sacerdote católico, teólogo y escritor polaco, nombrado papa el 16 de octubre de 1978, con el nombre de Juan Pablo II.

Frases de Juan Pablo II[editar]

Monumento a Juan Pablo II en Madrid, con su frase «No tengáis miedo. Abrid las puertas a Cristo».

Dios[editar]

Si algunos teólogos afirman que la misericordia es el más grande entre los atributos y las perfecciones de Dios, la Biblia, la Tradición y toda la vida de fe del Pueblo de Dios dan testimonios exhaustivos de ello. (...). La Iglesia profesa la misericordia de Dios (Encíclica Dives in misericordia).

Jesucristo[editar]

  • Jesús, sobre todo con su estilo de vida y con sus acciones, demostró como en el mundo en que vivimos está presente el amor, el amor operante, el amor que se dirige al hombre y abraza todo lo que forma su humanidad. Este amor se hace notar particularmente en contacto con el sufrimiento, la injusticia, la pobreza; en contacto con toda la condición humana histórica, que de distintos modos manifiesta la limitación y la fragilidad del hombre, ya física, ya moral (Encíclica Dives in misericordia)
  • El redentor del hombre, Jesucristo, es el centro del cosmos y de la historia. (...) La única orientación del espíritu, la única dirección del entendimiento, de la voluntad y del corazón es para nosotros ésta: hacia Cristo, Redentor del hombre; hacia Cristo, Redentor del mundo. A Él nosotros queremos mirar, porque sólo en Él, Hijo de Dios, hay salvación. (...) En Cristo y por Cristo, Dios se ha revelado plenamente a la humanidad y se ha acercado definitivamente a ella y, al mismo tiempo, en Cristo y por Cristo, el hombre ha conseguido plena conciencia de su dignidad, de su elevación, del valor transcendental de la propia humanidad, del sentido de su existencia (Encíclica Redemptor hominis)

La Salvación[editar]

La universalidad de la salvación no significa que se conceda solamente a los que, de modo explícito, creen en Cristo y entraron en la Iglesia. Si es destinada a todos, la salvación en verdad debe de estar a disposición de todos (Encíclica Redemptoris missio)

Sentido de la vida[editar]

El sentido más verdadero y profundo de la vida es un don que se realiza al darse (Encíclica Evangelium vitae)

Moral cristiana[editar]

La vida moral se presenta como la respuesta debida a las iniciativas gratuitas que el amor de Dios multiplica a favor del hombre. Es una respuesta de amor (Encíclica Veritatis Splendor)

No debe buscarse ninguna recompensa mayor que el amor mismo (Encíclica Veritatis Splendor)

El amor y la vida según el Evangelio no pueden proponerse ante todo bajo la categoría de precepto, porque lo que exigen supera las fuerzas del hombre. Solo son posibles como fruto de un don de Dios que sana, cura y transforma el corazón del hombre por medio de su gracia (Encíclica Veritatis Splendor)

El amor es también el único criterio según el cual todo debe hacerse y no hacerse, cambiarse y no cambiarse. Es el principio que debe dirigir toda acción y el fin al que debe tender. Actuando con amor o inspirados por el amor, nada es disconforme y todo es bueno (Encíclica Redemptoris missio)

Amor[editar]

"El hombre no puede vivir sin amor. El permanece para sí mismo un ser incomprensible, su vida está privada de sentido si no se le revela el amor, si no se encuentra con el amor, si no lo experimenta y lo hace propio, si no participa de él vivamente. El amor se siente, no se ve; el amor silencioso es el mas fuerte de todos."(Encíclica Redemptor hominis)

Sexualidad[editar]

El cuerpo ya no se considera como realidad típicamente personal, signo y lugar de relaciones con los demás, con Dios y con el mundo. Se reduce a pura materialidad: está compuesto por órganos, funciones y energías que hay que usar según criterios de mero goce y eficiencia. Por lo tanto, la sexualidad se despersonaliza y se instrumentaliza: de signo, lugar y lenguaje del amor, es decir, del don de sí mismo y de la acogida del otro según la riqueza de la persona, pasa cada vez más a ocasión e instrumento de afirmación del propio yo y de la satisfacción egoísta de los propios deseos e instintos (Encíclica Evangelium vitae)

Perdón[editar]

A la luz de la fe, la solidaridad tiende a superarse a sí misma, al revestirse de las dimensiones específicamente cristianas de gratuidad total, perdón y reconciliación...Por tanto el prójimo debe ser amado, aunque sea enemigo, con el mismo amor con que le ama el Señor, y por él se debe estar dispuestos al sacrificio, incluso extremo: dar la vida por los hermanos (Encíclica Sollicitudo rei socialis)

Aborto[editar]

No raramente la mujer está sometida a presiones tan fuertes que se siente obligada psicológicamente a ceder al aborto; no hay duda de que en este caso la responsabilidad moral afecta particularmente a los que directa e indirectamente la forzaron a abortar (Encíclica Evangelium vitae)

Eutanasia[editar]

Cuando la muerte se prevé inminente e inevitable, se puede en conciencia renunciar a unos tratamientos que procurarían una prolongación precaria y penosa de la existencia

Ya Pío XII afirmaba que es lícito suprimir el dolor por medio de narcóticos, a pesar de tener como consecuencia limitar la conciencia y abreviar la vida (Encíclica Evangelium vitae)

Ecología[editar]

En la raíz de la insensata destrucción del medio natural hay un error antropológico por desgracia muy difundido en nuestro tiempo...el hombre cree que puede disponer arbitrariamente de la tierra, sometiéndola sin reservas a su voluntad como si ella no tuviese una fisonomía propia (Encíclica Centessimus Annus)

Pena de muerte[editar]

Ni siquiera el homicida pierde su dignidad personal y Dios mismo es su garante (Encíclica Evangelium vitae)

La guerra[editar]

¡No matéis! ¡No preparéis a los hombres destrucción y exterminio! ¡Pensad en vuestros hermanos que sufren hambre y miseria! ¡Respetad la libertad y dignidad de cada uno! (Encíclica Redemptor hominis)

¡Nunca más la guerra! ¡Nunca más la guerra! que destruye la vida de los inocentes, que enseña a matar y transtorna igualmente la vida de los que matan, que deja tras de sí un rastro de rencores y odio, y hace más difícil la solución de los problemas que la provocaron (Encíclica Centessimus annus)

Satán[editar]

El espíritu de las tinieblas es capaz de mostrar a Dios como enemigo de la propia criatura y, ante todo como enemigo del hombre, como fuente de peligro y amenaza para el hombre. De este modo, Satán injerta en el ánimo del hombre el germen de la oposición de aquel que desde el principio debe ser considerado como enemigo del hombre y no como Padre (Encíclica Dominum et vivificantem)

El pecado[editar]

Ningún pecado del hombre puede cancelar la misericordia de Dios (Encíclica Veritatis splendor)

[editar]

El interlocutor debe ser coherente con las propias tradiciones y convicciones religiosas y abierto para comprender las del otro, sin disimular o cerrarse, sino con una actitud de verdad, humildad y lealtad, sabiendo que el diálogo puede enriquecer a cada uno (Encíclica Redemptoris missio)

La libertad[editar]

La Iglesia se dirige al hombre en pleno respeto a su libertad; propone, no impone nada: respeta las personas y las culturas, y se detiene ante el sagrario de la conciencia (Encíclica Redemptoris missio)

Pluralismo[editar]

El pluralismo es fruto del empuje dinámico del mismo Espíritu (Encíclica Redemptoris missio)

Familia[editar]

La familia, fundada y vivificada por el amor, es una comunidad de personas: del hombre y de la mujer esposos, de los padres y de los hijos, de los parientes. Su primer cometido es vivir fielmente la realidad de la comunión con el empeño constante de desarrollar una auténtica comunidad de personas. El principio interior, la fuerza permanente y la meta última de tal cometido es el amor. (Exhortación apostólica Familiaris Consortio)

Fe y razón[editar]

La Fe no teme a la Razón. Estas son como dos alas con las cuales el espíritu humano se eleva hacia la contemplación de la verdad. Dios ha puesto en el corazón del hombre el deseo de conocer la verdad y, en definitiva, de conocerlo a Él para que, conociéndolo y amándolo, pueda alcanzar también la plena verdad sobre sí mismo. (Fides et ratio, Introducción)

Sobre cuestiones sociales[editar]

Capitalismo[editar]

Existe el derecho común de todos a usar los bienes de la entera creación. Es inaceptable la postura del rígido capitalismo que defiende el derecho exclusivo a la propiedad privada de los medios de producción como un dogma intocable en la vida económica (Encíclica Laborem exercens)

La Iglesia asume una actitud crítica tanto ante el capitalismo liberal como ante el colectivismo marxista (Encíclica Sollicitudo rei socialis)

Carrera de armamentos[editar]

Si la producción de armas es un grave desorden que reina en el mundo actual respecto de las verdaderas necesidades de los hombres y el uso de los medios adecuados para satisfacerlas, no lo es menos el comercio de las mismas. Más aún, a propósito de esto, es preciso añadir que el juicio moral es aún más severo (Encíclica Sollicitudo rei socialis)

Nacionalismo[editar]

La conciencia de la que hablamos no se refiere solamente a los individuos, sino también a las naciones y a los pueblos, los cuales, como entidades con una determinada identidad cultural, son particularmente sensibles a la conservación, libre gestión y promoción de su propio patrimonio (Encíclica Sollicitudo rei socialis)

Es necesario el pleno respeto a la dignidad de cada pueblo, con sus características históricas y culturales (Encíclica Sollicitudo rei socialis)

Democracia[editar]

Otras naciones necesitan reformar algunas estructuras y, en particular, sus instituciones políticas, para sustituír regímenes corrompidos, dictatoriales o autoritarios, por otros democráticos y participativos (Encíclica Sollicitudo rei socialis)

Solidaridad[editar]

Occidente parece inclinarse a unas formas de aislamiento creciente y egoísta (Encíclica Sollicitudo rei socialis)

Deseo llamar la atención...basta con mirar la realidad de la multitud ingente de hombres y mujeres, niños, adultos y ancianos; en una palabra, personas concretas e irrepetibles que sufren el peso intolerable de la miseria (Encíclica Sollicitudo rei socialis)

No se trata solamente de dar lo superfluo, sino de ayudar a pueblos enteros -que están excluídos y marginados- a que entren en el círculo del desarrollo económico y humano. Esto será posible no sólo utilizando lo superfluo, que nuestro mundo produce en abundancia, sino cambiando sobre todo los estilos de vida, los modelos de producción y de consumo, las estructuras consolidadas de poder que rigen hoy la sociedad (Encíclica Centessimus annus)

Es necesario que los Dirigentes de las Organizaciones Económicas, Sociales, Políticas y Religiosas (de todo el mundo) comprendan mas la necesidad de una radical renovación personal y social capaz de asegurar justicia, solidaridad, honestidad y transparencia. (párrafo 98, de la Enciclica "Veritatis Splendor)

Varios[editar]

  • «Antes decía: “Tú eres polaco”, hoy debo decir: “Tú eres mexicano”».
    • Nota: en su cuarta visita a México (1999), durante un encuentro con 140.000 jovenes en el Estadio Azteca.
  • «Amar es esencialmente entregarse a los demás».
    • Mensaje a los jóvenes durante su visita pastoral a París y Lisieux de 1980.
    • Fuente: Ciudad del Vaticano [1]
  • «Con dolor la pobreza de muchos, en contraste con la opulencia de algunos».
    • Nota: dicho en la población La Bandera en su visita a Chile (1987).
  • «Cristo, al haber llamado como apóstoles suyos solo a varones, no se amoldó al uso dominante y a la tradición avalada por la legislación de su tiempo, y puso en evidencia la dignidad y la vocación de la mujer».
    • Carta apostólica Ordinatio Sacerdotalis acerca de que la ordenación sacerdotal se reserva solo a los varones (1994)[1]
  • «¿Cuántos años tiene el papa?... Soy un joven de 83 años».
    • Nota: Dicho en el aeródromo de Cuatro Vientos en Madrid (España) en 2003.
  • «Declaro que la Iglesia no tiene la facultad de conferir la ordenación sacerdotal a las mujeres, y que mi dictamen debe ser considerado como definitivo por todos los fieles de la Iglesia».
    • Carta apostólica Ordinatio Sacerdotalis acerca de que la ordenación sacerdotal se reserva solo a los varones (1994)[1]
  • «El recurso a la fuerza constituye siempre una derrota de la Humanidad».
  • «Hasta que quienes ocupan puestos de responsabilidad no acepten cuestionarse con valentía su modo de administrar el poder y de procurar el bienestar de sus pueblos, será difícil imaginar que se pueda progresar verdaderamente hacia la paz».
    • Fuente: Mensaje para la celebración de la Jornada Mundial de la Paz (2003) [3]
  • «La Iglesia es el corazón de la humanidad».
    • Nota: dicho en Rodelillo en su visita a Chile (1987).
  • «La juventud no está muerta cuando está cercana al maestro».
    • Nota: dicho en su visita a Chile (1987), en su encuentro con los jóvenes en el Estadio Nacional.
  • «Las cuestiones controvertidas nunca deben resolverse con el recurso de las armas».
    • Nota: septiembre de 2001
    • Fuente: Diario El Mundo
  • «Lo que no es moralmente admisible es la aprobación jurídica de la práctica homosexual. [...] [S]e ha querido legitimar un desorden moral. [...] [Se] ha conferido indebidamente un valor institucional a comportamientos desviados, no conformes al plan de Dios: existen las debilidades ―lo sabemos―, pero el Parlamento [europeo], al hacer esto, ha secundado las debilidades del hombre».
    • Dicho en un discurso Ángelus leído el domingo 20 de febrero de 1994[2]
  • «Los pobres no pueden esperar».
    • Nota: dicho en su visita a Chile (1987), durante su visita a la CEPAL.
  • «Lugar de competiciones, pero también del dolor y sufrimiento».
    • Nota: dicho en su visita a Chile (1987), en su encuentro con los jóvenes en el Estadio Nacional,refiriendose a los atropellos a los derechos humanos ocurridos en ese lugar.
  • «México siempre fiel».
    • Nota: Dicho en la Basílica de Guadalupe en su primera visita a México.
  • «Mi afectuoso saludo se dirige ante todo al querido Padre Maciel. [...] Este feliz aniversario [...] invita a recordar los dones que él ha recibido del Señor. [...] Es indispensable cultivar una constante intimidad con Cristo, esforzándose por seguirlo e imitarlo dócilmente».
    • En un discurso público leído en México, y dirigido a la secta Legionarios de Cristo, el 30 de noviembre de 2004. Desde los años cincuenta el Vaticano recibía denuncias contra el padre Maciel por pedofilia, y en 1997 estos delitos habían saltado a la luz pública.[3]
  • «¿No cree usted que el comportamiento irresponsable de los hombres es causado por las mujeres?».
    • Nota: En 1994, meses previos a la conferencia sobre Población y Desarrollo que realizaría las Naciones Unidas en El Cairo, una de las organizadoras, la india Nafis Sadik (directora del Fondo de Población de las Naciones Unidas), fue a ver al papa para explicarle los temas a tratar. Le explicó que en muchas sociedades ―y no solo en el mundo subdesarrollado― las mujeres no tienen un estatus igual al de los hombres. [...] Hay mucha violencia sexual dentro de las familias. El papa la interrumpió y exclamó esta frase.
  • «¡No tengáis miedo! ¡Abrid, abrid de par en par las puertas a Cristo!».
    • Nota: frase dicha en la homilía de inicio de su pontificado.
  • «Sentir la pobreza ajena como propia».
    • Nota: dicho en su visita a Chile (1987), durante su visita a la CEPAL.
  • «Sufrió mucho [...] por la acción de hombres y organismos de la Iglesia».
    • En referencia a Galileo
  • «Su Majestad, sé que está profundamente preocupado por la paz en su tierra y en toda la región. Sé también lo importante que es para usted el que todos los jordanos, musulmanes y cristianos, se consideren un solo pueblo y una sola familia. En esta región del mundo existen graves y urgentes cuestiones relativas a la justicia y a los derechos de los pueblos y de las naciones que tienen que ser resueltas por el bien de todos aquellos que están involucrados y como condición para una paz duradera».
    • Nota: durante su visita a Jordania, dirigiéndose al rey Abadalá II.
  • «Usted tiene que pensar también en los niños de los países comunistas».
    • Nota: respuesta de Wojtyla cuando el argentino Adolfo Pérez Esquivel (premio nobel de la paz) le presentó un informe acerca de 84 niños apropiados por miembros de la dictadura argentina (1976-1983), que habían torturado y asesinado a sus madres en cautiverio.
    • Fuente: diario Noticias 24

Citas sin referencias[editar]

Juan Pablo II dijo: "la vida es un sueño e juventud que debe realizarse"

  • «Algunos teólogos contemporáneos de Galileo no supieron interpretar el significado profundo, no literal, de las Escrituras, cuando estas describen la estructura física del universo creado».
  • «Amemos al hombre, a cada hombre, mujer y a cada niño, porque son parte de la humanidad que amamos».
  • «Conoceré al pueblo mexicano, que tiene una historia antigua y gloriosa... pisaré las huellas de tantos peregrinos que se encaminan al Santuario de la Madre de Guadalupe».
  • «Debemos perdonar siempre, recordando que nosotros mismos hemos necesitado el perdón. Tenemos necesidad de ser perdonados mucho más a menudo que de perdonar».
  • «Deja que Cristo te encuentre».
  • «El desarrollo es el nuevo nombre de la paz».
  • «El matrimonio es la comunión de vida. Es la casa. Es el trabajo. Es el cuidado de los hijos. Es también alegría y esparcimiento comunes».
  • «El verdadero éxito de la globalización se determinará en la medida en que la misma permita disfrutar a cada persona de los bienes básicos de alimento y vivienda, educación y empleo, paz y progreso social, desarrollo económico y justicia».
  • «En María se realiza plenamente el Evangelio. Ella es la primera cristiana, anuncio y don de Cristo su hijo, plenitud de beatitudes, imagen perfecta del discípulo de Jesús».
  • «En nuestros días se advierte la creciente conciencia de que la paz mundial está amenazada, no solo por la carrera de armamentos, los conflictos regionales y las injusticias que todavía existen en los pueblos y entre las naciones, sino también por la falta de respeto a la naturaleza, a la explotación desordenada de sus recursos y el progresivo deterioro de la calidad de vida».
  • «En relación con el hombre, la ciencia no puede considerarse neutral: es, en efecto, un don que viene de lo Alto».
  • «Hay que apoyar al hombre simple y fundamentalmente por la causa del hombre mismo y no por otros motivos ni razones».
  • «La fe, además de conocerla, hay que vivirla».
  • «La Iglesia es la caricia del amor de Dios al mundo».
  • «La paz es un don de Dios y, al mismo tiempo, una tarea de todos».
  • «La paz no se escribe con letras de sangre, sino con la inteligencia y el corazón».
  • «La solidaridad no es un sentimiento superficial, es la determinación firme y perseverante de empeñarse por el bien común, es decir, el bien de todos y cada uno para que todos seamos realmente responsables de todos».
  • «Las deportaciones forzadas, la eliminación sistemática de pueblos y el desprecio de los derechos fundamentales de la persona son las tragedias que, desgraciadamente, aún hoy humillan a la humanidad».
  • «La Virgen es nuestra auténtica educadora en el camino de la fe».
  • «Les pido a todos, a todo el pueblo, que por lo menos dejen una ventana abierta para que Cristo entre en sus vidas».
  • «Lo mismo en la época de las lanzas y las espadas que en la era de los cohetes nucleares, la primera víctima es el corazón del hombre».
  • «María es el modelo de un amor sin fronteras».
  • «No hay ninguna sociedad que está libre de elementos negativos. Hasta el rosal tiene espinas».
  • «Ojalá el milenio que ahora inicia sea una época en la que finalmente la llamada de tantos hombres, hermanos nuestros, que no poseen lo mínimo para vivir, encuentre escucha y acogida fraterna. Espero que los cristianos se hagan promotores de iniciativas concretas que aseguren una equitativa distribución de los bienes y la promoción humana integral para cada individuo».
  • «Pido perdón por las injusticias infligidas a los no católicos en el curso de la atormentada historia de estas gentes; y al mismo tiempo aseguro el perdón de la iglesia católica por el daño que han sufrido sus hijos».
  • «Por eso América: si quieres la paz, trabaja por la justicia. Si quieres la justicia defiende la vida. Si quieres la vida, abraza la verdad, la verdad revelada por Dios».
  • «Sin Dios la sociedad acaba deshumanizada».
  • «La familia es base de la sociedad y el lugar donde las personas aprenden por vez primera los valores que les guían durante toda su vida».
  • «El terrorismo nace del odio, se basa en el desprecio de la vida del hombre y es un auténtico crimen contra la humanidad».

Lema papal[editar]

  • «Totus tuus, Maria, ego suum>>
    • Traducción: ‘todo tuyo, María, yo soy'.
    • Nota: dirigido a la virgen María.

Últimas palabras[editar]

  • «Dejadme ir a la casa del Padre».
    • Nota: Los días inmediatos a la muerte de Juan Pablo II, se difundió en varios medios de comunicación que su última palabra había sido «Amén». Días más tarde, desde el Vaticano se declaró que sus últimas palabras habían sido: «Déjenme ir a la casa del Padre», en polaco.

Citas sobre Juan Pablo II[editar]

  • «Juan Pablo II realizó un trabajo increíble para cancelar la deuda y el entonces cardenal Ratzinger lo apoyó plenamente. Estoy deseando encontrarme con él, porque va a ser crucial».
  • «No les corresponde a los perseguidores rehabilitar a sus víctimas».
    • Luigi Firpo, historiador, en referencia a las palabras del papa sobre Galileo.

Mijaíl Gorbachov[editar]

  • «Allí donde va siempre habla de los pobres y de la solidaridad».
  • «Es un hombre de libertad, de fe, que sufre siempre que la Iglesia, o el hombre, es oprimido».
  • «Juan Pablo II era, y los sigue siendo, una persona que va más allá de su propia misión espiritual. Ni los atentados ni las amenazas lo han detenido».
  • «Juan Pablo II es el socialista más importante del mundo».
  • «Juan Pablo II es un papa que no ha decepcionado las múltiples esperanzas que los hombres de nuestro tiempo han puesto en él. Cuando estás en su presencia dices para tus adentros: “He aquí un gran hombre, un verdadero líder”».
  • «Ocupará, con todo derecho, un puesto de privilegio en la historia de nuestro tiempo».
  • «Siempre ha sido un firme y convencido defensor de las ideas del humanismo».
  • «Su autoridad está en el terreno de lo espiritual y en su actividad humanista».
  • «Yo no soy católico, pero siento hacia él un profundísimo respeto y un sincero afecto».

Eslóganes[editar]

  • «El papa también es charapa».
    • Nota: Durante la visita a Iquitos (Charapa es un apodo dado a los pobladores de la selva peruana).
  • «Juan Pablo, amigo, el pueblo está contigo».
  • «Juan Pablo, amigo no nos damos por vencidos».
  • «Juan Pablo, Segundo, te quiere todo el mundo».
    • Nota: Eslogan de los países hispanoparlantes.
  • «Mensajero de la vida, peregrino de la Paz».
    • Nota: Parte del himno cantado en Chile, para su visita en 1987.
  • «Juan Pablo, hermano, ya eres mexicano».
    • Nota: eslogan en México.
  • «Despierta, reacciona, el papa está contigo».
    • Nota: eslogan sin rima, en Venezuela.
  • «Gracias su santidad, por visitar mi país».
    • Nota: parte del himno cantado en Paraguay, para su visita en 1988, e interpretado por la banda de pop-folk paraguayo Los Gómez Internacional.

Exprensiones de condolencias por su muerte[editar]

  • «Descansa en paz, infatigable batallador por la amistad entre los pueblos, enemigo de la guerra y amigo de los pobres. Fueron vanos los esfuerzos de quienes quisieron usar tu prestigio y tu enorme autoridad espiritual contra la causa justa de nuestro pueblo en su lucha frente al gigantesco imperio. Nos visitaste en tiempos difíciles y pudiste percibir la nobleza, el espíritu solidario y el valor moral del pueblo, que te recibió con especial respeto y afecto porque supo apreciar la bondad y el amor por los seres humanos que impulsaron tu largo peregrinar sobre la Tierra. Dijiste antes de regresar a Roma que las medidas económicas restrictivas impuestas desde fuera del país eran injustas y éticamente inaceptables. Eso te ganó para siempre la gratitud y el cariño de todos los cubanos, que hoy te rendimos merecido tributo. Nos duele tu partida, inolvidable amigo, y deseamos con fervor que tu ejemplo perdure».
  • «Juan Pablo II no se aleja de nosotros, su nombre se hizo parte de nuestra memoria, su pensamiento será una inspiración siempre presente para construir un Chile más justo y entre todos un mundo más en paz».
  • «Fue un papa muy humano, quedará para la historia. Yo le tuve gran cariño y mucho afecto, nos sumamos al dolor mundial, son cosas de la vida, de la naturaleza. Cumplió su tarea, cumplió su jornada y que en paz descanse».

Notas[editar]