Gustavo Adolfo Bécquer

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Saltar a: navegación, buscar
Gustavo Adolfo Bécquer
«Podrá no haber poetas, pero siempre habrá poesía».
«Podrá no haber poetas, pero siempre habrá poesía».
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Wikisource-logo.svg Obras en Wikisource.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 144 años.
Icon PD.svg Hay una gran probabilidad de que hayan entrado en el dominio público en la mayoría de los países.

Gustavo Adolfo Domínguez Bastida, (Sevilla, 17 de febrero de 1836 - Madrid, 22 de diciembre de 1870) más conocido como Gustavo Adolfo Bécquer, poeta y narrador español nacido en Sevilla, perteneciente al movimiento del Romanticismo, aunque escribió en una etapa literaria perteneciente al Realismo.

Citas[editar]

  • «Mi existencia, reducida al momento presente, flota en el océano de las cosas creadas como uno de esos átomos luminosos que nadan en el rayo del sol».
  • «Dios, aunque invisible, tiene siempre una mano tendida para levantar por un extremo la carga que abruma al pobre».
  • «El alma que hablar puede con los ojos también puede besar con la mirada».
  • «El amor es un caos de luz y de tinieblas; la mujer, una amalgama de perjurios y ternura; el hombre, un abismo de grandeza y pequeñez; la vida, en fin, puede compararse a una larga cadena con eslabones de hierro y de oro».
  • «El amor es un misterio. Todo en él son fenómenos a cual más inexplicable; todo en él es ilógico, todo en él es vaguedad y absurdo».
  • «En el majestuoso conjunto de la creación, nada hay que me conmueva tan hondamente, que acaricie mi espíritu y dé vuelo desusado a mi fantasía como la luz apacible y desmayada de la luna».
  • «El que tiene imaginación, con qué facilidad saca de la nada un mundo».
  • «El recuerdo que deja un libro es más importante que el libro mismo».
  • «Asomaba a sus ojos una lágrima,
    y a mi labio una frase de perdón,
    habló el orgullo y se enjugó su llanto,
    y la frase en mis labios expiró.
    Yo voy por un camino, ella por otro;
    pero al pensar en nuestro mutuo amor,
    yo digo aún: ¿por qué callé aquél día?
    Y ella dirá: ¿por qué no lloré yo?».
  • «La mujer hermosa, cuando pule el acero y contempla su imagen, se deleita en sí misma; pero al cabo busca otros ojos donde fijar los suyos, y si no los encuentra, se aburre.»
  • «La soledad es el imperio de la conciencia».
  • «La soledad es muy hermosa... cuando se tiene alguien a quien decírselo».
  • «Los suspiros son aire y van al aire. Las lágrimas son agua y van al mar, dime mujer, cuando el amor se olvida, ¿sabes tú a donde va?».
  • «Y el pensamiento es necesario ejercitarlo, se debe cada día y de nuevo y de nuevo pensar, para conservar la vida del pensamiento».
  • «¡Llora! No te avergüences de confesar que me has querido un poco».
  • «Podrá no haber poetas, pero siempre habrá poesía».
  • «Podrá nublarse el sol eternamente, podrá secarse por un instante el mar, podrá romperse el eje de la tierra como un débil cristal... ¡Todo sucederá! Podrá la muerte cubrirme con su fúnebre crespón, pero jamás podrá apagarse en mi la llama de tu amor».

De sus obras[editar]

  • «Mi cerebro es el caos, mis ojos la destrucción, mi esencia la nada».
  • «Por una mirada, un mundo; por una sonrisa, un cielo; por un beso... ¡Yo no sé que te diera por un beso!».
  • «El amor es un rayo de luna».
  • «Cantigas..., mujeres..., glorias..., felicidad..., mentiras todo, fantasmas vanos que formamos en nuestra imaginación y vestimos a nuestro antojo, y los amamos y corremos tras ellos, ¿para qué?, ¿para qué? Para encontrar un rayo de luna».

Veáse también[editar]