Viaje a la Alcarria

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Viaje a la Alcarria
Autor Camilo José Cela
Publicación 1948 (hace 72 años)
Idioma español

Viaje a la Alcarria es un libro de viajes del escritor español Camilo José Cela, publicada en 1948.

Citas del libro[editar]

  • «Cuando las deudas no se pagan porque no se puede, lo mejor es no hablar de ellas y barajar».
    • Fuente: Viaje a la Alcarria.[1][2]
  • «El camino se ha hecho para andar y el sentarse al borde del camino, a hablar con la gente, acaba enviciando».[3]
  • «El viajero baja el último; lo que tiene que hacer, se hace lo mismo un cuarto de hora antes que después. También se puede dejar sin hacer; no pasa nada».[4]
  • «En el fondo —no se sabe por qué—, los viajeros de un tren envidian siempre un poco a los viajeros de otro tren; es algo que es así, pero que resulta difícil explicar. Quizá sea, aunque no lo vean muy claro, porque un viajero de tercera se cambiaría siempre por otro viajero, aunque fuera de tercera también».[5]
  • «Me encerraron por orden del alcalde, que era un albino borracho y medio tartamudo, y me tuvieron un día con su noche metido en un sótano maloliente y alimentado con unas sopas de ajo y un par de venencias de esperríaca. En el calabozo estaba un gitano que había robado una mula. Se creyó que yo era un cómico, y no hacía más que preguntarme: si usted es artista, ¿por qué no lo quiere decir?».[6][1][7]
  • «Pasa el Tajo por Zorita, como un sultán. El campo es una señorita que brinda el pan [...] Por la plaza de la Hora, se pone el sol. Enlutada, una señora vela al Señor».[8]
  • «Ya sabrá usted lo que decía el refrán: que Trillo todo lo cura, menos gálico y locura».[9]

Citas sobre el libro[editar]

  • «El viajero va de la ciudad para descubrir lo novedoso de los pueblos y encuentra lo entrañable de la naturaleza por un lado, y por otro, lo perdido y lo melancólico de la vida y cultura locales. Tal como ha advertido el viajero al emprender su viaje, son las dos caras de la verdad. Esa España de la posguerra pobre y doliente, llena de temor y resentimiento muestra su trauma en la austeridad resignada de la vida alcarreña, e incluso, la vida española en general de la posguerra».[10]
  • «Quizás mi libro más sencillo, más inmediato y directo sea el Viaje a la Alcarria [...] era así como el cuaderno de bitácora de un hombre que se aburría en la ciudad, cogió el morral y salió al campo, a que no le pasase nada».[11]
    • Cela
    • Fuente: Prólogos de 1963 y 1952.[12]

Referencias[editar]

  1. 1,0 1,1 En la dedicatoria a Marañón. Ed. Planeta 2016. ISBN 9788423350551.
  2. Cela (1973), p. 19.
  3. Cela (1973), p. 112.
  4. Cela (1973), p. 34.
  5. Viaje a la Alcarria (en línea), pág. 11.
  6. Cela (1973), p. 19.
  7. Gullón, Germán (1997). «El realismo en la obra de Camilo José Cela ("Viaje a la Alcarria" y "La colmena")». Extramundi y los papeles de Iria Flavia 9: 117-138. ISSN 1134-9905
  8. Cela (1973), pp. 158-160.
  9. Cela (1973), p. 88.
  10. Shu-Ying Chang, Luisa (2010). «Viaje a la Alcarria: en torno a la tradición picaresca y la teoría de viajes moderna». Actas del XVI Congreso de la Asociación Internacional de Hispanistas. París, del 9 al 13 de julio de 2007 (Iberoamericana) 2. ISBN 9788484895398. pdf. CVC.
  11. Serrano Serrano, Samuel. «El Cela de Viaje a la Alcarria». CVC.
  12. Cela (1973), pp. 9 y 14, respectivamente.

Bibliografía[editar]

  • Cela, C. J. (7.ª ed. 1973). Viaje a la Alcarria. Espasa Calpe (col. Austral.  ISBN 8423911411.