Rodrigo Díaz de Vivar

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Rodrigo Díaz de Vivar,
El Cid Campeador
«¡Dios, qué buen vasallo, si tuviese buen señor!».
«¡Dios, qué buen vasallo, si tuviese buen señor!».
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 920 años.
Icon PD.svg Hay una gran probabilidad de que hayan entrado en el dominio público en la mayoría de los países.

Rodrigo Díaz (¿Vivar del Cid?, Burgos; hacia 1048 –Valencia; 1099), conocido como El Cid Campeador ( El Cid), fue un caballero castellano cuya vida legendaria fue recogida en el cantar del Mio Cid.

Citas[editar]

Sobre el Cid[editar]

  • «El Campeador, terrible calamidad para el Islam, fue por la viril firmeza de su carácter y por su heroica energía, uno de los grandes milagros del Creador».[1]
  • «Por la terrible estepa castellana,
    al destierro, con doce de los suyos
    —polvo, sudor y hierro— el Cid cabalga».

Citas del Cantar de mio Cid[editar]

  • «Mio Çid Roy Díaz, — por Burgos entróve,
en sue compaña — sessaenta pendones;
exien lo veer — mugieres e varones,
burgeses e burgesas, — por las finiestras sone,
plorando de los ojos, — tanto avien el dolore
De las sus bocas — todos dizían una razóne:
«Dios, qué buen vasallo, — si oviesse bien señore!».
  • Fuente: El cid entra en Burgos.

Inscripciones en su espada Tizona[editar]

  • «Io soi Tisona fue fecha en la era de mile quarenta
    Ave Maria gratia plena Dominus tecum».[2]

Citas de la película El Cid [sin fuentes][editar]

  • «Habéis comprado vuestro honor con mi duelo». [reproche de doña Jimena a Rodrigo Díaz]
  • «Lo que hacéis es contrario a la ley de Dios. Aunque fuerais trece veces trece, yo no estaría solo». [reproche de Rodrigo Díaz al rey]

Referencias[editar]

  1. Inscripción en la lápida al pie de la estatua ecuestre de 'El Cid' de la escultora Anna Hyatt Huntington, en Sevilla.
  2. Esta línea contiene los tres primeros versos del 'Ave María', que citan el Evangelio según San Lucas 1, 28.