Comunidad Valenciana

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
(Redirigido desde «Valencia»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Escudo heráldico de la Comunidad Valenciana

La Comunidad Valenciana (antiguo Reino de Valencia) es actualmente una autonomía que cuenta con tres provincias Castellón, Valencia y Alicante.

Citas

Valencia medieval y andalusí

  • Por la abundancia de sus jardines denominase perfumada de Al-Andalus.
    Su Russafa es tenida como una de las mansiones más deliciosas de la tierra.
    El sol, al nacer, se mira en las aguas de la Albufera.
    En sus talleres se fabrican los artísticos brocados que tanto se estiman en Occidente.
    Y presta honor a la ciencia de sus sabios, el imperio de sus poetas y el valor de sus guerreros.
    • Al-Maqqari, historiador y geógrafo.


  • Adeliñó mío Cid con ellas al alcacer
    allá las subie en el más alto logar.
    Ojos bellidos catan a todas partes,
    miran Valencia como yaze la ciudad e de la otra parte a ojo han el mar,
    e todas las otras cosas que eran de solaz.
    Alçan las manos para Dios rogar,
    d’esta ganancia como es buena e grand.
    • Cantar del Mío Cid.


  • Nadie siente más añoranza que yo
    Por una vida que pasó entre ar Russafa y al-Yisr.
    Paraíso en la tierra de sin igual belleza,
    Por el cual corren las acequias en todas las direcciones.
    • Ibn al-Abbar.


"...Valencia es esa esmeralda por donde corre un río de perlas..." Ar-Russafi
  • Valencia, Valencia vinieron sobre ti muchos quebrantos
    Y en hora estás de morir. Mas si Dios hizo buena merced
    A algún lugar y quiere hacerlo en ti que siempre fuiste nobleza
    y alegría en que todos los musulmanes tomaban placer…
    Estas lujuriosas huertas que te circundan,
    el lobo rabioso les hurgó las raíces y no pueden dar flor.
    Tus prados, antes florecidos de alegría ahora se ven lacios.
    • Al-Waqasí.


Valencia contemporánea

Vicente Blasco Ibáñez

  • El valenciano que en su frugal ambición no teme por el arroz del porvenir, dedica todas sus iniciativas y entusiasmos a la cosa pública y a la admiración artística. Un pueblo en el que los mas son propietarios de algo y que no siente, como otros, la servidumbre de la dependencia económica, forzosamente ha de ser lo que siempre ha sido Valencia: una democracia, pero con tal espíritu igualitario, que no permite privilegios; y si ensalza a alguien es con apasionamiento tan vehemente y tornadizo, que el agraciado llega a no distinguir las caricias de las bofetadas. Subir dentro de él es fácil: lo difícil es sostenerse.
  • El español que menos bebe es el valenciano; la embriaguez no tiene disculpa para él. Y es que no necesita del alcohol para evadirse de la normalidad de la vida. El vino lo lleva dentro, en su cabeza; y el sol, el pícaro sol -mas fuerte que el de la Provenza, que tan malas pasadas jugaba al héroe de Daudet–, al hacerlo hervir, es causa de incoherentes agitaciones.
  • [...]De todas las artes, la que más siente y ama es la pintura. El sol esparce una luz teatral de apoteosis sobre la inmensa vega; el verde extiende su escala de tonos por el jardín de las Hespérides; en los bosques de naranjos asoman las doradas esferas. entre ramilletes de hojas; sacuden sus cabelleras los arrozales, estremeciendo con hilos de sombra el terso espejo de los campos inundados; bogan, corno cisnes del infinito, los vellones sueltos del vapor en el lago azul del cielo; y la palmera con su surtidor de plumas, la higuera con su tronco revestido de piel de elefante, la blanca barraca con montera de paja rematada por dos cruces, no recortan duramente sus contornos sobre un horizonte africano de cruda iluminación, sino que se dibujan dulcemente entre los vapores temblones de las acequias, que al resplandor del sol poniente impregnan la atmósfera de oro gaseoso.
  • [...]La música es el arte supremo para el valenciano del campo. No hay pueblo sin banda de música. [...] Son bandas con timbales e instrumentos de cuerda, a semejanza de las alemanas y francesas. Encargan el instrumental a Viena y a Munich, y no pasa maestro por Valencia al que no se hagan proposiciones para que se quede de director en algún pueblo. El labriego, mientras trabaja en el campo, solfea de memoria pensando en la academia de la noche.
  • Alma valenciana, 1907.

Otras citas

... pochs dies abans vench la nova de la mort del papa Calixt terc... E hac gran tumult en Roma, que els romans estaven avalotats contra los cathalans, car dient-se que lo papa, qui era cathalà, ço es Valencià, los havia fort maltractat.

[... pocos días antes se tuvo noticia de la muerte del Papa Calixto III... Y hubo un gran levantamiento en Roma, ya que los romanos estaban alborotados contra los catalanes, pues decíase que el Papa, que era catalán, esto es, valenciano, los había tratado muy mal.]

  • Libro de Provisiones de la Generalitat del Reino de Valencia, 1458.


¡Oh Dios, la Iglesia Romana en manos de los catalanes!

  • 1500, Pietro Belmo; refiriéndose a amigos y parientes del papa de Xàtiva Alejando VI.


Vosaltres de la Serrania, qui estats enmig de Castella e Catalunya, e per ço prenets un vocable castellà e altre català.

[Vosotros los de la Serranía, que estáis en medio de Castilla y de Cataluña, y por eso tomáis un vocablo castellano y otro catalán.]

  • San Vicente Ferrer, Sermons, 1414.


Valenza, gentile e nobilissima, che in tutta Catalogna non és piu lasciva e amorosa città.

[Valencia, gentil y muy noble, que en toda Cataluña no hay ciudad más lasciva y amorosa.]

  • Matteo Bandello. Novelle, 1554.


... San Vicente predicaba en catalán... como quiera que Valencia fué poblada de gente catalana.

  • Vicent Antist. Vida y historia del apostólico predicador San Vicente Ferrer, 1575.


En Orihuela e su tierra siempre se ha guardado la lengua catalana: porque en tiempo de la conquista se pobló la tierra más de catalanes que de otras naciones, de las cuales heredaron la lengua, coraçón, manos e obras...

  • Martí de Viciana. Crónica de la ínclita y coronada Ciudad de Valencia, 1566.


Y los valentians diuen que ara ells són los vertaders vells catalans. Y si es mantenen tenen rahó.

[Y los valencianos dicen que ahora ellos son los verdaderos viejos catalanes. Y si lo afirman, tienen razón.]

  • Jeroni Pujades. Dietari, 1604.


Como fué poblado desde su conquista casi todo de la nación catalana, y tomó de ella su lengua... por más de trescientos años han pasado los deste Reyno debajo del nombre de catalanes, sin que las naciones extranjeras hiciesen diferencia ninguna de catalanes y valencianos ... en su escritura jamás hazen división de valencianos y catalanes, sino que por el nombre de catalanes se entendían los unos y los otros, por ser todos de una misma lengua y nación...

  • Gaspar Escolano. Décadas de la história de la insigne y coronada Ciudad y Reyno de Valencia. (1ª parte). Valencia: 1610.


...no era temeridad que algunos escritores hubieran llamado catalanes a los valencianos y mallorquines pues de ellos tienen el origen y la lengua.

  • Vicent Ximeno. Escritores del Reino de Valencia, 1747.


Casi todos los valencianos somos catalanes en el origen y con corta diferencia son una misma la lengua de los naturales de ambas provincias. Bajo cuyo concepto debéis reconocerme como paisano vuestro...

  • 1766, Josep Climent, Sermón de entronización a la diócesis de Barcelona.


... comunidad de usos, costumbres, legislación y tradiciones entre los habitantes de los territorios conocidos con los antiguos nombres de Principado de Cataluña y Reinos de Mallorca y Valencia (...), los cuales aparecen a nuestros ojos como partes de un todo, como miembros de una nacionalidad...

  • Benvingut Oliver. Código de las costumbres de Tortosa, 1876.


Cataluña es Valencia, y es Alicante, y es Mallorca.

  • José Martínez Ruiz, Azorín. 'Una hora de España (Entre 1560 y 1590)'. Madrid: Caro Raggio, 1924.


La Valencia que voy es la mía, la que llevo en el fondo del alma desde 1890.

  • José Martínez Ruiz, Azorín. "Valencia", 1941.


Nosotros los valencianos no somos más que los habitadores de una región de la nacionalidad catalana.

  • Emili Gómez Nadal, Acció valencianista, n.º 21 (1931).


Yo soy valenciano. Aunque con escasa fortuna escribo en las dos lenguas que actualmente son oficiales en mi tierra. La que ahora utilizo para escribir este libro proporcionó la inmortalidad a Cervantes, Azorín y García Lorca - les menciono como símbolos- sintiendo profundo orgullo de que hayan sido compatriotas. Orgullo que corre parejo con el que me hacen experimentar los Ausias March, Roiç de Corella, Isabel de Villena, Joanot Martorell, Jaume Roig y tantos otros que dieron lustre al valenciano.

  • Vicente Coscollá.


La táctica catalanista de enfrentamiento frontal con la Comunidad Valenciana, declarándola sin ambages parte de los “Paissos Catalans”, negando su Señera y sustituyéndola por la cuatribarrada, manteniendo contra toda evidencia que los valencianos hablamos catalán,… esta pasando a la historia, por dos razones. La primera, porque se han dado cuenta que ataca sentimientos populares. En la lucha de sentimientos contra sentimientos, los contendientes se afirman más y más en los propios, se ahonda más en las diferencias y hace imposible la paz. La segunda porque en definitiva esos objetivos son realmente simbólicos –aunque lo simbólico sea esencial en el mantenimiento de la identidad de los pueblos- y su enfrentamiento no hace más que dificultar sus objetivos finales de integración económica, territorial y política. Como se han dado –aunque tardíamente- cuenta de que la estrategia de la absorción de Valencia en los denominados “Paissos Catalans” –inexistentes históricamente- no facilita ninguna de sus pretensiones, han sustituido el ataque frontal a los símbolos, por cantos de sirena, en mi opinión mucho más peligrosos para mantener la identidad e independencia autonómica de Valencia.

  • José María Adán García (revista el Renou).


Del siglo XV datan nuestros escasos pintores destacables.

  • El País Valenciano, 1962, p. 34.


La cocina valenciana es en su origen, cocina de país pobre o de país donde abundan los pobres

  • Ídem. p. 79.


[Las fallas] tienen mucha mixtura de cursilería inmigrada.

  • Ídem. p. 462.


... un País Valenciano sin el marco de la nacionalidad común a todos los Países Catalanes no tiene ningún sentido.

  • Vicent Ventura. Partits polítics al País Valencià, 1977.


Valencia tiene sus puertas abiertas al mundo, para entrar y para salir. En el XV, Valencia rivaliza incluso con las repúblicas italianas. El alicantino se siente valenciano; la personalidad valenciana es mucho más homogénea que los intentos de separatismo. Abiertos y hospitalarios, gracias a la aportación de todos. Valencia la hospitalaria. Parece un tópico porque se repite siempre, pero es que somos así. Es que en Valencia, el de fora té raó siempre; a todo el que viene se le acoge con los brazos abiertos.

  • Daniel Sala Antropólogo, catedrático de Historia.


Un pueblo tan vitalista como el valenciano aceptó de mala gana las prevenciones judeocristianas contra el erotismo. Ha sido bastante difícil negarle en el País Valenciano una dimensión espiritual, estética y artística y presentarlo como pecaminoso. Los moralistas tuvieron muy cuesta arriba el imponer la conciencia de pecado contra el sexo. No deja de ser sintomático que se atribuya a un cardenal valenciano, muy devoto de la Virgen la invención de la expresión que pasa por popular: Dels pecats del piu, el Nostre Senyor se'n riu. Una tradición que arranca en el fundacional siglo XIII y que convirtió a la que il Bembo llamó la piú lasciva ed amorosa città en la capital europea de la literatura erótica, en el XV, para constituir en el XVI la libidinosa escola satítica valenciana. Nuestro mejor edificio, la Llotja, refleja la desvergonya y hasta los Desposorios místicos del Beato Agnés destilan posiciones amatorias, sin despreciar a los clásicos Tirant, Jaume Roig o los March. A lo largo de la historia, la pasión, la lujuria y la carnalidad nos han resultado enormemente atractivos.

  • Alfons Llorenç, "Erótica fallera", El País, 18/03/2000.


Mi afecto está demostrado. Ya comprenderá que no soy anticatalanista, como no soy ni antiandalucista ni antigalleguista. Pero no creo que los valencianos puedan encontrar la solución a sus problemas convirtiéndose en catalanes de segunda. Tratar de catalanizar Valencia solo puede basarse en un desconocimiento tremendo de la historia de ambas regiones. El profesor Juan Begiá, y no es sospechoso de anticatalanismo, me decía: "Estos valencianos no se dan cuenta de que siempre que Cataluña sube Valencia cae, y al revés. Difícilmente podemos ir a la par". Creo que el testimonio es válido. Y otra cosa: la gente plantea el problema en función de la lengua. Alguna gente, al menos. Y este es el problema menos importante.

  • Antonio Ubieto Arteta, historiador y filólogo medievalista.


Espontaneidad y libertad, esos dos elementos naturales del valenciano, imprescindibles para su evolución genuina y autóctona como pueblo, hacen nuestro proyecto intenso, pero vulnerable. La vida valenciana se desarrolla en un escenario tormentoso y complicado. El decorado de fondo, en colores suaves y al pastel, tiene detrás una luz dramática: la permanente busca de identidad. [...]El problema en que nos encontramos los valencianos es, como suele decirse, kafkiano. Los deseos febriles de un territorio vecino, respetable en muchos aspectos, pero estéril en cuanto a proyección histórica por no haber tenido naciones hijas para sentirse realizado en su papel y de cara a un futuro que nunca llega, los hemos de resolver los valencianos, renunciando a ser considerados como autores de una historia y de una cultura propias que no queremos imponer a nadie, pero a las que no queremos ni podemos renunciar. [...]Hemos de afrontar necesariamente una realidad para desarrollar nuestra idiosincrasia : ser valenciano es difícil cuando se quiere serlo en profundidad. Nuestra epidermis habladora, cáustica, voluble, esconde un horizonte patético y pesimista.


La actual y tradicional "dualidad" del País Valenciano nos ha impedido sentirnos tranquilamente "unos".

  • Joan Fuster. Nosotros, los valencianos, 1962 (1ª ed. en castellano 1967: Ed. Península, Barcelona -trad. Josep Palacios).


Todo eso del catalanismo político, en Valencia, en el País Valenciano, ha sido una consecuencia (y no siempre clara) de un imposible nacionalismo valenciano.

  • Joan Fuster. País Valencià, per què?. Valencia: Tres i Quatre, 1982.


O los valencianos se acogen a una visión nacional –es decir, catalana- de su futuro o serán irremisiblemente triturados como pueblo.

  • Francesc Pérez Moragón. Revista de Catalunya, n.º 8 (1987).

Poesía

Amigos ¿qué tiene el desierto
que se ha impregnado de perfume?
¿qué tienen las cabezas de los jinetes
que caen desfallecidas como ebrias?
¿se ha desmenuzado el almizcle
en el camino del céfiro
o alguien ha pronunciado el nombre de Valencia?.
Amigos, deteneos conmigo
pues hablar de ella trae la frescura
del agua a las entrañas ardientes.
Deteneos de grado y calmad vuestra sed
pues es seguro que vendrá la lluvia
y regará la Russafa y el Puente.
El Grao de Valencia
Es mi patria, y allí, siendo polluelo
se encañonaron de plumas mis alas,
y su solar me abrigó como nido.
Inicio de una dulce vida
en las primicias de la mocedad
[...]¿Ay querida región cuyo recuerdo
no se presenta en mis entrañas
sin que derrame lágrimas rojas!
¿Acaso ser la patria de un muchacho
le obliga a amarla mientras viva?.
No hay otra tierra como esta, llena de almizcle
donde el céfiro colma sus odres de perfume;
llena de plantas, cuyas flores son plata y oro
en las mejillas de la tierra,
y riachuelos, taraceas de la Vía Láctea,
que cubren sus orillas de entretejidas flores.
Bella como lo mejor de una vida que fue dulce
alegre como lo más hermoso
de una juventud que ya pasó.
Dicen: El Paraíso nos describes
- ¿y cómo podrá ser el Paraíso
en otro mundo? - les contesto.
  • Ar-Russafi de Valencia, "Poemas", Teresa Garulo


"... hablar de ella trae la frescura del agua a las entrañas ardientes..." Ar-Russafi, Arrozales de la Albufera
Valencia es esa esmeralda
por donde corre un río de perlas
Es una novia cuya belleza
Dios ha creado para darle luego
la juventud eterna
En Valencia es constante el fulgor de la mañana
pues el sol juega con el mar y la Albufera.
Los soplos de los vientos apedrean
a las estrellas con sus flores
y por temor ningún demonio se acerca a ella.
Aunque la mano de la separación
haya extendido entre nosotros
distancias que el viajero tarda un mes
en recorrer, Valencia sigue siendo
la perla blanca que me alumbra
por donde quiera que vaya.
[...]Su pérdida afligió a mis ojos y a mis entrañas,
me hizo derramar lágrimas y encendió estas brasas.
Es tanta la tristeza por haberme alejado
de ellos, que no encuentro quien me alegre
ni mi pena distraiga.
  • Ar-Russafi de Valencia, "Poemas", Teresa Garulo


L'horta Nord
¡No hay morada cual la Russafa!
Lluvias primaverales le dan las nubes.
La nostalgia por ella y los míos
Me hace sufrir como al poeta de Mosul.
  • Ar-Russafi de Valencia, "Poemas", Teresa Garulo


Valencia, fuera de chanza
que infunde a todos infiero un espíritu ligero,
muy dispuesto a la mudanza,
lleva muy floja la panza,
son de corazón muy frío,
habitan siempre en el río
y, al fin, tienen de este modo la substancia
para todos de gente de regadío.
  • Clérigo Gregorio de Salas (siglo XVIII).


Proverbios

A València en mataren tres, no per lladres ni per res, sinó perquè robaren la capa de Cristo (En Valencia mataron a tres, no por ladrones ni por nada, sino porque robaron la capa de Cristo).

  • Proverbio catalán


De València, ni l'arròs (De Valencia, ni el arroz).

  • Proverbio catalán


En Valencia, la carne es hierba y la hierba agua, los hombres son mujeres y las mujeres nada.

  • Proverbio castellano.
El Montgó, Denia, Alicante.


Estar a la lluna de València (Estar en la luna de Valencia; andar despistado)

  • Proverbio popular


Los alicantinos, borrachos finos.

  • Proverbio castellano


Valencià i home de bé, no pot ser (Valenciano y hombre de bien, no puede ser)

  • Proverbio catalán


Valencians i catalans, cosins germans (Valencianos y catalanes, primos hermanos).

  • Dicho popular


Doncella navarra, Monja catalana, Casada valenciana, Viuda aragonesa.

  • Antiguo proverbio popular


Valencians, ni carn ni peix (ni carne ni pescado)

  • Antiguo proverbio popular


Valencians, pensat i fet (pensado y hecho).

  • Dicho popular

Eslóganes turísticos

"Te doy todo." Comunitat Valenciana

Los valencianos

...famosíssimo philósofo y poeta mossén Osias Marco, cavallero valenciano de nación catalán.

  • Baltasar de Romaní, traducción castellana de la obra de Ausiàs March, 1539.


Tenemos a los valencianos por más muelles que los catalanes y portugueses.

  • Conde Duque de Olivares, siglo XVII.


Los valencianos (...) son alegres, afables, dicharacheros, pero no por ello buenos ; es mejor no fiarse de sus bromas, porque, como el buen humor del Diablo, sólo aparece cuando se les complace.

  • Richard Ford. Gatherings from Spain, 1846.


En España los valencianos tienen reputación de ser mala gente; hombres del pueblo de Valencia; afirman que en la huerta de Valencia, cuando alguien quiere deshacerse de otro, siempre encuentran un campesino que, por cinco o seis duros, se encarga del asunto.

  • Teófilo Gautier. Viaje por España, 1840.


El valenciano es jovial como pocos otros provincianos. Si en medio de las escenas más serias de la vida (...) oye el rechinante gemido de la dolçaïna y el alborotador sonido del tabalet, immediatamente depone su enojo, disipa su furor... y solo respira júbilo y alegría.

  • Los valencianos pintados por sí mismos, 1859.


Yo valenciano nacido en Valencia, afirmo que mi patria es Cataluña.

  • Miquel Duran de València, escritor y activista cultural. 1918, Conferencia pronunciada en el Ateneo Mercantil de Valencia.


Valenciano de la ciudad de Valencia, declaro que soy catalán.

  • Carles Salvador, poeta y gramático. La Revista, año XIX (1933).


... por catalanes queremos ser tenidos nosotros y nuestras cosas: en el mismo terreno que los hombres y las cosas de cualquier comarca de la Cataluña estricta.

  • Joan Fuster. Serra d'Or, n.º 11 (1960).


El valenciano, cuando piensa en su entidad de pueblo, se halla “incierto”: presiente que no es carne ni pescado. Ni el más desarraigado ni el más insensible de los hombres de mi tierra acaba de eludir esa sensación de ambigüedad.

  • Joan Fuster. Nosotros, los valencianos (Introducción), 1962.


Llamarnos "valencianos", en definitiva, es nuestra manera de llamarnos "catalanes".

  • Ídem.


... San Vicente era un 'catalanista' de derechas, claro, y muy de derechas, una pura mala bestia...

  • Joan Fuster. ¿Qué y dónde?, n.º 168, 1 al 7 de junio de 1981.


Un día –el único día que hablamos de estas cosas–, don Vicent Alfaro me hacía observar:
"Si usted bien lo mira, Blasco Ibáñez, en sus novelas, no ha presentado nunca a ningún valenciano que no sea aproximadamente un hijo de puta..." Tema de tesis doctoral, en efecto.

  • Joan Fuster. Sagitari. Valencia: Diputación de Valencia, 1985.


Somos sólidos, firmes, hemos heredado el espíritu de la vieja Cataluña; la gente de los alrededores de la [Sierra de] Mariola tenemos el mismo temperamento que la gente del Pirineo.

  • Enric Valor, escritor. Europa de les nacions, n.º 1 (1987).


... somos algunos centenares de miles los valencianos que, por el hecho de serlo, nos sentimos nacional y culturalmente catalanes.

  • Eliseu Climent, editor y promotor cultural. Avui (12/6/1988).


Difícilmente los valencianos se sentirán catalanes si antes no se sienten valencianos.

  • Joan Fuster. Entrevista en La Vanguardia (6/9/1991).


Los catalanes y los valencianos (como decía Winston Churchill de los americanos y los ingleses) somos dos pueblos separados por la misma lengua.[1]

  • Joan F. Mira. "Un sermó a Solsona", 1997.


La proximidad al mar ha sido fundamental para conformar la sensibilidad y el carácter de los valencianos, pero la gente no es consciente de ello.

  • Juan Gargallo, entrevista en ABC, Desde el mar, 2007.


Xàtiva, castillo.

Ser valenciano es no ser anti nada. Ni catalanista ni anticatalanista, ni españolista ni antiespañolista. Simplemente, ser provalenciano.

  • Abelard Saragossà, filólogo.


El agua va unida al carácter valenciano.

  • Cristóbal Aguado, Asociación Valenciana de Agricultores.


El valenciano cuando sonríe, muerde.

  • Luis García Berlanga, cineasta.


El valenciano es un ser exento. Mira a los ojos y dice la verdad, su verdad, con la cabeza alta: como aquel que no ha dependido de señores en muchos siglos.

[...] El estímulo de los valencianos es el mercado. El valenciano es hombre de mercados. Sale y expone. Es directo, libre, espontáneo. Tal vez, como venimos diciendo, le falte en organización lo que le sobra en imaginación; pero ha creado un «modo» y se resiste a ser asimilado o apadrinado por forasteros.

[...] Cierto que el valenciano no es capaz de gastar su vida en una labor tenaz y continuada de justificación y promoción de sí mismo. Es fluido. Tiende a flotar en el devenir de los acontecimientos humanos. Pero también es cierto que esa fluidez le hace, al mismo tiempo, indomable.

  • La Real Academia Española frente a la lengua valenciana, Lo Rat Penat


Las bandas de música locales son de derechas y se entusiasman con “limno”: la suave mayoría izquierdista de la calle de Cavallers, consciente o no, subvenciona la gran mierdecilla reaccionaria de la solfa.

  • Joan Fuster. Citado por Sixto Ferrero en "Himne/s, una aproximació fusteriana", La Veu del País Valencià, 2014.

Referencias

  1. «Joan F. Mira - Tria de textos». Xarxa de Mots, cop. 2005. [Consulta: 15 abril 2015].