Lin Yutang

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
(Redirigido desde «Lyn Yutang»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
林語堂
Lin Yutang
«Si no puedes vivir una vida bella, debes soñarla».
«Si no puedes vivir una vida bella, debes soñarla».
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 44 años.
Copyright red.svg Dependiendo de cómo se publicaran, pueden estar protegidas por derechos de autor. Deben usarse según las políticas de licencias de Wikiquote.

Lin Yutang (Xiamen, Fujian; 10 de octubre de 1895 – Yangmingshan, Taiwán; 26 de marzo de 1976) fue un escritor chino.

Citas[editar]

  • «Al que gusta de criticar todos los asuntos, no debe mostrársele ninguno».[1]
  • «Bromear es una de las cosas amenas de la vida, pero cuesta muchos años de aprendizaje».[2]
  • «Calumniar a una tercera persona se interpreta generalmente como un cumplido entre dos que hablan, y es la base de todos los chismes femeninos. Revelar dos personas que les desagrada otra es una cómoda manera de expresar que se agradan mutuamente».[3]
  • «De todos lo derechos de las mujeres el más grande es el de ser madre».[4]
  • «El destino de los humanos está goberado por sus acciones pasadas y presentes».[5]
  • «El éxito puede obtenerse diciendo grandes mentiras, si son bastante grandes y se repiten con frecuencia».[6]
  • «El máximo de poder es la iniciación de la decadencia».[8]
  • «Es importante que el hombre sueñe, pero lo es igualmente que pueda reírse de sus sueños».[9][10]
  • «La fuerza crea resentimientos y odio en quienes la sufren y corrompe a quienes la aplican; así invita a un uso mayor defuerza que acaba en brutalidad».[12]
  • «La mayor parte de las dichas humanas sólo reside en dos cosas: estar libre de enfermedades del cuerpo y libre de las preocupaciones del espíritu».[13]
  • «La mitad de la belleza depende del paisaje y la otra mitad del homre que la mira».[14]
  • «La serenidad y la cordura constituyen los principios de la sabiduría y la felicidad».[16]
  • «Lo que somos es el resultado de lo que hemos pensado; al que piensa con pureza, la felicidad le sigue como sombra y nunca lo abandona».[17]
  • «Los grandes hombres cometen grandes errores y los pequeños, pequeños; sólo que a los grandes les gusta señalar los errores de los pequeños, pero no que éstos señalen los suyos».[18]
  • «Los hombres llevan a sus mujeres a todas partes, pero no a sus queridas, por mucho que les digan que las quieren». [19]
  • «Los sabios raras veces hablan, y los que hablan, rara vez son sabios». [20]
  • «Nadie vuelve jamás de un viaje sin estar físicamente peor; la buena vida es la vida regular y metódica».[21]
  • «No hay condición tan baja que no tenga esperanza; ninguna tan alta que no inspire temores».[22]
  • «Pasa por la vida jugando y cantando, y cuando llegue el dolor y sobrevenga el infortunio, acéptalos con una sonrisa». [24][25]
  • «Perdonamos a los grandes del mundo porque han muerto; pero en vida son imperdonables».[26]
  • «Quien sabe bien lo que quiere, es un hombre feliz».[27]
  • «Se debe ser suave, pero digno; austero, pero no áspero; cortés y completamente sereno».[28]
  • «Si la filosofía tiene algún valor, es el de enseñar al hombre a reírse de sí mismo».[29]
  • «Tres cosas distinguen al hombre de carácter superior: no le afligen las preocupaciones, nada le causa asombro y no tiene temor». [30]
  • «Una carta es un soliloquio, pero una carta con posdata es ya una conversación».[31]
  • «Un buen viajero es aquel que no sabe a dónde va. El viajero perfecto ni siquiera sabe de dónde viene». [32]
  • «Un hombre educado es el que tiene los amores y los odios justos».[33][34][35]

Referencias[editar]

  1. Ortega (2013), p. 1005.
  2. Señor (1997), p. 288.
  3. Ortega (2013), p. 638.
  4. Ortega (2013), p. 2524.
  5. Señor (1997), p.143.
  6. Ortega (2013), p. 1650.
  7. Señor (1997), p. 452.
  8. Señor (1997), p. 442.
  9. Albaigès (1997), p. 560.
  10. Señor (1997), p. 500.
  11. Ortega (2013), p. 50.
  12. Ortega (2013), p. 3615.
  13. Ortega (2013), p. 1038.
  14. Señor (1997), p. 73.
  15. Señor (1997), p. 580.
  16. Ortega (2013), p. 3789.
  17. Ortega (2013), p. 3149.
  18. Ortega (2013), p. 1525.
  19. Albaigès (1997), p. 494.
  20. Albaigès (1997), p. 288.
  21. Señor (1997), p. 557.
  22. Señor (1997), p. 204.
  23. Albaigès (1997), p. 288.
  24. Ortega (2013), p. 1325.
  25. Albaigès (1997), p. 93.
  26. Albaigès (1997), p. 321.
  27. Ortega (2013), p. 3516.
  28. Ortega (2013), p. 3790.
  29. Ortega (2013), p. 3679.
  30. Ortega (2013), p. 682.
  31. Señor (1997), p. 343.
  32. Albaigès (1997), p. 574.
  33. Albaigès (1997), p. 448.
  34. Ortega (2013), p. 1403.
  35. Señor (1997), p. 190.

Bibliografía[editar]

  • Albaigès Olivart, José María y M. Dolors Hipólito (1997). Un siglo de citas. Planeta.  ISBN 8423992543.
  • Ortega Blake, Arturo. El gran libro de las frases célebres. Penguin Random House Grupo Editorial. México, 2013. ISBN 6073116314, 9786073116312. (En Google Books.)
  • Palomo, Eduardo. Cita-logía. pág. Punto Rojo Libros, 2013. ISBN 9788416068104.
  • Señor, Luis (1ª ed. 1997 / 2017). Diccionario de citas. Espasa Calpe.  ISBN 8423992543.