Leonardo da Vinci

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
(Redirigido desde «Leonardo Da Vinci»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Leonardo da Vinci

Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Wikidata-logo-en.svg Datos en Wikidata.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 502 años.
Icon PD.svg

Leonardo da Vinci (Vinci, 15 de abril de 1452–Amboise, 2 de mayo de 1519) fue un pintor, escultor, inventor, arquitecto e ingeniero italiano.

Citas[editar]

ABCDEFGHIJKLMNOPQRSTUVWXYZVéase tambiénReferenciasBibliografíaEnlaces externos

C[editar]

  • «Cosa bella mortal pasa y no dura».[1]

E[editar]

  • «El agua es el vehículo de la naturaleza».[2]
  • «El agua que tocamos en los ríos es la postrera de las que se fueron y la primera de las que vendrán; así es el presente».[3]
  • «El placer más noble es el júbilo de comprender».[4]
  • «El que no valora la vida no la merece».[5]
  • «El verdadero color de una cosa aparecerá en su parte no afectada por ninguna clase de sombra ni de brillo».
    • Fuente: El tratado de la pintura.[6]

F[editar]

  • «Fíjate bien por la calle, al anochecer, cuando hace mal tiempo, en las caras de los hombres y las mujeres. ¡Cuánta gracia y cuánta dulzura hay en ellas!».[7]

L[editar]

  • «La amenaza es el arma del amenazado».[8]
  • «La belleza no es una virtud del pintor, sino del color que la engendra».[9]
  • «La ciencia más útil es aquella cuyo fruto es el más comunicable».[11]
  • «La naturaleza benigna provee de manera que en cualquier parte halles algo que aprender».[12]
  • «La naturaleza nunca quebranta sus propias leyes.[13]
  • «La pintura es poesía muda; la poesía pintura ciega; una y otra van imitando la naturaleza en cuanto les sea posible».[14][15]
  • «Las habitaciones o viviendas pequeñas ponen a la mente en el buen camino; las grandes hacen que se extravíe».[17]
  • «La vivacidad y claridad de los paisajes pintados no podrá igualar nunca a la de los paisajes naturales y soleados como no caigan sobre los cuadros los rayos solares».[18]
  • «Los que se enamoran de la práctica sin la teoría son como los pilotos sin timón ni brújula, que nunca podrán saber a dónde van».[19]

M[editar]

  • «Muchos aspiran al dibujo y le tienen afición, pero carecen de aptitud; por eso se ven los niños que, faltos de aplicación, no acaban nunca de sombrear completamente sus apuntes».[20]

N[editar]

  • «No hay consejo más leal que aquel que se da desde una nave en peligro».[21]
  • «No se puede poseer mayor gobierno, ni menor, que el de uno mismo».[22]
  • «Nuestras mayores tonterías pueden ser muy sabias».[23]

O[editar]

  • «Observa la luz y admira su belleza. Cerrad los ojos y mirad: lo que habéis visto ya no existe, y lo que veréis no existe todavía. ¿Quién lo rehace, si quien lo hace está en perpetuo movimiento?».[24][25]

Q[editar]

  • «Quien de verdad sabe de qué habla, no encuentra razones para levantar la voz».[26]
  • «Quien no castiga el mal, ordena que se haga».[27]
  • «Quien piensa poco se equivoca mucho».[28]
    • Variante: «Quien poco piensa mucho yerra».[29]

R[editar]

  • «Reprende al amigo en secreto y alábalo en público».[30][31]

S[editar]

  • «Si encuentras a un hombre virtuoso y bueno, no lo apartes; hónralo para que no tenga que huir a refugiarse en desiertos y cavernas u otros lugares solitarios, lejos de tus insidias; míralo como a dios terrenal, merecedor de estatuas y simulacros».[32]
  • «Si es posible, hay que hacer reír incluso a los muertos».[33]

T[editar]

  • «Toda cosa desea naturalmente mantenerse en su ser».[34]

V[editar]

  • «Verdaderamente, el hombre es el rey de los animales, pues su brutalidad supera a la de éstos».[36]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. 1,0 1,1 Señor (1997), p. 71.
  2. Palomo (2013), p. 27.
  3. Sánchez Ferlosio, Rafael. El Jarama; 11.ª ed. Destino, Barcelona; 1971; página 5.
  4. Palomo (2013), p. 69.
  5. Señor (1997), p.170 .
  6. Da Vinci, Leonardo; traducción de Diego Antonio Rejón de Silva. El tratado de la pintura. 1827. En Internet Archive.
  7. Ortega (2013), p. 3947.
  8. Palomo (2013), p. 33.
  9. Leonardo (1964), p. 82.
  10. Palomo (2013), p. 49.
  11. Palomo (2013), p. 63.
  12. Ortega, 2013
  13. Ortega (2013), p. 2839.
  14. Pinotti, Andrea y Juan Antonio Méndez. Estética de la pintura. Ed. Antonio Machado Libros, 2015. ISBN 9788491140504. En Google Libros.
  15. Palomo (2013), p. 231.
  16. Señor (1997), p. 468.
  17. Durrell, Gerald. El arca inmóvil. Alianza Editorial, 1984; p. 27; ISBN 8420600210.
  18. Leonardo (1964), p. 246.
  19. Palomo (2013), p. 274.
  20. Leonardo (1964), p. 76.
  21. Señor (1997), p. 99.
  22. Palomo (2013), p. 142.
  23. Palomo (2013), p. 278.
  24. Ortega (2013), p. 2521.
  25. Chilvers/Colorado lo escriben así: «Contempla la luz y admira su belleza. Cierra el ojo y mira; lo que viste antes ya no existe; y lo que verás luego no existe todavía». Chilvers, Ian (2001). Diccionario de arte. Siglo XX (trad. Arturo Colorado). Oxford-Complutense. p. cita de introducción. ISBN 8474916003. 
  26. Palomo (2013), p. 146.
  27. Palomo (2013), p. 190.
  28. Ortega (2013), p. 3150.
  29. Señor (1997), p. 197.
  30. Señor (1997), p. 23.
  31. Palomo (2013), p. 61.
  32. Ortega (2013), p. 595.
  33. Ortega (2013), p. 3676.
  34. Señor (1997), p. 432.
  35. Palomo (2013), p. 72.
  36. Palomo (2013), p. 153.

Bibliografía[editar]

  • Da Vinci, Leonardo (1964). Tratado de la pintura. Espasa-Calpe. Dep. legal: M.8.767-1964. 
  • Señor, Luis (1.ª ed. 1997/2017). Diccionario de citas. Espasa Calpe.  ISBN 8423992543.