La Regenta

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Oviedo - La Regenta - Catedral - panoramio.jpg

La Regenta (1887) es una novela de Leopoldo Alas, Clarín.

Citas de la obra[editar]

  • «Ana observaba mucho. Se creía superior a los que la rodeaban, y pensaba que debía de haber en otra parte una sociedad que viviese como ella quisiera vivir y que tuviese sus mismas ideas. Pero entretanto Vetusta era su cárcel, la necia rutina, un mar de hielo que la tenía sujeta, inmóvil. Sus tías, las jóvenes aristócratas, las beatas, todo aquello era más fuerte que ella; no podía luchar, se rendía a discreción y se reservaba el derecho de despreciar a su tirano, viviendo de sueños».[2][3]
  • «Aquel año la tristeza había aparecido a la hora de siempre.[4]
  • «Había creído sentir sobre la boca el vientre viscoso y frío de un sapo». [5]

Citas sobre la obra[editar]

  • «[De La Regenta se dan cita dos componentes principales: la historia de la protagonista y] la pintura de la sociedad vetustense, cuya vida ha sentido y palpado, y que se le impone con todo el atractivo de la realidad (...), llamado por su sentido moderno de los estudios sociales y por la invencible tendencia satírica, humorística de su espíritu».[6][7]
  • «El público siente cierta curiosidad por ver si se sostiene usted a la altura de La Regenta, o si todavía la supera en mérito la nueva producción [Su único hijo]. Le auguro a usted para ésta un éxito por esa impaciencia que noto en el público».[8][7]
  • «La novela de usted me hace una impresión muy profunda —casi tan profunda como La Regenta desde la segunda mitad; desde el concierto de los cantantes en el casino—. La nota amarga, pesimista, humana, se acentúa en términos que casi he tenido tanta emoción yo como el pobrecillo Bonis. ¡Qué final, Dios mío, qué final! Estas cosas de usted, como la Realidad de Galdós, van por el camino un tanto a lo Tolstoi. Todavía, para mí, La Regenta aprieta más, acaso por la trascendencia de muchos de los problemas de aquel cuadro más vasto (...) entre todos nuestros novelistas, como usted es el que tiene más cosas dentro, suele la intención tener más honduras. Lo mismo digo de lo que llamaríamos la cultura, salvo que alguna que otra vez hay tal cual latinajo o cita menos naturales y llanos que en otras ocasiones, y menos accesibles por lo mismo a la masa de lectores...».[9][7]
  • «La Regenta nos interesa todavía... El destino de Ana Ozores, la gente que la rodea, las causas de su desgracia nos interesan por sí mismas, no porque hayan constituido la realidad moral y social de una ciudad europea de un tiempo determinado».[10]

Referencias[editar]

  1. Clarín, 1969; capítulo I, p. 7.
  2. Fernández, María Soledad. «Estrategias de poder en el discurso realista: La Regenta y Fortunata y Jacinta.» Hispania. Volume 75, Number 2, p. 268. Mayo de 1992. Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Consultado el 1 de noviembre de 2019.
  3. Capítulo V, p. 156. p. 156. La Regenta, Capítulo V, Alicante: Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, 2000. Publicación original: Madrid, Librería de Fernando Fé, 1900. Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Consultado el 1 de noviembre de 2019.
  4. Clarín, 1969; capítulo XVI, p. 323.
  5. Capítulo XXX, p. 1065. EDAF, 1999. ISBN 9788441406889. En Google libros. Consultado el 18 de marzo de 2020.
  6. Artículo en el diario La Justicia (11-IV-1888).
  7. 7,0 7,1 7,2 Error en la cita: Etiqueta <ref> no válida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas martca
  8. Carta del director-propietario de La España Moderna, fechada en agosto de 1889.
  9. Carta de Giner a Alas, desde Betanzos, 18-VIII-1891 en Francisco Giner de los Ríos. Ensayos y cartas (ed. Rubén Landa), Méjico (Fondo de Cultura Económica), 1965, págs. 112-113.
  10. Ramoneda, Arturo. Álbum. Alianza Ed. 1996; páginas 38-39; ISBN 84-206-6351-4.

Bibliografía[editar]