Ir al contenido

Hubertine Auclert

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Hubertine Auclert
«...Estalla la revolución: se proclaman los derechos de los hombres; las mujeres siguen siendo siervas...»
«...Estalla la revolución: se proclaman los derechos de los hombres; las mujeres siguen siendo siervas...»
Véase también
Biografía en Wikipedia.
Multimedia en Wikimedia Commons.
Datos en Wikidata.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 110 años.

Hubertine Auclert (Sant-Priest-en-Murat, Francia, 10 de abril de 1848 – París, 8 de abril de 1914) fue una periodista y sufragista francesa, considerada la primera en utilizar el término feminismo en la lucha para mejorar la situación de la mujer.

Citas[editar]

  • «La opinión de las mujeres debe ser escuchada y respetada igual que la opinión de los hombres». [L'opinion des femmes doit être entendue et respectée comme l'opinion des hommes]. [1]
  • «No debe haber más amos, ni en la casa ni en el Estado». [Il ne doit pas plus y avoir de maîtres dans la maison que de maître dans l'Etat]. [2]
  • «Tendríamos que ser criaturas locas e insensibles para no preocuparnos por la política». [Il faudrait que nous soyons des créatures folles et insensibles pour ne pas nous occuper de politiques]. [3]

Reflexiones y discursos[editar]

  • «Durante demasiado tiempo se ha hecho esperar a las mujeres un estatus social igual al de los hombres. Cuando, en 1789, Olympe de Gouges presentó su libro de quejas y reclamaciones a los Estados Generales en nombre de las mujeres, se le dijo que era inútil examinar la condición de las mujeres, ya que se iba a producir un cambio completo en la sociedad y las mujeres se liberarían de los hombres. Estalla la revolución: se proclaman los derechos de los hombres; las mujeres siguen siendo siervas. Estas mujeres que habían trabajado por la Revolución creían ingenuamente que habían conquistado su parte de libertad».[4]
  • «En Francia, a nadie se le ha ocurrido poner a las mujeres en una situación idéntica a la de los hombres, para que puedan medirse con ellos y demostrar la equivalencia de sus facultades. En Francia gastamos cantidades demenciales de dinero para obtener determinadas cualidades, a menudo artificiales, en razas de animales, y nunca se ha intentado comprobar el valor de las mujeres y los hombres de forma imparcial. Nunca se ha intentado tomar un número determinado de niños de ambos sexos, someterlos al mismo método de educación, a las mismas condiciones de existencia».[4]
  • «La supuesta inferioridad del cerebro femenino en términos de volumen es una noción completamente errónea. No es en sus dimensiones absolutas, sino en sus dimensiones relativas donde debe buscarse el valor real del cerebro; es decir, en su masa comparada con la masa total del cuerpo, y en la calidad de la materia cerebral. Si no fuera así, el hombre ocuparía un rango en la escala de los seres muy inferior al del elefante o la ballena, que tienen un cerebro mucho mayor que el suyo».[4]

Referencias[editar]

  1. Menciones en GLibros
  2. Menciones en GLibros
  3. Menciones en GLibros
  4. 4,0 4,1 4,2 Discours au Congrès socialiste ouvrier de Marseille (1879).Auclert, Hubertine (1879). Égalité sociale et politique de la femme et de l’homme. impr. de A. Thomas. pp. 1-16. Consultado el 2023-01-09.