Gustave Flaubert

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Gustave Flaubert
«Ama el arte. De todas las mentiras es, cuando menos, la menos falaz».
«Ama el arte. De todas las mentiras es, cuando menos, la menos falaz».
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Wikisource-logo.svg Obras en Wikisource.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 138 años.
Icon PD.svg Hay una gran probabilidad de que hayan entrado en el dominio público en la mayoría de los países.

Gustave Flaubert (Ruan, Alta Normandía, 12 de diciembre de 1821 – Croisset, Baja Normandía, 8 de mayo de 1880) fue un escritor francés. Está considerado uno de los mejores novelistas occidentales y es conocido principalmente por su primera novela publicada Madame Bovary, y por su escrupulosa devoción a su arte y su estilo.

Citas[editar]

  • «Amémonos en el arte como los místicos se aman en Dios, y que todo palidezca frente a ese gran amor». [1]
    • Fuente: Flaubert, Gustave: Correspondance; 2ª serie (1850-1854), París, Fasquelle, 1927, página 286 (carta a Mme. X.)
  • «A fin de cuentas el trabajo es todavía el mejor medio de pasar nuestra vida». [2]
  • «Ama el arte. De todas las mentiras es, cuando menos, la menos falaz». [3]
  • «Creo que la felicidad sólo se encuentra al lado de una buena mujer; todo está en encontrarla, y en ser al mismo tiempo un hombre de bien: doble y temerosa condición». [4]
  • «Cuando muere una persona siempre sobreviene una especie de estupor, por lo difícil que es aceptar esta irrupción de la nada y prestarle credibilidad». [4]
  • «El autor debe estar en su obra como Dios en el universo: presente en todas partes, pero en ninguna visible». [9]
  • «El corazón es una tierra que cada pasión conmueve, remueve y trabaja sobre las ruinas de las demás». [4]
  • «El lenguaje humano es como una olla vieja sobre la cual marcamos toscos ritmos para que bailen los osos, mientras al mismo tiempo anhelamos producir una música que derrita las estrellas». [4]
  • «El más humilde libertino ha soñado con sultanas, y todo notario lleva en su intimidad las ruinas de un poeta». [4]
  • «Hay que esperar cuando se está desesperado, y andar cuando se espera». [12]
    • Fuente: Salambó, 1862.
  • «La humanidad es como es; no se trata de cambiarla, sino de conocerla». [4]
  • «Los recuerdos no pueblan nuestra soledad, como suele decirse; antes al contrario, la hacen más profunda». [14]
  • «Me parece que es mejor describir tranquilamente aquello que nos exaspera. Disecar es una venganza». [15]
    • Fuente: Carta a George Sand. En Croisset, noche del miércoles, 18-19 de diciembre de 1867.
  • «Ser estúpido, egoísta y estar bien de salud, he aquí las tres condiciones que se requieren para ser feliz. Pero si os falta la primera, estáis perdidos». [4]
  • «Si vuestra obra de arte es buena, si es verdadera, encontrará su eco y se hará su lugar... dentro de seis meses, de seis años, o después de nuestra muerte. ¿Qué más da?». [16]
  • «Siempre he intentado vivir en una torre de marfil, pero una marea de mierda no deja de golpear sus muros y amenaza con tirarla abajo». [17]
  • «Ten cuidado con tus sueños; son la sirena de las almas. Ellas cantan, nos llaman, las seguimos y jamás retornamos». [4]
  • «Un alma se mide por la dimensión de su deseo, del mismo modo que se juzga de antemano a una catedral por la altura de sus torres». [18]
  • «Un hombre que juzga a otro hombre es un espectáculo que me haría estallar de risa, si no me diese piedad». [4]

De Madame Bovary [20][editar]

  • «Pero su vida era fría como un desván cuya ventana da al norte y el aburrimiento, araña silenciosa, tejía su tela en la sombra en todos los rincones de su corazón».[21]
    • Página 46.
  • «También Emma hubiese querido, huyendo de la vida, evaporarse en un abrazo». [22]
    • Página 61.
  • «¡Creo en el Ser Supremo, un Creador, cualquiera que sea, me importa poco, que nos ha puesto aquí abajo para cumplir aquí nuestros deberes de ciudadanos y de padres de familia; pero no necesito ir a una iglesia a besar bandejas de plata y a engordar con mi bolsillo un montón de farsantes que se alimentan mejor que nosotros! Porque se puede honrarlo lo mismo en un bosque, en un campo, o incluso contemplando la bóveda celeste como los antiguos. Mi Dios, el mío, es el Dios de Sócrates, de Franklin, de Voltaire y de Béranger. Yo estoy a favor de la Profesión de fe del vicario saboyano y los inmortales principios del ochenta y nueve. Por tanto, no admito un tipo de Dios que se pasea por su jardín bastón en mano, aloja a sus amigos en el vientre de las ballenas, muere lanzando un grito y resucita al cabo de tres días: cosas absurdas en sí mismas y completamente opuestas, además, a todas las leyes de la física; lo que nos demuestra, de paso, que los sacerdotes han estado siempre sumidos en una ignorancia ignominiosa, en la que se esfuerzan por hundir con ellos a los pueblos». [20]
  • Página 73.
  • «Desde entonces, aquél recuerdo de León fue como el centro de su hastío; chisporroteaba en él más fuerte que en una estepa de Rusia, un fuego de viajeros abandonado en la nieve». [23]
    • Página 116.
  • «La tela de su vestido se prendía en el terciopelo de la levita de Rodolfo; inclinó hacia atrás su blanco cuello que se dilataba con un suspiro y desfallecida, deshecha en llanto, con una largo estremecimiento y tapándose la cara, se entregó». [24]
    • Página 146.
  • «Emma sentía el corazón, cuyos latidos recomenzaban y la sangre que circulaba por su carne como un río de leche». [20]
    • Página 146.
  • «Emma se parecía a todas las amantes; y el encanto de la novedad, cayendo poco a poco como un vestido dejaba al desnudo la eterna monotonía de la pasión que tiene siempre las mismas formas y el mismo lenguaje». [25]
    • Página 172.
  • «Se dejaba mecer por las melodías y se sentía a sí misma vibrar con todo su ser, como si los arcos de los violines se pasearan por sus nervios, [...]». [26]
    • Página 191.
  • «Ella no le confesó que había estado enamorada de otro, ni él le dijo que había llegado a olvidarla». [27]
    • Página 198.
  • «Pero la denigración de las personas a quienes amamos siempre nos aleja un poco de ellas». [4]
    • Página 223.
  • «A los ídolos no hay que tocarlos: se queda el dorado en las manos». [4]
    • Página 223.
  • «Pero no era feliz, no lo había sido nunca. ¿De dónde venía aquella inconsistencia de la vida, aquella podredumbre fulminante de todas las cosas en las que trataba de apoyarse?». [28]
    • Página 223.
  • «Le hubiera gustado poder escaparse como un pájaro que se echa a volar, ir a beber juventud a algún sitio, muy lejos por espacios sin mácula». [29]
    • Página 227.

De "Memorias de un loco" [30][editar]

  • «De niño me gustaba todo lo que puede verse; de adolescente, todo lo que puede sentirse; de adulto, ya no me gusta nada». [30]
    • Página 14.
  • «Me había corrompido el gusto y el corazón, como decían mis profesores, y, entre tantos seres con inclinaciones innobles, mi independencia espiritual me había hecho estimar al más depravado de todos; era degradado al rango más bajo por la superioridad misma. Apenas me concedían la imaginación, es decir, según ellos, una exaltación del cerebro vecina de la locura». [31]
    • Página 27.
  • «Estuve a punto de desmayarme la primera vez que vi desnudos los dos pechos de una mujer». [32]
    • Página 60.
  • «¿Y eso es todo?, ¿no tiene que haber otro después de este frío goce, otro más sublime, más profundo, algo divino que me hiciera entrar en éxtasis? ¡Oh! No, todo había terminado; yo había extinguido en el fango aquel fuego sagrado de mi alma». [30]
    • Página 66.
  • «¡El arte! ¡El arte! ¡Qué bello es a pesar de su vanidad! Si hay sobre la tierra una creencia que adoramos, si existe algo santo, puro, sublime, algo que tienda a ese inmoderado deseo de lo infinito y de lo vago que llamamos alma, eso es el arte». [33]
    • Página 69.
  • «Te dices libre, y cada día actúas empujado por mil cosas». [30]
    • Página 77.
  • «Por muy grande que seas, primero fuiste algo tan sucio como la saliva y más fétido que la orina; después, como un gusano, experimentaste metamorfosis, y, por último, viniste al mundo casi sin vida, llorando, gritando, y cerrando los ojos, [...]». [30]
    • Página 77.

Citas controvertidas[editar]

  • «Madame Bovary soy yo.»
    • Nota: Se dice comúnmente que Flaubert respondía con esta frase harto de que le preguntaran por la identidad real del personaje. Pero la atribución es infundada, porque él nunca la pronunció.[34]
    • Nota: Cuando en mayo de 1856 Gustave Flaubert envió a Maxime Du Camp el manuscrito de su recién acabada "Madame Bovary", para su publicación por entregas en la revista La Revue de Paris, el editor se negó si no era rehecha. Flaubert rechazó la idea. Una vez publicada, en 1857, el Ministerio Público acusó a Flaubert de describir con excesivo arte la "mediocridad doméstica" y "hacer poesía del adulterio", retratando a una mujer cuya belleza aumentaba con cada infidelidad. Al fin, atosigado para que desvelara la identidad de aquella pérfida demimondaine, Flaubert respondió, con acusada ironía, «Madame Bovary soy yo». [35]

Referencias[editar]

  1. Citado en Gimpel, Jean. "Contra el arte y los artistas o El nacimiento de una religión". Editorial Gedisa, 1979. ISBN 9788474320787. Capítulo 9 El arte por el arte, página 108
  2. Carbonell, Josep. Refranes y citas para cada ocasión. Editorial Parkstone International, 2012. ISBN 9788431553142.
  3. 3,0 3,1 Varios autores. Las mejores frases y citas célebres. Editorial Plutón Ediciones X, S. L., 2017. ISBN 9788415089353.
  4. 4,00 4,01 4,02 4,03 4,04 4,05 4,06 4,07 4,08 4,09 4,10 4,11 4,12 4,13 Amate Pou, Jordi. Paseando por una parte de la Historia: Antología de citas. Editorial Penguin Random House Grupo Editorial España, 2017. ISBN 9788417321871. p. 110.
  5. Citado en Segovia Pérez, José. Filosofía para pensar por la calle (la Filosofía que nunca me enseñaron). Editorial Visión Libros. ISBN 9788490089903. p. 203.
  6. Sarmiento, J. M. Mil y una frases célebres. Editorial Planet House Editorials, 2016.
  7. Ortega Blake, Arturo. El gran libro de las frases célebres. Editorial Penguin Random House Grupo Editorial México, 2013 ISBN 978-60-7311-631-2.
  8. Herrera Carles, Humberto. 1500 Frases, pensamientos para la vida. Editor Lulu.com. ISBN 9781105216565. p. 100.
  9. Citado en Préneron Vinche, Paula. Madame Bovary, la Regenta: parodia y contraste. Edición ilustrada. Editorial EDITUM, 1996. ISBN 9788476847060. p. 21.
  10. Citado en Serra, José. Cómo escribir correctamente. Edición ilustrada. Ediciones Robinbook, 2004. ISBN 9788479276270. p. 51.
  11. Citado en Martín Vivaldi, Gonzalo. Curso de redacción: teoría y práctica de la composición y del estilo. Edición ilustrada y reimpresa. Editorial Paraninfo, 2000. ISBN 9788428325707. p. 295.
  12. Citado en Los Grandes escritores: Vidas, obras y estilos de los más influyentes autores de la historia. Autor y editor Borja Loma Barrie. Editorial Borja Loma Barrie, 2017.
  13. Citado en Chavarría, María Ángeles. Mi padre es un mago: La empresa familiar vista por un niño. ESIC Editorial, 2009. ISBN 9788473566100. p. 61.
  14. Citado en Señarís Fernández, Cándido. Y ahora, ¿qué? Dos retos: jubilación y vejez. Editorial Punto Rojo Libros, 2017. ISBN 9788417049102.
  15. Flaubert, Gustave. Sobre la creación literaria: correspondencia escogida. Traducido por Cecilia Yepes. Editorial Taller Escritura Fuentetaja, 2007. ISBN 9788495079466. p. 252.
  16. Ortega Blake, Arturo. El gran libro de las frases célebres. Editorial Penguin Random House Grupo Editorial México, 2013 ISBN 978-60-7311-631-2.
  17. Citado en Garzón, Baltasar. La fuerza de la razón. Editorial Penguin Random House Grupo Editorial España, 2012. ISBN 9788499921587.
  18. Citado en Azicri, Claudia; Molina, Cristina. Curso de astrología -, Volumen 2. Editorial Kier, 2007. ISBN 9789501742039. p. 115.
  19. Palomo Triguero, Eduardo. Cita-logía. Editorial Punto Rojo Libros,S.L. ISBN 978-84-16068-10-4. p. 76.
  20. 20,0 20,1 20,2 Flaubert, Gustave. Madame Bovary. Editorial Imaginador, 1999. ISBN 9789507682490.
  21. Citado en Puente Samaniego, Pilar de la. La narrativa breve de Carmen Gaite. Editorial Plaza Universitaria Ediciones, 1994. ISBN 9788489109032. p. 210.
  22. Flaubert, Gustave. Madame Bovary: costumbres de Provenza. Editor Maucci, 1910. p. 61.
  23. Citado en Díaz-Plaja, Guillermo. Literatura y contorno vital. Editorial Bello, 1978. p. 150.
  24. Citado en Botrel, Jean-François. Clarín y La regenta en su tiempo: actas del simposio internacional. Editorial Universidad de Oviedo, 1987. ISBN 9788474681239. p. 465.
  25. Citado en El comentario de textos narrativos y teatrales. Autores María Rubio Martín, Ricardo Fuente, Fabián Gutiérrez Flórez, Fabián Gutiérrez. Edición ilustrada. Editor Colegio de España, 1994. ISBN 9788486408367. p. 49.
  26. Citado en Bodei, Remo. Imaginar otras vidas: Realidades, proyectos y deseos. Herder Editorial, 2014. ISBN 9788425433825.
  27. Flaubert, Gustave. Madame Bovary. Editorial Libresa, 1992. ISBN 9789978801291. p. 291.
  28. Flaubert, Gustave. Madame Bovary. Editorial Libresa, 1992. ISBN 9789978801291. p. 341.
  29. Flaubert, Gustave. Madame Bovary. Editorial Libresa, 1992. ISBN 9789978801291. p. 349.
  30. 30,0 30,1 30,2 30,3 30,4 30,5 Flaubert, Gustave. Memorias de un loco. Editorial Libros del Zorzal, 2004. ISBN 9789871081448.
  31. Citado en La Palabra y el hombre, números 33-36. Colaborador Universidad Veracruzana. Editorial Universidad Veracruzana, 1980. p. 155.
  32. Citado en La Palabra y el hombre, números 33-36. Colaborador Universidad Veracruzana. Editorial Universidad Veracruzana, 1980. p. 167.
  33. Citado en Barrionuevo, José. Adolescencia y juventud: Consideraciones desde el psicoanálisis. Editorial EUDEBA, 2016. ISBN 9789502317779.
  34. Gómez Fuentes, Ángel. La falsa paternidad de las frases célebres. Publicado en el diario ABC.
  35. Bustelo, Gabriela. La belleza infiel. Publicado en la revista Arcadia, mayo de 2007. Consultado el 7 de abril de 2018.