Contra el arte y los artistas

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Saltar a: navegación, buscar
Contra el arte y los artistas o el nacimiento de una nueva religión
Título original Contre l'art et les artistes ou La naissance d'une religion
Autor Jean Gimpel
Publicación 1968 (hace 49 años)
Idioma Francés

Contra el arte y los artistas' (1968), es una obra de Jean Gimpel que se trata de un repaso histórico del arte producido desde Giotto hasta la fecha del libro, mostrando como evolucionaron la concepción del arte y los artistas siempre teniendo en cuenta la inserción de la obra de arte en el contexto económico que la produce, incidiendo especialmente en factores como el mecenazgo y el coleccionismo.

Citas[editar]

  • «El fanatismo de los discípulos del arte puede llegar hasta considerar sin horror el bombardeo de Guernica, ya que dió a Picasso ocasión de pintar una inmortal obra maestra. Los muertos se olvidan, pero las obras maestras quedan. Ésta religión, que en los comienzos solo era la de una minoría ahora ha sido adoptada por el conjunto de los intelectuales de Occidente. Pero también por él capitalismo[…] que ha integrado el arte en su sistema económico».
  • Fuente: Capítulo 1, Contra el arte y los artistas, página 15, 5° párrafo.
  • «Las civilizaciones futuras se preguntaran cómo nuestra sociedad, que en tantos dominios contribuyó a hacer progresar a la humanidad, pudo apasionarse por problemas tan fútiles como los del arte, lo mismo que nosotros nos preguntamos como la civilización de Bizancio pudo apasionarse en 1453 por la cuestión del sexo de los ángeles[…]No quedará nada o quedará poca cosa de los millones de palabras de los libros de arte moderno de nuestro tiempo».
  • Fuente: Capítulo 1, Contra el arte y los artistas, página 17.
  • Fuente: Capítulo 1, Contra el arte y los artistas, página 17.
  • Fuente: Capítulo 2 Giotto, primer pintor burgués, página 25, tercer párrafo.
  • Fuente: Capítulo 2 Giotto, primer pintor burgués, página 28, último párrafo.
  • «La metamorfosis de los pintores y escultores de simples mortales en artistas, en seres dotados de poderes divinos, es obra de los humanistas neoplatónicos, protegidos por los Médicis».
  • Fuente: Capítulo 4 El nacimiento del artista, página 45, primer párrafo.
  • «Los humanistas ignoran el mundo real que vive a su alrededor. Huyen de la realidad y se encuentran aislados en un mundo solo abierto a los iniciados. Pierden contacto con el pueblo y son arrastrados a despreciarlo».
  • Nota: Los humanistas son los artistas que ignoraron el despotismo de su época, se dejaron comprar por los Medici y trabajaron sin cuestionar el orden
  • Fuente: Capítulo 4 El nacimiento del artista, página 47.
  • «El hombre ha visto el orden de los cielos, el origen de sus movimientos, su progresión, sus distancias y su acción; ¿quién podría, pues, negar que posee el genio del Creador y que sería capaz de construir los cielos si encontrara los instrumentos y la materia celestes? ¿No los construye acaso a su manera, con otra materia, pero según los mismos principios?».
  • Comentario del autor: Estos escritos son los que metamorfosean a los pintores y escultores en seres divinos. Ha nacido el artista.
  • Ficino
  • Fuente: Capítulo 4 El nacimiento del artista, página 47.
  • «Podemos ver allí (en los cuadros y las construcciones) la disposición y como la imagen de su espíritu, porque el espíritu se expresa y se refleja allí tanto como un espejo refleja el rostro del que se mira».
  • Comentario del autor: Esta analogía del espejo da nacimiento a la obra de arte. La obra del artista es considerada en adelante como el espejo de un pensamiento individual y ya no como el de una idea superior. La forma tenderá a primar sobre el fondo. Acaba de nacer la idea de propiedad intelectual. ¡Ese interés por la obra de arte, que se transforma en culto da nacimiento a una nueva religión, la del Arte!… Esta religión original, independiente de la Iglesia siendo la de una élite intelectual… El arte es un consuelo, a menudo un refugio sagrado donde los hombres crean coartada, lejos de las tristezas y las vilezas del entorno… En ese momento la obra de arte ya no es un medio de acción sino un fin en sí. Acaba de nacer el movimiento del arte por el arte, que el siglo XIX desarrollará
  • Finicio
  • Fuente: Capítulo 4 El nacimiento del artista, página 48.
  • «Se esfuma la importancia del tema. Lo que importa es adquirir la obra hecha por tal o cual maestro. Ya no se quiere una Madona o un Descenso de la Cruz, sino un Leonardo da Vinci, un Miguel Angel o un Bellini[…] ¿Cómo evaluar una personalidad? ¿Cuál es el precio de un sentimiento expresado?[…] el dar nacimiento a la obra de arte, abre ampliamente el camino a una vasta comercialización de las pinturas y de las esculturas. Y a la especulación. Desde su nacimiento, la religión del arte es una religión de la ganancia».
  • Fuente: Capítulo 4 El nacimiento del artista, páginas 49 y 50.
  • «El creyente que condena este arte en nombre del “gusto” más bien debería plantearse el problema de la eficacia religiosa de esas imágenes. La noción del gusto es exterior a la religión. Es un concepto de la religión del Arte».
  • Fuente: Capítulo 5 La iglesia contra la libertad de los artistas, página 69.
  • «Como todos los reformadores, desde Platón a los Padres del Concilio de Trento, Diderot quiere que los artistas sirvan a una causa: la de la lucha filosófica».
  • Fuente: Capítulo 7 Los artistas en disputa contra los marchands* y los críticos de arte, página 91.
  • «Lo que caracteriza a esta religión del Arte es la primacía de la forma sobre el contenido. Es lo que ocurrió a fines del Renacimiento en Italia, y la misma tendencia que va a acentuarse a partir del siglo XVIII hasta nuestros días».
  • Fuente: Capítulo 8 Hacia la religión de lo bello, página 101.
  • «El romántico es un insatisfecho, un introvertido que preconiza el sentimiento y condena la razón, y encuentra en el arte, en la estética o en lo bello, una compensación a su frustración. Para él, el arte es un sustituto, un refugio, un consuelo. El arte lo aísla de la realidad del mundo exterior».
  • Fuente: Capítulo 9 El arte por el arte, página 106.
  • «El culto de un ideal más allá de la naturaleza y de la vida, que otros colocan en la religión, ellos lo colocan en el arte; o, más bien, para ellos el arte es una religión y, recíprocamente, la religión -en la que generalmente no creen- es una de las formas del arte, forma popular y por eso inferior».
  • Fuente: Capítulo 9 El arte por el arte, página 110.
  • «Tened como religión a vuestro arte[1]… El arte no es solo una profesión, es también un apostolado… Mis gustos elevados forman parte de una religión[2]».
  • Ingres
  • Fuente: Capítulo 9 El arte por el arte, página 110.
  • «Todos los temas se vuelven buenos por mérito del autor ¡Oh, joven artista!, ¿esperas un tema? Todo es tema, el tema eres tú mismo, son tus impresiones, tus emociones frente a la naturaleza. Dentro de ti es donde debes mirar, y no a tu alrededor».
  • Comentario del autor: A partir del momento en que un pintor declara que "todos los temas se vuelven buenos por mérito del autor", y que "el primer mérito de un cuadro es ser una fiesta para los ojos" se puede considerar que entre una Madona y un repollo no hay diferencia, salvo la estética[…] Al afirmar que el tema de una pintura es el pintor mismo, Delacroix definió la pintura moderna
  • Delacroix
  • Fuente: Capítulo 9 El arte por el arte, página 111.
  • «La poesía no debe ser sino un descanso de nuestras horas de ocio, el adorno de la vida».
  • Nota del autor: Lamartine una vez convertido a las ideas sociales
  • Lamartine
  • Fuente: Capítulo 10, El arte social al servicio de la libertad, página 118.
  • «Courbet es el último de los pintores célebres asociado al movimiento del arte social».
  • Fuente: Capítulo 10, El arte social al servicio de la libertad, página 122.
  • Nota: Escrito en 1868
  • Fuente: Capítulo 11, 1839, página 131.
  • «La pintura de Manet es no solo una pintura no fotográfica sino, paradójicamente, una pintura no realista».
  • Autor: Gonzague Privat, un crítico de arte de la época
  • Fuente: Capítulo 11, 1839, página 134.
  • «Tienen altas pretensiones de genio, de gloria. Distinguidos, elegantes, sensuales, codiciosos, vanidosos, ávidos de elogios y recompensas, pertenecen a quien los halaga y les paga y son más los auxiliares de la corrupción que de la regeneración[…] a pesar de la riqueza de su imaginación y el lujo de su facundia, a pesar de su colosal vanidad, no están en condiciones de responder por sí mismos y de justificar sus obras[…] El artista está aislado, su pensamiento es solitario[…] no tiene fe ni principios; está librado al ateísmo de sus sentimientos y a la anarquía de sus ideas. No sabe por dónde ganarse al público; es una confusión en la que nadie se conoce y donde cada uno tira para su lado ¿Cómo podrían producir obras populares, ellos que nada saben del alma del pueblo?».
  • Proudhon
  • Fuente: Capítulo 12, El artista en el estadio final de su evolución, página 140.
  • «Precisemos que, para nosotros, los artistas modernos todavía son románticos».
  • Nota: románticos hace referencia a los artistas del romanticismo
  • Fuente: Capítulo 12, El artista en el estadio final de su evolución, página 141.
  • Baudelaire
  • Fuente: Capítulo 13, El arte moderno, expresión de la decadencia occidental,página 151.
  • «Solo son grandes entre los hombres el poeta, el sacerdote, el soldado. El hombre que canta, el hombre que sacrifica y que se sacrifica. E1 resto es digno del látigo. Desconfiemos del pueblo. del buen sentido, del corazón. de la inspiración y de la evidencia».
  • Baudelaire
  • Fuente: Capítulo 13, El arte moderno, expresión de la decadencia occidental,página 151.
  • «¿Por qué se obstinaría el artista en dar lo que tan bien se puede fijar con la ayuda del objetivo? Sería una locura, ¿no es cierto? La fotografía ha llegado justo para liberar a la pintura de toda literatura, de la anécdota y aún del tema. ¿No deberían los pintores aprovechar su libertad reconquistada para hacer otra cosa?».
  • Fuente: Capítulo 13, El arte moderno, expresión de la decadencia occidental,página 160.
  • «El propósito de los artistas modernos de balbucear, de preconizar lo inconsciente y de rechazar como despreciables los aportes de la civilización occidental, los llevo a "crear", a través del mundo y desde hace mas de un siglo y medio, millares de obras (pinturas y objetos), unas más heteróclitas que otras que, con su mismo éxito, constituyen un testimonio implacable de la regresión del espíritu crítico en Occidente».
  • Fuente: Capítulo 13, El arte moderno, expresión de la decadencia occidental,página 162.

Referencias[editar]

  1. Ingres reconté par lui-même et par ses amis; Ginebra, Pierre Cailler, 1947, vol. I, pág. 45
  2. Ingres reconté par lui-même et par ses amis; Ginebra, Pierre Cailler, 1947, vol. I, pág. 41
  3. Baudelaire: Edgar Poe, sa vie et ses oeuvres; París, N.R.F., 1928, pág 15.
  4. Mon coeur mis à nu: Pléiade, pág 1213. (Versión castellana: Mi corazón al desnudo; Barcelona, Apolo 1947)