Guerra Civil Española

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
(Redirigido desde «Guerra Civil española»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
«En el día de hoy, cautivo y desarmado el Ejército Rojo, han alcanzado las tropas nacionales sus últimos objetivos militares. La guerra ha terminado.»
Último parte de guerra de 1 de abril de 1939, firmado por el generalísimo Franco

Se conoce como guerra civil española el conflicto bélico que estalló tras un fallido golpe de estado de un sector del ejército contra la Segunda República Española y que asoló el país entre el 17/20 de julio de 1936 y el 1 de abril de 1939, concluyendo con la victoria del bando sublevado y la instauración de un sistema dictatorial a la cabeza del cual estuvo el general Francisco Franco. También es o fue conocida simplemente como guerra de España (sobre todo en el extranjero a raíz de los titulares que la prensa daba diariamente de ella) por ser la última y más mortífera guerra civil en suelo español o como la guerra de los Mil días.

Citas[editar]

  • «A mediados de junio de 1936, la creciente degeneración del régimen parlamentario en España, y el vigor con que se preparaban sendas revoluciones comunistas y anarquistas, desencadenó un alzamiento militar que llevaba tiempo preparándose. [...] En España estaba manifestándose una perfecta reproducción del período de Kerensky en Rusia. [...] Ninguno de los dos bandos que conspiraban podía alegar, con justicia, títulos de legalidad. [...] Muchas de las garantías corrientes en la sociedad civilizada habían sido liquidadas por la infiltración comunista en un decaído gobierno parlamentario».
  • Winston Churchill
    • Fuente: La Segunda Guerra Mundial. Tomo I. De guerra a guerra. Página 179. Biblioteca de Historia. Ediciones Orbis. 1985. ISBN 8475309690.
  • «[...] Al tomar el mando, en Tetuán, de este glorioso ejército, envió a todas las guarniciones leales para con su patria el más entusiasta de los saludos. Andalucía, Castilla, Galicia, Navarra, Aragón, Canarias, Baleares, con sus guarniciones también y sus fuerzas civiles en especial se han unido a nosotros con entusiasmo. Se exceptúa solo Madrid, la cual envía sus aviones a bombardear ciudades, pueblos sin defensa, matando mujeres y niños serán castigados. Les pediremos cuentas. Así como aquellos que hasta el presente dudan. Que los que por ignorancia DE NOSOTROS, Sepan que les queda poco tiempo para unirse a nuestra causa».
  • «Ante la crueldad ajena, la piedad vuestra; ante la sevicia ajena, vuestra clemencia; ante los excesos del enemigo, vuestra benevolencia generosa... [...] Pido pechos duros para el combate, duros, de acero, como se denominan algunas de las milicias valientes —pechos de acero— pero corazones sensibles, capaces de estremecerse ante el dolor humano y de ser albergue de la piedad, tierno sentimiento, sin el cual parece que se pierde lo más esencial de la grandeza humana».[sin fuentes]
  • «Deje de buscar en el pasado españoles buenos y malos porque en realidad lo único que encontrará son españoles desdichados por igual».
  • «En el día de hoy, cautivo y desarmado el Ejército Rojo, han alcanzado las tropas nacionales sus últimos objetivos militares. La guerra ha terminado».[sin fuentes]
  • «Esta es la historia de una tragedia humana evitable que costó muchos miles de vidas y arruinó decenas de miles más. Tiene numerosos protagonistas, pero se centra en tres individuos. El primero, el doctor Juan Negrín, víctima de lo que se podría llamar una conjura de necios, trató de impedirla. Los otros dos fueron responsables de lo acontecido. Uno, Julián Besteiro, actuó con ingenuidad culposa. El otro, Segismundo Casado, con una sorprendente combinación de cinismo, arrogancia y egoísmo.

».[1]

  • «Esta lucha devino en la falta de reconocimiento de la razón y las virtudes del otro. Solo con la cultura y el conocimiento se puede acabar con eso, pero resulta que los jóvenes casi no leen y los profesores no se comprometen.» [2]
    • Arturo Pérez-Reverte, refiriéndose a la guerra civil española en la presentación de su libro La Guerra Civil contada a los jóvenes.
  • "Fue en España donde mi generación aprendió que uno puede tener razón y ser derrotado, que la fuerza puede destruir el alma, y que a veces el coraje no obtiene recompensa".[3]
  • «Me di cuenta de la falsedad y de la hipocresía de los que se proclamaban neutrales y de la estupidez, si no pura majadería, de directores y lectores que pedían a los corresponsales que escribiesen objetiva a imparcialmente».
  • «Me sentía republicano y partidario del concepto de una España federal. Por tanto, no deseaba entonces, ni deseo ahora, el enfrentamiento sino la concordia. Sufrí mucho, espiritualmente, porque sufrí por ambos bandos».[sin fuentes]
  • «Tenga presente que las dos zonas se han hecho mártires; que la sangre de los mártires, en Religión como en Política, es siempre fecunda; que la Iglesia, sea por lo que fuere, figurará como mártir en la zona republicana y formando en el piquete de ejecución en la zona franquista».

Citas literarias de Arturo Barea[editar]

Nota: Descripciones del escritor Arturo Barea del Madrid sitiado de 1936, en su autobiografía novelada:

  • "Las paredes de Madrid estaban cubiertas de carteles: "¡Afíliate a la CNT!" "¡Ingresa en el Partido Comunista!" "¡Incorpórate al POUM!" Los republicanos, simplemente, no figuraban para nadie".
    • Página 150, Primera parte, capítulo IX.
  • "El orgullo de cada partido parecía mucho más fuerte que el sentimiento de defensa común. La victoria de un batallón anarquista se restregaba en la cara de los comunistas y la victoria de una unidad comunista se lamentaba y desvirtuaba por los otros".
    • Página 151, Primera parte, capítulo IX.

Pasquines[editar]

  • "Ni un español sin pan, ni un hogar sin lumbre. Franco".[sin fuentes]
    • Folletos lanzados sobre Alicante por la aviación nacional el 6 de octubre de 1938, tras más de un año de intensos bombardeos.
  • "Último aviso: He decidido terminar rápidamente la guerra en el Norte de España. Quienes no sean autores de asesinatos y depongan las armas o se entreguen serán respetados en vidas y haciendas. Si vuestra sumisión no es inmediata arrasaré Vizcaya empezando por las industrias de guerra. Tengo medios sobrados para ello. General Mola".[sin fuentes]
    • Hojas lanzadas por la aviación alemana en marzo de 1937, en nombre del general Emilio Mola.
  • "Bilbaínos: Cuando las barbas de tu vecino veas pelar echa las tuyas a remojar".[sin fuentes]
    • Hojas lanzadas en Bilbao por la aviación nacional tras diversos bombardeos sobre distintas poblaciones y objetivos del Frente Norte.

Rererencias[editar]