Don Juan Tenorio

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Don Juan Tenorio es un drama religioso-fantástico en dos partes escrito en 1844 por el dramaturgo español José Zorrilla, inspirado en El burlador de Sevilla y convidado de piedra, de 1630, atribuido a Tirso de Molina.

Citas[editar]

«¡Ah! ¿No es cierto, ángel de amor...»

Del personaje Don Juan[editar]

  • «¡Cuál gritan esos malditos!
    Pero, ¡mal rayo me parta
    si en concluyendo la carta
    no pagan caros sus gritos!»
Fuente: Acto I, Escena I. Primera parte.
  • «En Roma, a mi apuesta fiel,
    fijé entre hostil y amatorio,
    en mi puerta este cartel:
    Aquí está don Juan Tenorio
    para quien quiera algo de él
Fuente: Escena XII. Primera parte.
  • «Clamé al cielo, y no me oyó.
    Mas, si sus puertas me cierra,
    de mis pasos en la Tierra
    responda el cielo, no yo.»
    • Fuente: Escena X. Acto cuarto. Primera parte.
  • «¡Ah! ¿No es cierto, ángel de amor,
    que en esta apartada orilla
    más pura la luna brilla
    y se respira mejor?»
    • Fuente: Acto cuarto. Primera parte.

Del personaje Don Luis[editar]

Tras reñir y matar al capitán de una partida de bandoleros a la que se había unido

  • «Juróme al punto la gente
    capitán por más valiente;
    juréles yo amistad franca;
    pero a la noche siguiente
    huí y les dejé sin blanca.
    Yo me acordé del refrán
    de que quien roba al ladrón
    ha cien años de perdón,
    y me arrojé a tal desmán
    mirando a mi salvación.»
Fuente: Acto I, Escena XII. Primera parte.

Citas sobre el Tenorio de Zorrilla[editar]

  • «He leído hace poco los Recuerdos del tiempo viejo que José Zorrilla publicó en 1882. [...] Uno de los capítulos de este libro se titula 'Cuatro palabras sobre mi Don Juan Tenorio'. Es una rigurosa autocrítica de una obra escrita por compromiso con una compañía de teatro. En 1844, Carlos Latorre le pidió a Zorrilla una obra y así surgió el Tenorio».
  • «No recuerdo quién me indicó el pensamiento de una refundición de El Burlador de Sevilla, o si yo mismo, animado por el poco trabajo que me había costado la de Las travesuras de Pantoja, di en esta idea registrando la colección de las comedias de Moreto; el hecho es que, sin más datos ni más estudio que El Burlador de Sevilla, de aquel ingenioso fraile y su mala refundición de Solís, que era la que hasta entonces se había representado bajo el título de No hay plazo que no se cumpla ni deuda que no se pague, o El convidado de piedra, me obligué yo a escribir en veinte días un Don Juan de mi confección».

Referencias[editar]

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]