José Deleito y Piñuela

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
(Redirigido desde «Deleito»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
José Deleito y Piñuela

Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Wikidata-logo-en.svg Datos en Wikidata.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 64 años.
Copyright red.svg Dependiendo de cómo se publicaran, pueden estar protegidas por derechos de autor. Deben usarse según las políticas de licencias de Wikiquote.

José Deleito y Piñuela (Madrid, 28 de febrero de 1879-Madrid, 19 de junio de 1957) fue un historiador y pedagogo español.

Citas[editar]

  • «... Emanciparse del vasallaje de la sexualidad en que ahora vive la mujer, haciendo posible su incorporación al mundo laboral y tener acceso al trabajo, no importa de qué índole; el que pueda adaptarse a sus aptitudes y preparación [...] La mujer será libre el día que no necesite al hombre para mantenerse, y solo conquistando tal libertad podrá amar por el amor mismo».[1]
    • Fuente: Conferencia «La mujer moderna no existe», 1908.[nota 1]
  • «Un pueblo que consume cantidades fabulosas en presupuestos de Guerra, Marina y Clero; que sostiene flamantes y ruinosas embajadas en todas las naciones [...] Un pueblo que deja hundirse las escuelas y levanta plazas de toros, está condenado a la muerte, no tiene razón alguna de existencia».[2]

Citas de sus obras[editar]

La España de Felipe IV, editorial Voluntad. Madrid, 1928[editar]

  • «[Hay que observar la sociedad en tiempos del reinado de Felipe IV] en su ordinario vivir, en la casa y en la calle, en el tocador y en la mesa, en el templo y en la tertulia, en la cámara regia y en el corral de representantes, en el campamento del soldado y en la celda de la monja, en el garito del rufián y en el estrado de la dama, en la covachuela de los Consejos y en el mesón del camino, en el bullicio de las ciudades y en la soledad de los campos, en el ocio de los mentideros y en el aula universitaria saturada de ergotismos, en los duelos y en los deportes, en las cacerías y en la lidia de reses, en los espectáculos palaciegos y en las festividades populares y religiosas».[3]
  • «[Mi propósito es estudiar la vida de la sociedad de entonces, de] dar alguna impresión de aquella España [del reinado de Felipe IV] a la vez solemne y frivola, relajada y caballeresca, devota y sensual, fastuosa y mísera, arrogante y extenuada, romántica y materialista, supersticiosa y ávida de goces y festejos».[3]
  • «[Prefiero fijarme en lo que da más sensación de vida, como] las ocupaciones y creencias habituales, prácticas de fe, lances de honor y fortuna, trapacerías del picaro, hambres disimuladas del hidalgo, travesuras del escolar, ardides del enamorado, desmanes del malhechor».[3]

Citas sobre Deleito[editar]

  • «En virtud de yo no sé qué secretas afinidades, don José Deleito fue pronto mi mejor amigo entre los claustrales, aquel cuya ideología era menos afín a la que yo profeso».[4]
  • «Solamente las enumeraciones citadas demuestran el conocimiento que tiene el autor de la época que estudia, cómo sabe ver dónde palpita el espíritu de los españoles del siglo XVII, momento histórico de singular interés que encierra el enigma de un proceso en trance de evolución trascendental».[3]
  • «... Su constante rectitud y la fidelidad a sus ideales, unidas a una tolerancia para el contrario, explican que no tenga enemigos».[4]
  • «... Su dignidad como historiador está en presentar los hechos para enriquecer el espíritu del lector respetando su libertad para tener criterio propio, sin pretensiones explícitas de aleccionar ni críticas de manipular su pensamiento y voluntad, en servil sumisión a una ideología [...] En la Historia de España que dirigía Menéndez Pidal, le fue encomendada la redacción del tomo correspondiente a Felipe IV, junto a Manuel Azaña, quien declinó en Deleito la obra entera al ser absorbida su vida por la política, al proclamarse la II República».[5]
  • «Un hombre hecho, muy hombre y muy hecho».[6]
    • Gregorio Marañón
    • Fuente: Prólogo de Marañón a la primera edición de La mala vida en la España de Felipe IV.

Notas[editar]

  1. Pronunciada en la Academia Jurídico-Escolar de Valencia con motivo de la inauguración del curso 1908-1909.

Referencias[editar]

  1. Gallardo Fernández, Isabel María (2005). José Deleito y Piñuela y la renovación de la historia en España. Universidad de Valencia.  ISBN 8437060419 9788437060415.
  2. Deleito y Piñuela, José. «Al ministro de Instrucción Pública». El Cardo n.º 357. 15 de marzo de 1901. Biblioteca Nacional de España.
  3. 3,0 3,1 3,2 3,3 3,4 Gaibrois de Ballesteros, Mercedes. Boletín de la Real Academia de la Historia, tomo 108 (1936), pp. 12-14. Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Consultado el 26 de junio de 2021.
  4. 4,0 4,1 Deleito y San Valero Aparisi (2005), p. 13.
  5. Deleito y San Valero Aparisi (2005), pp. 13 y 14.
  6. Deleito y San Valero Aparisi (2005), p. 12.

Bibliografía[editar]

  • Deleito y Piñuela, José (2005). La mala vida en la España de Felipe IV (Julián San Valero Aparisi edición). Alianza Editorial.  ISBN 978-84-206-5867-4.