Dag Hammarskjöld

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Saltar a: navegación, buscar
Dag Hammarskjöld
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 54 años.
Copyright red.svg Dependiendo de cómo se publicaran, pueden estar protegidas por derechos de autor. Deben usarse según las políticas de licencias de Wikiquote.


Dag Hammarskjöld (29 de julio de 1905 - 18 de septiembre de 1961) fue un político sueco. Ocupó el puesto de Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) entre abril de 1953 y septiembre de 1961. Falleció en un accidente durante un viaje para mediar en el conflicto de Katanga en el Zaire o Congo Belga.

Citas[editar]

«En la búsqueda de la paz y el progreso, ... nunca podemos relajarnos y nunca podemos abandonar».
«La ola que rompe y el músculo que se contrae obedecen la misma ley».
  • «El viaje más largo es el viaje interior».[1]
  • «Nuestro trabajo por la paz debe comenzar dentro del mundo privado de cada uno de nosotros. Para construir para el hombre un mundo sin miedo, tenemos que vivir sin miedo. Para construir un mundo de justicia, debemos ser justos. ¿Y cómo podemos luchar por la libertad, si no somos libres en nuestras mentes? ¿Cómo podemos pedir a los demás que se sacrifiquen si no estamos dispuestos a hacerlo?... Sólo con una verdadera entrega a los intereses de todos podemos alcanzar esa fuerza y esa independencia, esa unidad de propósito, esa equidad de juicio que son necesarios si estamos a la altura de nuestro deber para con el futuro, como hombres de una generación que tuvo la oportunidad de construir en nuestro tiempo un mundo de paz».[2]
  • «La búsqueda de la paz y el progreso no puede terminar en pocos años ya sea con la victoria o la derrota. En la búsqueda de la paz y el progreso, con sus ensayos y sus errores, sus éxitos y sus fracasos, nunca podemos relajarnos y nunca podemos abandonar».[3]
  • «Un hombre de firmes convicciones no pide, y no recibe, la comprensión de aquellos con los que entra en conflicto. El hombre maduro... es su propio juez. Al final, su único apoyo firme es ser fiel a sus propias convicciones. El consejo de los demás puede ser bienvenido y valioso, pero no le exime de la responsabilidad. Por lo tanto, puede llegar a estar muy solo».[4]
  • «La ONU no es sólo un producto de benefactores. Es ásperamente real. Llegará el día en que los hombres verán la ONU y lo que significa claramente. Todo estará bien - ¿sabe usted cuándo? Cuando la gente, la gente normal, deje de pensar en las Naciones Unidas como una rara abstracción de Picasso, y la vean como un dibujo que hicieron ellos mismos».[5]
  • «La atención constante de una buena enfermera puede ser tan importante como la mayor operación de un cirujano».[6]
  • «Yo nunca discuto las discusiones».[7]
  • «En un contexto político de máxima importancia, [la "libertad del miedo"], reconoce un derecho humano que, en sentido amplio, puede decirse que resume toda la filosofía de los derechos humanos».[8]
  • «¿Nos referimos a los propósitos de la Carta [de las Naciones Unidas]? Son expresiones de ideales compartidos universalmente, que no nos pueden fallar, aunque, por desgracia, a menudo nos fallan. ¿O pensamos en las instituciones de las Naciones Unidas? Son nuestras herramientas. Las ponemos de moda. Las usamos. Es nuestra responsabilidad remediar cualquier defecto que puedan tener. ... Esta es una lección difícil tanto para los idealistas como para los realistas, aunque por diferentes razones. Supongo que, al igual que la primera tentación del realista es la ilusión de cinismo, la primera tentación del idealista es la ilusión de la utopía».[9]
  • «Intentar salvar a un náufrago sin autorización previa».[10]
  • «La ola que rompe y el músculo que se contrae obedecen la misma ley».
  • «Aquellos que invocan la historia ciertamente serán escuchado por la historia. Y van a tener que aceptar su veredicto».[11]
  • «Los retrocesos al tratar de conquistar un ideal no demuestran que el ideal tenga defectos».[12]
  • «Es cuando todos jugamos seguro cuando creamos un mundo de suma inseguridad. Es cuando todos jugamos seguros cuando la fatalidad nos llevará a nuestra ruina. Estamos en la "sombra oscura del coraje" solo que el hechizo puede romperse».[13]
  • «¿Es la vida tan miserable? ¿No es más bien que tus manos son demasiado pequeñas, tu visión está demasiado confuso? Tú eres el que tiene que crecer».[14]
  • «Es más noble entregarse completamente a un individuo que trabajar diligentemente por la salvación de las masas».[15]
  • «Cuanto más fielmente escuchas las voces dentro de ti, mejor oyes lo que está sonando fuera».[16]

Markings (1964)[editar]

«Nunca midas la altura de una montaña hasta que hayas alcanzado la cima. A continuación podrás ver lo baja que era».

Entradas del diario de Hammarskjöld, publicadas en 1964.[17]

  • «Una tarea se vuelve un deber desde el momento en que sospechas que es una parte esencial de esa integridad que solo autoriza a un hombre a asumir la responsabilidad».
  • «La amistad no necesita palabras - es la soledad librada de la angustia de la soledad interior».
  • «Por todo lo que ha sido - Gracias. Por todo lo que sea - Sí».
    • Variante: «Por todo lo que ha sido - gracias. Por todo lo que será - sí».
  • «El perdón es la respuesta al sueño de un niño de un milagro por el cual lo que está roto se recompone, lo que está sucio se limpia de nuevo».
  • «Dios no muere el día en que dejamos de creer en una deidad personal, sino que murió el día en que nuestras vidas dejaron de ser iluminadas por el resplandor constante, renovado diariamente, de una maravilla, la fuente de la cual está más allá de toda razón».
  • «No hay que buscar la muerte. La muerte te encontrará. Más bien, busca el camino que hace de la muerte una consumación».
  • «Creo que deberíamos morir con decencia para que al menos la decencia pueda sobrevivir».
  • «No sé quién - o qué - planteó la pregunta, ni sé cuando fue hecha. Yo ni me acuerdo de contestar. Pero en algún momento yo respondí a Alguien - o Algo - y desde esa hora tuve la certeza de la existencia de algo que era significativo y, por lo tanto, mi vida, al entregarme a mí mismo, tenía una meta».
  • «Nunca midas la altura de una montaña hasta que hayas alcanzado la cima. A continuación podrás ver lo baja que era».
  • «En nuestra era, el camino hacia la santidad pasa necesariamente por el mundo de la acción».

Citas sobre Hammarskjöld[editar]

En la Carta de las Naciones Unidas vio una guía de lo que él llamó una comunidad internacional organizada. Rolf Edberg
Un noble servidor de la paz se ha ido. Pero la búsqueda de la paz se extiende ante nosotros. John F. Kennedy
Ahora me doy cuenta que en comparación con él, soy un hombre pequeño. Él fue el más grande estadista de nuestro siglo. John F. Kennedy.
  • «No les sorprenderá oír que Dag Hammarskjöld es una figura de gran importancia para mí - y debe serlo para cualquier Secretario General. Su vida y su muerte, sus palabras y su acción, han hecho más para dar forma a las expectativas públicas de la oficina, y por tanto de la Organización, que cualquier otro hombre o mujer en su historia.
Su sabiduría y su modestia, su integridad intachable y su devoción al deber, han establecido un estándar para todos los servidores de la comunidad internacional - y, sobre todo, por supuesto para sus sucesores - que es simplemente imposible de cumplir. No puede haber mejor regla de oro para un Secretario General, cuando se acerca a cada nuevo reto o crisis, que preguntarse a sí mismo, ¿cómo habría manejado esto Hammarskjöld?»[18]
  • Kofi Annan, secretario general de la ONU (1997-2006).
  • «Él nos recordaba cómo los propios hombre, una vez se organizaron en familias, como las familias se unieron en tribus y aldeas, y cómo las tribus y pueblos se convirtieron en pueblos y naciones. Pero la nación no podría ser el final de ese desarrollo. En la Carta de las Naciones Unidas él vio una guía de lo que él llamó una comunidad internacional organizada».
    • Rolf Edberg, embajador de Suecia en Noruega, aceptando el Premio Nobel de la Paz en nombre de Hammarskjöld en Oslo, Noruega (10 de diciembre 1961).
  • «Tiene una resistencia física única en el mundo, un hombre que noche tras noche ha tenido una o dos horas de sueño y ha trabajado todo el día con inteligencia y devoción».[19]
  • «Nos encontramos en un momento de dolor y desafío. Dag Hammarskjold ha muerto. Pero las Naciones Unidas viven. Su tragedia está muy dentro de nuestros corazones, pero la tarea por la que murió está en la cima de nuestra agenda. Un noble servidor de la paz se ha ido. Pero la búsqueda de la paz se extiende ante nosotros.
El problema no es la muerte de un hombre - el problema es la vida de esta organización. Crecerá para afrontar los retos de nuestro tiempo, o se habrá ido con el viento, sin influencia, sin fuerza, sin respeto. Si dejáramos que muriese, se debilitara su vigor, se paralizaran sus facultades , condenaríamos nuestro futuro. Porque en el desarrollo de esta organización descansa la única alternativa real a la guerra - y las apelaciones a la guerra ya no son una alternativa racional. La guerra incondicional puede que ya no conduzca a la victoria incondicional. Ya no puede servir para resolver las disputas. Ya no afecta solo a las grandes potencias. Porque un desastre nuclear, extendido por el viento y el agua y el miedo, puede engullir a grandes y a pequeños, a ricos y a pobres, al comprometido e igualmente al no comprometido. La humanidad debe poner fin a la guerra - o la guerra pondrá fin a la humanidad.
...Dag Hammarskjold no vivió o murió en vano. Llamemos a una tregua al terror. Invoquemos las bendiciones de la paz. Y mientras construimos una capacidad internacional para mantener la paz, vamos a unirnos en el desmantelamiento de la capacidad nacional para hacer la guerra».[20]
  • «Ahora me doy cuenta que en comparación con él, soy un hombre pequeño. Él fue el más grande estadista de nuestro siglo».[21]
    • John F. Kennedy.
  • «Fue a causa de sus actividades en beneficio de la paz por lo que Dag Hammarskjöld finalmente perdió la vida. De su trabajo mucho se ha escrito, pero me gustaría aprovechar esta oportunidad para decir lo mucho que lamento que él no esté con nosotros para recibir el estímulo pore este servicio que ha prestado a la humanidad... Cuántas veces con la ayuda de sus decisiones se pudo evitar una catástrofe mundial, es algo que nunca se sabrá. Pero hubo muchas de esas ocasiones, estoy seguro. No puede haber ninguna duda de que él dirigió a las Naciones Unidas en una de las fases más difíciles de su historia. Su ausencia hoy entre nosotros debería ser una lección perdurable para todos los amantes de la paz, y un desafío para que las naciones del mundo eliminen aquellas condiciones de África, es más, de cualquier parte del mundo, lo que le ha llevado al final trágico y prematuro de su vida».[22]

Referencias[editar]

  1. Dag Hammarskjold: Markings. Faber and Faber, Londres 1964
  2. Comunicado de prensa de la ONU SG/360 (22 de diciembre de 1953).
  3. Boletín de las Naciones Unidas, Vol. XVI, Nº 4 (15 de febrero de 1954).
  4. Discurso a la Academia Sueca (20 de diciembre 1954).
  5. Citado en The Times [Londres] (27 de junio de 1955)
  6. Citado en informes de prensa (18 de marzo de 1956) y en Simpson's Contemporary Quotations (1988) de James Beasley Simpson
  7. Declaración tras unas conversaciones diplomáticas, citado en Look (19 de septiembre de 1956)
  8. Discurso en la celebración del 180º aniversario de la Declaración de Derechos de Virginia (16 de mayo de 1956)
  9. "Un Servicio Administrativo Internacional", discurso ante la Asociación de Derecho Internacional, en la Universidad McGill, Montreal, 30 de mayo de 1956. Wilder Foote (Ed.), The Servant of Peace, A Selection of the Speeches and Statements of Dag Hammarskjöld, The Bodley Head, Londres, 1962, pág. 116.
  10. Declaración ante la Asamblea General sobre las Operaciones de las Naciones Unidas en el Congo, 17 de octubre de 1960
  11. Citado en The Times [de Londres] (4 de octubre de 1960)
  12. Citado por Rolf Edberg, Embajador de Suecia en Noruega, al aceptar el Premio Nobel de la Paz en nombre de Hammarskjöld en Oslo, Noruega (10 de diciembre de 1961)
  13. The Servant of Peace, A Selection of the Speeches and Statements of Dag Hammarskjöld, The Bodley Head, Londres, 1962, pág. 107.
  14. Citado en Know Your Limits — Then Ignore Them (2000) de John Mason
  15. Citado en Living in Grace: The Shift to Spiritual Perception (2002) de Beca Lewis, pág. 158
  16. Citado en Sacred Seasonings (2003) de Sherri Purdom
  17. Markings, Dag Hammarskjold, Vintage Pub., 2006, ISBN-10: 0307277429
  18. Kofi Annan, en "Dag Hammarskjöld y el siglo XXI" (6 de septiembre de 2001)
  19. Studia Mystica, Vol. XVI , Nº 1 (1995)
  20. Discurso ante la Asamblea General de las Naciones Unidas (25 de septiembre de 1961)· Existe una grabación de audio de dominio público y descargable en formato MP3
  21. Durante una reunión con un ayudante de Hammarskjöld, citado en Dag Hammarskjöld Lecture given by Sture Linnér ( 15 de octubre de 2007)
  22. Discurso de aceptación del Premio Nobel de la Paz (10 de diciembre de 1961)