Ir al contenido

D. H. Lawrence

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
D. H. Lawrence
«La más alta función de la mente es la de mensajera».[1]
«La más alta función de la mente es la de mensajera».[1]
Véase también
Biografía en Wikipedia.
Multimedia en Wikimedia Commons.
Obras en Wikisource.
Datos en Wikidata.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 94 años.

D. H. Lawrence (Eastwood, Inglaterra; 11 de septiembre de 1885-Vence, Francia; 2 de marzo de 1930) fue un escritor inglés.

Citas[editar]

NOTA: Salvo en los casos que cuentan con referencia en español, la traducción de las citas incluidas en esta sección es propia del usuario que las aporta.

  • «Confía en el cuento, no en quien lo cuenta».[2]
  • «Cuando estoy en presencia de otro ser humano, y soy mi más puro yo, ¿soy consciente de la presencia de un igual, de un inferior o de un superior? No, no lo soy. Cuando me siento junto a otro hombre, que es él mismo, y cuando soy verdaderamente yo mismo, entonces soy solo consciente de una sola Presencia y de la extraña realidad que reviste la alteridad. Estoy yo, y está otro ser... No hay comparación o evaluación».[3]
  • «El amor no es más que una forma de conversación en la que las palabras son puestas en acción en vez de ser habladas».[4]
  • «El sueño es aún más perfecto cuando se comparte con un ser amado».[5]
  • «El terror del espíritu por el cuerpo ha vuelto locos a incontables hombres».[6]
  • «La más alta función de la mente es la de mensajera».[7]
  • «La educación nos inculca desde el nacimiento un repertorio de emociones ya hechas; no sólo lo que nos es permitido sentir, sino la manera como se han de sentir las pocas emociones que son permitidas».[8]
  • «La humanidad nunca pasa de la etapa del gusano, se pudre en la de crisálida y nunca tendrá alas».[9]
  • «La sabiduría es asunto de muy reducido número; la masa debe creer y no preocuparse del resto».[10]
  • «La vida es magnífica en tanto nos consume».[11]
  • «La vida no se deja conmover por la compasión, prosigue su camino a pesar de los gritos de angustia o de odio». [12]
  • «Lo que quiere la gente es el odio, nada más que el odio. Y, en nombre del amor y de la justicia, odian».[13]
  • «Mi gran religión estriba en la creencia en la sangre y en la carne, que contiene más sabiduría que el entendimiento. Nuestra mente puede equivocarse. Pero lo que nuestra sangre siente y cree es siempre verdadero. El entendimiento es solo el freno y la brida».[14]
  • «No existimos a menos que nos sintamos profunda y sensualmente en contacto con lo que puede ser tocado, pero no conocido».[15]
  • «Sería gran cosa tener dos vidas; una para cometer errores y otra para sacar provecho de ellos».[16]
  • «Tenemos que vivir, a pesar de la caída de tantos cielos».[17]

Citas de sus obras[editar]

Apocalipsis (1929)[editar]

  • «El magnífico aquí y ahora de la vida en el cuerpo es nuestro, y solo nuestro, y solo nuestro durante un tiempo. Deberíamos bailar con éxtasis por estar vivos y en el cuerpo». [The magnificent here and now of life in the flesh is ours, and ours alone, and ours only for a time. We ought to dance with rapture that we should be alive and in the flesh].[18]
  • «Lo que queremos es destruir nuestras falsas, inorgánicas relaciones, especialmente con el dinero, y restablecer nuestra relación orgánica y viva con el cosmos, el sol y la tierra, con la raza humana y con la nación y la familia. Comencemos con el sol, y el resto, despacio, llegará».[19]

El amante de lady Chatterley (1928)[editar]

Página principal: El amante de lady Chatterley

El estado de desánimo[editar]

  • «Nuestra sociedad [...] ha destruido casi por completo ese flujo natural de compasión común entre un hombre y otro, y entre el hombre y la mujer. Y es esto precisamente lo que deseo volver a la vida».[20]

Saint Mawr (1925)[editar]

Página principal: Saint Mawr

Sombras[editar]

  • «Y si esta noche mi alma puede encontrar su paz
    en el sueño, y hundirse en la bondad del olvido,
    y [mañana despertar como una flor recién abierta,
    me habré embebido otra vez de Dios, y seré recreado».[21]

Citas sobre Lawrence y su obra[editar]

  • «Cada gran escritor pertenece a uno de los cuatro elementos que, según los antiguos, componen al universo: unos a la tierra, otros al aire, al fuego o al agua. Lawrence es terrestre, pero su elemento nativo es el fuego, que es la sangre de la tierra y el gemelo adversario del agua».[19]
  • «Él es asombroso; es capaz de calar a cualquiera... es infalible. Él es como Ezequiel o alguno de esos profetas del Antiguo Testamento». [He is amazing; he sees through and through one... He is infallible. He is like Ezekiel or some other Old Testament prophet].[18]

Referencias[editar]

  1. Ortega (2013), p. 2658.
  2. Harold Bloom. Editorial Norma, 2000, p. 61. Consultado el 14 de agosto de 2020.
  3. Eagleton (2009). pp. 330-331.
  4. Bartra (1994), p. 174.
  5. Bartra (1994), p. 174.
  6. Bartra (1994), p. 174.
  7. Ortega (2013), p. 2658.
  8. Ortega (2013), p. 1402.
  9. Bartra (1994), p. 174.
  10. Ortega (2013), p. .
  11. Bartra (1994), p. 174.
  12. Señor (1997), p. 569.
  13. Bartra (1994), p. 174.
  14. Carta a Ernest Collings, 1913. Sainero Sánchez, Ramón. Literatura inglesa: problemas y técnicas en la traducción e interpretación de sus textos, p. 163. Editorial UNED, 2008. ISBN 9788436261882
  15. D. H. Lawrence, “Non Existence,” en Complete Poems, Vivian Sola de Pinto & Warren Roberts (ed.) Harmondsworth: Penguin, 1993. Pág. 613, II, 6-7. Citado en: The poetry of Thom Gunn: a critical study] pág. 187. Stefania Michelucci, Jill Franks. McFarland, 2009. ISBN 0-7864-3687-5.
  16. Ortega (2013), p. 1498.
  17. Bartra (1994), p. 174.
  18. 18,0 18,1 Última línea de la novela, terminada poco antes de fallecerWorthen, John (en inglés). «Lawrence, David Herbert (1885–1930)». Oxford Dictionary of National Biography. Consultado el 22 de marzo de 2021.
  19. 19,0 19,1 Octavio Paz «Los amantes de lady Chatterley». 12 de marzo de 1991. El País. Consultado el 14 de agosto de 2020.
  20. Eagleton (2009). p. 352. Consultado el 14 de agosto de 2020.
  21. Bloom (2000), pp. 166-167. Consultado el 14 de agosto de 2020.

Bibliografía[editar]

  • Ortega Blake, Arturo (2013). El gran libro de las frases célebres. Penguin Random House Grupo Editorial. México. ISBN 6073116314, 9786073116312. En Google Libros.
  • Señor, Luis (1ª ed. 1997 / 2017). Diccionario de citas. Espasa Calpe. ISBN 8423992543.