Áyax (obra)

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Áyax es una tragedia de Sófocles.

Citas[editar]

  • «Un día es suficiente para derrocar la humana grandeza y un día basta para encumbrarla»
  • «Pero si alguien dijera de mí, tales cosas, a nadie convencería, porque sólo contra el mérito se arrastra la envidia. Y sin embargo, los pequeños sin los grandes son débil defensa de una fortaleza; solo con los grandes el pequeño podrá fácilmente elevarse muy alto, aunque le ayuden otros más pequeños; pero no es posible que los necios aprendan de esto lecciones de prudencia»
  • «¿Como he de decir palabras que no se pueden pronunciar? Idéntica a la muerte es la desgracia que nos ha acaecido»
  • «¿Y por qué has de sufrir por cosas que ya han ocurrido? Imposible es ya conseguir que sean de otra manera»
  • «Deshonroso es que hoce de larga vida el hombre que no intenta salir de la desgracia»
«
Para nada aprecio al mortal que aviva y se nutre de falsas ilusiones, porque o vivir con honra o morir heroicamente, es lo que debe ser el bien nacido. Ya has escuchado mi resolución
»
  • «No hay desgracia mayor para los hombres que la esclavitud»
  • «Justo es que el hombre reconozca el buen trato que haya recibido, pues la gratitud siempre engendra agradecimiento. Quien olvida el bien que se le ha hecho, demuestra ser de mala casta»
  • «La vida más dichosa es la de ser inconsciente a sus desdichas. Ha de llegar el día en que conozcas el valor real del placer y el dolor»
  • «Para la inmensa mayoría de los seres humanos fue la amistad un puerto que decepciona»
  • «A los de hercúleo cuerpo y soberbias pretenciones los dioses los empujan a la perdición y ellos mismo eligen su desastre»
  • «Los de miserable corazón no saben valorar el bien que tienen en sus manos hasta que lo pierden»
  • «La verdad es que yo sólo puedo asegurar que esta desgracia y todas las que ocurren a los seres humanos son urdidas por los dioses. Si alguien no comparte esta opinión que se complazca con la suya, que yo me quedo con está»
  • «También se debe considerar que el miedo y la humildad son la salvación de aquél a quien acompañan y que la ciudad donde se permita injuriar y actuar al libre albedrío, decayendo poco a poco de su florecimiento, se precipita en los abismos. Debe haber siempre cierto temor saludable y no sustentar la falsa opinión de que, yendo en pos de nuestros arbitrarios juicios, no hemos de recibir alguna vez el pago de penosas angustias»
  • «Cuando miran los hechos, cuánto a los hombres dicen sus ojos. Antes de verlos, nadie, por fatal que sea, puede rastrear la marcha del futuro»

Bibliografía[editar]