Julio César

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Saltar a: navegación, buscar
C·IVLIVS·CÆSAR
Cayo Julio César
«[...] en César solo manda César».
«[...] en César solo manda César».
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Wikisource-logo.svg Obras en Wikisource.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 2058 años.
Icon PD.svg Hay una gran probabilidad de que hayan entrado en el dominio público en la mayoría de los países.

Cayo Julio César (n. Roma; 13 de julio de 100 a. C. - m. ibid.; 15 de marzo de 44 a. C.) fue un líder militar y político romano de la era tardorrepublicana. Una de las mejores campañas de Julio César fue en las Galias en donde sus legiones, que sumaban en total unos 50.000 soldados y derrotaron a más de tres millones de soldados enemigos. Sus ideas despertaron intrigas en el Senado, lo cual ocasionó su asesinato a manos de una conjura de senadores dirigida por dos de sus mayores colaboradores, Marco Junio Bruto y Cayo Casio Longino.

Citas[editar]

Verídicas[editar]

D[editar]

  • «Dile a tu amo que en César sólo manda César y nadie mas» [sin fuentes]
    • Nota: Esta frase iba dirigida a un mensajero de Sila, que traía la orden del dictador de que César se divorcie de su esposa Cornelia, por ser ésta hija de un opositor político suyo.

F[editar]

  • «Vine, vi, vencí» [1]
    • Original: «Veni, vidi, vici»
    • Nota: Escrito en un informe enviado a Roma en 44 a. C. después de haber conquistado Pharnaces y Zela en Asia Menor en solamente cinco días.

H[editar]

  • «Hoy el enemigo habría ganado, si hubiera tenido un comandante que fuese un ganador»
    • Nota: refiriéndose a Pompeyo, que aunque vencio en la Batalla de Dirraquio, no persiguió a César en el momento crítico de su derrota.

L[editar]

  • «Los cobardes agonizan muchas veces antes de morir... Los valientes ni se enteran de su muerte». [sin fuentes]
  • «La suerte está echada» [2]
    • Original: «Alea iacta est»
    • Nota: Esta frase es en realidad una cita de Menandro, a quien César citó al cruzar el Rubicón.

P[editar]

S[editar]

  • "Solo los cobardes son valientes con las mujeres"

Atribuidas[editar]

  • "Amo la traición, pero odio al traidor".
  • "Apresúrate despacio".
  • "Beati Hispani quibus bibere vivere est".
    • Traducción: Afortunados los hispanos para quienes beber es vivir.
    • Nota: Incluso en aquella época, los hispanos pronunciaba de manera muy similar la "b" y la "v", mientras que los romanos no, por lo que esto es un juego de palabras.
  • "En la guerra los acontecimientos importantes son el resultado de causas triviales".
  • "Es ley de guerra que los vencedores traten a los vencidos a su antojo".
  • "La mujer de César debe estar por encima de la sospecha".
    • Literal
    • Según Plutarco: "La mujer de César no debe estar ni siquiera bajo sospecha".
    • Según cuenta Plutarco en sus Vidas paralelas, un patricio romano llamado Publio Clodio Pulcro, dueño de una gran fortuna y dotado con el don de la elocuencia, estaba enamorado de Pompeya, la mujer de Julio César. Tal era su enamoramiento, que en cierta oportunidad, durante la fiesta de la Buena Diosa —celebración a la que sólo podían asistir las mujeres— el patricio entró en la casa de César disfrazado de ejecutante de lira, pero fue descubierto, apresado, juzgado y condenado por la doble acusación de engaño y sacrilegio. Como consecuencia de este hecho, César reprobó a Pompeya, a pesar de estar seguro de que ella no había cometido ningún hecho indecoroso y que no le había sido infiel, pero afirmando que no le agradaba el hecho de que su mujer fuera sospechada de infidelidad, porque no basta que la mujer del César sea honesta; también tiene que parecerlo. La expresión, con el tiempo, comenzó a aplicarse en todo caso en el que alguien es sospechado de haber cometido alguna ilicitud, aún cuando no hubiera dudas respecto de su inocencia, en la forma "No basta que la mujer del César sea honesta; también tiene que parecerlo".
  • "Los hombres tienden a creer aquello que les conviene".
  • "Mientras me quede algo por hacer, no habré hecho nada".
  • "Nada es más fácil que censurar a los muertos".
  • "Por norma, los hombres se preocupan más de lo que no pueden ver que de lo que pueden".
  • "Prefiero ser el primero en una aldea que el segundo en Roma".

Últimas palabras atribuidas[editar]

  • "Tu quoque, Brute, fili mi?"
    • Traducción: "¿Tú también, Bruto, hijo mío?"
    • Nota: En la obra Julio César de William Shakespeare se cambió por "Et tu, Brute" (¿Incluso tú, Bruto?"), aunque las últimas palabras de César no están claras. Según Suetonio, las últimas palabras de César fueron en griego: "καὶ σύ, τέκνον;" ("¿También tú, hijo?").

Sobre Julio César[editar]

  • "Alegraos con su perdón, pero no olvidéis lo que os digo, porque un día ese joven de aspecto indolente e inofensivo causará la ruina de vuestra causa. ¡Hay muchos Marios en César!".
    • Nota: Pronunciada por Sila, tras perdonarle la vida, aún cuando César se negó a obedecer su orden de divorciarse. La causa referida era la de la facción ultraconservadora del Senado.
  • “Napoleón envidiaba a César, César envidiaba a Alejandro y Alejandro, me atrevería a decir, envidiaba a Hércules, que nunca existió.”
  • "Tu espíritu nunca se conformó con los estrechos confines que la naturaleza nos impone".

Referencias[editar]

  1. Mestrio Plutarco, Vidas Paralelas; César, 50, 4
  2. Mestrio Plutarco, Vidas Paralelas; César, 32, 8