Hebe de Bonafini

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Saltar a: navegación, buscar



Hebe de Bonafini
Esta página contiene citas de una persona actualmente viva.
Copyright red.svg Dependiendo de cómo se publicaran, pueden estar protegidas por derechos de autor. Deben usarse según las políticas de licencias de Wikiquote.
Hebe de Bonafini

Hebe de Bonafini (Barrio El Dique, Provincia de Buenos Aires, 4 de diciembre de 1928) es una activista argentina por los derechos humanos y una de las fundadoras de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, organización de madres de detenidos-desaparecidos durante la dictadura que gobernó Argentina entre 1976 y 1983.

Citas[editar]

  • «Antes de que fuera secuestrado mi hijo, yo era una mujer del montón, un ama de casa más. Yo no sabía muchas cosas. No me interesaban. La cuestión económica, la situación política de mi país me eran totalmente ajenas, indiferentes. Pero desde que desapareció mi hijo, el amor que sentía por él, el afán por buscarlo hasta encontrarlo, por rogar, por pedir, por exigir que me lo entregaran; el encuentro y el ansia compartida con otras madres que sentían igual anhelo que el mío, me han puesto en un mundo nuevo, me han hecho saber y valorar muchas cosas que no sabía y que antes no me interesaba saber. Ahora me voy dando cuenta que todas esas cosas de las que mucha gente todavía no se preocupa son importantísimas, porque de ellas depende el destino de un país entero; la felicidad o la desgracia de muchísimas familias.»
  • «Por eso cuando pasó lo del atentado y yo estaba en Cuba visitando a mi hija, sentí alegría. No voy a ser hipócrita, no me dolió para nada. No me dolió para nada, porque siempre digo en mis discursos, decimos las madres, que nuestros hijos serán vengados el día que el pueblo, algún pueblo sea feliz. Y creo que en el momento del atentado, un atentado sin ninguna declaración de guerra, alguien que declaró la guerra sin portaaviones, sin aviones, sin misiles, sino con el cuerpo, y no es muy fácil declarar la guerra con el cuerpo, por eso fue inesperado, porque tanta tecnología no le sirvió a EE. UU. Yo sentí que había muchos pueblos en ese momento que eran felices y sentí que la sangre de tantos en ese momento era vengada.»
  • «Verbitsky es un sirviente de Estados Unidos. Recibe un sueldo de la Fundación Ford y, además de ser judío, es totalmente pronorteamericano.»
  • «rebeldes, locas, prepotentes; nos paramos ante el poder y dijimos "acá estamos". Pusimos el cuerpo que es lo único que tenemos para poner... hay mucho que hacer. Todavía hay hambre, desocupación y necesidad de viviendas... [Otras organizaciones de DDHH] no entienden esto de disfrutar... Nosotros sí porque vencimos a la muerte, queridos hijos. Vencimos al verdugo. Esto es vida pura, llena de amor y de abrazos... con esos hijos que nos nacieron después, estamos sembrando un nuevo camino, que no deja de ser revolucionario, construyendo, marchando junto a quienes nos necesitan... Queridos hijos. Su sangre no fue inútil, florece en cada barrio, en cada lugar donde hombres y mujeres levantan su puño por trabajo digno, por vivienda... [remarco]la unidad latinoamericana, indispensable para llegar al socialismo... el imperialismo y la CIA son voraces, no se cansan... Patria o muerte, venceremos.»
    • En el discurso por los 30 años de las Madres de Plaza de Mayo, el 1º de mayo de 2006.
  • «Uribe es una mierda y un gran hijo de puta.»
  • «Son golpistas. Lo que hicieron es golpismo, golpismo puro, con muchas ganas; no se pintaron la cara [en referencia a los carapintadas], pero ganas no les faltan. [...] No sé de campo, pero sé de hambre. No sé de campo, pero sé de atorrantes como los radicales que hicieron Obediencia Debida y Punto Final y ya están como locos porque los estamos condenando. No sé de campo, pero sé de estos tipos que son de lo más maleducados y atrevidos, que se burlan de todos. Ellos son nuestros enemigos. Ellos fueron los responsables de la muerte de nuestros hijos, de la desaparición, de las torturas, de todo. Ellos siempre estuvieron adelante de los golpes.»
  • «Tenemos que copiarnos de los curas, que te agarran de chiquito y te dan un catecismo: pa, pa, pa, pa, y a los cuatro años ya estás pelotudo.»