Francisco de Asís

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Saltar a: navegación, buscar
Bartolomé Esteban Murillo - St Francis of Assisi at Prayer.JPG

Francisco de Asís, santo italiano (1181-1226), fundador de la orden de frailes menores conocida como la orden franciscana.

Citas de Francisco de Asís[editar]

  • «Yo necesito pocas cosas y las pocas que necesito, las necesito poco.»
  • «Si existen hombres que excluyen a cualquiera de las criaturas de Dios del amparo de la compasión y la misericordia, existirán hombres que tratarán a sus hermanos de la misma manera.»
  • «Los animales son mis amigos, y yo no me como a mis amigos.»
  • «Dios creó a todas las criaturas con amor y bondad, grandes, pequeñas, con forma humana o animal todos son hijos del Padre y fue tan perfecto en su creación que dio a cada uno su propio entorno y a sus animales un hogar lleno de arroyos, árboles y prados hermosos como el propio paraíso. Aquellos hombres capaces de irrumpir con la voluntad de Dios y arrebatar de la madre tierra a sus animales estarán cometiendo un gran error y siempre serán juzgados por aquellos que sí respetan la creación divina de Dios tal y como él la creo.»
  • «Cómo podéis asesinar y devorar despiadadamente a esas adorables criaturas que mansa y amorosamente os ofrecen su ayuda, amistad y compañía?...»
  • «Cada criatura en desgracia tiene el mismo derecho a ser protegida.»
  • «Al igual que algunos animales se alimentan de otros para subsistir Dios le dijo al hombre que podía tomar los animales que necesitara sólo hasta encontrar una mejor solución, no para caprichosos vestidos o hacerlos sus esclavos o entretención. Al igual que Jesús yo no como animales por respeto a mis hermanos, el hombre debe entender el verdadero mensaje de Dios para con sus animales, debe ponerse en el lugar de aquellos animales desamparados, abandonados y maltratados, sólo así habrá paz, de lo contrario llegara el día en que los hombres verán con sus propios ojos como se contamina y muere su entorno y abusaran no sólo de los animales sino también de sus pares humanos.»
  • «Allí donde reinan la quietud y la meditación, no hay lugar para las preocupaciones ni para la disipación.»
  • «Ama de veras a su enemigo el que no se duele de la injuria que se le hace, sino que, por el amor de Dios, se requema por el pecado que hay en su alma. Y muéstrele su amor con obras.»
  • «Conozco a Cristo pobre y crucificado, y eso me basta.»
  • «Cuando el servidor de Dios es visitado por el Señor en la oración con alguna nueva consolación, antes de terminarla debe levantar los ojos al cielo y, juntas las manos, decir al Señor: “Señor, a mi, pecador e indigno, me has enviado del cielo esta consolación y dulzura; te las devuelvo a ti para que me las reserves, pues yo soy un ladrón de tu tesoro.” Y también: “Señor, arrebátame tu bien en este siglo y resérvamelo para el futuro.” Así debe ser, de modo que, cuando salga de la oración, se presente a los demás tan pobrecito y pecador como si no hubiera obtenida ninguna gracia nueva. Por una pequeña recompensa se pierde algo que es inestimable y se provoca fácilmente al Dador a no dar más.»
  • «Cuanto más tentado te veas, sábete que eres más amado.»
  • «El diablo se alegra, sobre todo, cuando logra arrebatar la alegría del corazón del servidor de Dios. Llena de polvo las rendijas más pequeñas de la conciencia que puedan ensuciar el candor del espíritu y la pureza de la vida. Pero cuando la alegría espiritual llena los corazones, la serpiente derrama en vano su veneno mortal.»
  • «El hombre debería temblar, el mundo debería vibrar, el Cielo entero debería conmoverse profundamente cuando el Hijo de Dios aparece sobre el altar en las manos del sacerdote.»
  • «El Señor te bendiga y te guarde; te muestre su rostro y tenga misericordia de ti. Vuelva a ti su mirada y te conceda la paz.»
    • Bendición a al Hermano León.
  • «El siervo de Dios que no se enoja ni se turba por cosa alguna, vive, en verdad, sin nada propio.»
  • «Espíritus malignos y falsos, hagan en mi todo lo que quieran. Yo sé bien que no pueden hacer más de lo que les permita la mano del Señor. Por mi parte, estoy dispuesto a sufrir con mucho gusto todo lo que él les deje hacer en mí.»
  • «Feliz el servidor capaz de soportar con paciencia las correcciones, las acusaciones y las reprensiones que le vienen de otro como si se las hiciera él mismo.»
  • «La cortesía es hermana de la caridad, que apaga el odio y fomenta el amor.»
  • «Los demonios no son los que le han crucificado, eres tú quien con ellos lo has crucificado y lo sigues crucificando todavía, deleitándote en los vicios y en los pecados.»
  • «Mi Dios y mi todo.»
  • «Soy tan solo lo que soy ante Dios».
  • «Tenemos que amar mucho el amor del que nos ha amado mucho».
  • «Tú eres el bien, todo el bien, el sumo bien, Señor Dios vivo y verdadero.»

Citas sobre San Francisco de Asís[editar]

  • «Francisco nos recuerda que en la creación se despliega la sabiduría y la benevolencia del Creador. Él entiende la naturaleza como un lenguaje en el que Dios habla con nosotros, en el que la realidad se vuelve transparente y podemos hablar de Dios y con Dios.»
  • «Francisco fue un gran santo y un hombre alegre. Su sencillez, su humildad, su fe, su amor a Cristo, su bondad con todo hombre y toda mujer lo hicieron alegre en cualquier situación. En efecto, entre la santidad y la alegría existe una relación íntima e indisoluble.»
  • «Francisco de Asís. Para mí es el hombre de la pobreza, el hombre de la paz, el hombre que ama y custodia la creación.»