Ulrike Meinhof

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Ulrike Meinhof

Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 44 años.
Copyright red.svg Dependiendo de cómo se publicaran, pueden estar protegidas por derechos de autor. Deben usarse según las políticas de licencias de Wikiquote.

Ulrike Meinhof (Oldemburgo, 7 de octubre de 1934-Stuttgart, 9 de mayo de 1976) fue una periodista alemana, miembro fundadora del grupo terrorista Fracción del Ejército Rojo.

Citas[editar]

NOTA: Salvo en los casos que cuentan con referencia en español, la traducción de las citas incluidas en esta sección es propia del usuario que las aporta.

  • «[Nosotros somos] marxistas. Pero el concepto de anarquismo de los servicios estatales es un intento de aprovechar para el estado imperialista la vieja disputa entre el marxismo revolucionario y el anarquismo revolucionario. Mas, de acuerdo con esa falsa comprensión del marxismo, Lenin era anarquista y su obra Estado y Revolución sería un libro anarquista».
    • Ante la pregunta «¿Cómo se consideran ustedes a sí mismos? ¿Se consideran anarquistas o marxistas?».[1]
  • «Nosotros decimos, por supuesto, que los policías son unos cerdos. Nosotros decimos que el tipo de uniforme es un cerdo, no un hombre. Y aún así tenemos que tratar con ellos. Eso no significa que tienes que hablar con ellos, nunca es correcto hablar con esta gente. Y, por supuesto, pueden ser disparados».
  • «¿Cómo fue posible Auschwitz, cuál fue el antisemitismo? Antes era el odio de la gente por su dependencia del dinero como medio de cambio, su anhelo por el Comunismo. Auschwitz significa que seis millones de judíos fueron asesinados y llevados a los basurales de Europa por lo que se estableció que eran -judíos adinerados. Lo que sucedió fue que el capital financiero y los bancos, el núcleo duro del sistema del imperialismo y el capitalismo, habían desviado el odio de los explotados por los ricos hacia los judíos».[2]
  • «Si digo que tal o cual cosa que no me gusta estoy protestando. Si me preocupo además porque eso que no me gusta no vuelva a ocurrir, estoy resistiendo. Protesto cuando digo que no sigo colaborando. Resisto cuando me ocupo de que tampoco los demás colaboren».[3]

Citas sobre Meinhof[editar]

NOTA: Salvo en los casos que cuentan con referencia en español, la traducción de las citas incluidas en esta sección es propia del usuario que las aporta.

  • «Ella fue la primera persona en la República Federal, después de haber venido a Polonia desde Alemania Occidental en 1958, que me preguntó sobre mi tiempo en el gueto de Varsovia. Nos reunimos de nuevo en el café Funkeck en Hamburgo. Al final de la entrevista, que duró mucho más de lo previsto inicialmente, Ulrike Meinhof tenía lágrimas en los ojos».
    • Original: «Sie war die erste Person in der Bundesrepublik, nachdem wir aus Polen 1958 nach Westdeutschland gekommen waren, die nach meiner Zeit im Warschauer Ghetto fragte. Wir trafen uns damals im Cafe Funkeck in Hamburg. Am Ende des Interviews, das viel länger dauerte als ursprünglich geplant, hatte Ulrike Meinhof Tränen in den Augen».[4]
    • Marcel Reich-Ranicki
  • «La mujer alemana más grande desde Rosa Luxemburgo».
    • «Die größte deutsche Frau seit Rosa Luxemburg».[5]
    • Erich Fried
  • «Ella ha sido y es la periodista más importante de Alemania después de la Segunda Guerra Mundial, y también la que mejor escribía. Incluso hoy en día, sus artículos, lo mejor de esos años, por su nitidez y claridad pueden leerse y analizarse. Sus letras son tan intensas que empujan a poner en práctica [...] le da a aquellos que los leen la seguridad de que la lucha contra la injusticia es necesaria y que vale la pena —si no físicamente, al menos moralmente—. Ésto le hizo, visto desde el lado opuesto, peligrosa».
    • «Sie war und ist die wichtigste Journalistin, die Deutschland nach dem Zweiten Weltkrieg hatte, und zugleich die, die am besten schrieb. Noch heute sind ihre Artikel in ihrer Schärfe und Klarheit das Beste, was man über jene Jahre, die sie analysieren, lesen kann. Ihre Texte sind so intensiv, daß sie nach Umsetzung drängen [...] Sie geben denen, die sie lesen, die Sicherheit, der Kampf gegen Ungerechtigkeit sei notwendig und lohne sich – wenn auch nicht materiell, so doch moralisch. Das machte sie, von der Gegenseite her gesehen, gefährlich».
    • Helma Sanders-Brahms
    • Fuente: «Ulrike». EN: Landgrebe, Christiane; Jörg Plath (Hrsg.): ‘68 und die Folgen. Ein unvollständiges Lexikon. Argon, Berlín 1998, ISBN 3-87024-462-3, p. 127.

Referencias[editar]