Maximilien Robespierre

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
(Redirigido desde «Robespierre»)
Maximilien Robespierre
«La debilidad, los vicios y los prejuicios son los caminos de la realeza».
«La debilidad, los vicios y los prejuicios son los caminos de la realeza».
Véase también
Biografía en Wikipedia.
Multimedia en Wikimedia Commons.
Datos en Wikidata.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 229 años.

Maximiliano Robespierre (Arras, 6 de mayo de 1758 – París, 28 de julio de 1794) fue uno de los líderes de la Revolución francesa.

Citas[editar]

  • «En las revoluciones hay días en los que el simple hecho de vivir es ya un crimen, y hay que saber entregar la cabeza cuando la piden. ¡Quizá quieran tambien la mía!».[1]
  • «Hasta cuándo el furor de los déspotas será llamado justicia y la justicia del pueblo, barbarie o rebelión».[2]
  • «La debilidad, los vicios y los prejuicios son los caminos de la realeza».[3]
  • «Nadie puede elevarse más alto que los límites de su propio carácter».[4][5]
  • «Nunca se llega tan lejos [como] cuando no se sabe a dónde se camina».[6]

Tesis[editar]

  • «¿Cuál es el objetivo hacia el que nos dirigimos? El goce pacífico de la libertad y de la igualdad, el reino de esa eterna justicia cuyas leyes se encuentran escritas, no sobre mármol o sobre piedra, sino en los corazones de todos los hombres, incluso en el del esclavo que las olvida y en el del tirano que las niega».[7]
  • «Queremos reemplazar en nuestro país el egoísmo por la moral, el honor por la honradez, los usos por los principios, el decoro por el deber, la tiranía de la moda por el imperio de la razón, el desprecio de la desgracia por el desprecio del vicio, la insolencia por el orgullo, la vanidad por la grandeza de alma, al amor al dinero por el amor a la gloria, la buena sociedad por buena gente, la intriga por el mérito, la presunción por la inteligencia, la brillantez por la verdad, el cansancio de la voluptuosidad por el encanto de la felicidad, la ruindad de los grandes por la grandeza del hombre, un pueblo amable, frívolo y miserable por un pueblo sublime, poderoso y feliz, es decir, todos los vicios y todas las ridiculeces de la monarquía por todas las virtudes de la República».[8]
  • «Si el resorte del gobierno popular en la paz es la virtud, el resorte del gobierno en revolución es a la vez la virtud y el terror: la virtud, sin la cual el terror es funesto; el terror sin el cual la virtud es impotente».[9]
  • «Todas las sectas deben confundirse por sí mismas en la religión universal de la Naturaleza, sin necesidad de coacción, sin necesidad de persecución. [...] El verdadero ministro del Ser Supremo es la Naturaleza; su templo, el universo; su culto, la virtud; sus fiestas, el júbilo de un gran pueblo reunido bajo sus ojos para estrechar los dulces nudos de la fraternidad universal y para ofrecerle el homenaje de los corazones puros y sensibles».[10]

Citas sobre Robespierre[editar]

  • «El robespierrismo se encuentra en toda la república, en toda la clase juiciosa y clarividente, y naturalmente en todo el pueblo. La razón es simple, el robespierrismo es la democracia, y estas dos palabras son perfectamente idénticas. Por lo tanto, realzando el robespierrismo puedes estar seguro de realzar la democracia».[11]
    • Graco Babeuf
  • «Era un fanático, un monstruo; pero era incapaz de votar o de causar la muerte de cualquiera que fuese por enemistad personal o por el deseo de enriquecerse. Él era entusiasta; pero del de la clase de aquellos que creen obrar según la justicia; y no dejó un sueldo después de su muerte. Bajo todos aspectos se puede decir que Robespierre ha sido un hombre honrado. Se le imputaron muchos crímenes cometidos por Hebert, Chaumette, Collot de Herbois, Fouquier-Tinville».[12]
  • «Los mismos termidorianos, desde Chambón hasta Barras, pasando por Barrére, deploraron amargamente, en tiempos del Imperio y de la Restauración, la pesada falta que habían cometido, al derribar, con Robespierre, la República honrada, la República verdadera».[13]
    • Albert Mathiez

Referencias[editar]

  1. Bartra (1994), p. 266.
  2. Catalán, Miguel. Poder y caos: La política del miedo. Editorial Verbum, 2018; ISBN 8490746052; pag. 254.
  3. Libertad, Igualdad, Fraternidad, Buenos Aires: Errepar, 2000, cap. I: Los objetivos de la Revolución Francesa, p. 15.
  4. Señor (1997), p. 433.
  5. Ortega (2013), p. 2474.
  6. [revisar traducción] Ortega (2013), p. 1206.
  7. Robespierre, M.: Libertad, Igualdad, Fraternidad, Buenos Aires: Errepar, 2000, cap. I: Los objetivos de la Revolución Francesa, pp. 10-11.
  8. Libertad, Igualdad, Fraternidad, Buenos Aires: Errepar, 2000, cap. I: Los objetivos de la Revolución Francesa, p. 12.
  9. Robespierre: una política de la filosofía, Labica, Georges. p. 77. Ed. El Viejo Topo, 2005. ISBN 9788496356450.
  10. Libertad, Igualdad, Fraternidad. Buenos Aires: Errepar, 2000, cap. IV: Fraternidad, pp. 80-81.
  11. 1796. Au citoyen Joseph Bodson (1796). En: Mazauric, C. (ed.), Babeuf, París: Messidor Editions Sociales, 1988, p. 287.
  12. Juicios de Napoleón sobre sus contemporáneos y sobre él mismo, Buenos Aires: Imprenta Argentina, 1828.
  13. Études sur Robespierre, París: Editions Sociales, 1958, p. 20.

Bibliografía[editar]

  • Ortega, Arturo. El gran libro de las frases célebres. Penguin Random House Grupo Editorial. México, 2013. ISBN 6073116314, 9786073116312. En Google Books.
  • Señor, Luis (1ª ed. 1997 / 2017). Diccionario de citas. Espasa Calpe. ISBN 8423992543.