Pierre-Augustin de Beaumarchais

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Saltar a: navegación, buscar
Pierre-Augustin Caron de Beaumarchais
«Desear el bien a una mujer ¿es desear el mal a su marido?».
«Desear el bien a una mujer ¿es desear el mal a su marido?».
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Wikisource-logo.svg Obras en Wikisource.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 215 años.
Icon PD.svg Hay una gran probabilidad de que hayan entrado en el dominio público en la mayoría de los países.

Pierre-Augustin Caron de Beaumarchais (n. París, 24 de enero de 1732 - m. ibid.; 18 de mayo de 1799) es un dramaturgo francés, famoso sobre todo por sus obras de ambiente español El barbero de Sevilla y Las bodas de Fígaro.

Citas[editar]

Las bodas de Fígaro (Le mariage de Figaro)[editar]

PRIMER ACTO


  • Demostrar que tengo razón sería admitir que puedo no tenerla

(Susana, I, 1)


  • ¡Qué tonta es la gente lista!

(Susana, I, 1)


  • Lo difícil no es intentar algo arriesgado sino escapar del peligro al llevarlo a buen término

(Fígaro, I, 1)


  • Nuestro sexo es ardiente, pero tímido; por más que cierto encanto nos arrastre hacia el placer, la mujer más proclive a tener aventuras siente dentro de si una voz que le dice: sé hermosa, si puedes; sé honesta, si quieres; pero sé siempre considerada

(Marcelina, I, V)


  • Desear el bien a una mujer ¿es desear el mal a su marido?

(Basilio, I, IX)


  • Si no supiera que enamorado, poeta y músico son tres títulos de indulgencia para todas las locuras...

(el Conde, I, X)


  • Adiós, mi pequeño Querubín. Vas a llevar un tren de vida muy distinto, hijo mío, ¡qué se le va a hacer! Ya no andarás rondando todo el día por los aposentos de las mujeres; se acabaron las tortitas y las meriendas con crema; se acabó el jugar a adivina quién te dio o a la gallinita ciega. Ahora, buenos soldados, ¡diantre!, curtidos, mal vestidos; un gran fusil muy pesado; vuelta a la derecha, vuelta a la izquierda, de frente, en marcha hacia la gloria. No vayas a tropezar por el camino

(Fígaro, I, X) (este monólogo coincide con la famosa aria "non più andrai, farfallone amoroso" ([1]) de la ópera Le Nozze de Figaro)


  • BASILIO- (...) ¡Querubín! ¡Querubín! ¡Le causaréis disgustos! Tanto va el cántaro a la fuente...
  • FÍGARO- Ya está nuestro imbécil con sus viejos refranes. Y bien, pedante, ¿qué dice la sabiduría popular? Tanto va el cántaro a la fuente que al final...
  • BASILIO- Se llena
  • FÍGARO- Pues no es tan tonto, no, no es tan tonto

(I, XI)


SEGUNDO ACTO


  • ¿Hay nada más sencillo? Vengarse de los que estorban nuestros planes desbaratando los suyos. Es lo que todo el mundo hace

(Fígaro, II, 2)


  • Las gentes que a nada aspiran, nada arriesgan y para nada sirven. Ese es mi lema

(Fígaro, II, 2)


  • Recibir, tomar y pedir: ése es, en tres palabras, todo el secreto

(Fígaro, II, 2) (en el original: Pourquoi ce Figaro qu'on va tant écouter est-il avec fureur déchiré par les sots? Recevoir, prendre et demander voilà le secret en trois mots)


  • ¡Ya no soy aquélla Rosina que tanto perseguisteis! Soy la pobre condesa Almaviva, la triste mujer abandonada a la que ya no amáis

(la Condesa, II 19) (en la ópera: Crudele! (cruel) più quella non sono! (ya no soy ésa) Ma il misero oggeto (sólo el mísero objeto) del vostro abbandono (de vuestro abandono) che avete diletto (que tanto os complace) di far disperar. (hacer desesperar) Crudele, crudele! (cruel, cruel) soffrir si gran torto (con tan grande injusticia) quest'alma non sa (mi alma no puede))


  • ¡Me tratáis como a un Basilio cualquiera!

(Fígaro, II 20)


  • Si vos no tenéis aquí lo suficiente para conservar un buen criado yo no soy lo bastante necio para despedir a tan buen amo

(Antonio, II, 21)


  • FÍGARO- ¡Si podríais ser mi madre!
  • MARCELINA- Ojalá lo fuera, así al menos me querrías

(II, 22)


TERCER ACTO


  • Si la quisiera sin lucha la desearía mil veces menos

(el Conde, III, 5)


  • El CONDE- ¡Aquí los criados tardan más en vestirse que los amos!
  • FÍGARO- Es que no tienen lacayos que les ayuden

(III, 5)


  • ¡No intentéis engañarme fingiendo que os dejáis engañar!

(el Conde, III, 5)


  • ¡Diablos! Qué hermosa lengua es el inglés: no se necesita saber mucho para legar lejos. En Inglaterra, con God Dam no le falta a uno de nada en ninguna parte. ¿Queréis probar un buen pollo bien cebado? No tenéis más que entrar en una taberna y hacer este gesto al asador -hace ademán de dar vueltas al asador- ¡God Dam! y os traen una pierna de vaca salada y sin pan. ¡Es admirable! ¿Que os apetece beber un trago de excelente borgoña o de clarete? Basta que hagáis esto -finge descorchar una botella- ¡God Dam! y os sirven una jarra de cerveza de fino estaño rebosante de espuma. ¡Qué satisfacción! ¿Que encontráis a una de esas bellas muchachas que van trotando con pasitos cortos, los ojos bajos, los codos hacia atrás y moviendo un poco as caderas? Poned con gesto de melindre todos los dedos unidos sobre la boca. ¡God Dam! y ella os suela un tortazo de mozo de cordel, prueba de que han entendido. A decir verdad, los ingleses añaden aquí y allá algunas palabras más en la conversación, pero es fácil ver que God Dam es el fondo de la lengua

(Fígaro, III, 5)


  • Le hacéis regalos pero le sois infiel" ¿Se puede agradecer lo superfluo a quien nos priva de lo necesario?

(Fígaro, III, 5)


  • El CONDE- Con carácter y con talento, en el futuro podrías ascender en los despachos.
  • FÍGARO- ¿Talento para ascender? El señor se burla del mío. Con ser mediocre y saber arrastrarse se llega a cualquier parte.
  • El CONDE- Te bastaría estudiar un poco la política a mi lado.
  • FÍGARO- Ya la conozco.
  • El CONDE- ¡Como el inglés, el fondo de la lengua!
  • FÍGARO- Por supuesto, si hubiera algo de qué enorgullecerse. Pero fingir ignorar lo que se sabe y saber cuanto se ignora; fingir escuchar lo que no se comprende y no oír lo que se comprende; fingir, sobre todo, que se puede más de lo que alcanzan las fuerzas; tener a menudo como gran secreto ocultar que no hay ninguno; encerrarse para cortar plumas y parecer profundo, cuando uno sólo es vacío y hueco; representar bien o mal un personaje; esparcir espías y pagar traidores; reblandecer sellos; interceptar cartas; y tratar de ennoblecer la pobreza de medios con la importancia de objetos. ¡Que me muera si no es ésa toda la política!
  • El CONDE- Lo que estás definiendo es la intriga.
  • FÍGARO- La política, la intriga. ¿Qué más da? Como me parecen algo hermanas, que las haga otro

(III, 5)


  • ¿Me achacaríais como delito rechazar a una solterona cuando Vuestra Excelencia se permite soplarnos a todas las jóvenes?

(III, 5)


  • ¡Bribón y bribona! ¡Os entendéis para burlaros de mí! Sed amigos, sed amantes, sed lo que os plazca (...) pero, pardiez... ¡esposos!

(el Conde, III, 9)


  • En el vasto campo de la intriga hay que saber cultivarlo todo: hasta la vanidad de un necio

(el Conde, III, 12)


  • BARTOLO- (...) Si recuerdos como ésos comprometieran, uno estaría obligado a casarse con todo el mundo
  • BRIDAGANSO- Y-y si se hilara tan fino, na-nadie se casaría con nadie

(III, 16)


  • Los más culpables son los menos generosos, es la norma

(III, 16)


  • No consideres de dónde vienes, sólo importa adónde vas

(Marcelina, III, 17) (en el original: ne regarde pas d'où tu viens: vois où tu vas. Seulment ça importe à chacun)


  • ANTONIO- ¿Voy a entregar la hija de mi hermana a éste que no es hijo de nadie?
  • BRIDAGANSO- ¡Eso es imposible, imbécil! Siempre se es hijo de alguien

(III, 18)


  • FÍGARO- Por lo visto todos los tontos de Andalucía se han desencadenado contra mi pobre matrimonio
  • SUSANA- a Bartolo- Buen papaíto, es vuestro hijo
  • MARCELINA-a Bartolo- Tiene talento, figura
  • FÍGARO- a Bartolo- Y no os ha costado un céntimo

(III, 19)


CUARTO ACTO


  • En materia de amor ni siquiera demasiado es suficiente

(Fígaro, IV, 1) (en el Barbero de Sevilla, IV 1: "en materia de mujeres y dinero, Basilio, demasiado nunca es bastante")


  • Hay que soportar lo que no se puede impedir

(el Conde, IV, 8)


  • FÍGARO- ¿Hace mucho, señor, que no habéis visto la cara de un loco?
  • BASILIO- La estoy viendo en este momento.
  • FÍGARO- Ya que mis ojos os sirven de espejo, estudiad en ellos el efecto de lo que os predigo. Con sólo que hagáis ademán de acercados a la señora...
  • (...) BRIDAGANSO- interponiéndose- No es preciso que dos amigos...
  • FÍGARO- ¿Amigos, nosotros?
  • BASILIO- ¡Qué error!
  • FÍGARO- ¿Por qué escribe vulgares aires de capilla?
  • BASILIO- ¿Por qué escribe esos versos de periódico?
  • FÍGARO- ¡Un músico de ventorrillo!
  • BASILIO- ¡Un postillón de gaceta!
  • FÍGARO- ¡Fámulo de oratorio!
  • BASILIO- ¡Palafrenero diplomático!
  • El CONDE- ¡Insolentes los dos!
  • BASILIO- Me falta al respeto a cada instante
  • FÍGARO- Estaría bien dicho, si fuera posible
  • BASILIO- Por todas partes va diciendo que no soy más que un necio.
  • FÍGARO- ¿Me tomáis por un eco?
  • BASILIO- Siendo así que no hay cantante al que mi talento no haya hecho brillar
  • FÍGARO- Berrear

(...)

  • BASILIO- ¿Habría algo más enojoso que ser tomado por el padre de un bribón?
  • FÍGARO- (...) Ser tomado por su hijo (...)
  • BASILIO- Desde que este señor es algo aquí, declaro que yo ya no soy nada

(IV, 11)


  • Un hombre prudente no ha de buscarse problemas con los grandes

(Bartolo, V, 2)


  • Un hombre que pasa por tímido está a merced de todos los granujas

(Fígaro, V, 2)


  • Oh, mujer, mujer. ¡Criatura débil y decepcionante! Ningún ser vivo puede desobedecer a su instinto, ¿es acaso el tuyo el de engañar?

(Fígaro, V, 3)


  • Cuando el deshonor es público, es preciso que también lo sea la venganza

(el Conde, V, 8)


  • FÍGARO- Yo era pobre, me despreciaban. Demostré algún ingenio. Una mujer bonita y un poco de fortuna...
  • BARTOLO- Los corazones van a acudir a ti en tropel

(V, 8)


  • FÍGARO- "gaudeant bene nati" (que se alegren los bien nacidos)
  • BASILIO- (...) "gaudeant bene nanti" (que se alegren los pudientes

(V, 8))

Sin determinar[editar]

  • Para adquirir riquezas el saber hacer vale más que el mero saber.
  • Para la cólera y el amor todo lo que se aplaza se pierde.
  • Cuando una medicina no hace daño deberíamos alegrarnos y no exigir además que sirva para algo.

Fuentes[editar]

  • Beaumarchais "Las bodas de Fígaro" Alianza editorial (Mauro Armiño)
    • libreto "Le nozze" Deutche Grammophon