Pablo Ignacio Rossi

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Pablo Ignacio Rossi
220px
"Es la barbarie que debemos combatir con alma y vida".
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Esta página contiene citas de una persona actualmente viva.
Copyright red.svg Dependiendo de cómo se publicaran, pueden estar protegidas por derechos de autor. Deben usarse según las políticas de licencias de Wikiquote.

Pablo Ignacio Rossi (1971) es un periodista argentino.

Libertad o barbarie (2012)[editar]

  • "Aún en los centros más avanzados de progreso técnico y rendimiento educativo cohabitan y llegan a liderar los demagogos, los iluminados, los fundamentalistas o los tiranos potenciales".
  • "¿De cuánto nos sirvió tener una Constitución de cuño liberal si jamás la cumplimos cabalmente? Se trata de la libertad como patrimonio cultural y resguardo de tradición, como valor fundacional e implícito en nuestras relaciones básicas de familia, de grupo, de pequeña comunidad".
  • "Esa libertad cavernaria de tiempos sin ley, previa a los contratos sociales modernos, es la que subyace en esta república fallida que arrastramos como enfermedad crónica pero curable".
  • "Si damos por demostrado que la barbarie puede anidar tanto en el atraso como en la plenitud del crecimiento, en el subdesarrollo económico como en la potencia consolidada, no es la civilización en sí misma una garantía para el ejercicio pleno de los derechos individuales".

Populismo, Nunca más (2015)[editar]

  • "Argentina desmiente la afirmación ética, moral y religiosa del credo oficial fundamentado en la Biblia por la que juraron una mayoría de sus políticos: hemos avalado un país donde los únicos privilegiados no son los niños, sino los corruptos que les roban la infancia".
  • "Desde las "vanguardias iluminadas" hasta la "comunidad organizada" todos convergieron en esa visión centralista, unívoca, de pretensión instituyente y fundacional que caracteriza el fenómeno populista. Una práctica política que clausura la existencia de un otro como igual y lo subordina a su plan maestro, dueño del campo popular y al reparto de sus prebendas para la existencia clientelar".
  • "Donde millones han flaqueado, rendidos en busca de una salida mágica que los libere rápidamente de su infierno, ha campeado un populista, ha surgido una estrella demagógica que con discurso resarcitorio dice a cada cual lo que quiere escuchar identificando al MAL en un cuerpo externo y promete «al pueblo lo que es del pueblo»".
  • "El líder, el padre, el héroe es el que arbitra, instituye derechos, destituye garantías y traza la línea demarcatoria entre el bien y el mal, ellos y nosotros, el campo popular y la oligarquía, los ángeles y los demonios".
  • "El peronismo, como instrumento de poder, devino otra vez en disfraz de un régimen parasitario que lo colonizó para usarlo de mascarón de proa en fechorías institucionales y económicas. Solo queda lugar para la confesión republicana de sus crímenes de corrupción y la reflexión de los ciudadanos, partícipes necesarios de sus victorias electorales".
  • "El peronismo de Menem a Cristina nos deja aislados en un patrioterismo barrial, abrazados a líderes-socios déspotas y violadores de derechos humanos, imprevisibles por contradicciones esquizofrénicas en nuestra política exterior, y mentirosos seriales en cuanto a las estadísticas de nuestras propia economía. Ni unidos ni organizados: divididos y autoengañados. Así terminamos".
  • "El peronismo, producto auténticamente nacional, el partido de los trabajadores, el mayor populismo argentino, el fenómeno personalista y social intraducible a otras latitudes que nació para revolucionar y marcar el destino venturoso de los trabajadores por más de medio siglo, aparece hoy convertido en el arma eficaz ejecutora del crimen de la República".
  • "El populismo crea una ilusión de contexto virtuoso que consolida la fe de los feligreses en el líder mientras su palabra se asimila como dogma. El sentido de pertenencia "al sendero único del Bien" tranquiliza y otorga, además de una elemental seguridad material del grupo, también refugio psicológico al individuo en la incertidumbre cotidiana de discernir, disentir y construir caminos propios a la intemperie de la libertad".
  • "El populismo enferma. Porque se nutre de dosis narcotizantes e ilimitadas de ambición y mesianismo. La verdadera república sana. Porque requiere autocontrol sobre la tentación de perpetuidad y vocación humilde de esclavitud ante la ley".
  • "El populismo es una formulación retórica tramposa que vuelve vicioso al pueblo que dice comprender y representar. Lo abarca, lo asiste, lo llena de indulgencias y de dádivas, le propone recetas ideológicas a la izquierda o a la derecha, lo convence sobre un destino preconcebido, le arma un dios pagano para adorar y le construye un enemigo rotativo para odiar, le vende una vida simplificada como remedio de sus males que culmina siempre envenenada por sus propios inviables ingredientes".
  • "El populismo es, por definición, corto plazo y efectismo en el puro presente, aunque sus líderes sueñen con la perpetuidad y la coronación de la historia. Su duración suele depende exclusivamente del tiempo en que tarda el voluntarismo en malgastar recursos económicos que luego no puede reproducir mediante generación de riqueza genuina bajo reglas minímamente equitativas".
  • "El populismo es, por naturaleza, antiliberal. Necesita inventarse "un Pueblo" y un líder a su medida, con discurso hegemónico y simbología propia para fusionar y subordinar en él a todos los individualismos autónomos que se atrevan a cuestionarlo. En su expansión procura alcanzar el tono y la apariencia de una nueva religiosidad secular, donde no hay adherentes sino fieles, donde no hay suscriptores libres sino víctimas, heridos y ciudadanos con algún resentimiento redituable sometidos por algún tipo de Mal a combatir".
  • "El populismo es una deformación utilitaria del campo popular a favor de una oligarquía de dirigentes que se apropian del símbolo "pueblo" para usarlo como patente de corso en función de sus intereses y ambiciones. Representa un abuso de sentido y una perversión política como cultura autoritaria de poder. Lo que la demagogia es para la democracia, una degeneración de las relaciones libres entre los ciudadanos y el Estado, que muta en extorsión crónica del líder sobre la carencia del necesitado".
  • "El populismo final de Cristina Fernández nunca tuvo como norte u objetivo principal la erradicación de la pobreza sino su aceitado y cuidadoso mantenimiento a través de la multiplicación de las ayudas del Estado. Porque en el fondo, la necesita como materia prima de su método de administración y sumatoria de poder".
  • "El populismo no cree que la pobreza sea un estado económico y social transitorio del que se deba salir definitivamente, sino una "condición humana" inevitable a la que hay que atender como clientela crónica mostrando sensibilidad de benefactor y rigor de capataz de estancia".
  • "El populismo no es solo un adjetivo peyorativo para describir el despilfarro económico o la demagogia estatal, sino un verdadero fenómeno parasitario autónomo, con reglas propias y fines claros, que se vale de instrumentos variados para su bulimia de poder".
  • "En la última larga década convalidamos el perfeccionamiento del populismo más devastador: la combinación entre un Estado corrupto extractivo, perseguidor, mentiroso y pretenciosamente impune con una sociedad subsidiada a mansalva con esos fondos obtenidos, un pueblo coimeado con dádivas y prebendas".
  • "En lo social, la mayor hipocresía del populismo es disponer de los recursos públicos para generar una ilusión subsidiadora permanente".
  • "En nombre del peronismo, después de una primera etapa de creación de derechos inexistentes hasta entonces para los más humildes, se desarrollaron y perfeccionaron los mecanismos más diversos de la degradación populista. Ese menú incluyó visiones ideológicas tan extremistas en sus planteos como en su métodos: una verdadera cultura de poder y de muerte, que llegó a justificar tanto la lucha armada de organizaciones subversivas de izquierda como la represión ilegal de organizaciones paraestatales de derecha".
  • "Es tiempo de decir Nunca más a las pulsiones autodestructivas del populismo genérico que circula en nuestras venas. Ese que nos hace entronizar líderes corruptos para justificar nuestras corruptelas módicas de cada día. El mismo que luego se transforma en justificante de la injusticia y de la desigualdaad como reglas inamovibles de esta selva despiadada a la que nos atamos con arraigo patriotero".
  • "La llamada derecha-neoliberal menemista o la supuesta izquierda-popular kirchnerista se visualizan claramente hoy como dos imposturas con formatos solo aparentemente antagónicos de un mismo núcleo populista. Privatizar o estatizar, corromper desde la disolución del Estado y/o desde la construcción de un Leviatán estatal omnipotente y arbitrario, han sido consignas perversas, extremistas, que no solo fracasaron alternativamente sino que con sus fracasos produjeron una inapelable realidad: la multiplicación y consolidación de la pobreza dura, la indigencia asistida, el parasitismo comunitario crónico".
  • "La perversidad del doble estándar que ejerce este populismo nacional del siglo XXI con los pobres: los borra de los cálculos para no empañar su costosa propaganda de un país de las maravillas y para quitar a sus oponentes de un argumento político de ataque, pero a la vez los preserva hibernando en sus precariedades para sus necesidades estratégicas: sin la existencia de un vasto campo clientelar no podría subsistir como proyecto de poder".
  • "La política se convirtió en un camino a lo largo del cual los ciudadanos se empobrecen mientras sus representantes se enriquecen. Apena reconocer que el peronismo hoy también es el nombre del partido de los ambiciosos, de los intermediarios entre el poder político y los negocios que genera".
  • "La promesa de manual del líder populista es restaurar el orgullo, devolver la dignidad, recomponer la cohesión comunitaria perdida tras haber encontrado -o retomado- "el buen camino" que solo el líder conoce o es capaz de transitar como guía de ese rebaño asustadizo y anarquizado por el fracaso. A cambio, pedirá lealtad, obediencia de los preceptos fijados como reglas propias y defensa incondicional frente a "los otros", aquellos que no aceptan con sumisión o silencio el predominio de "la hora del pueblo". Así se conforma el núcleo básico del discurso populista".
  • "La quintaesencia del populismo como epidemia transversal de los políticos y de la sociedad: una cultura del poder por el poder mismo donde las ideologías, los valores, los modelos y las recetas económicas son meros instrumentos descartables para llevar a cabo sus fines. El robo serial, el enriquecimiento de una burguesía política y el empobrecimiento crónico general para mantener activa una masa crítica de clientes, es el verdadero y único plan quinquenal que ha ejecutado este espectro malversado llamado hipócritamente «justicialismo»"
  • "La república es una construcción racional del hombre moderno que persigue un equilibrio de poderes siempre inestable e imperfecto. El populismo es una pulsión emocional e irracional que se adhiere a los temores y a las carencias más básicas del hombre. La república, por el contrario, es una tarea abstracta, permanente e inacabada que se decide emprender con fuerza de voluntad asociativa en búsqueda del autogobierno participativo y equilibrado".
  • "La ventaja conceptual-demagógica del populismo es que se atribuye -y en la mayoría de los casos lo logra- el monopolio de la empatía y de la representación del campo popular y de entender como nadie el fenómeno de la pobreza. Eso parte de una combinación infalible de acciones para alcanzar el objetivo en contextos de crisis: asistencialismo masivo, multiplicación de empleo público, discurso paternalista y una propaganda aceitada que consolida la apropiación simbólica del rol de benefactor políticamente correcto a su favor".
  • "Mientas el populismo convoca al pueblo amontonado como fuerza, a la vez lo inmoviliza quitándole el incomparable desafío de la libertad, el derecho humano innegociable de la individualidad creativa, la sal de la vida aplicada al riesgo personal, a la dignidad del trabajo productivo real y a la elección de su destino sin tutores ni patrones que hagan caridad".
  • "Ningún populista cabal renunciará jamás a la tentación personalista, a la construcción de una religiosidad propia y al culto pagano, al legado y a la memoria como salvador".
  • "No existe una vacuna contra el populismo, un combinado químico que proporcione las defensas adecuadas para rechazar la carga viral/cultural desde el minuto en que comienza a colonizar el cerebro humano con sus acechanzas y angustias para el individuo".
  • "Populismo, desde su nacimiento como remedio restaurador de igualdades sociales, se desarrolla luego, se expande y se reproduce como una patología política que termina convertida en pandemia cultural, porque inexorablemente finaliza malversando la democracia misma con su sesgo autoritario, antirepublicano y contaminando sus valores primordiales".
  • "Populismo, un virus multiforme convertido en pandemia. Formidable agente transmisor e incubador de corrupción y de autoritarismo en todas sus variantes. Ilusorio vehículo de prosperidad que consolida el empobrecimiento crónico como herramienta de dominio. Excusa fácil del demagogo, instrumento tentador del cínico para empoderarse y saquear en nombre del pueblo. Pero, fundamentalmente, una tara cultural que destruye valores a su paso, socavando cualquier principio básico de responsabilidad individual frente a las consecuencias de los actos propios".
  • "Se equivocan gravemente quienes subestiman al populismo encuadrándolo apenas como un fenómeno demagógico y distribucionista en lo político e intervencionista y estatalista en lo económico. Estos son aspectos reales pero apenas descriptivos de los instrumentos utilizados para llevar adelante una estrategia de fondo que termina fagocitando culturalmente la libertad y el espíritu emprendedor de los individuos para ponerlos en estado de servidumbre y dependencia del "modelo" o del líder populista".
  • "Una de las mayores ventajas del populismo autoritario ha sido tener como rival a un republicanismo bobo y sin arraigo popular, sea por falta de autenticidad, decisión o inteligencia".
  • "Un populista debe ser naturalmente autoritario. Un republicano debiera liderar desde la virtud personal, desde el ejemplo que contagia valores y persuade. Pero, el populismo aventaja al republicanismo por ser casi una pulsión natural e íntima del ser humano".
  • "Vivimos en un país donde nuestros derechos siempre son absolutos y nuestras obligaciones, siempre relativas".